Tarjetas de sonido

Creative Sound Blaster: historia, modelos, desarrollo y más

Creative Sound Blaster es una gama de tarjetas de sonido muy exitosa. Os contamos toda su historia, modelos y su evolución dentro.

Dentro del mundo del sonido para ordenador, Creative tiene un lugar muy importante junto a empresas como Logitech. La primera ha estado presente desde los primeros pasos de los ordenadores personales, proporcionando prestaciones cuyo único fin era ofrecer al usuario una experiencia más completa. Más abajo, os contaremos qué es Creative Sound Blaster, cuál es su historia, como los modelos y desarrollo que ha habido en los últimos años.

¡Arrancamos!

Antes de la salida de un producto exitoso, siempre hay un precedente. Éste lo encontramos con el nacimiento de Creative Technology el 1 de julio de 1981 de la mano de Sim Wong Hoo y Ng Kai Wa, dos compañeros de un instituto politécnico de Singapur.

1981, los inicios

En sus inicios, sólo era una tienda que arreglaba ordenadores en Chinatown, pero más tarde mostraría su ambición con el desarrollo de una tarjeta de memoria para Apple II. Los chinos tenían el problema de que los PC de aquella época no incorporaban su idioma, cosa que quisieron solventar Sim y Ng con el Cubic CT: un PC compatible con IBM que estaba adaptado al idioma chino.

El CubicCT incorporaba una mejora de los colores gráficos y una tarjeta de audio integrada que proporcionaba tonos y diálogos. Hasta entonces, los ordenadores sólo tenían pitidos, cosa que Creative cambió.

1987, la Creative Music System

C/MS

Sim y Ng vieron un problema común: falta de desarrollo de audio en ordenadores personales. Por aquél entonces, los ordenadores eran herramientas profesionales, por lo que IBM no puso mucho empeño en mejorar esa característica, sino en otros aspectos como la velocidad o el aspecto visual.

De este modo, Creative desarrolló el Creative Music System en agosto de 1987. Pero, no eran los únicos, una empresa canadiense llamada AdLib también competía en el desarrollo del audio en ordenadores, la cual trabajaba con ISA, una empresa que suministraba expansiones a IBM.

Volviendo al tema, esta “C/MS” equipaba dos circuitos Philips SAA1099 que suministraba 12 canales de sonido estéreo, como otros 4 que se utilizarían para ruidos u operaciones. Esta tarjeta de sonido daba al ordenador voz, como una calidad de sonido bastante lejana de la que tenemos hoy.

Sin embargo, era un paso hacia adelante en el desarrollo de sonido en PC, un cambio sin precedentes. Un año después, la misma C/MS cambiaría de nombre para llamarse Game Blaster, un nombre con más gancho comercial.

1989, Sound Blaster 1.0 8-bit Mono

Creative Sound Blaster

La primera Creative Sound Blaster llegaría en 1989 y equiparía un sintetizador FM de 11 voces que usaban el chip Yamaha YM3812, un chip que había usado antes AdLib, la tarjeta de sonido líder. Creative la presentó en COMDEX usando Windows 3.0 y un Intel 386.

Creative decidió usar el acrónimo DSP (Digital Sound Processor) para describir a un controlador derivado del Intel MCS-51. Esta tarjeta de sonido podía reproducir sonidos sampleados a una frecuencia de 23 kHz y grabar 8-bit.

Una de las claves de su éxito, fue que la fabricación de estas tarjetas no tenía un coste elevado, pero no sólo eso: consiguió cerrar acuerdos con empresas de videojuegos para que optimizaran sus productos para la Sound Blaster. De hecho, incorporaba un puerto para juegos que enamoró a los gamers de la época porque los PC no los incorporaban.

Fue un éxito de ventas porque estaba muy enfocada para videojuegos y su precio de adquisición era bajo en comparación con sus rivales. Este año Creative facturó 5,4 millones de dólares de aquella época.

1990, Sound Blaster Pro 8-bit Stereo

Creative Sound Blaster Pro

Esta fue una de las tarjetas de sonido que empezarían a proporcionar un sonido espectacular para una última década que traería muchos avances tecnológicos a los ordenadores.

Esta Sound Blaster tuvo muy buena recepción porque en este mismo año Microsoft sacaría el MPC o Multimedia PC. Los desarrolladores pensaron que la Sound Blaster era un producto perfecto para finiquitar el MPC.

Aunque en la página oficial de Creative la denominen así, muchos la denominaron la Creative Sound Blaster 1.5. Consiguió convertirse en el estándar en audio para PC, como proporcionar dos canales de salida, lo que significa un aumento de calidad de audio brutal.

En 1991, Microsoft lanzó Windows 3.1, como también los drivers de la Sound Blaster Pro para su propio sistema operativo.

1992, Sound Blaster 16 16-bit Stereo y 100 mil transistores

Sound Blaster 2

En junio de 1992 se lanzaría la Creative Sound Blaster 16, la cual introdujo unas novedades espectaculares, como la introducción de la calidad de audio CD a los ordenadores. Todavía no se llegaba a los niveles Hi-Fi, pero era una calidad abrumadora para 1992.

Por otro lado, su diseño posibilitó que Creative hiciera una versión PCI de su tarjeta de sonido. Al principio, existían problemas respecto a los drivers de sonido, ya que se instalaba en una ranura PCI. Sin embargo, gracias a los drivers que tenía Creative para Windows, no hubo ningún problema.

Hay que destacar que el MPU-401 (una unidad de procesamiento MIDI) era compatible con UART. Además, incorporaba un conector para el Wave Blaster.

Entrábamos en un período en el que Creative factura de 40 millones por año a ¡1.000 millones tras el lanzamiento de la Sound Blaster 16!

1994, Sound Blaster AWE32

Creative AWE32

Esta tarjeta de sonido fue soportada por una tecnología de síntesis mediante tabla de ondas que proporcionaba una Workstation de audio digital dirigido al sector profesional. Creative se había centrado en mejorar cada año la calidad de sonido que proporcionaba la tarjeta de sonido. La Sound Blaster AWE32 fue lanzada en marcho de 1994.

La Creative Sound Blaster utilizaba el nuevo sintetizador que estaba basado en el APU E-MU 8000, lo que se traduce en música MIDI para el PC y cerca de 500.000 transistores. La tarjeta se dividía en 2:

  • Audio digital: audio códec, Yamaha OPL3 y un chip opcional CSP/ASP.
  • Sintetizador MIDI E-MU: EMU8000, EMU8011 con 1MB ROM y 512 Kb de RAM.

La AWE32 proporcionaba calidad de audio al rango de 80 decibelios, lo que se acercaba al mundo Hi-Fi.

1996, AWE64

AWE64

¡Y llegó el Hi-FI a los ordenadores!

Concretamente, llegaría en noviembre de 1996, una tarjeta de sonido que sentaba las primeras bases del Hi-Fi en un ordenador. Su tamaño era más pequeño que su antecesora y venía en dos versiones:

  • Una con 4Mb de RAM y una salida S/PDIF. No tenía ese color verde que tenían las tarjetas, sino que era dorada o naranja. Su nombre sería Gold
  • Otra con 512kb que era la estándar. Más tarde se llamaría Value.

En un principio, tenía características muy parecidas a la AWE32, pero había cosas mejoradas.

  • Mayor compatibilidad.
  • Mejor relación señal/ruido: más de 90 dB.

1998, Sound Blaster Live!

Sound Blaster Live

Dos años después, justo en agosto de 1998, teníamos una tarjeta de audio que cambiaba la experiencia de juego y que se llamaba Sound Blaster Live!  Aquí empezamos a ver el DSP con una tasa de sampleo de 8 kHZ y el famoso AC’97.

Creative sacó este modelo al mercado para competir de tú a tú con la Aureal AU8820 Vortex 3D. El contexto de los ordenadores estaba marcado por la irrupción de 3dfx Interactive y Nvidia una marca de tarjetas gráficas que había revolucionado los gráficos 3D.

La SB Live! llevaba 2 millones de transistores, incorporaba un nuevo chip llamado EMU10K1 y tenía una potencia de procesamiento de audio sin precedentes, capaz de procesar 1000 MIPS. Este chip, y los siguientes, no tendrían almacenamiento ROM o RAM, sino que se conectaba a la interfaz PCI para acceder directamente a los datos del sistema.

Es debido hacer hincapié en su EAX (Environmental Audio eXtensions), un hardware que permitía acelerar los efectos acústicos. Incorporaba 4 puertos que tendrían un protagonismo muy grande en el futuro.

La versión más vendida sería su versión “Gold”. No obstante, el reinado de esta tarjeta se extendería al siglo XXI con su versión 5.1.

Por último, decir que en 1999 Creative ya había vendido 100 millones de Creative Sound Blaster, lo que dejaba claro quién mandaba en tarjetas de sonido.

2000, Live! 5.1

Creative Sound Blaster 5.1

Esta tarjeta de sonido era una evolución de la Live! normal cuya novedad residía en que proporcionaba un sonido full DVD 5.1 surround. Ahora, teníamos dos salidas adicionales: un canal central y una salida LFE para el subwoofer.

Entonces, nadie imaginó que los ordenadores pudiesen convertirse en un cine personal, en el que un monitor CRT a 1024 x 768 píxeles y un equipo 5.1 suministraran los ingredientes esenciales para ver películas o jugar a un videojuego y pasar miedo de verdad.

En definitiva, esta tarjeta fue un avance histórico en la historia del sonido en ordenadores, pero esto sólo acababa de empezar.

2001, Sound Blaster Audigy 24-bit

Creative Audigy

Estamos ante la primera tarjeta de sonido del mundo de 24-bit, la cual surgió en agosto de 2001. No era un miembro de la familia Live! porque equipaba un procesador EMU10k2. Creative se metió de lleno en su EAX y lo mejoró, sacando un EAX 3.0 Advanced HD nativo que soportaba una salida 5.1.

Fue anunciada como una tarjeta de 24-bit, aunque el EMU10K2 fue modificado a 16-bit y todo el audio debía ser resampleado a 48 kHz.

2002, Audigy 2 6.1

Creative Sound Blaster Audigy 2

¿Por qué no añadir un canal más?

Esta vez, Creative volvía a innovar en septiembre de 2002 con un procesador actualizado (EMU10K2.5) y un DMA mejorado que podía ofrecer 24-bit reales. El 6.1 sólo era el principio de lo que se convertiría un estándar más tarde: el 7.1.

Esta tarjeta podía reproducir a 192 kHz en estéreo y a 96 kHz en 6.1. Esto significa que podíamos conectar un equipo 6.1 a nuestro ordenador gracias a la Audigy 2. Lógicamente, sería la primera tarjeta de sonido en obtener la certificación THX. Tener un cine en casa ya era posible.

2003, Audigy 2 ZS 7.1

Sound blaster Audigy 2_ZS

La evolución coherente era el 7.1 surround. Ahora es lo más corriente del mundo, pero en ese momento tener 7.1 surround era una auténtica locura. La Audigy 2 ZS traía la última versión de EAX ADVANCED HD, lo que significaba más realismo en el sonido de los videojuegos.

Utilizaba el DAC Cirrus Logic CS4382, lo que se traducía en una salida SNR de 108 dB. Si alguien quería disfrutar jugando al ordenador, se hacía con una Sound Blaster Audigy 2 ZS.

2005, Sound Blaster X-Fi

Creative X-fi

En agosto de 2005, Creative sacaría una tarjeta de sonido que se llamaría X-Fi (Extreme Fidelity o Fidelidad Extrema). En esta época, el mundo de los e-sports empezaba a andar, lo que añadiría más leña al mundo gamer. Entonces, estaba el Pentium 4 en el mercado.

La X-Fi incorporaba un nuevo chip de 130 nanómetros llamado EMU20K1 que era capaz de trabajar a 400 MHz y que contendría 51 millones de transistores ¿Os acordáis de cuándo era una novedad incorporar 500.000  transistores en la AWE32?

Lograba realizar hasta 10.000 millones de instrucciones por segundo, siendo 24 veces superior al rendimiento de la Audigy. No sólo fue un componente que iría a muchos hogares, sino que muchos estudios empezaron a incorporar las X-Fi.

Jugar a los videojuegos era una experiencia mucho más real gracias al sonido que proporcionaba la X-Fi. De hecho, conseguía meterte en el juego y ser tú el personaje. Como sería su incidencia en ellos, que mientras Fatal1ty dominaba los servidores de Quake, Creative colaboraría con él para sacar su próxima gama de tarjetas de sonido.

2010, X-Fi Titanium HD

Creative X-Fi

Estamos ante una de las mejores tarjetas de sonido de la historia. Se trata de la segunda generación de la XFi y era compatible con ranuras PCI Express. Su DAC era digno para audiófilos y sus componentes podía surtir 122dB de SNR, una potencia que no estaba al alcance de muchos. Podíamos elegir 3 modos: Gaming, Entertainment y Creation.

Incorporaba la última versión EAX 5.0, lo que era compatible con 128 voces en 3D, pudiendo reproducir un sinfín de efectos.

Fue la primera tarjeta de sonido en equipar THX TruStudio PC, aunque más tarde se instalaría THX TruStudio Pro. Las certificaciones de THX empezaron a aparecer en la Audigy 2 6.1, cosa que no cesaría en los futuros modelos de Creative.

2011, Recon3D

Sound Blaster Recon3D

En septiembre de 2011, la serie X-Fi no volvería a salir a la palestra por culpa de la entrada de Recon3D. Eso sí, no abandonaría EAX 5.0, ya que funcionaba muy bien con los videojuegos de esta década.

Creative presentó 4 tarjetas de sonido que marcarían una década de sonido en los ordenadores: la Recon3D PCIe, la Recon3D Fatal1ty Professional y la Fatal1ty Champion.

En este modelo encontraríamos un procesador Core3D que se ocuparía de los distintos procesamientos de audio. Incorporaba tecnologías como CrystalVoice, que agregaba eco, reducida ruido, ajustaba el micrófono automáticamente, podía aplicarse efectos de voz o ecualizar la tarjeta.

Además, poseía la certificación THX TruStudio Pro, que aportaba una mejora al mundo del cine en PC. Esta característica la teníamos en el modelo más básico. La Fatal1ty Professional era una tarjeta de sonido con carcasa y ventana que llevaba un DAC de 6 canales, 120dB SNR, amplificación en el micrófono y puerto de entrada y salida S/PDIF.

Sin embargo, veíamos la Recond3D USB, la cual fue protagonista en la presentación. Esto fue así porque contaba con Dolby Digital Decoding, amplificación de micrófono, conexiones para auriculares, micrófono y entradas y salidas S/PDIF. La idea era que se pudiera conectar a Xbox 360 o PS3, además de PC.

2012, Z-Series

Sound Blaster Z

Llegaría agosto de 2012 y Creative volvía a dar un golpe en la mesa con una serie que se vende a día de hoy, tras muchos años. Seguiría utilizando el mismo procesador que la serie Recon3D, pero su diseño era mucho más gamer, debido a que era un producto enfocado para dicho sector.

Disponía de 5 puertos:

  • Micrófono o línea.
  • Auriculares amplificados.
  • Tres salidas para equipo 5.1.
  • Entrada óptica y salida óptica.

Creative volvería a utilizar un chip de la marca Cirrus Logic, concretamente el CSS4398. Esto proporcionaba 192 kHz a 24 bits en estéreo y 96 kHz en 5.1. Además, era una tarjeta que traía iluminación LED roja, alumbrando el habitáculo de la caja.

2015-2017, BlasterX AE-5

Creative Sound BlasterX

Terminamos con la última serie de Creative Sound Blaster que existe hasta el momento: las BlasterX AE-5. Se anunciaron en la Gamescom de 2015 y no sólo se trataba de tarjetas de audio, sino que la marca presentó altavoces, auriculares, ratones y teclados. Creative empieza a extenderse al mundo periférico.

Según Creative, esta tarjeta sería el mejor amplificar de auriculares que había en PC. Hay que destacar el nuevo DAC: ESS Sabre, capaz de proporcionar 122 dB y 384 kHz a 32 bit, con amplificador de 600 ohmios. La empresa singapuriense sigue haciendo énfasis en el sonido profesional. Se seguiría utilizando el procesador Core3D.

Con Xamp, podemos amplificar cada canal de audio de forma autónoma. Además, vemos condesadores WIMA cuyo fin es reducir las interferencias y el ruido del audio. Gracias a su DSP, aprovechamos configuraciones y mejoras en el audio, ya sea 7.1, 5.1 o cualquier mejora de micrófono.

Por último, viene iluminada en RGB y llegó al mercado en junio de 2017. Más tarde, saldrían la AE-7 y la AE9.

Hasta aquí la historia de la famosa marca Creative Sound Blaster, la cual fue la principal culpable de que hoy tengamos un sonido espectacular en nuestros ordenadores. No olvidéis compartir vuestras impresiones acerca de la marca, como de toda su historia.

Ángel Aller

La sociedad necesita a la tecnología, y la tecnología a la sociedad. Graduado en Derecho, amante de los videojuegos y geek inconformista. Encantado de tener un hobby en común. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba
Cerrar