Tutoriales

Características de la placa base antes de comprar una

Conocer las características de la placa base es una tarea obligatoria para cualquier usuario que quiera montar su propio PC por piezas, o que quiera actualizar su equipo de trabajo. Elementos como el chipset, los puertos de conexión, ranuras PCI-Express y almacenamiento serán necesarios conocer a la hora de elegir la mejor placa base. Te traemos de primera mano estos elementos que consideramos de especial importancia y que determinarán en gran medida la configuración final y rendimiento de tu nuevo PC.

Características de la placa base

También intentaremos siempre aconsejarte a la hora de elegir dichas especificaciones, porque de su capacidad van a depender por ejemplo el SSD que elijamos comprar y la cantidad y velocidad de la memoria RAM.

La función de la placa base en un PC

La placa base, tarjetas madre o motherboard en inglés, es el elemento central de cualquier PC. Su función es la de dar soporte e interconectar a todos los dispositivos internos de un ordenador, ya sea de escritorio, portátil o incluso móviles. Decimos esto porque prácticamente cualquier aparato electrónico cuenta con una placa base, aunque sin duda una de las más complejas es precisamente la de un ordenador.

Dependiendo de la placa base que tengamos, la capacidad del equipo será más limitada o no, tanto en potencia como en capacidad, ya que de ella va a depender en gran medida los componentes que podamos instalar. Es por eso que las placas base las podemos dividir en función de su plataforma, refiriéndonos el chipset y al socket de la CPU, ya que son principalmente los dos elementos más diferenciales de ellas. De la placa base depende factores como:

  • La memoria RAM: tanto en cantidad 64, 128 GB…, como en tipo DDR3 o DDR4 y su velocidad.
  • El socket de la CPU: el socket es donde se conecta la CPU, Intel, AMD y las arquitecturas compatibles de cada uno.
  • El número de unidades de almacenamiento y velocidad: SATA III, NVMe PCIe y U2.
  • Cantidad de puertos USB: el chipset determinará la capacidad de puertos USB 2.0, 3.0 y 3.1 e incluso Thunderbolt de la placa base.
  • Tamaño: el tamaño siempre influye, tanto en capacidad de hardware como en espacio para el chasis.
  • Otros elementos: en los que se incluyen la conectividad de red, la tarjeta de sonido o también la BIOS, sumamente importante.

Características de la placa base que debes conocer

Si deseas comprar una placa base, lo mínimo que debes hacer es conocer y familiarizarte con sus elementos principales, porque de ellos dependerá todo lo demás. De nada sirve tener por ejemplo un procesador con capacidad de overclocking si el chipset de la placa no admite tal overclock. Así que atento a todo lo que veras aquí.

VRM, CHOKES y alimentación:

Algo importante a la hora de comprar una buena placa base son los componentes utilizados para la alimentación. Una parte que muchos pasan por alto siempre es el sistema de fases de alimentación de la placa base. Este sistema lo que hace es proporcionar la energía necesaria a toda la placa, CPU, ranuras PCI, chipset, etc.

VRM significa Voltaje Regulator Module, y está compuesto por unos elementos llamados Chokes (bobina de ahogo). Estos elementos, concretamente los MOSFETs, regulan la tensión que entra en la placa, así como la intensidad, estabilizado los picos propios que aún quedan en la trasformación de la corriente alterna a continua. Las placas actuales cuentan con un control de alimentación digital que en todo momento monitoriza el voltaje, temperatura y mucho más para que la calidad de la energía que alimenta los componentes sea la mejor. Tecnologías como DIGI+, Ultra Durable o Military Class son la referencia en los principales fabricantes.

Un VRM se divide en fases de alimentación, mientras más de ellas, mayor capacidad de transmitir energía tendrá la placa, digamos que son como los carriles de una carretera. También mayor cantidad implica un flujo de corriente más estable y de calidad. Recomendamos siempre comprar una placa base de más de 6 fases VRM, y si estamos ante una placa que permite overclocking, necesitaremos al menos 8 o más de ellas para que nunca falte potencia. Además, se suelen proteger del calor mediante disipadores, así que es un elemento necesario también.

Importante también serán los conectores de alimentación, los cuales van desde la fuente de alimentación a la placa, y se llaman conector EPS o de CPU. La placa suele tener entre uno y tres conectores de estos, los cuales cuenta con 6 u 8 pines. Aseguraos siempre de que vuestra fuente de alimentación tiene los conectores EPS suficientes para alimentar la placa.

Refrigeración sensores y control PWM

Características de la placa base disipador

Bien es cierto que el chipset de una placa base no es tan potente como una CPU, pero trabajar a altas frecuencia, especialmente los más potentes como el Z390, X299 o X399. Así que será importante tener disipadores en ellos. Estos elementos debemos saber que funcionan también a latas frecuencias, de entre 2 y 4 GHz. De igual forma, el VRM también es un elemento propenso a calentarse, es por donde pasa toda la corriente así que un buen sistema de refrigeración es de valorar.

Todas las placas cuentan con múltiples sensores de temperatura repartidos por la PCB, el propio chipset, VRM o ranuras PCI y DIMM. A esto le sumamos el sistema de control PWM para los ventiladores que nos permitirán saber en todo momento las TPM de ellos. Una placa base que se precie, deberá ya tener soporte para software con el que podamos ajustar las RPM de los ventiladores, monitorizar temperaturas e incluso modificar voltajes para hacer overclocking. Sistemas como Fan Expert o Speed Fan son tecnologías PWM de las placas.

Los LANES o carriles PCI

Estos son los carriles físicos que se encargan de llevar la información del procesador a las demás piezas, ya sea a una tarjeta gráfica o a la memoria RAM y puertos USB. Cada LANE es un carril de datos que comunica un dispositivo con otro, y en cada uno de estos carriles tenemos una velocidad de 250 MB/s en cada sentido, si es una ranura PCIe 1.0, 500 MB/s si es PCIe 2.0 y de 1 GB/s si es PCIe 3.0.

Características de la placa base LANES

Normalmente las ranuras PCI-Express llevan consigo la especificación de la versión y también un multiplicar x1, x4, x16… es muy fácil de entender, si tenemos una ranura PCI-Express 3.0 x16 significará que podremos alcanzar una velocidad de 16 GB/s en una sola dirección y de 32 GB/s en las dos direcciones. Pongamos el ejemplo de un SSD PCIe x4 (los actuales), la velocidad teórica que podrían alcanzar sería de 4000 MB/s tanto en lectura como escritura. Te darás cuenta de que muchos están ya muy cerca de esta cifra.

Tanto la CPU como el chipset tienen sus propios LANES, y siempre mientras más mejor, porque de ellos dependerá la capacidad para transferir datos. En los chipsets menos potentes, estos LANES normalmente están compartidos, por ejemplo, entre los puertos SATA y las ranuras PCI. Esto implica que, si conectamos un disco duro con LANE compartido con PCI, seguramente esta ranura deje de funcionar. Es por eso que debemos de mirar muy bien las especificaciones que da el fabricante de la placa base para ver de qué forma están compartidos estos LANES y así comprar periféricos acordes a las limitaciones.

Existen los chips PLX que nos permiten conectar hasta 4 tarjetas gráficas a velocidad x16 o x8. Así ampliaremos la cantidad de LANES.

Chipset

Llegamos entonces a uno de los elementos más importantes, el chipset. También se llama puente sur o southbrigde y actúa como el centro de comunicaciones y controlador del tráfico de datos de la placa base. Bien es cierto que este chipset no se encarga directamente de los datos que circulan entre la memoria RAM y la CPU por ejemplo ni la PCIe x16, pero sí de otras muchas transacciones como almacenamiento SATA, USB, etc.

En última instancia, también determinará qué componentes son compatibles con la placa base, memoria RAM, CPU, tarjeta gráfica, etc. Ya que sí que se encarga por ejemplo de permitir overclockear el procesador o la memoria RAM a través de las funciones de la BIOS. Como dijimos antes, el chipset cuenta con sus propios LANES y marca por ejemplo la capacidad de puertos USB de la placa. Veamos ahora los chipsets que, bajo nuestra opinión, son los mejores para comprar. Existen más, pero te recomendamos que te muevas entre estos:

Chipset Intel

Ofrece compatibilidad con los procesadores Intel, ojo, solo Intel, AMD tiene los suyos propios.

  • Intel B360: chipset de gama baja de Intel para los procesadores Coffee Lake con socket LGA 1151. No tiene capacidad de overclocking ni tampoco soporte para RAID. Cuenta con 12 LANES y soporte para USB 3,1 Gen2 y para unidades SSD NVMe. Son recomendables para usuarios que quieren montar un PC más barato, incluso para jugar, sin procesadores desbloqueados sin perder conectividad SSD o USB de alta velocidad.
  • Intel H370: subimos el nivel para tener un chipset sin posibilidad de hacer overclocking con socket LGA 1151, ni instalar varias gráficas, aunque con capacidad para SSD NVMe, RAID y hasta 4 USB 3.1 Gen2. También lo instalan placas base baratas y muy aptas para equipos gaming de gama media y multitarea.
  • Intel Z390: es el chipset de gama alta para Intel LGA 1151, con capacidad para overclocking y 24 LANES PCIe. Recomendado para ordenadores Gaming de gama alta y con capacidad de overclocking, así que lo ideal es montar un procesador de la gama “K” de Intel y memorias RAM de hasta 4500 MHz.
  • Intel X299: es el chipset tope gama de Intel, cambiamos al socket LGA 2066. Ideal para montar equipos Workstation, gaming entusiasta o equipos de diseño y renderizado de videos orientados a la megatarea. Los procesadores Core X y XE serán los protagonistas.

Chipset AMD

  • AMD A320: es el chipset de gama baja de AMD para su socket AM4, el cual no soporta overclocking ni multi GPU. Estará orientado a equipos baratos de propósito general o gaming de gama baja.
  • AMD B450: similar al B360 de Intel, aunque en este caso sí admite overclocking para los AMD Ryzen de socket AM4 e incluso multi GPU AMD Crossfire. Es una interesante opción para gaming de gama media.
  • AMD X470: Similar al Z390, con 24 LANES e ideal para equipos gaming de gama alta de AMD con Ryzen 5 y 7. Por supuesto soporta Multi GPU, RAID y todo lo propio del Z390.
  • AMD X399: el tope gama de AMD, para sus Ryzen Threadripper de socket TR4 y montajes de PC entusiastas, diseño y Workstation megatarea.

Socket de la CPU

El socket es fundamental en una PCB, de él dependerá la CPU que podamos instalar en la placa, los socket disponibles serán los de Intel y AMD como podrás entender. Así que los sockets principales ya lo has visto en el apartado anterior, aunque vale la pena ahondar un poco más en ellos.

  • Intel LGA 1151: encontramos CPU de gama baja, media y alta, siendo el más utilizado por la mayoría de usuarios. Este socket admite procesadores de 8ª y 9ª generación de Intel Core i3, i5, i7, i9, y también Intel Celeron y Pentium Gold.
  • Intel LGA 2066: para los procesadores más potentes orientados a WorkStation, es deicr Intel Core i7 X y XE.
  • AMD AM4: para las CPU Ryzen de escritorio de AMD, que será el más utilizado, ya que admite procesadores de todas las gamas en las que se cuentan AMD Athlon, Ryzen 3, 5 y 7. Y pronto los Ryzen 3000.
  • AMD TR4: para los procesadores Ryzen Threadripper de 18 y 32 núcleos.

Ranuras DIMM DDR

Características de la placa base DIMM

Las ranuras DIMM son las encargadas de albergar los módulos de memoria RAM en la placa base. De ellas y del procesador, va a depender la capacidad máxima de memoria RAM. En la actualidad solamente encontramos placas DDR4 que admiten un total de 16 GB por cada ranura, aunque se han visto publicaciones de placas tope gama que también admiten 32 GB. En cualquier caso, estas configuraciones serán en en Dual Channel.

Las placas promedio tienen 4 slots DIMM para hacer un total de 64 GB de memoria DDR4. Cifra idéntica a la que admiten los procesadores compatibles de socket LGA 1151 y AM4. En el caso de las de chipset X299 y X399 tenemos hasta 8 ranuras para un total de 128 GB DDR4 en Quad Channel.

Además de la cantidad, también necesitaremos ve la velocidad admisible. Este depende del chipset y de los perfiles JEDEC (la frecuencia a la que trabajan). Los más potentes admiten memorias de hasta 4500 MHz en perfil XMP, que es un tipo de overclocking controlado de la placa base con perfiles JEDEC más agresivos.

Puertos de Expansión

Aquí podemos incluir prácticamente cualquier ranura ubicada en nuestra placa base y que su función sea albergar más periféricos y hardware. Las más importantes serán:

  • PCIe x1: Las pequeñas, para conectar tarjetas de expansión como Wi-Fi o hubs USB internos.
  • PCIe x16 3.0: son las más largas, y en donde conectaremos la tarjeta gráfica y discos PCIe muy potentes. En placas de barias de ellas, tendremos soporte para AMD CrossFire y Nvidia SLI, siempre que el chipset lo permita.
  • Puertos M.2: utilizados para las unidades de almacenamiento SSD ultrarrápidas. Tienen una velocidad de hasta 4.000 MB/s y pueden trabajar con protocolo NVMe en PCI x4 o simplemente como SATA 6 Gb/s en algunas ranuras. Lo recomendable es tener una placa de al menos dos ranuras M.2.
  • Ranura Intel CNVi: es similar a la M.2 pero para conectar tarjetas Wi-Fi de Intel, podríamos confundirlo con un M.2, aunque solo tiene una ranura en medio.
  • TPM: para conectar una tarjeta de cifrado mediante hardware, por ejemplo, para Windows Hello.

Cantidad de puertos USB, con o sin Thunderbolt 3

Características de la placa base puertos

Ya hemos viso que el chipset es el que determina la cantidad de puertos USB que soporta la placa, aunque esto no significa que todos ellos vayan a estar presentes, claro está. De hecho, encontraremos más cantidad de USB mientras mejor calidad y precio tenga la placa base, aun teniendo el mismo chipset. Podremos encontrar USB 2.0 de 480 Mb/s, UBS 3.1 Gen1 (antes USB 3.0) a 5 Gb/s y USB 3.1 Gen2 a 10 Gb/s. por regla general, tan solo encontraremos dos USB 3.1 Gen2, uno Type-A y otro Type-C.

Las placas de mayores prestaciones con chipset de gama alta como Z390 o X299 también tienen puertos Thunderbolt, aunque es algo más utilizado en los portátiles. Esta interfaz se encuentra a través de un USB Type-C y alcanza la friolera de 40 Gb/s en su versión 3. Además, permite carga de hasta 100 W y conectividad DisplayPort por cada puerto, es por eso que se utilizando en los portátiles.

Conectividad de red y sonido

Otro aspecto muy importante de una placa base será la capacidad que tenga para establecer conexiones de red tanto cableada como inalámbrica. Ya hemos visto que casi todas ellas cuentan con una ranura para tarjetas Wi-Fi, pero las de mejor calidad y más completas ya vienen con esta incluida.

Si queremos Wi-Fi, recomendamos siempre adquirir una placa base con chip de calidad como Intel AC o Aquantia de al menos 2×2 con AC 1,73 Gbps. A tal efecto esperamos que muy pronto comiencen a salir los chips Wi-FI con protocolo 802.11ax y llevar a un nuevo nivel este tipo de conexión.

Características de la placa base Intel CNVi

Por otra parte, tenemos la conectividad LAN cableada mediante puertos RJ-45. Normalmente encontramos uno de estos puertos, pero si deseamos un PC gaming, recomendamos adquirir una placa con dos de ellos a velocidad de 1000 Mbps, uno para Internet y el otro para la red LAN dedicada. Las placas de mayor coste contarán con velocidad de hasta 5 y 10 Gbps.

Por otro lado, tenemos la tarjeta de sonido, tiempo atrás queda la obligación de tener que comprar una tarjeta PCI de sonido para contar con buena calidad. Y es que actualmente las tarjetas de sonido integradas son de altísima calidad y con posibilidades de sonido envolvente y conectores digitales. El modelo más inutilizado en placa de buen nivel es el RealTek ALC1220 con modificaciones implementadas por cada fabricante como Supreme FX de Asus.

El Tamaño sí importa

Características de la placa base Formato

El tamaño en este caso es importante, ya que, mientras más espacio, más cantidad de conexiones cabrá en la placa base. Además, determinará la compatibilidad con nuestro chasis. Podremos encontrar los siguientes tamaños:

XL-ATX y E-ATX

Este tamaño es bueno para los montajes con refrigeración líquida, varias tarjetas gráficas y más de 3 unidades de almacenamiento. Casi siempre se encuentran con chipsets X299 y X399 con 8 ranuras DIMM, y soporte de hasta 4 tarjetas gráficas.

ATX estándar

Estas son compatibles casi con cualquier caja de PC, de hecho, son las más extensamente fabricadas. Sus medidas son 30,5 y 24,4 cm. Son una de las recomendadas para las configuraciones con AMD Ryzen + AM4 y Intel Core + LGA 1151.

Micro ATX (mATX)

Este formato es más pequeño y se está quedando obsoleto, ya que hay placas base más pequeñas y con una conectividad similar. Son ideales para equipos de salón, aunque también hay muchas de ellas orientadas a gaming. La mayoría cuentan con 2 ranuras DIMM, aunque también las hay de 4 y es posible que incluso admitan dos tarjetas gráficas.

Mini ITX

Este formato es uno de los más utilizados para equipos multimedia y pequeñas torres. Capaz de mover albergar CPU de gran potencia y hasta 32 GB de RAM en dos ranuras DIMM junto a tarjetas gráficas. Podremos incluso montar un mini PC gaming básico con ellas.

Resumen de características de la placa base según el tipo de usuario

Antes de elegir una placa base, debemos pensar bien qué tipo de uso le daremos. Existen dos elementos que son importantes e incluso claves a la hora de elegir una tarjeta madre: El procesador y el Chipset de la placa, además de todo lo visto.

Usuarios Básicos:

En este tipo de usuario englobaremos a todas las personas que necesitan un equipo sencillo para trabajar en su casa el cual no sea muy sofisticado.

Si queremos Intel, podemos adquirir el Chipset B360 o el anterior B250. Sin embargo, si buscamos AMD, podemos adquirir el B450 o A320 por un costo bajo. Recomendamos no bajar de estas opciones para tener una buena experiencia de uso, y optar por placas ITX o Micro ATX que ocupes poco y tengan lo esencial en cuanto a conectividad: dos DIMM, al menos 4 o 6 USB y muy valorable el que tenga Wi-Fi.

Uso profesional y en tareas exigentes:

En este apartado están los que necesitan un equipo bueno para trabajar, seguramente pueden necesitar utilizar programas de diseño gráfico avanzados, de edición de videos o manejo de grandes bases de datos, lo que viene denominándose multitarea.

Última actualización el 2019-05-25

Recomendamos optar por placas versátiles, fiables y potentes. Si necesitas potencia con CPU de 6 u 8 núcleos, piensa en adquirir un chipset Z390 de Intel, X470 de AMD o el B450 de AMD para algo menos potente. Lo recomendable serán placas ATX con 4 DIMM, múltiples ranuras PCI x16 y x1, al menos dos M.2 y 6 USB.

Gaming:

Estamos ante un caso similar al anterior, los PC gaming deben ser potentes y capaces de manejar perfectamente la multitarea. Aquí los chipsets desbloqueados serán la mejor opción, como el Z390, B450 y X470, incluso pudiendo dar el salto a los PC Workstation para configuraciones entusiastas.

Última actualización el 2019-05-25

Optaremos también por placas ATX que preferentemente soporten varias GPU, dos o tres M.2, una tarjeta de sonido de calidad, por ejemplo, Realtek ALC1220 y también dos puertos LAN GbE o incluso superiores, para Internet y para LAN.

Entusiasta y megatarea:

Esta sección está reservada para aquellos que buscan lo mejor de lo mejor. Entre lo más potente que recomendamos están los Chipsets X299 y X399 por el lado de Intel X y XE y por otro lado el X399 de AMD con sus mastodónticos Threadripper.

Última actualización el 2019-05-25

Con estas placas podrás montar equipos excepcionales que te duraran muchos años. Te permitirán hasta 128GB de RAM en quad channel, soporte de 40 LANES PCI Express, soporte para multi-GPU (SLI y AMD Crossfire), soporte para 8 discos duros, más de 10 USB 3.1, triple M.2 en RAID, overclocking extremo y tarjetas de red que llegan a los 10 Gigabit. Tampoco podrán faltar los puertos Thunderbolt para el trabajo de diseño.

Conclusión acerca de las características de la placa base

Pues hay aquí llega este completo artículo sobre las características de la placa base que debes conocer a la hora de adquirir la tuya. Como ves son muchísimas cosas las que hay que tener en cuenta, así que tómatelo con calma y evalúa todas las opciones.

De igual forma, te recomendamos nuestras guías actualizadas sobre los principales componentes de nuestro PC. Encontrarás lo mejor de lo mejor. ¿Te ha parecido de utilidad nuestro artículo sobre las características de la placa base?

José Antonio Castillo

Graduado en Ingeniería en Tecnologías Industriales. Amante de la informática, el gaming y casi cualquier deporte de motor.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba