Fuentes de alimentaciónTutoriales

Errores a la hora de elegir una fuente de alimentación

Elegir una fuente de alimentación es un proceso en el que resulta especialmente fácil cometer una serie de errores bastante comunes. En este artículo, te vamos a desgranar los más importantes para ayudarte a hacer la elección correcta de tu fuente de alimentación.

Elegir la fuente basándose únicamente en la marca, o clasificarlas

Uno de los errores que más se suelen cometer con las fuentes de alimentación es generalizar la calidad de los productos de una marca concreta. Vemos con mucha frecuencia cómo hay gente que, ante la recomendación de una PSU, simplemente dice «compra X marca, o Y marca, que es muy buena».

La realidad es que lo que hay que tener en consideración es siempre el modelo, pues aunque todos los productos de una marca puedan tener similitudes en su inspiración, cada producto es un mundo: pueden tener fabricantes distintos, calidades radicalmente distintas, y sobre todo cada modelo puede ser más o menos competitivo en el mercado.

En este sentido, la mejor demostración se puede hacer con los productos de la marca EVGA. Hemos listado 36 gamas distintas lanzadas en los últimos años, y cada vez son más.

Lista de gamas de EVGA, entra y sorpréndete

G1
G2
G3 (Super Flower)
GQ
GD
GS (Seasonic)
G+
PQ
P2
B1
B2
NEXB
B3
BQ (HEC)
W1
N1
T2
BT
BV
G2L
BR
G3s
G7
GM (FSP)
GT
M1
G5
P3
GA
BA
W2 (Andyson)
B5
N2
BD
BP
PS
W3

Sí, 36 gamas, todas esas existen y la mayoría se venden en distintos mercados. Además, EVGA confía en un número muy heterogéneo de fabricantes. En la lista de arriba ponemos el fabricante de algunos modelos (entre paréntesis, y elegido aleatoriamente), para que veas la variedad que hay.

¿De verdad vas a generalizar que los productos de EVGA son malos o buenos? No, y no debes hacerlo con ninguna otra compañía. ¡Incluso si en un momento concreto no venden ningún mal producto!

En el mercado de las fuentes, como en muchos otros, es normal que muy pocas marcas fabriquen sus productos. La mayoría dejan la producción y normalmente el proceso de ingeniería en manos de otros.

Por ejemplo, navegamos por algunas comunidades y nos encontramos con soberanas tonterías, como esta lista que vemos en un grupo de Facebook que no tiene ningún fundamento. Es tan fácil de desmontar como que hoy en día todas las fuentes de NZXT son rebrands de Seasonic sin modificaciones (serie C) o con algunas mejoras (serie E). ¡Sitúan a NZXT en el nivel C y a Seasonic en el nivel A!

Si todo se reduciese a marcas «mejores» y «peores», ¿qué sentido tendría analizar los productos?

Está claro que hay excepciones, por la parte mala

Lo que está claro es que, a pesar de lo expuesto, hay algunas excepciones en el sentido de marcas que no ofrecen ningún producto bueno. Estas son sobradamente conocidas por todos en la escena del hardware, gracias a sus falsificaciones de certificados y especificaciones. Y es que su historial de fuentes de baja calidad justifica cierta presunción de culpabilidad cuando sacan un nuevo producto.

Aquí es precisamente donde se encuentra otro de los grandes errores a la hora de elegir una fuente de alimentación. El mercado está lleno de modelos de baja calidad con especificaciones falsas, sobre todo en rangos de precio bajos.

Si te ofrecen mucho por muy poco, es posible que haya truco. Confía en nuestra guía de fuentes para tener los mejores consejos, y si sospechas algo no dudes revisar información para que no te vendan la moto.

Digamos que lo más común son dos casos: marcas injustificadamente denostadas que en realidad tienen algunos productos muy buenos, o marcas veneradas que con frecuencia sacan modelos poco competitivos o incluso de mala calidad.

Que una marca fabrique sus productos no tiene por qué ser mejor

Hay otro tipo de usuarios que efectivamente saben que la mayoría de marcas no fabrican sus propios productos, y por ello crean un argumento basado en pensar que siempre es mejor comprar fuentes de una marca que las fabrique al 100%, o análogamente que no se deben comprar fuentes «rebrandeadas» (aquellas donde la marca compra un diseño ya hecho y le cambia la etiqueta).

Respecto a lo primero, es difícil encontrarle sentido. No se puede afirmar automáticamente que el propio fabricante vaya a hacer una fuente mejor que las que luego vende a otras compañías. Un ejemplo sencillo podría ser la gama Corsair AX Titanium. Esta se basa en la plataforma Prime Titanium de Seasonic, pero es mejor que esta última, ya que incorpora añadidos en protecciones (OCP en el raíl de 12V) y en control del ventilador (la Seasonic usa un controlador analógico básico, y la Corsair un microcontrolador digital de su propiedad que funciona mucho mejor). Mucha gente elegiría la Seasonic antes que la Corsair solo por su marca y por la fabricación propia. No tendría ningún tipo de sentido.

Y para lo segundo, justificarlo es mucho más sencillo. Aquí, la única justificación podría estar en cuestiones de garantía. Si sabes que el fabricante es mejor en su gestión de garantías que la compañía que rebrandea, tiene sentido elegir la primera opción. La cuestión es que puede ocurrir justo lo contrario. Vamos con otro ejemplo: EVGA tiene varias gamas que rebrandean a las Super Flower Leadex. Mientras que ellos suelen ser resolutivos con las garantías, en el caso de Super Flower no queda claro ni siquiera con quién se tiene que tramitar. Cerraron sus oficinas en Alemania hace tiempo, y la distribución pasó a ser responsabilidad de Caseking, así que quizás se gestione la garantía con ellos. ¡Menudo lío! ¿Te comprarías la «fuente original» al mismo precio en este caso, o irías al rebrand con mejor servicio de garantía?

La elección de potencia, un asunto peliagudo

Elegir la potencia de la fuente de almentación correctamente es uno de los procesos más fundamentales, sin duda. Y en este sentido hay una serie de mitos muy importantes que debemos combatir.

Hay muchos motivos infundados para elegir una potencia más alta de la cuenta. Por ejemplo, quien sostiene que hay que darle un margen excesivo a la fuente por motivos de durabilidad. Es obvio que tener un margen holgado de potencia es bueno a largo plazo, pero esto deja de ser así cuando priorizamos la potencia sobre la calidad. Y es que, si nuestra fuente mínima es de 450W (por ejemplo), es mucho mejor elegir una opción de 550W de buena calidad que una de 650W de calidad peor. Sí, es un 18% más de potencia, pero eso no significa que sea un 18% más de durabilidad, ni de calidad de componentes ni tan siquiera de sonoridad.

No siempre es así, pero a veces las versiones de más potencia son más ruidosas.

En este sentido, hay muchísimas gamas de fuentes en las que los modelos de menos potencia son los más silenciosos. Esto se debe a que, como en realidad los modelos de mayor potencia no tienen grandes cambios internos, necesitan usar ventiladores más potentes para refrigerarse. Si el controlador del ventilador no cambia, entonces se convertirá en una fuente más ruidosa en todos los sentidos.

Sigue leyendo porque en el apartado dedicado a la eficiencia te desgranaremos más mitos asociados a la potencia. ¡Y son muy repetidos!

Errores de concepto: 80 Plus no certifica calidad

Otro de los errores más cometidos está en considerar automáticamente que una fuente es mejor que otra si tiene un certificado 80 Plus superior.

Debéis tener en cuenta dos cosas. Lo primero es que 80 Plus solo se basa en la eficiencia para dar sus certificados, y esta no es una forma totalmente fiable y automáticamente de medir la calidad.

Es cierto que hay varias mejoras que aplicar a una fuente para que sea más eficiente, pero la correlación con la calidad y la fiabilidad no es absoluta. Podemos, por ejemplo, encontrar fuentes 80 Plus Gold con condensadores de muy dudosa calidad que podrían durar pocos años, o ventiladores de calidad pésima.

Lo segundo es que, aunque su importancia apunte a lo contrario, las pruebas que hace 80 Plus son muy rudimentarias. Básicamente dan los certificados en base a tres puntos de eficiencia (o 4 en Titanium) con un equipamiento que ni siquiera se conoce. Llevan años estancados aprovechando su fama, y es que precisamente debido a estos errores de concepto todo el mundo le da una importancia superior a la real.

80 Plus ya tiene una alternativa mejor, y ni siquiera sirve para determinar la calidad instantáneamente

A estas alturas, y como cabe esperar, los anticuados certificados 80 Plus ya tienen una alternativa. Se trata de Cybenetics, una compañía que hace pruebas muchísimo más avanzadas, con miles de puntos de testeo distintos para dar sus certificados, y una metodología totalmente transparente. También certifican sonoridad, teniendo las certificaciones ETA de eficiencia y LAMBDA de ruido.

La cuestión es que ni siquiera un certificado Cybenetics sirve para determinar automáticamente la calidad. ¡Solo estaremos analizando dos de los muchos criterios que se deben tener en cuenta!

La falsa relación entre 80 Plus y potencia

Otra asociación errónea que se suele hacer es que una fuente de una potencia concreta puede entregar más o menos al PC según el certificado 80 Plus que tenga. Es decir, se leen disparates como «esta fuente de 500W es 80 Plus, tiene una eficiencia del 80% así que es de 400W reales (80% de 500)».

La realidad es que esto no funciona así. Cuando una fuente tiene una potencia concreta (se le denomina potencia nominal), entonces significa que garantiza que puede dar esa cantidad de salida. En cambio, lo que se certifica con 80 Plus son las pérdidas energéticas que ocurren entre la entrada y la salida de la fuente, es decir, en su interior.

Así, la diferencia entre una fuente de 500W con una eficiencia del 80% y una con el 90% es que la primera consumirá 625W de la red eléctrica (625*0.8=500) para entregar esos 500W, y la otra consumirá 555W de la red (555*0.9=500) para la entrega de los 500W.

Tened en cuenta que esta es una idea simplificada, pues la eficiencia de una fuente depende de su carga.

Nuestra argumentación se prueba rápidamente. Y es que, si entramos a los informes de prueba de 80 Plus de cualquier fuente de una potencia concreta, se confirma lo que estamos diciendo: la compañía define el «100% de carga» como la potencia nominal de salida. Arriba os dejamos ejemplos con un par de fuentes de 550W, veréis que al 100% de carga la salida es igual (aproximadamente 550W) y lo que realmente cambia es la energía que desperdician de la entrada.

El mito del 50%

Muchos dicen que hay que comprar una fuente con el doble de capacidad que el consumo de nuestro PC, para maximizar su eficiencia y fiabilidad. Esto se basa en que, dentro de los requisitos de 80 Plus, se exige más eficiencia al 50% de carga. Pero recordad que 80 Plus solo tiene en cuenta otros dos puntos de carga, el 20% y el 100%.

En la práctica, sabemos que la mayoría de fuentes actuales tienen su pico de eficiencia entre el 30 y el 70% de carga, aproximadamente.

La cuestión es que en los modelos más modernos a partir del 10 o 20% las diferencias son muy pequeñas, de tal manera que ningún usuario doméstico las notará en su consumo energético. En cambio, a partir de cargas inferiores se desploman, comprar una fuente del doble de potencia hará que estemos más tiempo en esas regiones de baja eficiencia, invalidando totalmente el argumento.

Y respecto a la durabilidad, la realidad es que si quieres asegurar este aspecto has de centrarte en la calidad de la fuente más que en la potencia. Una opción de gama media-alta de 650W en tu equipo mono-GPU va a durar más que una de gama baja de 800W. Las fuentes de más calidad están preparadas para aguantar 24/7 el 100% de su carga a temperaturas ambiente muy elevadas, de al menos 40ºC. Esto no es así con modelos inferiores.

Saber más sobre qué es 80 Plus

Si quieres saber más sobre qué es 80 Plus, tenemos un genial artículo en nuestro foro.

Otros signos que no tienen por qué indicar calidad

Hay muchísimos mantras del márketing con los que las marcas nos bombardean para presumir de sus productos, cuando en realidad es probable que no tengan mucho que ver con la calidad. Veamos unos ejemplos.

Condensadores japoneses

Los condensadores japoneses se suelen considerar un signo de calidad inmediato, ya que se cree que su calidad supera de manera clara e indiscutible a modelos chinos/taiwaneses. Lo cierto es que dentro de estos últimos hay muchísimas opciones de calidad pésima, mientras que todos los japoneses llegan a unos niveles de calidad mínimos. Pero esto no significa que haya condensadores chinos y taiwaneses buenos, que los hay.

La cuestión es que la idea de que «los japoneses son mejores» se cumple en muchos casos, ya que lo más normal es que los fabricantes apuesten por condensadores chinos para fuentes más básicas y dejen los japoneses para las mejores. Pero esto no es siempre así, encontramos muchas fuentes con interiores obsoletos, malos rendimientos, ventiladores poco durables… y que luego incorporan condensadores japoneses para basar todo su márketing alrededor de estos.

Un ejemplo contrario son las fuentes Corsair RM. Son de las pocas fuentes de gama alta que usan condensadores taiwaneses. La cuestión es que Corsair ha sido inteligente y ha elegido una serie bastante reputada del fabricante Elite, con una durabilidad equiparable a muchos modelos japoneses.

Cuando no hay información suficiente sobre la calidad de cada modelo concreto, generalizar por marcas se puede volver la única opción. Es algo que tiene cierto sentido con los condensadores, pero no en las fuentes en sí, donde la información es muchísimo más accesible.

Recordad también que muchas fuentes básicas tienen condensadores primarios japoneses, pero secundarios de menor nivel. Los condensadores primarios no son más importantes que los secundarios.

Aún podríamos ir más allá, teniendo en cuenta que la refrigeración de los condensadores es algo tan importante o más que su calidad. Unos condensadores de calidad mediocre muy bien refrigerados pueden durar más que unos japoneses de buena gama con una pésima disipación de calor. En todo caso, es algo de lo que solemos abstraernos pues es muy difícil de medir y cuantificar. Pero la idea está ahí.

Raíl único de 12V

Otro mantra repetido hasta la saciedad en márketing es el típico punto «¡¡Potente raíl único de 12V!!». La realidad es que, a día de hoy, una fuente multirraíl añade una capa extra de seguridad que, si bien no es imprescindible, es costosa de implementar. A los equipos de márketing les sale a cuenta crear la fábula de que 1 raíl es siempre mejor, al fin y al cabo ahorra costes a la compañía.

Modo semi-pasivo

El modo semi-pasivo consiste en mantener el ventilador apagado siempre y cuando la carga del PC no sea alta. Es decir, cuando la fuente se pueda refrigerar bien sin necesidad del ventilador, este estará apagado. Hay dos mitos asociados a este modo:

  • Tener un modo semi-pasivo es imprescindible a la hora de elegir una fuente silenciosa.
  • Toda fuente semi-pasiva es de calidad.

Lo primero es radicalmente falso, teniendo en cuenta que en el mercado hay muchas fuentes con ventiladores virtualmente inaudibles. Esto se consigue mediante una combinación de buena calidad y un control de la ventilación relajado. Un ejemplo muy representativo es la Be Quiet! Straight Power 11 Gold, que analizamos en la web y es una de las fuentes más silenciosas del mercado: no usa un modo semi-pasivo.

Lo segundo también lo es. Si bien es cierto que la mayoría de fuentes semi-pasivas lo son porque efectivamente su calidad de componentes les permite prescindir del ventilador una buena parte del tiempo, no tiene por qué ser así. Teniendo en cuenta en fuerte punto de márketing que es este, modo muchos fabricantes incluyen modos semi-pasivos a fuentes que no deberían tenerlo.

Además, nuevamente volvemos al mismo tema que el de la eficiencia: tener buenos componentes internos tampoco es el único signo directo de calidad. Hay fuentes que además de ser semi-pasivsa tienen buenos componentes, pero eso no las libra de problemas como un mal rendimiento eléctrico, o protecciones mal configuradas.

Cableado modular

Finalizamos con un mito que tampoco es que requiera una gran explicación por nuestra parte. La cuestión es que hemos encontrado sitios web que afirman disparatadamente que las fuentes modulares son «más silenciosas» o «de mejor calidad«.

Volvemos, por enésima vez, a un caso como el anterior. ¡Que la mayoría de fuentes de calidad sean modulares no significa que la modularidad sea un signo de calidad! Como ejemplo de fuente modular muy buena siempre pondremos a la Bitfenix Formula, que está a años luz de decenas de fuentes modulares que encontramos en el mercado.

Tenemos un artículo sobre fuentes modulares en el que podrás consultar toda esta información y más, una lectura sin duda recomendada 😉

Palabras finales y conclusión

A la hora de elegir una fuente de alimentación, se pueden cometer una gran cantidad de errores basados en conceptos mal entendidos o mitos. Esto no es culpa del usuario, sino más bien de la gran desinformación que existe al respecto.

En este artículo hemos desgranado los que, a nuestro juicio, son los errores más cometidos. Entre ellos, pensar más en la marca que en el modelo a la hora de elegir es uno de los más equivocados. Asociar automáticamente una marca con tener productos de calidad es una mala opción, pues incluso aunque fuese cierto en muchos casos se estaría comprando fuentes más caras o menos competitivas solo por la marca. ¡Modelos, no marcas, recuérdalo siempre!

De todo lo expuesto, lo que para nosotros ha sido lo segundo más importante es el gran mito del 80 Plus. Muchísima gente asocia directamente estos certificados con calidad. En la práctica, no son un indicativo directo, pues solo tienen en cuenta la eficiencia, que es uno de los muchísimos aspectos importantes en la calidad de una fuente.

Te recomendamos la lectura de alguno de nuestros artículos sobre Hardware:

  • Tipos de conectores en fuentes de alimentación.
  • Cómo elegir un SAI paso a paso para proteger tu equipo de cortes de luz.
  • Te ayudamos a comprar tu tarjeta gráfica con estos consejos y claves
  • ¿Qué fuente de alimentación necesito para la RTX 3080 y RTX 3090?

Naturalmente, también nuestra guía actualizada de fuentes de alimentación, en la que damos un montón de consejos para que hagas la elección correcta.

También tenemos muchos artículos sobre curiosidades de la tecnología que recomendamos leer. Por ejemplo, una excelente guía explicativa de la red de satélites Starlink de Elon Musk.

Hay muchísimos mitos y desinformaciones más, que hemos ido explicando a lo largo del artículo. Esperamos que te haya resultado de ayuda para mejorar la manera en que eliges una fuente de alimentación. Ante cualquier duda o cuestión, no dudes en indicarla en los comentarios.

Breixo Gómez

Apasionado del Hardware, exigente con la calidad de los productos. Intento aprender lo máximo cada día. No dudes en dejarme cualquier duda o sugerencia en los comentarios ;)
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba