Tutoriales

Cómo mejorar las temperaturas de nuestro SSD SATA y M.2 NVME

¿Tenéis un SSD y se recalienta mucho? Os decimos cómo podéis mejorar las temperaturas de vuestro SSD en sencillos pasos.

Parece utópico pensar que un disco duro pueda recalentarse tanto, pero es algo que puede ocurrir, especialmente con los SSD y M.2. Últimamente, vemos que muchas personas tienen problemas de temperaturas en estos componentes, por lo que hemos decidido deciros cómo podéis arreglar este embrollo. A continuación, os explicamos todo

¿Por qué se recalienta un SSD?

Nos hallamos en el caso de que utilicemos el SSD para escribir datos de forma continua. Ante este hecho, las temperaturas de la memoria NAND ascienden rápidamente. Esta memoria la encontramos en los discos duros SSD y se puede poner a más 60 grados centígrados de forma sencilla, en el caso de que estemos escribiendo datos sin parar.

La solución es hacer enfriar las celdas NAND para evitar que se pasen esas temperaturas porque nuestros datos se verían dañados. Si os ponéis a pensar ¿Cómo podemos refrigerar un disco duro? No vemos refrigeración líquida apta para estos componentes, pero sí que tenemos disipadores para unidades M.2.

Respecto a la refrigeración líquida, tiene su explicación. Aunque parezca raro, nos interesa que la memoria NAND esté caliente, que no extremadamente caliente. Por tanto, no existe una plataforma de refrigeración líquida para este componente por esta razón.

Facebook hizo un estudio en sus propios centros de datos que concluyó con la siguiente afirmación: cuanto más caliente esté el SSD, más rápido trabaja.

TE RECOMENDAMOS
Carcasa disco duro o cómo sacarle provecho a tu viejo HDD

¿Cuál es la temperatura normal?

Lógicamente, va a variar según las circunstancias del momento porque no es lo mismo estar en reposo que en plena carga. Normalmente, las temperaturas oscilan entre 30ºC y 50ºC. Así que tomad esos 50ºC como base para saber si vuestro disco duro requiere de un disipador o no.

Sin embargo, existen varios factores a tener en cuenta: temperatura ambiente, refrigeración de la caja, lugar en el que esté instalado, etc. No os preocuparos si veis que vuestro disco duro pega un salto brutal de temperaturas, es algo completamente normal.

Dicho esto, cuidado con aquellos que tengáis a una temperatura de 50ºC siempre. Si no estáis copiando archivos grandes o haciendo operaciones continuas, no es normal que esté a esa temperatura, a no ser que estéis a 50 grados de temperatura ambiente.

¿Cómo podemos refrigerar el SSD?

En el caso de que tengamos un disco duro SSD M.2, venden disipadores térmicos para ayudarles a respirar un poco cuando están escribiendo datos continuamente. Por este motivo, existen ciertos disipadores integrados en las placas base de los fabricantes para los discos duros de este tipo.

No obstante, cuidado con estos disipadores stock de las placas base porque no suelen ser justo lo que necesitamos. Su rendimiento es bueno, pero inferior a los que encontramos en aftermarket, como los disipadores de EK, por ejemplo.

¿Cómo puedo saber la temperatura de mi SSD?

Muy fácil, sólo te tienes que descargar un programa. Se trata de HWMonitor, y es una aplicación de la que hemos hablado mucho en Profesional Review porque nos encanta la utilidad que reporta. Gracias a este programa podremos ver qué carga tiene el disco duro y la temperatura actual.

TE RECOMENDAMOS
Black Friday Amazon 25 y 26 de noviembre: Informática y electrónica: SSD, Monitores...

como mejorar temperatura ssd

Viendo estos valores podemos mejorar las temperaturas de nuestros SSD sin problema. Además, “mataréis dos pájaros de un tiro”: podéis controlar las demás temperaturas de los componentes de vuestro ordenador.

Descargar aquí.

¿Qué disipador comprar?

Podéis acceder a la compra de varios disipadores interesantes que, afortunadamente, son bastante asequibles. Lógicamente, no todos vamos a necesitar uno de estos porque es raro que tengamos que disipar nuestro disco duro, pero puede pasarnos.

Los más recomendables son los de las marcas Sabrent, One enjoy y EK Water Blocks. Curiosamente, hay algunos que vienen con ventilador de 20 mm. Personalmente, me parece que el de Sabrent es uno de los mejores, aunque también de los más caros. Siempre podéis optar por el de EK Water Blocks, el cual es una fantástica opción también.

EK Water Blocks EK-M.2 NVMe Heatsink - Disipador térmico (disco duro, radiador, aluminio, acero inoxidable)
EK Water Blocks EK-M.2 NVMe Heatsink. Adecuado para: disco duro.; Tipo: radiador. Color del producto: gris.
24,98 EUR
Sabrent disipador de Calor para Rockets M.2 2280 SSD (SB-HTSK)
Diseñado para computadoras de escritorio.; Combinación ganadora de cobre y aluminio para el máximo rendimiento.
24,99 EUR

Última actualización el 2020-12-04

Esperamos que este tutorial os haya servido de ayuda, y no olvidéis comentar más abajo vuestras impresiones o dudas. Siempre es posible mejorar las temperaturas del SSD.

Te recomendamos los mejores discos duros del mercado

¿Qué pensáis sobre los discos SSD que se recalientan? ¿Alguna vez habéis tenido este problema?

Ángel Aller

La sociedad necesita a la tecnología, y la tecnología a la sociedad. Graduado en Derecho, amante de los videojuegos y geek inconformista. Encantado de tener un hobby en común. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba