Placas baseProcesadoresTutoriales

Cómo elegir placa base y procesador como un profesional

Si te preguntas cómo elegir placa base y procesador acordes para tus necesidades y que «se lleven bien» entre ellos, es decir, que sea una combinación lo más óptima posible, entonces deberías leer este artículo donde te explicamos todo eso de forma sencilla. No olvides que estás eligiendo dos de los centros neurálgicos de tu PC, y por ello son de lo más importante, por lo que deberías saber lo que seleccionas.

Cómo elegir una buena placa base

A la hora de elegir una buena placa base, deberías tener en cuenta los siguientes puntos:

Socket o zócalo

socket am5

El zócalo o socket de la placa base es donde va insertado el microprocesador o CPU, por lo que de él dependerá parte de la compatibilidad y las posibles ampliaciones que se puedan hacer. Nuevamente no se puede comparar entre Intel y AMD, ni tampoco se puede decir que un socket es mejor que otro. Simplemente se han diseñado para funcionar con una determinada CPU. Se podría conversar sobre si es mejor un PGA o un LGA, pero la verdad es que es absurdo dado que no existen las dos opciones para elegir para una misma CPU.

Slots o ranuras de memoria

Las ranuras o slots de la memoria principal o RAM son las interfaces donde se inserta la memoria RAM del equipo, y ésta es vital que se comunique con la CPU de la forma más rápida, con la menor latencia y el mayor ancho de banda posible. Busca siempre ranuras de dos colores, o separadas en varios bancos o grupos de ranuras, ya que eso significa que no tienen un solo canal (SC), sino que son Dual-Channel (DC).

Ranuras de expansión

ranuras expansion pci

Otra de las partes importantes de la placa base son sus ranuras de expansión. Estas ranuras dan la posibilidad de ampliar las capacidades de la placa base mediante tarjetas que se pueden insertar en ellas, como tarjetas de red, tarjetas capturadoras de vídeo, tarjetas gráficas, tarjetas de sonido, tarjetas para agregar más puertos de algún tipo, etc. Pero son especialmente importantes las PCIe, tanto la generación de las mismas, mejor si es lo más nueva posible, y la cantidad de carriles (8x, 16x) para el rendimiento y la compatibilidad con las tarjetas de expansión elegidas. Por ejemplo, una PCI Express 4.0 tiene 16 GT/s, llegando a 1,969 GB/s x1 carril, y hasta 31,508 GB/s con x16 carriles. La PCI Express 5.0 en cambio aumenta a los 3,938 GB/s por carril y 32 GT/s, alcanzando hasta 63,015 GB/s de transferencia para x16 carriles.

Conector de alimentación y ventiladores

placa base ATX 3.0

El conector de alimentación dependerá del factor de forma de la placa base. Por ejemplo, puede ser ATX, EATX, etc., y de ello también dependerá la compatibilidad con la fuente de alimentación, que debería ser acorde con la placa base elegida y con la alimentación adicional de la tarjeta gráfica (si es requerida).

Puertos y conectividad

Los puertos o conectores de la placa base pueden ser:

  • USB: puede ser de tipo A o C generalmente. Y de diferentes revisiones o versiones, desde el USB 1.0 más antiguo y lento, hasta el USB4 que llegó en 2019. Lo habitual es que la placa base cuente con puertos USB 2.0 en adelante. Los USB 2.0 llegan a los 5 Gbps, los USB 3.2 a 20 Gbps, y los USB4 a los 40 Gbps.
  • Thunderbolt: esta nueva interfaz fue desarrollada por Intel en colaboración con Apple. La versión 1 y 2 se basaban en el conector Mini DisplayPort en combinación con PCIe. En cambio, a partir de la Thunderbolt 3 comenzaron a usar USB-C como base, de hecho, este conector es compatible con cables y dispositivos USB-C (con sus limitaciones). Las últimas revisiones llegan a los 40 Gbit/s.
  • HDMI: cada vez es más popular para transportar audio y vídeo, por lo que es ideal para monitores y pantallas externas, así como otros dispositivos de vídeo cuando la CPU es integrada. La revisión 2.1 llega a los 42.6 Gbps, lo que es realmente impresionante.
  • DisplayPort: esta interfaz puede transportar también vídeo y audio digital, siendo muy popular entre las modernas tarjetas gráficas y monitores. Los DP también cuentan con versiones recientes pueden llegar a velocidades realmente elevadas.
  • Jack: los conectores de sonido tipo jack o clavijas las encontrarás en varios diámetros, aunque el más popular es el de 3.5mm. Estas conexiones se emplean tanto para entrada como para salida, o para ambos si son Jack Combo.
  • RJ-45 y Wireless: los puertos de red habituales son estos para Ethernet LAN. Aunque algunas tarjetas o adaptadores de red integrados en la placa base también incluyen posibilidad para conectividad wireless, es decir, sin cables. Éstos últimos te permitirán conectarte a una red WiFi cercana.
  • SATA3: el Serial ATA en su versión llega a transferencias de 6 Gbps a frecuencias de 6 Ghz. No obstante, como se usa un protocolo con una determinada codificación, la velocidad real de esta interfaz es de 600 MB/s.
  • PCIe (M.2): los nuevos formatos M.2 incluyen una conexión más reducida para SSDs en forma de tarjetas. Y todo lo comentado anteriormente para las ranuras PCIe sirven también para estas otras conexiones.
  • Otras: también puede haber otras conexiones, aunque esas son las más importantes. Incluso las placas tienen una serie de cabezales con pines para conectar otros dispositivos, como un speaker, los botones de reinicio y encendido/apagado, pero también para conectores USB adicionales.

Chiptset o conjunto de chips

actualizacion driver chipset amd am4

Junto con el socket, es otro de los elementos que influyen en la compatibilidad de la plataforma y en la forma de trabajar que ésta tiene. Simplemente se trataría de elegir el chipset compatible con el tipo de CPU que vas a seleccionar.

BIOS/UEFI

El firmware de la placa base también es importante, aunque lo he dejado para el último porque muchas placas base han tomado AMI APTIO como el firmware que integran (a pesar de que le hayan puesto capas de GUI para personalizarla), lo que es algo muy positivo. Por tanto, no vas a encontrar diferencias entre las nuevas placas base de marcas conocidas.

Cómo elegir un buen procesador

En el caso de la elección del procesador, para poder elegir uno de los mejores tienes que atender estos otros puntos:

Microarquitectura

Es lo más importante en lo que te tienes que fijar. Algunos solo le dan importancia a la frecuencia de reloj o al número de núcleos, pero lo cierto es que una microarquitectura más avanzada podría rendir más que una microarquitectura anterior aunque tuviese menos cantidad de núcleos y menos frecuencia de reloj. Ya deberías conocer cómo reconocer la generación de la arquitectura de una CPU, y también que no puedes comparar generaciones entre Intel y AMD, ya que AMD ha comenzado más tarde a usar la nomenclatura de las generaciones, por lo que una 2º Gen no equivale a una 2ºGen del otro (AMD Zen 4 = Intel Raptor Lake).

Frecuencia

Por otro lado, también es importante fijarse en la frecuencia de reloj, ya que de ella dependerá el rendimiento en algún que otro software que no aprovecha demasiado bien el paralelismo y se basa en el rendimiento single-core. A mayor frecuencia, las tareas simples y comunes se ejecutarán más rápido.

Core count o cantidad de núcleos físicos

Lo siguiente en lo que te debes fijar es en el número de núcleos. Mientras más núcleos mayor rendimiento multinúcleo, evidentemente. Y eso significará que aquel software que puede aprovechar bien el paralelismo a nivel de núcleo o de threads rinda mejor

Núcleos lógicos o SMT

El SMT (Simultaneous MultiThreading) es una tecnología que desdobla un núcleo físico en varios lógicos, y cada uno se puede encargar de ejecutar un hilo o thread de forma simultánea. En el caso de los chips de Intel y AMD, este SMT es 2-way, es decir, cada núcleo puede llevar 2 threads en paralelo. Ya sabes que algunos software pueden dividir sus procesos en varios hilos, por lo que se podrían procesar en paralelo. Eso sí, recuerda que Intel ha registrado una marca para su tecnología SMT y él lo llama HT o HyperThreading, pero es eso mismo…

Ancho de banda

El ancho de banda es también muy importante en cuando al rendimiento, pero quizás sea el gran olvidado en el que casi nadie se para a pensar a la hora de elegir un chip. Especialmente los canales que comunican la memoria RAM con la CPU (eso sí, no te obsesiones por un Quad-Chanel, con un Dual-Chanel es suficiente para uso doméstico). Pero también los carriles PCIe que suelen tener las nuevas unidades de Intel y AMD para acelerar las transferencias de dispositivos como las tarjetas gráficas, los SSD, etc.

Memoria caché

Es importante, sí. De hecho es importantísima. Pero esto va acorde con la microarquitectura y cómo sea el concepto de la CPU y del tipo de caché. Algunos procesadores con más memoria caché pueden rendir menos y otros con menos memoria caché rendir más. Ahora bien, en igualdad de condiciones, por ejemplo dentro de una misma microarquitectura, siempre mejor más memoria caché.

Extensiones multimedia

Los microprocesadores se construyen en torno a una ISA (Instruction Set Arquitectura), una vez diseñada dicha ISA, se implementa una microarquitectura que pueda ejecutar dicha ISA, generando la electrónica necesaria para ello. La ISA AMD64 (a la que Intel llama EM64-T) o x86-64, han agregado miles de nuevas instrucciones con sus repertorios MMX, SSE, 3D Now!, XOP, AVX, FMA, etc. Todos ellos pensados para acelerar la ejecución del software, aunque solo si está optimizado para aprovecharlo.

TDP

TDP son las siglas de Thermal Design Power o potencia de diseño térmico, es decir, la cantidad máxima de potencia permitida para el chip. Es un factor clave a la hora de elegir una refrigeración, ya que dicho sistema de enfriamiento debe estar diseñado para soportar el TDP de nuestro sistema, de lo contrario podríamos tener problemas de sobretemperatura, reinicios incómodos, throttling, etc. Por este motivo, mientras menor sea, mejor.

Cómo combinar ambos de la mejor forma posible

A veces existen dudas sobre qué marca de placa base es mejor para Intel o AMD, pero lo cierto es que no importa tanto la marca como otras características detalladas anteriormente. Las marcas ASUS, Asrock, MSI, y Gigabyte dan buenos resultados tanto para una plataforma como para la otra, y no existen enormes diferencias entre ellas.

Eso sí, si deseas un equipo con una buena fiabilidad, durabilidad y la última tecnología, entonces te recomendaría la opción ASUS, que nunca fallas. No obstante, la fiabilidad y durabilidad de una placa base depende de algunos factores como:

  • Condensadores: es uno de los componentes que más fallan en una placa base, por lo que es importante que sean de calidad. Las marcas más consistentes son las fabricadas en Japón, que podrían durar más allá de los 3-5 años.
  • PCB: la propia placa de circuito impreso se compone de varias capas de aislante y de conexiones. Mientras mejor calidad tengan dichas capas más durabilidad. También ayuda que se mantengan bajas la RF con más capas de conexión a tierra, un buen routing y el pigmento de la máscara de soldadura. Los FCC clase A mejor que los B.
  • VRM: los módulos reguladores de voltaje también son piezas con un gran estrés térmico, por lo que es importante que se encuentren refrigerados de algún modo en la placa base para que duren más. Lo que no interfiere en la fiabilidad es las fases, más fases no significa mayor fiabilidad.
  • Refrigeración: si dispone de sistemas de refrigeración por aire pasivo o líquido pasivo, o combinación de ambos, para partes como el chipset, siempre es buena señal, ya que mantendrá esta parte más fría y ya sabes que la alta temperatura es inversamente proporcional al tiempo de vida útil de estos elementos electrónicos.
  • BIOS/UEFI: aunque no parezca algo que interfiera en la duración o vida útil, sí que lo es. No por la fiabilidad de este elemento, sino por las actualizaciones. Los fabricantes más reputados, como AMI, suelen tener actualizaciones hasta 5 años vista para resolver problemas, lo que es siempre positivo frente a un fabricante que no actualice a tantos años vista.
  • Extras: algunas placas base se han fabricado con certificaciones militares, como algunos modelos de ASUS (p.e.: estándar MIL-STD 810). Estas placas garantizan una mayor durabilidad y fiabilidad por los componentes que se integran en ellas, especialmente por la calidad de los condensadores. Así que, a veces merece la pena invertir un poco más y olvidarte de averías por mucho tiempo.
  • Frecuencia del procesador: la frecuencia, el voltaje y la temperatura son también tres de las magnitudes que más interfieren en la vida de un procesador. Así que, si quieres que la CPU también dure como la placa base, recuerda estos consejos:
    • Electromigración: ya existen algunas tecnologías para paliar este fenómeno que era tan problemático antes, por lo que la frecuencia alta ya no es un problema tan importante para las interconexiones de cobre, ni tampoco el voltaje que tiende a ser cada vez más reducido. Pero sí son importantes los siguientes puntos:
    • Temperatura: mantener la temperatura por debajo de los límites siempre es lo mejor para que el procesador no sufra daños y dure lo máximo posible.
    • SKU: esto sí que es importante por el binning. Ten en cuenta siempre que los SKU mejores son piezas «pata negra» que han sido seleccionadas por su buen funcionamiento, es decir, por su perfección a la hora de su fabricación. Por tanto, en principio, un Ryzen 7 debería de dar menos problemas que un Ryzen 3, o un Core i7 menos que un Core i3, y los SKUs más elevados siempre mejor que los más bajos…
    • Margen de overclocking: ¿mucho? sospecha, y es que si han tenido que bajar demasiado la frecuencia nominal para la venta de ese chip es porque muchas unidades han resultado inestables al probarlas a frecuencias más altas.
    • Marca: por lo general, históricamente siempre han durado más las unidades de AMD que las de Intel, aunque actualmente está más igualado, ya que AMD es una fabless ahora y ya no hay tanta diferencia entre los procesos de fabricación. Ten en cuenta que AMD se buscó un gran socio en esto, como IBM, y llegaron tecnologías muy interesantes que Intel no empleaba en aquella época.

Con esto ya deberías poder elegir placa base y procesador por ti mismo y saber que vas a acertar en la compra. Ahora todo está en tus manos ¿cuál elegirás finalmente?

Isaac Romero Torres

Más de una década trabajando en el ámbito de la investigación sobre arquitecturas y microarquitecturas de CPUs, de la electrónica, la lógica digital, de los sistemas operativos Unix (con los que trabajé como asesor para algunas empresas), programación de MCUs, PLCs, hacking, etc.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba