MemoriasTutoriales

Cómo convertir mi SSD NVME en una unidad externa USB

Los SSD M.2 NVMe son cada vez más populares, ya que estas unidades especialmente rápidas y compactas se han ido abaratando mucho con el tiempo. Por ello, muchos os estaréis preguntando: ¿puedo convertir mi SSD M.2 NVMe en una unidad externa por USB? Es algo que tiene sentido valorar, pues básicamente conseguirías muchísimo rendimiento, a años luz de un HDD externo o un pendrive, en un tamaño que cabe en el bolsillo. En este artículo veremos si es posible, qué compromisos de rendimiento podría haber y qué SSD son compatibles. ¡Vamos allá!

Convertir SSD NVMe en USB

La solución está en una carcasa externa USB para NVMe

Afortunadamente, convertir una unidad SSD NVMe interna a externa es realmente sencillo. Tanto, de hecho, como hacerlo con un HDD tradicional. ¡Tan solo hay que comprar una carcasa externa compatible! Los fabricantes de este tipo de productos no se han olvidado de los que tienen un SSD NVMe.

Incidimos en lo beneficioso que puede resultar esto para todos aquellos que busquéis un almacenamiento lo más rápido posible en un pequeño tamaño, pues las unidades M.2 caben en la palma de la mano, son bastante más pequeñas que un HDD de portátil o un SSD SATA de 2.5″, e infinitamente más pequeños que los HDD de escritorio de 3.5″.

Determinando si tu SSD es compatible

Veamos ahora qué requisitos vamos a tener que cumplir para poder poner nuestro SSD en una de estas carcasas.

Tipo de SSD M.2 y clave adecuada

ssd m2 nvme 1Por una parte, debemos asegurarnos claramente de si tenemos un SSD M.2 NVMe o SATA. Saber el formato que tiene es muy sencillo, simplemente porque los SSD M.2 tienen una forma realmente característica (aunque no debéis confundirla con mSATA).

La cuestión es que no solo hay que tener en cuenta eso, ya que dentro de los SSD con formato M.2 podemos encontrar básicamente dos tipos:

  • SSD M.2 SATA: Emplean la típica interfaz SATA de los discos tradicionales para funcionar. Tienen el mismo rendimiento que un SSD normal equivalente.
  • SSD M.2 NVMe: a través del bus PCIe, hacen uso de la interfaz NVMe para funcionar. Esto es lo que les permite obtener unos datos de velocidad muy superiores a lo normal.

Tened esto muy presente: M.2 se refiere únicamente al formato, la forma. No se refiere al tipo de interfaz por el que viajan los datos.

Generalmente, se piensa que todo SSD M.2 es NVMe, pero esto es realmente erróneo, así que deberás confirmarlo con claridad: simplemente mira la propia pegatina del SSD o busca el modelo en Internet, y encontrarás la información instantáneamente. Otra opción es usar CrystalDiskInfo si lo tienes conectado a tu ordenador. Este software nos lo indicará con total claridad:

Pues bien, esta es la primera restricción a la compatibilidad en el caso de las carcasas de SSD externo, pues lo normal es que o soporten NVMe o soporten SATA.

claves ssd carcasa m.2 nvmeAdemás, tened en cuenta que todo SSD M.2 puede tener tres tipos de conectores, la clave B, clave M o clave B+M. La clave M, de 5 pines, es propia de los SSD M.2 NVMe, mientras que los SSD M.2 SATA suelen tener ambas. En la información de compatibilidad de vuestra carcasa debéis comprobar las claves compatibles, y verificarlo con el modelo de SSD concreto que tenéis:

Un ejemplo muy claro en el que nos dan la compatibilidad de su carcasa para SSD M.2 NVMe.

Tamaño del SSD: 2230, 2242, 2260, 2280, 22110

Los SSD M.2 tienen siempre un tamaño determinado, y deberás asegurarte de que sea compatible con tu carcasa. Con tamaño nos referimos básicamente a su longitud, y para ello hay tamaños estándar que definen cómo de larga es la unidad y dónde tiene su tornillo de montaje, así que incluso si compras una carcasa más larga que tu M.2 debes mirar si soporta el montaje de tu tipo de SSD.

En este contexto tenemos, de más corto a más largo, el 2230, 2242, 2260, 2280 y 22110. Lo más normal es que las carcasas soporten todas ellas menos la 22110, que es muy poco común, ¡así que en este sentido no debería haber limitaciones con casi ninguna unidad del mercado!

Carcasas recomendadas

Dicho esto, echemos un vistazo a algunas de las carcasas disponibles actualmente en el mercado.

Última actualización el 2021-07-18

Comenzamos por la carcasa Orico M.2 NVMe, y lo hacemos básicamente porque es un modelo que ya hemos analizado en la web y hemos podido comprobar su buen desempeño. Si acaso, su mayor limitación está en que solo anuncia ser compatible con clave M, pero realmente debería servir también con los modelos NVMe que usan B+M, que aunque indicamos que era propio de los SATA también hay NVMe así. En todo caso, si tienes un NVMe con esas conexiones quizás te de más tranquilidad comprar una de las opciones de abajo.

Última actualización el 2021-07-11

Seguimos con un modelo de Ugreen que nos ha parecido interesante recoger ya que usa un conversor distinto, de ASMedia, que también funciona perfectamente y de esta manera recogemos todo tipo de opciones del mercado. Al igual que el anterior, soporta tamaños hasta 2280, pero sí que afirma soportar la clave B+M.

Alguna alternativa más:

Última actualización el 2021-07-11

Es curioso ver cómo ASUS ofrece su propia carcasa externa, con iluminación RGB y todo, pero evidentemente a un precio prohibitivo como ocurre con muchos accesorios ROG. Aún así, la dejamos prácticamente por la curiosidad. Es previsible que también lleve un conversor ASMedia, teniendo en cuenta que es una filial de ASUS.

Opciones para M.2 SATA

Aunque el artículo se dirija a NVMe, no queríamos dejaros sin opciones a los que descubristeis que vuestro SSD es M.2 SATA. Además, son más baratas así que podríais acabar prefiriendo una opción de este tipo.

Última actualización el 2021-07-11

¿Pierdo rendimiento si lo conecto mediante la carcasa?

Una de las mejores preguntas que se pueden hacer es: ¿puedo perder rendimiento si conecto un SSD NVMe a una carcasa? Claro, estos SSD trabajan sobre la interfaz PCI Express y pasarlos por USB puede ser un lastre, y efectivamente así es.

La cuestión es que la afectación al rendimiento es muy limitada. Por ejemplo, nosotros analizamos en la web un adaptador Orico que va por USB 10Gbps, es decir, USB 3.1 Gen2 o USB 3.2 Gen2y los resultados arrojaron unas velocidades de transferencia más bien acordes con los 5.5Gbps, que a su vez caen bastante respecto al rendimiento normal del NVMe. La cuestión es que siguen siendo más rápidas que un SATA, y nos beneficiaremos muy fuertemente de las velocidades aleatorias de este tipo de SSD. Y evidentemente a años luz de un pendrive.

Lo cierto es que estas caídas eran esperables, nos esperábamos con claridad que hubiese un cuello de botella por el uso de la interfaz USB, que por mucho que alcance unas excelentes velocidades teóricas está afectada por dos problemas:

  • El gran caos que hay entre las versiones compatibles: aunque tu carcasa sea de 10 Gbps es muy probable que luego montes el SSD a una conexión de 5 Gbps, por poner un ejemplo (USB 3.0, USB 3.1 Gen1, USB 3.2 Gen1…)
  • Sea como sea, por mucho que usemos una carcasa de 10 Gbps conectada a un puerto de 10 Gbps, hay varios cuellos de botella y lastres de por medio que nos impedirán alcanzar esa velocidad. Y si decís «¡es que lo habéis probado con una carcasa china cualquiera!» os estaréis equivocando, pues la Orico que usamos de ejemplo lleva un conversor JMicron JMS583 que no es precisamente «desconocido».

Ante esto sacamos básicamente la conclusión de que no es algo excesivamente preocupante salvo que la velocidad sea un aspecto absolutamente crítico. Al fin y al cabo, para usuarios que no tengan un nivel de exigencias excesivo no va a haber mucha diferencia entre 600MB/s y 2000MB/s, a ambas velocidades van a rendir genial y nos seguiremos beneficiando de las excelentes latencias, velocidades aleatorias, tamaño y capacidades de un SSD de este tipo.

La gran alternativa: SSD NVMe externo vía Thunderbolt 3

Si tienes un ordenador moderno, deberías tener muy presente la tecnología Thunderbolt 3 y comprobar si tu equipo la tiene antes de comprar un adaptador para SSD M.2 NVMe. El motivo es muy sencillo: básicamente, Thunderbolt es una interfaz que asegura unas velocidades mucho mayores que USB.

¿Cómo sé si mi equipo tiene Thunderbolt? Básicamente, busca un conector USB-C que tenga a su lado el icono de un rayo con una flecha. ¡Este es el icono característico y distintivo de la tecnología!

No solo es que con Thunderbolt vayamos a tener una mayor velocidad de transmisión teórica, sino que además no tendremos por qué funcionar bajo el bus USB. ¿Qué significa esto? Pues básicamente que podemos trabajar bajo PCI Express directamente en un equipo con Thunderbolt, eliminando el posible cuello que puedan dar los USB y aumentando muy fuertemente el rendimiento teórico.

En el caso de la versión 3 de Thunderbolt, que es la que usan la gran mayoría de equipos compatibles actualmente, tendremos una interfaz PCI Express de al menos 16 Gbps, lo que en la práctica se traduce a lo que pueden dar 2 líneas PCIe 3.0, es decir, la mitad de lo que nos da la mayoría de conectores M.2 de placas base actualmente. Aún así, no os preocupéis ya que no todos los M.2 son capaces de tener un rendimiento que sature un PCIe 3.0 x2, y sea como sea el cuello de botella que nos evitamos es tremendo respecto al uso en USB.

Si hablamos de Thunderbolt 4, entonces tenemos un mínimo garantizado de 32 Gbps, que es lo que nos da un PCIe 3.0 x4 equivalente a la mayoría de ranuras M.2, aunque es una versión recién salida por lo que pocos portátiles la soportan y ninguna carcasa externa M.2 por ahora.

En ambos casos, la pérdida de rendimiento respecto a montarlo directamente a nuestro PC debería ser bastante pequeña. No inexistente, pero sí pequeña.

Desde luego, si tu portátil soporta Thunderbolt puedes valorar esta opción, pero solo si realmente necesitas el rendimiento, ya que son ¡realmente caras!

ORICO Thunderbolt 3 Carcasa para Disco Duro ssd M.2 NVMe 2TB, 40Gbps USB3.1 Gen2 SSD Externo con Thunderbolt 3 Type C to C Cable para M-Key PCI-E NVME SSD 2280, Gris
  • 【Caja THUNDERBOLT 3 Velocidad ultra rápida】- Alcance su potencial creativo con el gabinete externo SSD PCIe NVMe Thunderbolt 3 enchufable. Ofrece 2 TB de almacenamiento, con tecnología Thunderbolt 3 de 40 Gbps, lo ayuda a transferir una gran película en 1 minuto y le ahorra toneladas de tiempo, que es su gran ideal para transferir películas, fotos, juegos, videos y grandes datos.
  • 【Durable y Portátil】- El tamaño es más pequeño que una tarjeta de crédito, lleve sus proyectos, creatividad y entretenimiento en su bolsillo donde quiera trabajar; Muy ideal para usar tanto en la oficina como en viajes, el mundo lo lleva a cualquier parte de su bolsillo.
  • 【Look Aspecto elegante y excelente disipación de calor】- Alojado en una carcasa de aluminio, ORICO representa un aspecto robusto pero elegante. Disipador de calor integrado que ofrece la mejor ventilación para NVMe SSD funcionando a alta velocidad. Reduce el consumo de energía y evita que el SSD se sobrecaliente. siendo a la vez útil y elegante.
  • 【Compatibilidad】- Solo para sistemas Mac y Windows con puertos Thunderbolt 3 Type-C; NO es compatible con puertos USB-C (sin el símbolo Thunderbolt 3); Solo se admiten PCIe NVMe M-Key M.2 2280 SSD. y viene con un cable Thunderbolt 3 (certificado por Intel), no se requieren controladores.
  • 【Contenido de la caja】- 1.2TB M.2 NVME SSD Enclosure 2.40Gbps Thunderbolt 3 C to C Cable 3. Tornillos 4. Almohadilla térmica de silicona 5. Destornillador 6. Manual del usuario / Tarjeta de agradecimiento

Última actualización el 2021-07-11

Palabras finales y conclusión sobre convertir SSD NVMe en USB

Si necesitas convertir tu SSD M.2 NVMe a un USB externo, el mercado está lleno de carcasas externas muy interesantes que te permitirán hacerlo fácilmente.

Simplemente, debes controlar que la compatibilidad sea la adecuada, en el sentido de que tendrás que confirmar que tu SSD M.2 es en efecto de tipo NVMe y no SATA. También hay que tener en cuenta que hay distintos tipos de conexiones M.2, y tienen que ajustarse a la compatibilidad de la carcasa que vas a comprar. No te preocupes, ya que la mayoría de fabricantes lo dejan realmente claro en sus imágenes de producto en las tiendas.

El hecho de pasar un SSD de este tipo a USB puede suponer unas pérdidas de rendimiento que a nivel teórico son importantes, pero en la práctica lo más probable es que no lo notes. En todo caso, disfrutarás de una velocidad infinitamente superior a la de un HDD externo o un pendrive, todo con una unidad de tamaño de bolsillo, prácticamente.

Lo que también debes valorar es si vas a usar la carcasa en un dispositivo compatible con Thunderbolt, ya que podrías comprar una que utilizase este tipo de interfaz en vez de funcionar directamente por USB, ya que así estarás conectando tu SSD al ordenador mediante PCI Express, que es la interfaz que usan todos los SSD NVMe de serie, así que las pérdidas de rendimiento serán muy inferiores, o casi nulas.

Te recomendamos la lectura de los mejores SSD del mercado

Finalmente, el gran problema de estas carcasas SSD M.2 NVMe a USB / Thunderbolt es que suelen tener un precio bastante alto, pero afortunadamente funcionan muy bien y nos permiten conseguir un dispositivo de almacenamiento que con un pequeño tamaño es realmente poderoso.

Breixo Gómez

Apasionado del Hardware, exigente con la calidad de los productos. Intento aprender lo máximo cada día. No dudes en dejarme cualquier duda o sugerencia en los comentarios ;)
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba