Sábado , diciembre 10 2016
Inicio / Realidad Virtual / Las Oculus Rift reducen sus requisitos de hardware de forma notable

Las Oculus Rift reducen sus requisitos de hardware de forma notable

Un gran inconveniente de los sistemas de realidad virtual en PC, es la necesidad de contar con un equipo muy potente y caro para mantener una experiencia de uso lo bastante fluida. Oculus ha estado trabajando para reducir la necesidad de hardware de sus Oculus Rift y con la nueva actualización de su software se han reducido de forma muy notable los requisitos mínimos necesarios para poder usarlas.

oculus-rift-reducen-sus-requisitos-de-hardware

La nueva actualización del software de las Oculus Rift ha activado la característica deformación espacial asíncrona (últimamente está muy de moda todo lo asíncrono), una avanzada tecnología que permite deformar el último freame generado para mantener una tasa de 90 FPS en el juego y así proporcionar una notable experiencia de uso en la realidad virtual.

Te recomendamos nuestra configuración de PC para la realidad virtual.

Ello supone que a partir de ahora se necesitara menos potencia de hardware para poder jugar con las Oculus Rift, bastará con una tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 960 junto a un precesador Intel Core i3 y 8 GB de RAM. Una reducción importante frente a los gráficos GeForce GTX 970 que eran requeridos hasta ahora y que hará a la Oculus Rift compatibles con equipos con un coste de 500 euros en vez de 800 euros.

Oculus ha anunciado también que el 6 de diciembre intorducirá una nueva característica para poder crear avatares personalizados y el evento Oculus First Contact que permitirá a los usuarios probar sus mandos Touch

Fuente: theverge

Sobre Juan Gomar

Soy un apasionado de la tecnología en general pero principalmente de la informática y los videojuegos.

Te recomendamos

Realidad Virtual: Todos los juegos anunciados en el E3

El evento sobre videojuegos más importante del año se esta celebrando actualmente Los Angeles, el …

  • Товарищ Кельты

    Bien, ahora solo falta que baje también el precio de las gafas lo suficiente como para hacerlas interesantes de cara al gran público, aunque fuese a costa de reducir prestaciones.