Tarjetas gráficasTutoriales

Cómo comparar tarjetas graficas para elegir la correcta

Comparar tarjetas gráficas no es tan fácil como parece. De hecho, muchos comparan las tarjetas gráficas de forma errónea, y lo único que consiguen son datos que realmente no son reales. En este artículo aprenderás algo más sobre cómo comparar de forma correcta estos elementos para elegir la correcta.

Los errores más comunes a la hora de comparar tarjetas gráficas

arquitectura GPU, gpu, tipos de arquitectura
NVIDIA Pascal

Los errores más comunes a la hora de comparar diferentes tarjetas gráficas son:

  • Comparar entre diferentes generaciones: no compares generaciones de tarjetas gráficas diferentes, ya que no son equivalentes. Lo ideal, para ver cuál es mejor o peor, es comparar la misma arquitectura de GPU y ver cuál rinde más. Eso te garantiza que ambas cuenten con las mismas funciones y tecnologías. Por ejemplo, una gama baja de una nueva generación podría tener un rendimiento parecido a una gama alta de una generación anterior, y te puede tentar el precio de la generación antigua, pero lo cierto es que tal vez no tenga algunas tecnologías como, por ejemplo, Ray Tracing. Por eso, no se debe comparar entre peras y manzanas…
  • Comparar entre diferentes AMD y NVIDIA: tampoco es lógico comparar directamente características de una marca y otra. Esto es lo que suelen hacer muchos, pero hay cosas que no tienen equivalente directo en una u otra arquitectura, por lo que tampoco es rencomendable fijarse en eso. Por ejemplo, cuando las tarjetas gráficas AMD incluían memoria tipo HBM no se podía comparar de forma directa con la GDDR de NVIDIA. Son dos memorias con formas de funcionar diferentes, cada una con sus ventajas y desventajas.
  • Comparar por unidades de procesamiento: y muy relacionado con lo anterior, las unidades de procesamiento no son iguales en ambas arquitecturas, por lo que no se pueden comparar los núcleos de AMD con los núcleos NVIDIA. Si lo haces, verás que el número de ellos no siempre implica un mayor rendimiento. Es una torpeza muy grande, ya que cada tipo de procesador funciona de una manera y consigue el rendimiento de una forma diferente.
  • Comparar por VRAM: como ya he mencionado antes, la VRAM tampoco debe ser un referente para comparar tarjetas gráficas. Mayor capacidad no siempre implica mayor rendimiento o trabajar bien a ciertas resoluciones más altas. Por ello, no pienses que una gráfica con 6 GB es mejor que otra con 4 GB por el mero hecho de tener 2 GB extra.
  • Comprar por FLOPS: por último, y no menos importante, muchos también se fijan en los FLOPS que puede desarrollar una tarjeta gráfica. Otro error mayúsculo. Puedes ver cómo AMD con su arquitectura consigue mayor cantidad de FLOPS o de operaciones de coma flotante por segundo. NVIDIA en ese tipo de cálculos se queda un poco atrás. ¿Quiere decir eso que la AMD tiene mayor rendimiento? No. De hecho, NVIDIA está un pasito por delante en rendimiento. Esto alerta de que hay que buscarse otra unidad alternativa a los FLOPS para comparar el desempeño de las gráficas.

Cómo elegir una buena tarjeta gráfica

Tras leer el apartado anterior se te habrán desmontado algunos mitos y pensarás que cómo se puede comparar entonces una tarjeta gráfica con otra. Pues aquí las claves para elegir la mejor GPU:

  • Pixel Rate: es una unidad más fiable que los FLOPS para comparar tarjetas gráficas. Esta unidad determina la cantidad de píxeles por segundo que puede procesar una GPU. Se mide generalmente en Gigapíxeles por segundo (GP/s). De esta forma, cuando se trata de rendimiento gráfico puro, comparar esta cifra en vez de la potencia de coma flotante de precisión simple y precisión doble es mucho mejor.
  • Texture Rate: similar al anterior, pero en este caso se mide en GTexel/s, es decir, para definir la cantidad de texturas que puede generar la tarjeta gráfica en tan solo un segundo. Esta unidad también suele ser bastante más fiable que los FLOPS por lo mismo que he citado en el punto anterior.
  • Generación de GDDR: es importante conocer el tipo y la generación de memoria VRAM. Por ejemplo, una GDDR5 es peor que una GDDR6, y una GDDR6 es peor que una GDDR6X. Por ejemplo, la X es mucho mejor, ya que usa una codificación PAM4 (en vez de NRZ) y duplica el ancho de banda de la 6 convencional. Además, implica otras mejoras como menos temperatura generada, menos consumo, menor voltaje de funcionamiento, y mayor margen para realizar un overclock.
  • Ancho de banda: no solo es importante que la latencia a la memoria sea baja para acceder más rápidamente, también es importante el ancho de banda del canal que une la VRAM con la GPU, ya que de ello también depende el rendimiento. Lo ideal es contar con anchos de banda elevados. Por ejemplo, la GeForce RTX 3050 tiene una GDDR6 con un ancho de bus de 128-bit y un ancho de banda de 224 GB/s.
  • Frecuencia de reloj: la frecuencia de reloj también es un punto a tener en cuenta para el rendimiento. Mientras más elevada sea, más cantidad de ciclos por segundo realizará, lo que significa mayor rendimiento. Pero, nuevamente, no compares los Ghz de AMD con los de NVIDIA. Solo puedes comparar entre modelos de la misma marca para ver las diferencias. De hecho, si te fijas, al igual que ocurre con los FLOPS, AMD tiene más, pero no tiene ganancias de rendimiento que se correspondan con el incremento de reloj que tiene.
  • Arquitectura (Gen): es vital que te fijes en la arquitectura de la GPU, la generación de ésta, ya que de ella dependerá en gran parte lo que puede y no puede hacer y el rendimiento. Siempre es mejor optar por la última de las generaciones para obtener lo máximo, incluso si finalmente optas por una tarjeta gráfica de gama media o baja, pero que sea de la última Gen.
  • Tecnologías: esto está relacionado con la generación y con el tipo de procesadores que incluye la gráfica. Pero, siempre es positivo ver tecnologías como Ray Tracing, unidades Tensor para acelerar la IA, etc.

Ahora ya conoces algunas de las cosas que no debes hacer a la hora de elegir una tarjeta gráfica y las que sí que puedes usar como herramientas para la elección. No olvides comentar con tus dudas…

Isaac Romero Torres

Más de una década trabajando en el ámbito de la investigación sobre arquitecturas y microarquitecturas de CPUs, de la electrónica, la lógica digital, de los sistemas operativos Unix (con los que trabajé como asesor para algunas empresas), programación de MCUs, PLCs, hacking, etc.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba