NAS

¿Qué es un NAS y para que sirve? Todo lo que necesitas saber

En su versión más básica, un NAS se utiliza en gran medida para almacenar y compartir archivos a través de una red, pero los dispositivos más nuevos pueden hacer mucho más. Por eso desde Profesional Review te vamos a ayudar a entender lo que debes buscar cuando quieras comprar uno de estos maravillosos dispositivos.

¿Qué es un NAS y para que sirve?

Un dispositivo de almacenamiento conectado a la red es principalmente un repositorio centralizado de datos. Se diferencia de un dispositivo de almacenamiento de conexión directa (DAS) en que en vez de conectarse directamente a un ordenador, se conecta a una red. La mayoría de los NAS se utilizan principalmente para almacenar y compartir archivos en una red, pero las ultimas versiones más recientes pueden hacer mucho más. De hecho, pueden hacer tantas cosas que comprar uno puede ser confuso. Esto es lo que necesitas saber al seleccionar el más adecuado según tus necesidades.

Un NAS es un servidor. La mayoría se pueden utilizar como servidores multimedia, ya que la mayoría soportan los protocolos UPnP y DLNA. Estos protocolos son para compartir y transmitir archivos multimedia en tiempo real a dispositivos como consolas de juegos, tabletas y teléfonos en una red. Los NAS son también dispositivos multifacéticos que a menudo se pueden configurar como servidores FTP, web, correo electrónico e impresión.

La compra de tu primer dispositivo NAS puede ser una tarea bastante desalentadora. Hay tantos fabricantes y modelos diferentes que puede ser un poco confuso.

Elegir el dispositivo correcto es algo que sin una comprensión más profunda de los diferentes usos de un NAS puede llevar a gastar demasiado dinero o terminar con un dispositivo NAS que no es adecuado para el propósito.

Es por este motivo por el que vamos a enumerar algunos factores y consejos a chequear para comprar el NAS adecuado.

Capacidad de almacenamiento

El objetivo principal de un NAS es proporcionar almacenamiento centralizado y compartido. La mayoría de los NAS de consumo y pequeñas empresas son compatibles con las unidades SATA, pero existen algunos modelos que admiten unidades SSD. No es inusual ver NAS para usuarios domésticos que soportan una capacidad de almacenamiento de hasta 8 TB. Las cajas NAS de clase empresarial suelen escalar aún más alto, con algunas que ofrecen hasta petabytes de capacidad.

Los dispositivos NAS dirigidos a usuarios domésticos y pequeñas y medianas empresas a menudo tienen capacidad ampliable a través de puertos USB a los que los usuarios pueden conectar dispositivos de almacenamiento conectados directamente o a través de la compatibilidad con iSCSI. El QNAP TurboNAS TS-470, por ejemplo, no solo tiene puertos USB para la expansión, sino que también tiene soporte iSCSI incorporado para la creación de unidades virtuales para un almacenamiento aún mayor.

Una de las primeras consideraciones para cualquiera que compre un NAS es la capacidad. No solo la cantidad de espacio que necesitarás, sino también cuántos discos duros deberás comprar y si requieres RAID, cuánto espacio perderás a la redundancia. Normalmente, puedes consultar los siguientes números de capacidad frente a números de archivo para obtener más información. Qué es lo que se puede hacer con 1 TB:

  • 1 TB = aproximadamente 1 millón de documentos Word de 1 MB cada uno, conteniendo imágenes y tablas.
  • 1 TB = aproximadamente 200.000 canciones.
  • 1 TB = aproximadamente 250 películas de dos horas.
  • 1 TB = aproximadamente 300.000 imágenes de teléfono móvil estándar. Sin embargo, este número es más de la mitad para los fotógrafos profesionales cuando algunas fotos pueden ser de 10 o 20 MB cada una.

Nunca olvides que una vez que instalas un RAID en un dispositivo NAS o DAS, algunos tipos de RAID reducirán su capacidad total. Así que siempre asegúrate de tener esto en cuenta al comprar las unidades de disco duro para tu NAS.

Conectividad de red

La mayoría de los dispositivos NAS actuales tienen conectividad Gigabit Ethernet por cable. Muchas ofertas de clase empresarial tienen dos o más puertos Gigabit para Port Trunking, lo que proporciona redundancia de conexión si un puerto falla. También se pueden agregar varios puertos Ethernet, combinando las velocidades de enlace de los puertos y aumentando así el rendimiento de la red.

Los dispositivos NAS a los que se puede acceder de forma inalámbrica son todavía poco frecuentes. Lo mejor que hemos visto hasta ahora es el WirelessAP Station de QNAP Por ahora, cuando estés trabajando con archivos grandes de forma inalámbrica, es probable que experimentes más problemas de latencia que con los NAS conectados por cable. Aún así, cada vez más proveedores están empezando a ofrecer dongles para conectarse de forma inalámbrica.

Medición del rendimiento

Al igual que los PC, las unidades NAS funcionan mejor con procesadores mejorados y una mayor memoria. Del mismo modo, cuanto mejor sea el procesador y más memoria instalada, mayor será el precio. Uno de los NAS de mayor rendimiento es el FreeNAS Mini de ixSystems. Este dispositivo debe su rendimiento superior a su procesador Intel Core i3 y 8 GB de RAM.

Si sabes que tu NAS se encargará de muchas operaciones de E/S (por ejemplo, que los usuarios guarden y recuperen grandes volúmenes de datos de forma regular) te conviene utilizar un NAS que tenga un procesador ágil y maximizar la memoria. La mayoría de los NAS de PYMES vienen con procesadores Atom o Intel, mientras que los dispositivos más baratos para el hogar a menudo utilizan chips Marvell.

Backup y recuperación

Los productos NAS de alta gama a menudo cuentan con sofisticadas opciones de administración para configurar la redundancia (RAID), así como algún tipo de sistema de monitoreo integrado que puede alertarte sobre fallos inminentes de la unidad y otros problemas. Si tus datos son de suma importancia, estos son los tipos de características que querrás elegir.

Otra consideración importante en la recuperación de desastres en un NAS es el intercambio en caliente de unidades. Muchas unidades más nuevas basadas en HDD te permitirán intercambiar en caliente una unidad de disco que se está dañando por una nueva unidad, sin tener que apagar el NAS. Muchos dispositivos NAS con esta capacidad están dirigidos a las empresas. El DroboPro FS es un ejemplo de NAS intercambiable en caliente.

Algunos proveedores de NAS están empezando a utilizar la nube como plataforma de respaldo para un NAS físico local. En este escenario, los datos del NAS se reflejan en un servidor en la nube. A su vez, varios fabricantes de NAS se están asociando con proveedores alojados como ElephantDrive o Amazon S3.

Este tipo de solución a menudo se conoce como una solución de backup híbrida, y ofrece lo mejor de ambos mundos, ya que los datos se almacenan en dos ubicaciones separadas. El hecho de que los datos residan en la nube también proporciona una forma de realizar una restauración en caso de fallo del disco en el hardware local.

Los dispositivos NAS a menudo también pueden realizar copias de seguridad de sus propios ajustes y configuraciones. Esto es especialmente importante en un entorno empresarial, donde se pueden requerir configuraciones específicas. Si el NAS tiene algún desperfecto, puede ser doloroso tener que volver a crear todos esos ajustes de nuevo.

Acceso remoto y servicios en la nube

Los dispositivos NAS tampoco son solo para el acceso local. Estos dispositivos cuentan con capacidades de acceso remoto para administrar el dispositivo y acceder a los datos que contienen. Los servicios en la nube también son útiles para compartir contenido con amigos y familiares, independientemente de dónde se encuentren. El servicio de nube personal myNQAPCloud es un ejemplo. Es totalmente gratuito a la hora de adquirir un dispositivo QNAP.

Seguridad y protección

La seguridad es siempre una preocupación, ya sea para hardware doméstico o redes empresariales. Muchos de los dispositivos NAS en el mercado admiten cifrado de archivos. Muchos también ofrecen una variedad de controles de seguridad para proteger el NAS contra intrusos con protección de acceso similar a un firewall.

Por ejemplo, los dispositivos NAS empresariales a menudo tienen seguridad física, como los Kensington Security Locks (o K-Slots), que amarran a este PC (porque al final y al cabo es un ordenador) a una pared o escritorio. El QNAP TS-259 es un ejemplo de ello, ya que tiene ranuras K en su chasis.

Por último, todos los NAS tienen cuentas de usuario y métodos de autenticación que requieren un nombre de usuario y contraseña para acceder al dispositivo.

Cuántas personas accederán al NAS

Cuántas personas accederán al NAS

A menudo ocurre que, cuando se configura un NAS, más de una persona accede al mismo. Este dispositivo se encuentra en el hogar puede ser accedido por toda la familia, mientras que una empresa puede querer otorgar acceso a muchos más usuarios. Así que, para hacerlo más fácil, sigue los siguientes pasos para elegir un NAS de acuerdo a la cantidad de gente que lo usará:

  • 0-5 usuarios = necesitarás un dispositivo NAS de 2 bahías, idealmente una CPU de doble núcleo de al menos 1.3 GHz de frecuencia y al menos 1 GB de RAM.
  • 6-25 usuarios = precisarás un dispositivo NAS sólido de 4-6 bahías, CPU Quad Core de al menos 1.5 GHz y 1-2 GB de RAM (DDR3 preferiblemente).
  • 26 usuarios o más = por lo menos un dispositivo de 8 bahías, un procesador de cuatro o más núcleos 2.0 GHZ+ o i3 CPU y 4-8 GB de RAM para que todo funcione con estabilidad. En este caso ya recomendamos equipos con procesador AMD Ryzen, que están dando bastante fuerte a nivel empresarial.

¿Para qué se va a usar mayormente?

Probablemente el punto clave en la búsqueda al elegir el NAS correcto para la tarea que requieres es seleccionar un NAS que pueda manejar el trabajo relacionado con la red que requieres. Hay literalmente cientos de maneras en las que puedes usarlo e implementarlo en la vida doméstica o laboral de una persona, pero típicamente puede ser dividido en 3 tipos: software y máquinas virtuales, distribución multimedia y para propósitos de vigilancia.

Estas tareas se pueden realizar con 3 tipos de NAS muy diferentes y es útil saber cuál es la mejor para el trabajo que se está realizando.

Para máquinas virtuales y software: necesitarás un NAS con al menos una CPU de cuatro núcleos y 2-4 GB de RAM como mínimo. También necesitarás un buen nivel de capacidad a través de múltiples bahías en un entorno RAID, por lo menos 4 bahías, pero para el uso de máquinas virtuales de rango medio debes considerar un dispositivo de 8 bahías en un RAID 5 o RAID 6.

Te recomendamos la lectura de los mejores SSD del mercado

Uso compartido de multimedia: una vez más, una CPU x86 con al menos 2 o 4 núcleos para estar en una posición mucho mejor. Solo puede tener 2 GB de RAM pero la opción de expandir a 4 u 8 GB es ciertamente una recomendación. La cantidad de almacenamiento en términos de bahías de disco duro depende realmente de ti, pero se recomienda al menos 2 y para pruebas futuras de al menos 4 bahías o la opción de una expansión NAS de Synology o QNAP.

Vigilancia: al igual que la distribución multimedia, deseas tener una CPU que pueda manejar archivos de vídeo en el NAS, pero la diferencia es que mientras que a los archivos multimedia normalmente se accede mediante una pesada lectura de los datos, por eso para el uso de vigilancia necesitarás uno que pueda manejar una gran cantidad de operaciones de escritura.

Para ello, se recomienda una CPU x86 de núcleo doble o cuádruple, pero puedes utilizar una CPU ARM v7 si tu presupuesto es limitado. Al menos 1 GB de RAM para cuando el acceso es un poco más pesado y al menos 2 bahías de almacenamiento en un entorno RAID 1. Puede que te sientas decepcionado al perder la mitad de tu capacidad en un entorno RAID 1, pero estarás agradecido cuando tu CCTV integral y los datos de vigilancia estén protegidos de un fallo de disco duro.

¿Cuál es adecuado para ti?

Existen muchas variedades de casos de uso para estos productos. Afortunadamente, hay una amplia gama de dispositivos disponibles, y muchos de ellos también son configurables, lo que permite personalizar aún más una solución para tus necesidades específicas.

Ya sea para el hogar o un negocio, la seguridad, la capacidad, el respaldo y la compatibilidad de archivos deben ser factores clave para determinar qué dispositivo NAS debes elegir. Las otras características son principalmente extras, que serán de mayor o menor importancia dependiendo de tus necesidades particulares.

Modelos recomendados

A continuación os dejamos cuatro dispositivos de almacenamiento en red super interesantes a la hora de iniciarte en este mundo. Empezamos con una gama básica hasta llegar a un gama media de bastante categoría. Queremos aclarar que hemos elegido todos los dispositivos de la marca QNAP porque es el fabricante que más trabajamos a nivel de análisis y que más experiencia tenemos probando sus productos. ¡Comenzamos!

QNAP TS-128A / TS-228A

QNAP TS-128A

Si te quieres iniciar en este mundillo y no quieres gastarte mucho. El QNAP TS-128A cuenta con un procesador Realtek RTD1295 de cuatro núcleos a 1,4 GHz, 1 GB de memoria RAM, conectividad usb 3.1, una conexión de red 10/100/1000 y la posibilidad de instalar un disco duro de 3,5 o 2,5 pulgadas es una opción ideal. Por apenas 30 euros más tienes el QNAP TS-228A que nos permite instalar un par de discos duros y ya nos ofrece la capacidad de realizar RAID.

Última actualización el 2019-07-21

Es un equipo sencillo, que consume poco y que tiene su sistema operativo QTS. Bastante bien blindado ante amenazas y con un soporte de actualizaciones muy constante.

QNAP TS-231P2

QNAP TS-231P2

El QNAP TS-231P2 es un equipo con mayores posibilidades que las que ofrece la serie TS-128A. Cuenta con un procesador de cuatro núcleos a 1.7 GHz, elegir entre un modelo básico con 1 GB de memoria RAM o uno superior con 4 GB DDR3L. Además nos permite la oportunidad de instalar dos discos duros y tenemos la posibilidad de aprovechar la tecnología link aggregation (dos conectores de redes LAN Gigabit) para tener un plus a nivel local.

Última actualización el 2019-07-21

También podemos encontrar un par de modelos con cuatro bahías de discos duros y memorias RAM de 1 ó 4 GB. Sin lugar a dudas, una opción super interesante con discos duros Hot SWAP.

QNAP TS-328

Próximamente tendréis online el análisis del QNAP TS-328. Este equipo es super completo para cubrir las necesidades de cualquier hogar y sobre todo a nivel empresarial. Al tener 3 bahías nos permite montar un RAID 5 de discos duros y así tener un sistema de copias de seguridad mucho más completo.

Última actualización el 2019-07-21

También es muy interesante ya que permite la decodificación y transcodificación mediante los protocolos H.264 y H.265 ofreciendo una mejor experiencia de visualización de vídeo en Full HD y 4K. Pero ojo, no tiene salida HDMI… por lo que no podemos usarlo como centro multimedia conectado a nuestro televisor o monitor. Pero para esto tenemos otros modelos. ¡Estar atentos que pronto tendremos el análisis completo en la web! (si lees este artículo unas semanas después, te recomendamos que hagas una búsqueda rápida en la web para verlo).

QNAP TS453Be

A nivel doméstico nos ponemos algo más serio con el nuevo QNAP TS453Be. Se trata de un NAS con procesador Intel Celeron J3455 con 4 núcleos, con 4 GB de memoria RAM DDR3L (máximo 8GB y es ampliable), 4 cabinas de discos duros Hot SWAP, dos conectores RJ45 para hacer link aggregation, 5 conexiones USB 3.0 y dos conectores HDMI 1.4 ideal para usar el equipo como centro multimedia.

Última actualización el 2019-07-21

Como podéis ver el equipo roza los 500 euros, pero te llevas un equipo todo terreno. Que además visualmente es muy bonito y que ofrece grandes posibilidades. Personalmente es uno de mis modelos favoritos y que no me importaría analizar próximamente.

Con esto concluimos nuestra artículo qué es un NAS y para que sirve. ¿Qué te parece la función de un NAS? ¿Te parece interesante para tu negocio u hogar? Si tenéis alguna duda o no ha quedado algo claro, podéis preguntarnos que os iremos respondiendo lo antes posible.

Miguel Ángel Navas

Amante de la informática, los smartphones y la tecnología en general. Técnico superior en Administración de sistemas informáticos y redes, y un reviewer sin pelos en la lengua. Cualquier duda o cuestión aquí me tenéis.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba