Tutoriales

Qué es G-Sync y cómo funciona

Nvidia es el principal fabricante de tarjetas gráficas y de multitud de tecnologías novedosas. G-Sync fue lanzado en 2013 como una pieza de tecnología alojada en ciertos monitores de PC y portátiles para juegos con la finalidad de mejorar la experiencia de uso, con un enfoque en reducir el retraso de entrada y eliminar el desgarro de la pantalla o tearing.

Qué es G-Sync y cómo funciona

Qué es G-Sync

Si estás pensando en adquirir un nuevo monitor para PC, querrás conocer los beneficios de G-Sync, así como también cómo se compara con la alternativa FreeSync de AMD. Uno de los mayores beneficios de un monitor G-Sync es su capacidad para resolver un problema conocido como rasgado de pantalla o tearing. En ciertos casos, la señal de video de la tarjeta gráfica llegará al monitor a una velocidad que la pantalla no es capaz de manejar, lo que resulta en una línea horizontal o “desgarro” en la pantalla.

Te recomendamos la lectura de nuestro post sobre ¿Cómo elegir un monitor gamer?

Tradicionalmente, esto se resuelve al habilitar V-Sync dentro del menú de configuración de un juego, para ajustar la salida de la tarjeta gráfica para que coincida con el monitor y evitar el desgarro de la pantalla. Sin embargo, habilitar V-Sync puede introducir un retraso de entrada, y ejercer una mayor presión sobre tu tarjeta gráfica, lo que a su vez puede afectar el rendimiento general durante el juego.

Mientras que V-Sync hace que la tarjeta gráfica cambie su velocidad de salida para que funcione mejor con el monitor, G-Sync funciona controlando directamente la pantalla para manejar la señal de video de la tarjeta gráfica. Esto elimina los inconvenientes de V-Sync y evita el desgarro de la pantalla.

Qué es G-Sync

Debido a que los monitores tienen un período de actualización fijo, y las tarjetas gráficas tienen una tasa de salida de imágenes variable, surgen problemas cuando las tarjetas gráficas envían imágenes demasiado rápido o demasiado lento para el monitor. G-Sync cambia la frecuencia de actualización del monitor para que funcione mejor con lo que la tarjeta gráfica está entregando, incluyendo hacer predicciones en tiempo real de la salida de la tarjeta gráfica en función del rendimiento reciente.

Nvidia llevó la compatibilidad de G-Sync a los ordenadores portátiles en 2015, entregando todos los beneficios de un monitor G-Sync a una pantalla de portátil. Curiosamente, Nvidia hace uso de su tecnología G-Sync sin depender del mismo chip que necesitan los monitores de PC independientes, sino que utiliza la tarjeta gráfica para controlar la salida y evitar los desgarres de la pantalla o el retraso de la entrada.

Diferencias entre G-Sync y FreeSync

G-Sync de Nvidia y FreeSync de AMD el mismo objetivo, solo que a través de diferentes métodos. Ambos combaten el desgarro de la pantalla empleando la tecnología de sincronización adaptativa. Sin embargo, G-Sync tiene una ventaja cuando se trabaja con velocidades de fotogramas bajas, que pueden surgir en momentos de alta carga gráfica.

Las velocidades de fotogramas más bajas harán que un monitor FreeSync recurra a los métodos tradicionales de V-Sync, lo que trae de vuelta los problemas anteriores del retraso de entrada o el desgarro de la pantalla si eliges deshabilitar V-Sync. Un monitor G-Sync no hace el mismo uso de V-Sync, sino que maneja los problemas de baja velocidad de fotogramas por sí solo.

Te recomendamos la lectura de nuestro post sobre ¿ Qué es AMD FreeSync ? ¿ Y para qué sirve ?

Otra diferencia importante es la naturaleza patentada de G-Sync, que requiere que se instale un chip Nvidia especial en el monitor. AMD FreeSync es un estándar abierto que hace uso de la tecnología DisplayPort preexistente, que ayuda a mantener el coste de fabricación bajo en comparación con los monitores G-Sync equivalentes.

Cuando obtienes un nuevo monitor G-Sync, no solo obtienes una pantalla capaz de manejar problemas con la frecuencia de fotogramas, la rotura de la pantalla y el retraso de entrada. Los nuevos monitores vienen equipados con las últimas mejoras para aprovechar al máximo 4K y HDR, con características como mejor retroiluminación y tecnología de puntos cuánticos para aumentar la profundidad de color entregada por los últimos estándares en HDR.

¿Merece la pena G-Sync?

Si estás buscando una pantalla que no interfiera con la fidelidad visual o el rendimiento del juego, deberías considerar un monitor G-Sync. Te ayudará a sacar el máximo provecho del resto de tu hardware sin forzar compromisos como el retraso de entrada. Para juegos competitivos y la mejor fidelidad visual de su clase, una pantalla G-Sync es una parte esencial del paquete. Tienes que tener en cuenta que solo funciona con las tarjetas gráficas de Nvidia GeForce 600 y superiores.

TE RECOMENDAMOS
Nvidia prepara la GeForce GTX 950Ti

Con esto finaliza nuestro artículo sobre qué es G-Sync, puedes dejar un comentario si tienes algo que aportar. También puedes compartirlo en las redes sociales para que pueda ayudar a más usuarios que lo necesitan.

Juan Gomar

Soy un apasionado de la tecnología en general pero principalmente de la informática y los videojuegos.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com