PeriféricosTutoriales

Proyectores Gaming: características y cómo comprar el mejor modelo

Ofrecido por Acer

Una alternativa a un televisor grande para jugar son los proyectores gamer, un producto en el que marcas como Acer están invirtiendo porque son muy viables. Conoce las virtudes de un proyector gaming antes de comprar un televisor para el mismo fin.

Cuando hablamos de jugar en un salón o en una habitación grande, comprar una televisión puede ser muy costoso, mientras que un proyector ofrece una «pantalla» gigante y una gran resolución sin tener que comprar un mueble donde alojarlo o hacer bricolaje en la pared para colgar la pantalla. Nosotros te acercamos más a los proyectores gamer a través de esta guía que tratará cada detalle sobre ellos.

Qué es un proyector gamer y qué le diferencia de los normales

proyectores gamer

Está claro que todo el mundo sabe lo que es un proyector, pero sí que es cierto que los proyectores gamer son menos conocidos. Vienen a ser un producto que se diferencia por tener una resolución mucho más alta (4K), una tasa de refresco mucho mayor, Game Mode y suelen traer tecnologías VRR.

Podemos conectarlos a una PS5 o Xbox Series, pero lo cierto es que son más aprovechables a través de un PC Master Race porque con éste podemos llegar a los 240 Hz y a un 4K sin problemas. Aunque se denominen «gaming» o «gamer», suelen traer HDR10 o estándares similares, por lo que nos servirá para ver nuestras películas sin ningún problema.

De hecho, los proyectores gaming cuestan más dinero que los normales y, a consecuencia de ello, vienen con mejores especificaciones generales. Más abajo, profundizaremos en esto, pero os adelanto que vienen con muchos lúmenes, gamas de colores REC.709 cercanas al 100%, contraste muy alto y distancias de proyección enormes.

Los proyectores normales no se centran en estas cosas porque están orientados a empresas y aulas, ofreciendo una resolución mucho más baja (1080p como mucho), muchísimos menos lúmenes y otras características más interesantes para las presentaciones.

Aspectos a tener en cuenta para comprar un proyector gaming

Consideramos útil abordar cada uno de los aspectos importantes de un proyector gaming porque puede que haya cierto desconocimiento en este tipo de producto, al ser más minoritario que los monitores o televisores. Por ello, echad un vistazo a todas las claves.

Hablemos de lúmenes: ANSI vs LED

proyectores gamer

Como bien sabéis, un proyector tiene la función de proyectar la imagen en una pared o cualquier superficie análoga, por lo que es importante saber con qué potencia puede proyectarla. Los lúmenes son la unidad de medida para evaluar la potencia lumínica, y se suele utilizar para medir la potencia de las bombillas, faros de vehículos, etc.

El lumen (lm) es una unidad que indica la potencia lumínica que se emite en un segundo. Sin embargo, hay muchas respuestas sin resolver en este aspecto porque la sensibilidad del ojo humano es clave y puede que dos proyectores con los mismos valores brillen distinto o percibamos su luz de forma distinta.

No es raro utilizar esta medida en proyectores porque al final hace lo mismo que un faro de un coche: alumbrar, aunque el coche solo da luz, mientras que el proyector reproduce un vídeo, imagen, etc. Nos queda claro que es más compleja la misión de los proyectores, pero encontramos 2 medidas distintas: lúmenes ANSI y lúmenes LED.

Las siglas ANSI hacen referencia a American National Standards Institute, y es que se trata de un estándar para medir el brillo de los proyectores fijado por los americanos: dividen el espacio de proyección en 9 cuadrados y promedian los valores en los centros. Si el fabricante no pone los lúmenes ANSI, debes presumir que se tratan de lúmenes LED.

Y es que hay muchos que ponen más lúmenes LED, pero lo cierto es que los lúmenes LED tienen menor potencia lumínica generalmente. Se cree que 1000 lúmenes LED equivalen a 900 lúmenes ANSI, por lo que darle prioridad a la medida americana para conseguir el que más potencia tiene.

Dicho esto, los lúmenes no solo son los valores que hay que mirar porque un proyector con brillo más bajo puede ofrecernos una imagen más clara, que es otra cosa muy distinta. Pasa igual que con los nits: por más nits que tenga un panel, debe reunir otras especificaciones que hagan útiles esos nits adicionales.

Resolución

Yéndonos de los proyectores convencionales, los proyectores gamer suelen tener una resolución que va desde 1080p a 4K. Teniendo en cuenta que el proyector va a convertir la pared en un monitor… recomendamos que tenga la resolución más grande posible.

Y es que debéis entender que iluminaremos una pared por un tamaño de 70 pulgadas o más, por lo que hay que optar por la resolución más alta que exista. Este es un dato que ya manejaréis, así que profundizaremos en otros que nos parecen más interesantes.

Distancia de proyección

proyectores gamer

Un aspecto muy importante en los proyectores gaming es la distancia de proyección, siendo valorada positivamente cuando es capaz de proyectar una pantalla grande en un pocos metros. Por ejemplo, el Acer Predator GD711 es capaz de proyectar una pantalla de 72 metros a tan solo 2 metros de distancia de la pared.

Por otro lado, hay que ver cuántas pulgadas de distancia de proyección nos ofrece el proyector a efectos de conocer las capacidades del mismo. En el caso de los proyectores gaming, vemos que más de 200 pulgadas es un gran acierto, y es que hay modelos que llegan hasta las 300″.

Relación de aspecto

relación de aspecto

Recomendamos que el proyector en cuestión ofrezca las dos relaciones de aspecto estándares (16:9 y 4:3) para atender todo tipo de contenido. Pensad que hay películas muy antiguas que se hacían en 4:3, como juegos en los que las resoluciones eran en la misma relación de aspecto.

Al solo tener 16:9, no podríamos disfrutar de igual manera del contenido más clásico, aunque sí que es cierto que se echan de menos ciertas relaciones de aspecto, como es la ultrawide (21:9). En este sentido, con que tengan ambas es un gran acierto.

Tasa de refresco

tasa de refresco

Sin duda, uno de las características más diferenciadoras de los proyectores gamer: la frecuencia de refresco. La mayoría de vosotros conocéis qué es y los beneficios de tener una de 144 Hz o más en un monitor. Pues bien, en los proyectores no es menos, y también pueden ofrecer hasta 240 Hz de tasa de refresco.

Se trata de un valor que indica el número de veces por segundo que se actualiza una imagen en la pantalla (en este caso, proyector). Se usan los Hercios (Hz) como unidad de medida y un valor alto (más de 100 Hz) se considera muy útil en los videojuegos para obtener una experiencia más fluida o smooth.

Un proyector que no te ofrezca una tasa de refresco alta… no es muy recomendable para jugar, aunque haya gente que disfrute con los 60 Hz todavía. Decir que aprovechar esos 240 Hz de algunos proyectores, nos obliga a tener un PC potente para poder jugar a un juego a unos 200-300 FPS; de lo contrario, de nada nos servirá que el proyector ofrezca 240 Hz, si no pasamos de 100 FPS.

Frecuencia de refresco variable o VRR

VRR

Conocida como Variable Refresh Rate o tasa de refresco variable, se trata de una tecnología que permite al dispositivo sincronizarse con la tasa de refresco que ofrece el PC o la consola. Volviendo a la tasa de refresco, entendemos que un dispositivo tenga VRR es muy interesante porque se adaptará a la potencia del PC en determinados escenarios.

Salvo que el juego esté muy optimizado o sea más antiguo, veremos caídas de FPS en entornos donde la carga gráfica es mayor (exteriores, iluminación, sombras, etc). Así que, un proyector gaming que venga con VRR es súper interesante, especialmente si vamos a jugar en 4K.

No os olvidéis que para jugar a 4K en los días que corren… o tenéis una consola next-gen, o necesitáis una GPU muy potente. Encima, si queréis hacerlo en Ray Tracing, necesitaréis partir de una RTX 3070 Ti.

Gama de colores

Antes hablábamos de la importancia de los lúmenes en un proyector: cuantos más mejor, pero tener muchos no te va a proporcionar una calidad de imagen TOP. Para ello, los fabricantes deben preparar los proyectores para que sean capaces de manejar una gama de colores amplia.

Mientras que en monitores y televisores vemos sRGB y DCI-P3 como las que marcan el ritmo, en proyectores vemos el espacio de color Rec.709. El espacio de color es una de las claves para saber si el proyector ofrece una buena calidad de imagen o no, un aspecto esencial para nuestra experiencia gaming.

¿Por qué se utiliza Rec.709? Porque es un estándar de televisión HD y UHD, teniendo una profundidad de color de 10 bits y siendo un equivalente a sRGB en monitores. Para un nivel superior tendríamos Rec.2020, pero esta gama es casi imposible de encontrar en proyectores.

En definitiva, cuanto más se acerque el valor al 100%, mejor, pudiendo sobrepasarlo.

Relación de contraste

contraste pantalla

Aunque no podemos definir el contraste de forma oficial, puede considerarse que es una magnitud usada para medir la diferencia entre un píxel blanco y otro negro en el mismo instante: cómo de blanca es la proyección, o como de negra es la misma.

Cuanto más oscuro sea el negro/blanco, más contraste tendremos; si el contraste es bajo, tendremos negros grisáceos. Para medir y expresar el contraste se usan ratios (1000:1, 3000:1, etc.), siendo un buen punto de partida una relación de contraste 3000:1.

La cosa cambia cuando vemos ratios súper altos (100000000:1, por ejemplo), que tienen que ver con el contraste dinámico. Básicamente, es una tecnología que permite aumentar o reducir el brillo conforme las necesidades de la pantalla, así como iluminar ciertas zonas de la misma. Esto es algo que se da en los monitores o televisores, no en los proyectores gamer.

Sin embargo, los proyectores gamer de Acer sí que tienen una relación de contraste apabullante.

Estándar HDR

Más utilizado en películas o series, el HDR también está presente en los últimos videojuegos que han ido saliendo. Lo ideal es que el fabricante nos diga que estándar HDR acepta, siendo el más común HDR10.

Opino que hay que ser exigentes con el estándar HDR que se usa porque existen grandes diferencias entre un HDR con metadatos estáticos (HDR10) y otro HDR con metadatos dinámicos (HDR10+). Los dinámicos optimizan el brillo de la imagen escena por escena, lo que es más interesante de cara a una experiencia mejor.

En videojuegos, no os creáis que se ha profundizado muchísimo en el HDR, siendo pocos títulos los que soportan esta tecnología. Dicho esto, es algo que va a ir a más con el paso del tiempo, por lo que cualquier proyector gamer que os compréis debería traerlo.

Conexiones inalámbricas y mando a distancia

Al final, el proyector es como un televisor, solo que tendremos que ponerlo en una ubicación específica para que alumbre la zona que queremos. Tener que ir al proyector cada vez que queremos hacer un ajuste es un engorro, así que os recomendamos que venga con un mando a distancia para mayor comodidad.

Por otro lado, hay proyectores gamer que ofrecen la posibilidad de usar conectividad inalámbrica para quitarnos de cables, como es haciendo uso de Miracast (proyectar la pantalla). Eso sí, no os recomiendo hacerlo para jugar a videojuegos porque se puede experimentar cierto retardo.

Salidas de vídeo

proyectores gamer

Terminamos la guía de compra de los proyectores gamer con las salidas de vídeo o, más conocidos como puertos. Son tremendamente importantes si tenemos en cuenta que queremos jugar a una tasa de refresco alta, siendo vital la presencia de DisplayPort y HDMI.

Partir de la base de DisplayPort 1.4 y HDMI 2.0 en proyectores 4K es una buena opción, aunque siempre será más completo que el proyector traiga HDMI 2.1. De DisplayPort 2.0 ni hablamos porque es un puerto que ni aparece en casi ningún monitor o televisor, siendo HDMI 2.1 más «estándar».

Aunque no se trate de una salida de vídeo, es muy interesante que el proyector venga con un jack para poder conectar un equipo de sonido potente, barras de sonido o una salida óptica para algo más profesional.

Los mejores proyectores gamer de Acer

Acer solo tiene 2 proyectores gamer y están encuadrados en la gama gaming más alta de la marca: Predator. Se trata del Predator GM712 y el Predator GD711, dos proyectores que son muy difíciles de rivalizar porque ofrecen unas especificaciones de escándalo.

Acer Predator GD711

Acer Predator GD711

El Acer Predator GD711 es un proyector gamer que viene con 4000 lúmenes LED y que destaca por ofrecer una resolución 4K, hasta 240 Hz (en 1080p), HDR10 y VRR para gaming. Entrando en las especificaciones más interesantes en proyectores, encontramos sus capacidades de proyectar una pantalla de 300 pulgadas.

No obstante, el fabricante hace bien al recomendarnos 74 pulgadas y 2 metros de distancia respecto a la pared para un visionado óptimo. Quizás, si alejamos demasiado el proyector, no obtendremos la experiencia deseada.

Dispondremos de relaciones de aspecto 4:3 y 16:9, mientras que tendremos HDR10 para jugar y uso multimedia. Acer se ha querido centrar en la gama de colores Rec.709 como estándar HDTV, que es acompañado con la compatibilidad HDR10 y DynamicBlack para reforzar los negros.

En este caso, tenemos una relación de contraste de 2.000.000:1 y una gama de colores 95% Rec.709, aunque una de las claves de este proyector gaming es el modo de juego. Concretamente, tenemos 3 modos: fútbol, juego brillante y juego oscuro.

Además, viene con un altavoz de 10 W, mando a distancia y opciones de conexión inalámbrica para aprovechar un Android TV, por ejemplo. Sus puertos principales son HDMI o VGA y es posible disfrutar de contenido 3D a través de DLP LINK 3D.

Acer Predator GM712

Acer Predator GM712

Se parece al anterior, pero es mucho más claro (en todos los sentidos) porque se trata de un proyector gamer equipado con 3600 lúmenes ANSI, una resolución 4K, proyección de hasta 300» (recomendables 75 a 2 metros) y hasta 240 Hz. No falta el VRR, el HDR10, los modos de juego y las conexiones inalámbricas.

Son esas capacidades las que le permite llegar a otorgar un contraste de 10.000:1, trayendo una calibración ISFccc para el contraste, los tonos, nitidez y niveles de color diurna y nocturna de alta precisión.

 Te recomendamos los mejores proyectores del mercado

Al igual que el anterior, el Predator GM712 puede dar hasta 240 Hz en 1080p y 120 Hz en 1080p en consolas. Es considerado un producto de menor gama, pero lo cierto es que trae los mismos modos, el DLP LINK 3D, uso ininterrumpido durante 24 horas, tecnologías inalámbricas, altavoz de 10 W e, incluso, mando a distancia.

Ángel Aller

Graduado en Derecho y Máster de Abogacía. Amante de los videojuegos y geek inconformista. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba