Reviews

Como rinde un AMD Athlon 220 / 240GE con una tarjeta gráfica dedicada

Después de haber analizado los Athlon más redientes de AMD, hemos visto interesante hacer una comparativa entre AMD Athlon 220/240GE con tarjeta gráfica dedicada. ¿El objetivo? Analizar y comprar el rendimiento que nos ofrecen los gráficos integrados Radeon Vega 3 de estos nuevos procesadores frente a una GPU dedicada de gama media como es la Nvidia GTX 1660 Ti, concretamente el modelo ROG Strix de Asus.

AMD Athlon 220/240GE con tarjeta gráfica dedicada

A nuestro juicio, será interesante saber el rendimiento de un procesador tan económico como es este Athlon orientado a estaciones multimedia al que le vamos a incorporar una GTX 1660 Ti para montar lo que sería un PC Gaming básico con una tarjeta relativamente potente. ¿Creéis que las mejoras en rendimiento serán muy grandes?

Potencia de un IGP vs tarjeta gráfica dedicada

Evidentemente la potencia gráfica de un IGP integrado en un procesador tan básico como es este Athlon frente a una GPU que cuesta casi 300 euros más que esta CPU sea obvia, lo sabemos. Pero la idea de esta comparativa, es ver hasta donde son capaces de llegar estos gráficos integrados de tres núcleos y 192 shaders con arquitectura Vega, frente a una tarjeta de nueva generación orientada a PC gaming de gama media.

De igual forma, veremos si realmente merecería la pena sacrificar la potencia de una CPU Core i5 o Ryzen 5 ahorrando nuestro dinero en beneficio a una tarjeta dedicada potente para un hipotético PC gaming básico dentro de un pequeño chasis ITX.

Para ello, vamos a ver primero la ficha técnica de los elementos que entran en juego y luego haremos pruebas con test sintéticos (benchmarks) y midiendo los FPS en los juegos actuales. Sin más dilación, comencemos esta comparativa entre AMD Athlon 240GE vs tarjeta gráfica dedicada.

Recordemos que los resultados con el AMD Athlon 220GE en juegos fueron exactamente los mismos, así que esta comparativa es extensible a este modelo.

Características técnicas y equipo de pruebas

AMD Athlon 220/240GE con tarjeta gráfica dedicada

BANCO DE PRUEBAS

Procesador:

AMD  Athlon 240GE

Placa Base:

MSI B350-I PRO AC

Memoria RAM:

16 GB G.Skill Sniper X (3600 MHz)

Disipador

Disipador de stock

Disco Duro

Adata SU750

Tarjeta Gráfica

Integrada / Asus ROG Strix GeForce GTX 1660 Ti

Fuente de Alimentación

Be Quiet! Dark Power Pro 11 1000W

Pues aquí tenemos las principales credenciales de los componentes que vamos a utilizar para obtener los resultados de rendimiento y puntuaciones de benchmarks.

Por parte de la CPU que dará vida al banco de pruebas, tenemos un chip con arquitectura Zen de segunda generación y proceso de fabricación de 12 nm en el que AMD ha incorporado una gráfica integrada Radeon Vega 3 (IGP) de tres núcleos con un recuento de shaders activos de 192, recordando que puede llegar a ofrecer hasta 704 en los modelos de mayor coste.

Evidentemente es una CPU orientada a ser usada en pequeños ordenadores de escritorio fijos con propósito de navegación web, reproducción de contenido multimedia e incluso gaming muy básico o al menos ese es el objetivo de la marca. La configuración de chasis y placa idóneos será el formato ITX, ya que es una CPU con un TDP muy bajito y poco calentamiento.

Por parte de la GPU Nvidia poco tenemos que decir a estas alturas. Es una tarjeta gráfica destinada a la gama media con un coste relativamente elevado y arquitectura Turing de 12 nm. Su terreno de confort será el gaming en resolución Full HD (1080p) con gráficos medios/altos tal y como demostró en su respectiva review, aunque con una CPU muchísimo más potente que la que nos ocupa hoy.

Benchmarks y test sintéticos

Pues nada, vamos a pasar a ver los resultados que hemos obtenido en los test sintéticos de nuestro equipo con y sin tarjeta gráfica. Se han probado los siguientes programas:

  • 3Dmark Fire Strike (normal)
  • VRMark

Al ser una CPU tan básica, la lista de benchmarks se reduce bastante, aunque daremos algunos resultados extra comparándolos con otros registros entregados por la GTX 1660 Ti el día de su review.

Los drivers están actualizados a su última versión en ambos casos, versión 430.64 para Nvidia y Radeon Adrenalin 19.4.3.

AMD Athlon 220/240GE con tarjeta gráfica dedicada benchmarks AMD Athlon 220/240GE con tarjeta gráfica dedicada benchmarks

Pues esto es lo que es capaz de hacer una CPU Athlon de 67 euros si le metemos una tarjeta dedicada, y lo cierto es que no está nada mal.

Para empezar, es bastante evidente que la GPU integrada en el Athlon no es rival para toda una GTX 1660 Ti, y lo cierto es que esperábamos un poco más de este Athlon, quizás si le hubieran activado algunos shaders los resultados hubieran mejorado algo. Es cierto que la reproducción de contenido multimedia en Full HD y 4K es buena, pero a esos tres núcleos gráficos se le puede sacar un poco más por este precio.

En términos numéricos, tenemos una gráfica el 429% más cara que una CPU, y los resultados arrojados son de un 60% más de rendimiento con la GTX en Fire Strike y de un 614% en VRMark. Ciertamente son dispares, pero siempre muy superiores.

Y como datos extra, también hemos aprovechado para realizar el resto de típicos test con 3DMark Fire strike Ultra y Time Spy.

AMD Athlon 220/240GE con tarjeta gráfica dedicada benchmarks

Los hemos comparado con los que en su día arrojó esta GPU en nuestro banco de pruebas con un procesador Intel Core i9-9900K de 500 euros. Y fijaos qué cerquita se quedan los resultados sintéticos, en Fire Strike Ultra y Time Spy, lo que demuestra que una GPU dedicada, en determinadas tareas, va a rendir bien casi de forma independiente de la CPU. Eso sí, en Fire Strike normal (benchmark en 1080p) la diferencia se amplía mucho y esto se va a traducir en muchos más FPS en resolución Full HD.

Rendimiento en juegos

Pues ahora pasaremos a ver lo que le resultará más interesante a los usuarios y es el rendimiento en los juegos ¿Realmente un Athlon puede manejar los juegos actuales al mínimo?

Lo cierto es que definitivamente no, pero hemos elaborado esta tabla con nuestros seis juegos más utilizados en la actualidad. En ella recogemos en primer lugar, los resultados de FPS registrados por el AMD Athlon con su GPU integrada en gráficos bajos a 720p, en el segundo, el Athlon con la GTX e idéntica calidad gráfica y en el tercer lugar, los resultados del Athlon + GTX en resolución Full HD en calidad alta.

Ya sabéis que más de 50 FPS implica una experiencia de juego buena o muy buena.

AMD Athlon 220/240GE con tarjeta gráfica dedicada FPS

Definitivamente en esta comparativa podemos decir una cosa, es posible jugar dignamente a 1080p y calidad alta con una CPU Athlon y una GPU dedicada, y así lo demuestran los datos. Tenemos en todos los casos un recuento de FPS superior a 50, y en algunos casos rozamos los 100 como en DOOM. Así que, si algún usuario tiene un hipotético PC antiguo o tiene el presupuesto justo para un nuevo PC Gaming, el disfrute es posible. Además, hay 1660 Ti en el mercado más baratas y de igual rendimiento, así que, seamos prácticos, una tarjeta ITX aquí nos vendría genial.

Respecto a los valores en 720 y calidad baja con la GTX, es cierto que obtenemos más FPS, pero la diferencia con 1080p es muy pequeña y la calidad sube muchísimo. Esto solo demuestra que comprarse una GTX para jugar a 1280x720p no es una opción.

Finalmente tenemos el rendimiento de la GPU integrada Radeon Vega 3 del Athlon 240GE. Claramente no da la talla, con absolutamente todo al mínimo no pasamos de los 20 FPS, así que la jugabilidad es mediocre. Eso sí, se nos ocurre un par de usos interesantes para gaming con solo la GPU integrada, el primero usar emuladores de Nintendo, MS-DOS y máquinas recreativas y disfrutar de esos juegos míticos, y el segundo, jugar a títulos de rompecabezas, plataformas y otros de anteriores generaciones como Prince Of Persia. Estos sí serán disfrutables, así que seamos creativos, opciones las hay.

Conclusión acerca de la comparativa de AMD Athlon 220/240GE con tarjeta gráfica dedicada

Pues llegamos al final de esta pequeña comparativa, y si algo nos ha quedado claro, es que una GPU integrada no da la talla para su uso en gaming. Son 3 núcleos a 1000 MHz, y presenta un rendimiento muy similar a la GPU integrada Intel UHD Graphics, pero inferior a los Intel UHD Graphics 630, y nos hubiera gustado que no fuese así.  De hecho, sería muy interesante enfrentar estas dos IGP con dos CPU similares, como por ejemplo estos Athlon y los Celeron o los Pentium Gold, así que haremos lo posible para traerla.

Pero también podemos sacar otra segunda cuestión en claro, y es que es posible montar un PC gaming capaz de mover gráficos a 1080p y calidad alta con la combinación de una tarjeta de gama media y un simple Athlon con placa ITX normalita y 16 GB de memoria también normalita. Algo muy interesante para usuario con presupuestos muy ajustados y que su única opción es sacrificar rendimiento de la CPU para obtener una buena GPU.

Y por vuestra parte, ¿Qué os ha parecido esta comparativa? ¿Pensáis que esta CPU Athlon es una buena opción frente a CPU más caras? ¿Esperabais más del IGP Radeon Vega 3? Podéis comentar vuestras conclusiones en la caja de comentarios.

José Antonio Castillo

Graduado en Ingeniería en Tecnologías Industriales. Amante de la informática, el gaming y casi cualquier deporte de motor.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
  • Alfre2D2
    • Alfre2D2

      Lo pongo por que me pareció curioso…

  • Geralt4

    No entiendo la necesidad de querer pedirle peras al olmo, por si solo no es un procesador para gaming y punto, para jugar se necesita de cierta fluidez, es un excelente producto para acompañar con una gpu y esta perfecto el análisis.

  • yattote

    Interesante la review en la que se demuestra que esta CPU solo sirve para ofimatica y en gaming solo sirve como mucho para ejecutar el buscaminas y algun que otro juego muy antiguo. Para alguien que busque una integrada minimamente decente para jugar tiene que irse o a la R3 2200G o mejor a la R5 2400G. Y si lo que se quiere es una plataforma de juego lo más barato posible y usar una gráfica dedicada, lo suyo que es que se pille por 15 euros más el Ryzen R3 1200 que para juegos de hoy en dia agradecerá esos 2 nucleos fisicos de más respecto al Athlon.

Botón volver arriba