Fuentes de alimentaciónTutoriales

Cómo usar una fuente ATX como AT para revivir un ordenador viejo

Si quieres hacer un PC retro, que tu plataforma use fuentes AT puede ser un reto bastante importante. Y es que, si planeas usar una fuente nueva para revivir un equipo extremadamente viejo y exhibirlo, has de saber que todas las fuentes actuales usan el estándar ATX, que es el más usado desde hace dos décadas. Pero no te rindas: si quieres usar una fuente actual en tu equipo retro, es muy posible que puedas hacerlo si ese PC usa el estándar AT.

Así que, ¡quédate a leer y descubrirás si puedes darle una nueva vida!

Fuente AT

Introducción: los estándares que definen cómo funcionan las fuentes de PC

Lo primero que debemos hacer es explicar exactamente para qué sirve un estándar como el ATX o el AT. Básicamente definen un conjunto de reglas y formas de funcionamiento necesarias para garantizar la compatibilidad universal de todas las fuentes de alimentación con todas las plataformas. Imaginaos que cada fuente de alimentación para PC tuviera voltajes de salida totalmente distintos, conectores para el PC con formas distintas y esquemas eléctricos distintos, o que no tuviesen la misma manera de encenderse y apagarse.

Afortunadamente, existen estos estándares en los que se define de manera precisa todo lo relativo al funcionamiento de una fuente de alimentación. Uno de los primeros estándares de PC fue el AT, desarrollado por IBM a partir de los años 80.

En la actualidad, lo que tenemos en las fuentes de alimentación es el estándar ATX (Advanced Technology eXtended). Este está desarrollado y mantenido por Intel, que lo publicó por primera vez en 1995 y desde entonces viene recibiendo nuevas versiones con pequeñas variaciones en sus características. Por ejemplo, si tomamos como referencia una de las últimas guías de diseño del estándar ATX (de junio de 2018), vemos que se definen aspectos como:

  • Sistemas de protecciones requeridos y recomendados, y sus características.
  • Voltajes de salida que hay (raíles) y cuáles son sus valores aceptables.
  • Los conectores de alimentación a usar y sus límites de corriente.
  • Límites de interferencias electromagnéticas con otros aparatos electrónicos.
  • Cosas tan específicas como en qué orden debe encenderse cada raíl, o qué estándares de eficiencia energética en standby se deben cumplir.

No solo son estos que os hemos mencionado arriba, también hay muchísimo más, como podéis comprobar por vosotros mismos en el documento.

Hay pequeñas variaciones de este estándar, que básicamente tienen que ver con el formato físico de la fuente. Así que sí, todas las fuentes que podemos comprar hoy en día usan el estándar ATX, pero puede variar su factor de forma (ATX, SFX, TFX…). En el futuro, seguramente pasemos a hablar del estándar ATX12VO, aunque eso ya es otro tema.

Pues bien, ya sabemos que el estándar ATX lleva más de dos décadas a la orden del día. Por la banda del AT, lo encontraréis en equipos que usen plataformas lanzadas entre 1981 y 1995 (o 1997), en la mayoría de ellos. Algunos ejemplos pueden ser los PC con CPU Pentium original de 1993, o un Intel 486.

ATX y AT comparten formato físico

Una vez entendido qué significa un estándar de una fuente de alimentación, es la hora de ver las diferencias entre ATX y su predecesor AT. A partir de ellas, estableceremos los pasos necesarios para convertir una fuente ATX en AT.

Lo primero que debéis saber, y que es fundamental, es que las fuentes ATX y AT tienen el mismo ancho y alto, además del mismo sistema de montaje. Esto implica que no tendréis que ingeniar ninguna manera de montar una fuente ATX en una caja AT, algo fundamental para exhibir tu PC antiguo en su caja original. Entonces, las grandes diferencias están a nivel eléctrico y de conexiones.

Diferencias eléctricas: convirtiendo de ATX a AT

Veamos entonces el quid de la cuestión: qué diferencias eléctricas hay entre una fuente ATX y una AT y cómo podemos “compensarlas” o “parchearlas” para usar una fuente actual como si tuviese el estándar AT.

Conectores fuente AT (P8 / P9)
Conectores P8/P9. Enseguida los descubriréis.

Las fuentes de alimentación AT usan raíles de alimentación de +12V, -12V, +5V y -5V. Todas las fuentes ATX cuentan con ellos, a excepción del de -5V, que afortunadamente casi ningún equipo AT lo necesita, a excepción de algunas placas ISA de IBM. Es decir, hemos superado otra barrera fundamental en el paso de ATX a AT: ¡los voltajes son compatibles!

Pero esto no es todo. En fuentes de alimentación tenemos dos señales que son fundamentales para su funcionamiento. Por una parte está la PWR_GOOD, que indica si la alimentación se está realizando correctamente, que tanto en AT como en ATX es de 5V por lo que son compatibles. Por otra, está la PWR_ON que indica a la fuente de alimentación que debe encenderse. No tenemos un equivalente en AT, pero ahora veréis que no es un problema.

Donde sí o sí tenemos que hacer cambios es en los conectores. Una placa base AT usa para alimentarse a sí misma y a la CPU un par de conectores de 6 pines cada uno, en oposición al conector de 24 pines de las fuentes actuales.

Conector fuente de alimentación ATEste conector sigue el esquema eléctrico que veis arriba, que evidentemente es radicalmente incompatible con un ATX habitual. Sin embargo, afortunadamente a día de hoy se pueden conseguir cables para adaptar los 24 pines ATX a 12 pines AT por muy poco dinero. Por ejemplo, lo podemos encontrar en Amazon a apenas un par de euros:

winwill 20P ATX a 2 puertos 6 pines AT PSU convertidor cable de alimentación para ordenador 286 386 486
Material: PVC.; Color: el que se muestra en la imagen.; Longitud: 20 cm. Cantidad: 1 unidad. Peso neto: 48 g.
2,99 EUR

Última actualización el 2020-12-05

Como os dijimos antes, no se puede encender una fuente ATX directamente desde una placa AT. Para ello, hay dos opciones de adaptadores:

  • Aquellos que dejan el PWR_ON puenteado por lo que la fuente funcionará siempre que esté enchufada y el interruptor de alimentación en posición de encendido.
  • Los que, en vez de puentear el PWR_ON, ponen algún tipo de interruptor entre medias para darnos una vía más de encender la fuente, desde el propio adaptador.

Adaptador fuente ATEn el ejemplo que pusimos arriba, se usan dos conectores de tipo espada, simplemente habrá que conectar el cable verde con el negro para tener la fuente encendida, y luego soltarlo o apagar el interruptor de atrás, según se desee.

Ten mucho cuidado: estos conectores se podrían conectar del revés. Fíjate en la imagen de arriba para hacerlo correctamente. Hay una regla típica en este sentido, “negro a negro”, es decir, que los cables de color negro tienen que estar uno junto al otro, si es “rojo a rojo” entonces lo estás conectando mal.

También debes comprobar si el adaptador parte de 24 pines o de 20. Es importante porque en el estándar ATX el conector principal tenía 20 pines en el pasado. Si el adaptador es de 20, comprueba si tu fuente separa su conector de 24 pines, hay muchas donde esos 4 pines de sobra son separables por motivos de retrocompatibilidad.

Alternativas más sofisticadas

Debéis tener en cuenta que estos adaptadores no proveen ningún tipo de protección si algo va mal, por ejemplo si montas la CPU del revés y provocas un cortocircuito. Esto es algo a tener muy en cuenta cuando estamos hablando de piezas de PC bastante valiosas, ya sea sentimental o económicamente.

Si recurres a adaptadores, haz el montaje con cuidado pues un error de montaje que provoque un cortocircuito podría matar tu hardware antiguo.
Conversor inteligente fuentes AT
Conversor inteligente fuentes AT

Hay proyectos como el ATX2AT Smart Converter que involucran un sistema de control complejo que asegura las protecciones, aunque no encontramos dónde comprarlo. Sí que podéis consultar su código fuente y fabricarlo por vuestros propios medios, en virtud del hardware de código abierto. Pero evidentemente no es una solución para todos y solo tiene sentido en proyectos especialmente serios.

Otros conectores que podrían estar presentes

Debéis tener en cuenta además qué otros conectores pueden estar presentes en vuestro equipo AT. Afortunadamente, lo más probable es que se trate de uno de dos casos: o un conector Molex de 4 pines, o un Berg (Floppy), también de 4 pines.

En el primer caso, estará presente en absolutamente cualquier fuente de alimentación actual, así que no os preocupéis. Es probable que lo encontréis en algunos discos IDE.

Respecto al segundo, sí que es más probable que no esté en la fuente, pues está cayendo en desuso. Pero no hay motivos para preocuparse, el mercado todavía está lleno de adaptadores de Molex a Floppy:

Rhinocables Divisor de la energía del Cable 5.25" Molex a 2 x 3.5 Floppy
Cable del divisor de 5,25" a 2 x 3.5" Floppy; 4 Pin Molex de 2 x 4 Pin Mini Spox (conector de unidad de disquete)

Última actualización el 2020-12-05

Una excepción: equipos que no usan ni AT ni ATX

Debéis tener en cuenta que, por desgracia, en el mercado hay muchos ejemplos de equipos que no siguen ni el estándar ATX ni el AT con sus fuentes de alimentación. Precisamente, es una demostración del caos que provoca el ejemplo del que hablábamos antes: muchos equipos premontados de marca tienen fuentes que siguen estándares personalizados, de tal forma que sus conexiones no son estándar. Esto dificulta mucho el reemplazo de la fuente, y nos deja básicamente dos alternativas:

  • Conseguir el esquema de pines de la fuente, con un multímetro si funciona o inspeccionando su interior si no lo hace. Es algo bastante tedioso y con cierto peligro, que prácticamente daría para otro artículo.
  • Buscar el modelo de fuente original e intentar comprar una unidad funcional en Internet.

Como veis, se trata de un auténtico engorro. Tener una placa con conexiones personalizadas y no estandarizadas puede ser una auténtica piedra en el camino a la hora de restaurar un PC antiguo. Por ejemplo, ocurrirá con algunos Compaq de la época.

Palabras finales y conclusión sobre las fuentes ATX a AT

Conector fuente ATLas fuentes de alimentación que tenemos actualmente funcionan bajo el estándar ATX, desarrollado por Intel y publicado en 1995. Este tuvo como predecesor el AT, muy usado en años anteriores y desde los 80.

Resulta evidente que el hardware antiguo es de interés para mucha gente. Hay quien consigue procesadores y placas base realmente viejos e intenta restaurarlos para que funcionen. En caso de que sea un equipo AT, la fuente de alimentación puede ser un impedimento bastante grande: es muy probable que la del PC original no funcione y haya que encontrarle un reemplazo.

Para toda esa gente hemos escrito este artículo, explicando cómo se puede convertir una fuente ATX normal para funcionar en un equipo AT sin problemas.

Afortunadamente, las diferencias entre ambos estándares no son lo suficientemente sustanciales como para que haya que hacer grandes cambios. Si el equipo usa una fuente AT, entonces simplemente tendremos que comprar un adaptador para su conector principal. Los voltajes de salida y las señales serán compatibles con una fuente ATX. ¡Los conectores auxiliares que necesitemos serán seguramente Molex de 4 pines, que están presentes en las fuentes actuales!

Otra historia son los PC con fuentes no estándar, donde una adaptación ya es un reto mucho mayor.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda, ya sea para aprender más sobre las fuentes de alimentación o porque estás inmerso en la restauración de un PC antiguo. ¡Gracias por leernos!

Breixo Gómez

Apasionado del Hardware, exigente con la calidad de los productos. Intento aprender lo máximo cada día. No dudes en dejarme cualquier duda o sugerencia en los comentarios ;)
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba