Qué es el Hardware ? Para qué sirve y definición

¿Qué es el hardware? ¿Por qué es tan importante a la hora de montar nuestro PC? Hardware es una palabra que escuchamos y leemos todos los días, pero no todos los usuarios comprenden su significado.

¿Quieres saber todo sobre el hardware? Por ese motivo Hemos elaborado este artículo para explicaros de una forma sencilla el concepto de esta palabra, así como todo lo que debemos tener en cuenta en relación al hardware de nuestro PC o cualquier sistema informático. ¡Comenzamos!

¿Qué es el hardware, cuál es su función y su definición?

Que es el hardware

Hardware es una palabra inglesa que hace referencia a las partes físicas tangibles de un sistema informático, es decir, todo aquello que podemos tocar con las manos. Dentro del hardware encontramos una gran variedad de componentes eléctricos, electrónicos, electromecánicos y mecánicos. El hardware es el chasis del ordenador, los cables, los ventiladores, los periféricos y todos los componentes que se pueden encontrar en un dispositivo electrónico. La Real Academia Española lo define como «Conjunto de los componentes que integran la parte material de una computadora».

El término no solamente se aplica a los ordenadores, ya que es a menudo utilizado en otras áreas de la vida diaria y la tecnología como robots,​ teléfonos móviles, cámaras fotográficas, reproductores digitales o cualquier otro dispositivo electrónico. El hardware representa un concepto contrario al Software, la parte intangible de un sistema informático, es decir todo aquello que no podemos tocar físicamente.

Una forma de clasificar el hardware es en dos categorías: el hardware principal, que abarca el conjunto de componentes indispensables necesarios para otorgar la funcionalidad mínima, y por otro lado, el hardware complementario, que es el utilizado para realizar funciones específicas más allá de las básicas, no estrictamente necesarias para el funcionamiento del sistema informático.

Mejores guías de hardware

Historia del hardware

La historia del hardware de computador se puede clasificar en cuatro generaciones, cada una caracterizada por un cambio tecnológico de gran importancia.

  • Primera generación (1945-1956): electrónica implementada con tubos de vacío, que desplazaron los componentes electromecánicos (relés).
  • Segunda generación (1957-1963): electrónica desarrollada con transistores. La lógica discreta era muy parecida a la anterior, pero con una implementación mucho más pequeña, reduciendo el tamaño de un ordenador en gran medida.
  • Tercera generación (1964-hoy): electrónica basada en circuitos integrados, la cual permite integrar cientos de transistores y otros componentes electrónicos en un único circuito integrado impreso en una pastilla de silicio. Esto vuelve a suponer una notable reducción en el coste, consumo y tamaño.
  • Cuarta generación (futuro): se originará cuando los circuitos de silicio sean reemplazados por un nuevo tipo de material o tecnología, las más prometedoras son el grafeno y los procesadores cuánticos.

La historia del hardware comienza en el ya lejano año 1960, un momento que está marcado por el paso de los tubos de vacío a los circuitos integrados basados en el silicio, la misma tecnología que se sigue usando hoy en día. Este importante cambio viene marcado por los transistores discretos, que empezaron a ser suficientemente viables desde el punto de vista de la economía y la fiabilidad, por lo que ya no había ninguna razón para seguir usando los tubos de vacío.

La memoria principal de los ordenadores vio una gran evolución con el paso de las cintas magnéticas a los chips basados en transistores de silicio, este movimiento permitió reducir de forma muy importante el consumo de energía, el tamaño y el coste de fabricación de los equipos informáticos. Los años seguían pasando y la tecnología de los circuitos integrados era cada vez más barata, lo que hizo posible la aparición de los ordenadores personales. Un hardware más pequeño y asequible, también provocó el desarrollo de importantes nuevos sistemas operativos como Unix.

El primer circuito integrado se creo en 1958, aunque tuvieron que pasar algunos años hasta que se empezaron a usar en los ordenadores. La NASA fue una de las pioneras en el uso de esta tecnología, el Apollo Guidance Computer del programa Apolo, y el misil balístico incontinentemente LGM-30 Minuteman fueron las primeras creaciones de la agencia espacial en usar ordenadores con circuitos integrados.

Replica de la Apollo via una Raspberry

No fue hasta el 15 de noviembre de 1971, cuando Intel lanzó el primer microprocesador comercial del mundo, el famoso Intel 4004. Este procesador fue desarrollado para Busicom, una compañía japonesa de calculadoras, que buscaba una alternativa al circuito cableado. Las grandes capacidades de este procesador hicieron que fuera usado para el desarrollo de ordenadores. Este procesador era capaz de ejecutar 60.000 instrucciones por segundo, un número que fue aumentando en los futuros procesadores Intel 8008, 8080, 8086 y 8088. El Intel 4004 funcionaba acompañado de un chip de RAM de varios kilobits, basado en una invención por Robert Dennard de IBM.

Hasta la aparición del microprocesador, los ordenadores eran en general grandes y caros, sus dueños eran instituciones grandes como corporaciones, universidades, agencias de gobierno, y similares. Sus usuarios eran especialistas, que no interactuaban con la máquina en sí misma, sino que preparaban tareas para el ordenador en equipos fuera de línea, tal como perforadores de tarjetas. Un número de asignaciones para el ordenador serían recolectadas y procesadas en una modalidad de procesamiento por lotes. Después, los usuarios podían recoger las salidas en listados impresos y en tarjetas perforadas. En algunas organizaciones este proceso podía tardar horas o días en completarse.

Después de que el procesador fuera comercializado, el coste de producir un sistema de computación cayó dramáticamente. La aritmética, la lógica, y las funciones de control que previamente ocuparon varias y costosas tarjetas de circuitos, ahora estaban disponibles en un circuito integrado que era muy costoso de diseñar, pero barato de producir en grandes cantidades una vez diseñado.

Los primeros ordenadores personales en comercializarse fueron el Altair 8800 y el IMSAI 8080. Ambos equipos eran esencialmente minicomputadores reducidos e incompletos, pues para conectar un teclado o un teletipo a ellos se requerían accesorios pesados y costosos. Ambas máquinas ofrecían un panel delantero con interruptores y luces, que se comunicaban con el usuario en binario.

Hardware y software ¿En que se diferencian? 

El hardware representa un concepto contrario al Software, la parte intangible de un sistema informático, es decir todo aquello que no podemos tocar con las manos como el sistema operativo, los programas y todos los archivos almacenados por el usuario, como las fotos, los vídeos, la música, los documentos… El software es tan importante como el hardware, ya que sin él, un sistema informático sería un aparato inútil que no serviría para nada. Software y hardware trabajan en armonía para permitir el correcto funcionamiento de todo un sistema informático, es un binomio inseparable.

Tipos de hardware de un ordenador o PC

Una vez que tenemos claro el concepto de hardware, vamos a dar un repaso a los componentes más importantes de un ordenador o un sistema informático, así como sus características más importantes. Esta lista podría ser casi interminable, por lo que hemos escogido los componentes más relevantes a nuestro juicio. ¡Allá vamos con el hardware básico de un PC!

Procesador o CPU (Unidad central de procesamiento)

La Unidad Central de Procesamiento, más conocida por sus siglas en inglés CPU, es el componente fundamental de un ordenador, pues se trata del encargado de interpretar y ejecutar instrucciones y procesar datos. En el caso de que la CPU sea manufacturada como un único circuito integrado se conoce como microprocesador, abreviado comúnmente como procesador. Los ordenadores más potentes, como los utilizados en la supercomputación, pueden tener multitud de microprocesadores funcionando de forma conjunta, el conjunto de todos ellos conforma la unidad central de procesamiento.

Las unidades centrales de procesamiento no sólo están presentes en los ordenadores, sino que se incluyen en todo tipo de dispositivos que incorporan una cierta capacidad de proceso, algunos ejemplos de ellos son los controladores de procesos industriales, videoconsolas, televisores, automóviles, calculadoras, aviones, teléfonos móviles, electrodomésticos, juguetes y muchos más. AMD e Intel son los diseñadores de las CPUs para ordenadores, mientras que los modelos utilizados en dispositivos móviles y de bajo consumo están diseñados por multitud de compañías como Samsung, Qualcomm, Texas Instruments, MediaTek, Nvidia e Intel.

El microprocesador se monta en la placa base sobre el zócalo de la CPU, que permite las conexiones eléctricas entre los circuitos de la placa y el procesador. Sobre el procesador se fija un disipador térmico que es indispensable en los modelos que consumen mucha energía, la cual, en gran parte, es emitida en forma de calor. También podemos encontrarnos con procesador soldados en la propia placa base: Intel BGA. Esto es bastante habitual en consolas, portátiles muy finos o en los mini PC de tamaño super reducido.

Placa base

La placa base, también conocida como placa madre, placa principal, motherboard o mainboard ​es un gran circuito impreso sobre el que se conectan el resto de los componentes de un ordenador. En la placa base se coloca el chipset, las ranuras de expansión, el zócalo del procesador, los conectores, diversos circuitos integrados y muchos otros elementos. Se trata del soporte fundamental que aloja y comunica a todos los demás componentes, para ello posee una serie de buses mediante los cuales se transmiten los datos hacia dentro y fuera del sistema.

La tendencia actual es integrar en la placa base el mayor número posible de elementos encargados de las funciones básicas, como vídeo, audio, red y puertos de varios tipos. Estas funciones antes se realizaban con tarjetas de expansión, las cuales encarecían el precio final del ordenador. La integración ha ido incluso más allá en los últimos años, moviendo muchos de estos elementos dentro del procesador, algo que abarata aún más los costes de fabricación. En ese sentido actualmente se encuentran los sistemas denominados System on a Chip (SoC) que consiste en un único circuito integrado que consta de varios módulos electrónicos en su interior, como un procesador, un controlador de memoria, una GPU, tarjeta de sonido con resistencia a una alta impedancia o la conectividad Wi-Fi y Bluetooth.

Hay que tener muy en cuenta varios factores a la hora de elegir una placa base:

  • Componentes internos: Fases de alimentación, CHOKES y condensadores japoneses.
  • Refrigeración: Super importante para aguantar altas temperaturas y para que el procesador no haga throttling (Estrangulamiento). Disipadores robustos tanto en  las VRM como en el chipset son claves para hacer un buen overclock al procesador.
  • Factor de forma: Las placas base también tienen un tamaño, ya que deben caber en determinados chasis, para cubrir las necesidades de la empresa o el usuario final. Lo más comunes son: ATX-XL, E-ATX, ATX, mATX e ITX (ordenados de mayor a menor).
  • Conexiones: Es muy importante conocer el número y tipo de conexiones que nos ofrece la placa base. Por ejemplo, depende de cuantas conexiones SATA tengamos disponibles, si tiene habilitada una o varias conexiones M.2 NVME, los conectores PCI Express, que tipo de tarjeta de red o la cantidad de conexiones USB.

Memoria RAM

La memoria RAM es la memoria principal con la que trabaja un sistema informático, se trata de un conjunto de chips que almacenan información, a la cual es posible acceder de una forma muy rápida, algo importante para que el procesador no tenga que esperar a que le lleguen los datos que necesita para seguir trabajando.

RAM significa Random Access Memory, literalmente memoria de acceso aleatorio. Este término tiene relación con la característica de presentar iguales tiempos de acceso a cualquiera de sus posiciones tanto para lectura como para escritura. Esta particularidad también se conoce como acceso directo, en contraposición al acceso secuencial de otros tipos de memoria.

En la RAM se almacena temporalmente la información, datos y programas que la CPU lee, procesa y ejecuta. Este tipo de memoria es volátil, lo que significa que los datos almacenados se pierden al interrumpir su alimentación eléctrica. Es decir, cuando apagamos o reiniciamos nuestro PC.

La memoria RAM de un ordenador se presenta en lo que se conoce como módulos, los cuales albergan varios circuitos integrados de memoria DRAM que, conjuntamente, conforman toda la memoria principal.

La memoria RAM más usada en a actualidad es la DDR4 SDRAM. Los módulos tienen un total de 288 pines DIMM, cada uno de los cuales ofrece una velocidad de datos que va de un mínimo de 1,6 GT/s hasta un objetivo máximo inicial de 3,2 GT/s. Las memorias DDR4 SDRAM tienen un mayor rendimiento y menor consumo que las memorias DDR3 predecesoras.

Las memorias DDR4 se presentan en dos formatos diferentes:

  • DIMM: usadas en ordenadores de sobremesa.
  • SO-DIMM: usadas en ordenadores portátiles, minipc y algunas placas bases de formato ITX.
  • RAM Soldada en la misma placa base: Estas son las más complicadas, ya que cuando se averían, no podremos sustituirla por otra, si no, tendremos que cambiar la placa base al completo. Son muy habituales en equipos portátiles muy finos (ultrabooks) y en algunos mini ordenadores con sistema operativo Android.

Disco duro (HDD)

Una unidad de disco duro es un dispositivo de almacenamiento de datos que se basa en un sistema de grabación magnética para almacenar archivos digitales. Un disco duro está formado por uno o más platos unidos por un eje que gira a gran velocidad dentro de una caja metálica sellada. Sobre cada una de las caras de cada plato se sitúa un cabezal de lectura y escritura que se mantiene en suspensión sobre una delgada lámina de aire generada por la rotación de los platos.

El primer disco duro fue inventado por IBM en 1956, desde entonces ha multiplicado su capacidad y se han hecho más compactos. En la actualidad, podemos encontrar modelos de 3,5 pulgadas y 2,5 pulgadas, siendo los primeros usados principalmente en PCs de escritorio y servidores, y los segundos en portátiles. Todos los discos duros se comunican con el PC mediante una interfaz estandarizada, la más común hasta los años 2000 fue IDE en el entorno doméstico y SCSI en servidores y estaciones de trabajo. Desde el 2000 en adelante ha ido masificándose el uso de la interfaz SATA.

Unidad de estado sólido (SSD)

Una unidad de estado sólido es un dispositivo de almacenamiento de datos que utiliza memoria flash no volátil para almacenar datos, en lugar de los platos o discos magnéticos de las unidades de disco duro convencionales. Los SSD no disponen de partes mecánicas en su interior, lo que hace que sean menos sensibles a los golpes, no hacen ruido, poseen un menor tiempo de acceso y de latencia, y consumen menos energía. Su principal inconveniente es que tienen un número limitado de ciclos de escritura, pudiendo producirse la pérdida absoluta de los datos de forma inesperada e irrecuperable.

Las unidades de estado sólido pueden utilizar la interfaz SATA o la interfaz PCI Express para comunicarse con el resto del PC. Los más rápidos son los basados en PCI Express, aunque su coste de fabricación también es mucho más elevado. Los SSD basados en SATA se presentan habitualmente en forma de unidad de 2,5 pulgadas, mientras que los basados en PCI Express, se presentan en forma de tarjeta M.2, aunque no siempre es así. También hay que tener en cuenta si lleva memoria MLC o TLC, para saber su durabilidad.

Los modelos más habituales que nos encontraremos en el mercado son:

  • SSD SATA: El clásico y más económico del mercado. Nos ofrece tasas de lectura y escritura sobre 500 MB/s. Con este modelos podremos acelerar muchísimo el arranque del sistema operativo y aplicaciones de nuestro ordenador.
  • SSD M.2 NVMe: Esta ranura nos permite conectar SSD ultra rápidos con una velocidad desde los 2000 MB/s hasta los 2800 MB/s tanto en escritura como lectura. Son los más veloces y los que nos ayudarán a mejorar el rendimiento en aplicaciones de alto rendimiento. Ojo, preparad una refrigeración adicional para bajar sus altas temperaturas.
  • SSD M.2 SATA: También hay SSD más económicos para la conexión M.2. Se encuentran a la par en precio de los SSD SATA y su rendimiento es prácticamente igual. Vienen muy bien para bolsillos ajustados o MiniPC estilo Intel NUC.
  • PCI Express: Antes del lanzamiento de los dispositivos NVME eran bastante comunes. En fechas actuales son raros de ver, es más fácil ver alguna unidad Intel Optane de gama alta con esta interfaz.
  • MSATA: Se incorporaba en algunas placas bases de gama media / alta hace unos años pero actualmente solo lo podremos encontrar en algun portátil de línea empresarial. Su rendimiento es muy parecido a los SSD SATA.

Fuente de alimentación

 

Seguimos viendo más partes del hardware. Una de ella es la fuente de alimentación, fuente de poder o power supply unit (PSU) es el dispositivo que se encarga de convertir la corriente alterna (CA), en una o varias corrientes continuas (CC), que alimentan los distintos circuitos del aparato electrónico al que se conecta. Las fuentes de alimentación se usan en todo tipo de dispositivos electrónicos, ya que generalmente todos ellos necesitan corriente continua para funcionar, y las redes eléctricas de nuestras casas solo ofrecen corriente alterna.

Este es uno de los componentes más importantes de nuestro PC, ya que es el encargado de alimentar el resto de componentes, una fuente de alimentación de baja calidad nos va a dar muchos problemas casi seguro, por ello es muy recomendable optar por un modelo de buena calidad.

Algunos de los puntos más importantes a la hora de elegir una fuente de alimentación son:

  • Certificación 80 PLUS: Es una forma sencilla de la calidad de nuestra fuente de alimentación. Normalmente encontraremos certificaciones bronce, plata, oro, platino y titanio. Aunque a veces nos pueden engañar (en certificación bronce y plata sobretodo) y debemos tener en cuenta otros factores.
  • Componentes internos: quién ha fabricado el núcleo, si lleva condensadores japoneses, el ventilador, el número de Watios soportado o los conversores DC-DC son puntos claves.
  • Cableado modular o fijo: Siempre recomendamos que adquiráis fuentes modulares, pero si tu presupuesto es ajustado un cableado fijo no deberá ser un problema para una buena organización.
  • Potencia necesaria para tu PC: Para ello debéis calcular cuantos Watios puede consumir tu torre. En nuestro foro tenéis un post que habla sobre ello con mayor detalle 🙂

Tarjeta de sonido

La tarjeta de sonido o placa de sonido es una tarjeta de expansión que se instala en un ordenador u otro dispositivo electrónico y permite la salida de audio controlada por un programa informático llamado controlador o driver. Algunos equipos tienen la tarjeta ya integrada a la placa base, mientras que otros, requieren tarjetas de expansión. También hay equipos que por su uso no requieren de dicha función. La parte más importante de la tarjeta de sonido es el DAC, el encargado de convertir los ficheros digitales almacenados en la memoria del ordenador, en una señal analógica que llegará a los altavoces para su reproducción.

También hemos visto mucha mejora en estos últimos 4 años en el software de los principales fabricantes de placas bases. Ayudando a la compatibilidad con auriculares profesionales (esto se debe a las características del hardware de la tarjeta) o incluso mejorando en el 5.1 / 7.1 en cascos o altavoces mientras jugamos.

Tarjeta gráfica

Una tarjeta gráfica o tarjeta de vídeo es una tarjeta de expansión que se encarga de procesar los datos provenientes de la CPU y transformarlos en información representable en el dispositivo de salida, por ejemplo: monitor, televisor o proyector. Al igual que ocurre con la tarjeta de sonido, la tarjeta gráfica también puede estar integrada en la placa base o incluso en el procesador.

Una tarjeta gráfica está formada por varios elementos que trabajan de forma conjunta para hacer su trabajo:

  • Tarjeta gráfica o GPU: la GPU o unidad de procesamiento gráfico, es un componente especializado en el procesamiento de gráficos. Su razón de ser es aligerar la carga de trabajo del procesador central. Está optimizada para el cálculo de operaciones en coma flotante, predominantes en las funciones 3D. La GPU constituye la parte más importante de la tarjeta gráfica, y es el principal determinante del rendimiento.
  • VRAM: se trata de chips de memoria que almacenan y transportan información entre sí, no son determinantes en el rendimiento máximo de la tarjeta gráfica, pero deben ser lo suficientemente rápidos para contener todos los datos que precisa la tarjeta para funcionar. Cuando compramos una GPU, por ejemplo, una Nvidia GTX o una AMD RX ya vienen ensambladas y nunca podremos ampliarla, esto significa que nos tocará adquirir una nueva tarjeta gráfica. Un caso diferente es de la tarjeta gráfica integrada que incorpora algunos procesador (Intel HD o las APU de AMD), que adquieren su memoria del uso compartido de la RAM.
  • RAMDAC: se encarga de transformar las señales digitales producidas en la tarjeta gráfica en una señal analógica que sea interpretable por el monitor.​ Dada la creciente popularidad de los monitores de señal digital, el RAMDAC se está quedando obsoleto, puesto que no es necesaria la conversión.

A su vez, la GPU está formada por varios elementos:

  • Shaders: es el elemento más notable de potencia de una GPU, estos sombreadores unificados reciben el nombre de CUDA Cores en el caso de NVIDIA y Stream Processors en el caso de AMD.
  • ROPs: se encargan de representar los datos procesados por la GPU en la pantalla, además de los filtros como el de suavizado o antialiasing.
  • TMUs: son las unidades encargadas de aplicar las texturas a los píxeles generados.

¿Puedo conectar dos tarjetas gráficas para ganar el doble de potencia? Sí, pero el escalado no es 100%. Dependiendo del juego podremos tener una mejora de un 20% más o un 50% gracias a las tecnología AMD Crossfire o AMD SLI. Hay que dejar claro que nunca podremos escalar al  máximo, por lo que es mejor comprar la mejor tarjeta gráfica para gaming para ganar la máxima potencia. Si hablamos de minado o computación distribuida si podremos usarlo sin necesidad de ninguna tecnología.

Como saber el hardware y especificaciones técnicas de mi PC

Para conocer la información del hardware podemos recurrir a al algunas herramientas como Speccy y AIDA64, dos aplicaciones que nos darán una gran cantidad de información sobre los componentes que tenemos instalados en nuestro PC. Estas aplicaciones clasifican la información por categorías, de forma que tendremos todo perfectamente organizado y siempre a mano.

Son dos herramientas muy útiles cuando necesitamos información de cara a buscar un controlador, el reemplazo de algún componente que se ha dañado y en muchas otras situaciones. Hay multitud de opciones, pero estas suelen ser las más usadas.

Problemas comunes o averías con el hardware

Los problemas de hardware más habituales se encuentran en la fuente de alimentación, la tarjeta gráfica, la memoria RAM, la placa base y el disco duro. Entramos en mayor detalle a continuación:

Problemas en la fuente de alimentación

Ya hemos mencionado antes que la fuente de alimentación es una parte muy importante del ordenador. Muchos usuarios no son conscientes y optan por comprar una fuente barata y de poca calidad.  Esto es un gran error, ya que una fuente de alimentación de baja calidad puede causar daños irreversibles en el resto de los componentes de tu PC, si te vas a gastar 1000 euros en un ordenador nuevo, no lo pongas en peligro por querer ahorrar 50 euros.

Algunos de los problemas más frecuentes son apagones repentinos o que el ordenador no se enciende al pulsar el botón correspondiente, si estás sufriendo uno de estos problemas, la fuente de alimentación es lo primero que debes comprobar.

Problemas en la tarjeta gráfica

La tarjeta gráfica es otro componente que suele fallar bastante, es un componente muy complejo, que consume mucha energía y que se calienta mucho, sobre todo en los modelos de altas prestaciones. Un fallo típico de la tarjeta gráfica es que el ordenador parece encenderse, pero no se muestra nada en la pantalla. También puede ser que aparezcan colores y elementos extraños en la imagen, un síntoma de que la tarjeta está fallando.

Una de las soluciones más habituales es hacerle un mantenimiento tanto interno como externo. Con la ayuda de un bote de aire comprimido y una brocha podremos dejar como nueva nuestra GPU. Mientras que, el cambio de la pasta térmica es clave para rebajar muchos grados en reposo y a máxima carga.

Problemas en la placa base

La placa base es otro componente increíblemente complejo, pues incluye una gran cantidad de elementos, como la tarjeta gráfica integrada (aunque ahora va en el procesador) la tarjeta de red, de sonido y muchos más elementos. En general un problema en la placa base hará que empiece a fallar uno de estos elementos, la forma más fácil de solucionarlo es montando una tarjeta adicional que cumpla con la función perdida. En los casos más graves, el ordenador puede dejar de funcionar en su totalidad.

Si tu placa base sigue en garantía, contacta con la tienda y procede al RMA para que te ofrezcan otra. Si la compraste hace 2 años, seguramente no tengan ninguna en fábrica y te toque renovar tu ordenador. ¡Una faena!

Problemas de disco duro

Los discos duros son otro elemento que puede fallar, pues incluyen partes móviles que se pueden romper con el uso. El error más común es que la superficie del disco se dañe por un impacto del cabezal de lectura, este tipo de daño es irreparable, y a consecuencia puede ser que el disco pierda capacidad o deje de funcionar. Otro tipo de fallo es el lógico, relacionado con la integridad de los datos almacenados, este tipo de error es reparable.

Si abres un disco duro seguramente lo rompas, ya que el más mínimo contacto de una mota de polvo puede dañar una parte de los ficheros que tengas almacenado. Por lo que es muy recomendable que realices copias de seguridad a un dispositivo externo (Disco duro USB o NAS) o sincronices los datos más importantes en la nube.

¿Cómo puedo revisar si mi disco duro está sano? Siempre recomendamos que instaléis en vuestro sistema operativo la aplicación Crystal Disk Info, que te arroja un montón de detalles y características de tu disco duro. Si sale el icono en amarillo o rojo, compra uno nuevo y traspasa todos tus datos 😉

Problemas de memoria RAM

Por último, tenemos los problemas en la memoria RAM, este es el componente que menos falla de todos los de esta lista. Los problemas en la memoria RAM  pueden ser detectados con un software de análisis de problemas como Memtest86+, siempre que no sea lo suficientemente grave como para impedir que el PC funcione.

¿Actualizar el hardware de mi PC o comprar uno nuevo?

Una pregunta muy frecuente que se plantea es si vale la pena actualizar un PC o es mejor comprar uno nuevo. La respuesta no es nada sencilla, ya que depende de muchos factores como los componentes actuales y el uso que se le vaya a dar. El mercado nos ofrece una gran cantidad de opciones entre las que escoger a la hora de montar un PC, por lo que nunca hay dos equipos iguales y cada caso debe ser evaluado de forma meticulosa. El mercado de segunda mano puede ser una gran solución a la hora de actualizar un PC, de esta forma podemos prolongar su vida útil sin gastar mucho dinero.

En general, podemos decir que no vale la pena actualizar tu PC si cumple los siguientes puntos:

  • Placa base con más de tres años de antigüedad
  • Tarjeta gráfica con más de tres años de antigüedad.
  • Uso de memoria RAM DDR3

Si nuestro PC tiene bastantes años a sus espaldas, puede ser que lo actualicemos y empiece a fallar aún componente de los que hemos conservado, llegados a este punto se puede entrar en un bucle de fallos y reparaciones que nos haga gastar más dinero que comprando un PC nuevo.

Hardware de las consolas vs PC

El PC y las consolas actuales son muy similares, pero a la vez muy diferentes. La mayor diferencia, es que las consolas son un sistema cerrado, que no permite su actualización, de forma que tendremos que comprar una nueva cuando se haya quedado obsoleta. El PC por contra, es un sistema abierto que permite actualizar sus componentes de forma sencilla, que merezca la pena o no depende de cada caso.

Las consolas actuales se basan en un procesador que incluye en su interior la tarjeta gráfica, se trata de un modelo personalizado y fabricado en especial de forma que se adapte lo mejor posible a las necesidades de estos dispositivos. La tarjeta gráfica que integran los procesadores de PS4 Pro y Xbox One X es mucho más potente que la tarjeta gráfica integrada en cualquier procesador para PC, esto hace que estas consolas ofrezcan un excelente rendimiento por un precio de 400 euros y 500 euros.

Otra ventaja de las consolas, es que al ser un sistema cerrado los juegos están mucho más optimizados, haciendo que sus prestaciones se aprovechen mucho más. A igualdad de precio, una consola suele ofrecer un rendimiento superior a un PC, excepto casos muy concretos. El carácter abierto del PC hace que sea imposible lograr el mismo nivel de aprovechamiento de su potencia, de forma que se necesita más para hacer lo mismo.

En cualquier caso, el PC es la plataforma más potente y la que más posibilidades ofrece, es la única con la que puedes jugar a cualquier resolución existente y tasas de fotogramas por segundo muy elevadas. Por algo es la plataforma en la que juegan los profesionales.

Queremos recalcar que todo depende de la configuración de PC que tengas. A veces es mucho más barato actualizar la tarjeta gráfica que todo el sistema (aunque tenga un leve cuello de botella). Por ello, siempre recomendamos que nos preguntéis en nuestro artículo sobre configuraciones de PC o en nuestro foro para tener varias opiniones de nuestra comunidad.

¿Donde puedo comprar el hardware más barato?

Una vez elegido el hardware de nuestro nuevo PC, es muy importante que lo compremos en una tienda de confianza, pues es la única forma de tener garantizado el acceso a productos genuinos y a un buen servicio postventa.

En el caso de España, las tiendas más recomendables son Amazon, PCComponentes y Aussar, las tres son de total confianza, y nos aseguran que no tendemos problemas, ya que nos atenderán de la mejor forma posible ante cualquier contratiempo. Ebay y las tiendas chinas nos pueden ofrecer mejores precios, pero en estos casos el servicio postventa es nulo o casi nulo, y estamos expuestos a las falsificaciones.

No sería la primera vez que una tienda de este tipo nos ofrece una tarjeta gráfica de muy alta gama a un precio que parece imposible, el hardware vale lo que vale, por lo que si ves un precio que parece imposible, lo será. Recuerda que lo barato puede salir caro.

Hasta aquí, lo más importante que debes saber sobre el hardware, recuerda que si tienes alguna duda puedes dejar un comentario o abrir un tema en nuestro foro hardware. ¿Qué os ha parecido? ¿Echáis algo en falta?

Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com