HardwareTutoriales

Mini PC Master Race, ¿podemos obtener los mismos FPS en videojuegos?

A pesar de sus críticas, los mini PC gaming han venido para quedarse y los hemos analizado para ver si ofrecen los mismos FPS que una PC Master Race convencional. Muchos consideran que se quedan lejos, pero repasamos cada detalle y desmentimos mitos.

En el mundo de la informática hay mucho mito que se ha extendido bajo la premisa de una mentira dicha mil veces se convierte en verdad. Internet hace magia con los mitos, y hay que decir que los mini PC han sido ferozmente criticados en cuestiones de rendimiento y refrigeración, dos aspectos muy unidos. Veamos si es verdad que los mini PC no pueden ser Master Race.

Qué es un mini PC gaming

mini pc gaming

Hay varias vertientes de pensamiento sobre el concepto «mini PC gaming», pero el origen del término mini PC viene del factor de forma mini-ITX. Dicho esto, hay dispositivos mini PC mucho más pequeños y compactos, como pueden ser de referencia los Intel NUC, unos ordenadores diminutos que gozan de portabilidad y de todo lo que requiere un PC.

Si nos vamos al puro sobremesa, el mini PC gaming es un equipo con factor mini-ITX que viene capacitado para jugar a videojuegos a unas exigencias elevadas. No estamos hablando de 1080p a 60 FPS (que también), sino de irnos a 1440p o 4K e, incluso, a los 144 FPS jugando.

Intel-NUC-9-Extreme

¿Para qué tener un equipo potente de este tamaño? Porque no todo el mundo tiene el espacio suficiente para instalar una torre o semitorre, pero quieren jugar a videojuegos como el que más. Entonces, se les da esta posibilidad, la cual está cobrando fuerza en el sector, especialmente en Asia.

Y es que, en países como China o Japón, hay ciudades en las que el espacio es un lujo, y vivir en una casa con más de 100 m² es casi de privilegiados. En estos mercados, los mini PC cobran más interés que en EE.UU o Europa, por ejemplo.

poco espacio pc

¿Cómo metemos todos los componentes en menor espacio? Esta es la principal diferencia con el PC Master Race clásico: componentes mini-ITX. Éstos son el centro de la crítica de los mini PC: hay gente que piensa que dan menos rendimiento que los componentes normales.

Bueno, hay medias tintas en esto, y para analizar de verdad si un mini PC gaming ofrece menos rendimiento que uno con factor de forma micro-ATX o ATX, veamos si sus componentes son peores.

Componentes mini-ITX vs ATX

A continuación, vamos a analizar cada componente en su versión ATX y mini-ITX para ver si el mini PC gaming puede darnos el rendimiento que se espera de ellos.

Placa base mini-ITX o micro-ATX

placa base mini-itx

Dependiendo del tamaño de la caja que compremos, una micro-ATX podrá ser instalada sin complicaciones, aunque una mini-ITX suele ser más recomendada para cajas con este factor de forma. Digamos que las micro-ATX están bien para semitorres compactas, y las mini-ITX para cajas pequeñas donde el espacio es un lujo.

La principal contra de estos factores de forma es la superficie: se reduce, y hay que prescindir de ranuras PCI-Express o slots de memoria RAM. Terminamos antes diciendo lo que NO podremos hacer:

  • Configuraciones con 2 o más GPUs. Habrán excepciones, pero, por norma general, no podremos montar más de 2 GPUs en el equipo por cuestiones de espacio, refrigeración, y la más importante: raíles PCI-Express. Solemos encontrar una única ranura x16, y no es óptimo que una GPU haga uso de x16 y otra de x4 o x8, por ejemplo. Además, esto cada vez tiene menos sentido porque muchos juegos no están optimizados para SLI o CrossFire; de hecho, NVIDIA ha abandonado SLI.
  • 2 slots de memoria RAM como mucho. Esta limitación solo se aplica a las placas base mini-ITX, pero elegir un chipset entusiasta nos permitirá gozar de las mismas frecuencias que en ATX. La única limitación es que no podemos poner 4 módulos.
  • Slots SSD M.2. Pasa lo mismo que en los slots RAM, normalmente no veremos más de 2 ranuras para este tipo de SSDs.
  • Espacio entre socket y memoria RAM. Una refrigeración líquida AIO no ocasionará problemas en la placa base, pero un disipador de bajo perfil puede chocar con los módulos de memoria RAM, si tiene un tamaño determinado. Hay modelos diseñados para no chocar con esta zona y evitar que pase esto.
  • ¿Menos puertos traseros? Esto va a depender de la placa en cuestión, ya que hay placas base mini-ITX de todas las gamas.
  • VRM, depende de la placa. Los VRM son esenciales para el overclock que queremos practicar en la CPU. En este factor de forma encontraremos de todo: placas buenas y malas, al igual que en ATX.

Por todo lo demás, tenemos una placa que nos ofrece casi el mismo servicio que una ATX, pero con unas dimensiones más pequeñas. Es más, veréis que los precios no son bajos, pero quienes busquen un mini PC Master Race… no tendrán problema.

Disipadores y refrigeraciones AIO

Razer-Tomahawk-Mini-ITX

A priori, se puede instalar un disipador de torre y una refrigeración líquida custom en una placa mini-ITX. El problema está en el tamaño de la caja, así como en el espacio que ocupa la GPU que compremos.

Por un lado, el disipador de torre puede dar más problemas que beneficios porque:

  • No vamos a tener mucho espacio, por lo que puede chocar con la GPU, con la parte lateral izquierda de la placa e, incluso, con los slots de memoria RAM.
  • Va a tener poco espacio para mover aire, por lo que su rendimiento término puede no ser tan bueno.
  • En una caja mini-ITX, olvidémonos de un disipador de torre con ventilador de 140 mm.

La mejor opción para refrigeración por aire es un disipador de bajo perfil, el cual empuja el aire hacia arriba, pero cuidado: los hay bastante grandes y pueden ocasionar problemas con los slots. Dicho esto, nos reiteramos en que hay modelos que ofrecen un diseño específico para no chocar con estas ranuras.

mini-itx

Por otro lado, las refrigeraciones líquidas plantean menos problemas:

  • Su única limitación suele ser el tamaño de radiador en relación con el tamaño de la caja.
  • Normalmente, son preferibles los kits AIO con 2 ventiladores de 120 mm cada uno.
  • Hay que saber instalarlos correctamente: tutorial sobre cómo montar refrigeración líquida en CPU.

En términos de resultado, podemos lograr un gran rendimiento térmico en nuestro mini PC gaming, equiparándonos a los PC Master Race de toda la vida.

Tarjeta gráfica mini-ITX

tarjetas gráficas mini-ITX

Llegamos al punto en discordia y más polémico de todos: el rendimiento de las tarjetas gráficas mini-ITX. Vayamos directos al grano y dejemos varios puntos claros:

  • Su rendimiento térmico es peor que el de los modelos normales porque éstas solo equipan 1 ventilador.
  • En consecuencia de lo anterior, vienen con frecuencias más bajas que otros modelos custom.
  • Equipan las mismas GPUs y memorias que el resto de tarjetas gráficas.
  • Se diferencian en que su tamaño es más pequeño para que quepan en cajas mini-ITX.
  • Hay menor oferta y los modelos no son baratos (por la poca demanda). Además, no hay variantes mini-ITX en todas las gamas, habiendo más opciones para las gamas bajas y medias.
  • Caben ciertos modelos de 2 ventiladores en cajas mini-ITX, como la gama DUAL de ASUS, por ejemplo.

¿Las tarjetas gráficas mini-ITX dan menos rendimiento que un modelo normal? Se piensa que sí, pero depende de varios factores:

  • En stock, pocas diferencias de FPS vemos entre un modelo custom de 3 ventiladores y otro de 1-2 ventiladores.
  • Las capacidades de overclock son menores que otros modelos custom con mejor refrigeración. Por este motivo, los modelos de 2-3 ventiladores alcanzan frecuencias más altas y, por ende, consiguen FPS adicionales respecto a las mini-ITX.
  • Al máximo de carga, se calientan más que un modelo normal. Esto dependerá de la temperatura ambiente que tengamos, así como del circuito de aire que haya en la caja.

Por tanto, las tarjetas mini-ITX no siempre darán menos rendimiento, pero para los entusiastas del overclock, no son un producto interesante. Esto quiere decir que podemos disfrutar de un mini PC gaming con todas las garantías.

Caja mini-ITX

mini pc gaming

La caja mini-ITX debe ser elegida con exhaustividad porque debe darnos muchas opciones de personalización, ya que el espacio es reducido. Muchas prescinden de las bahías de 3.5″ y 2.5″, aunque esto ocurre igualmente en algunas cajas ATX. En este caso, es por cuestiones de espacio y porque muchos prescinden de HDDs en muchas de sus configuraciones.

Lo que nos interesa de una caja mini-ITX es lo siguiente:

  • Que ofrezca el tamaño que queremos.
  • En base a ese tamaño, que ofrezca las mayores posibilidades de refrigeración (ventiladores arriba, frontal, opción de instalar kit AIO, etc.).
  • Comprobar la compatibilidad de fuentes de alimentación ya que encontraremos cajas que solo admitan SFX, como otras que permitan la instalación de ATX.
  • Puertos USB que nos interesen.
  • Iluminación RGB, cristal templado…

Exceptuando las peculiaridades de las cajas mini-ITX, todos los demás aspectos son los mismos que una torre ATX normal.

Fuente de alimentación SFX, TFX o SFX-L

atx tfx sfx

Terminamos con los formatos de fuentes de alimentación SFX, TFX o SFX-L. En dicho artículo, nuestro compañero Breixo explicaba fabulosamente los distintos tipos de fuentes de alimentación compactas que nos encontramos. En forma de resumen, os diremos lo siguiente:

  • SFX. Es el factor de forma más recurrido para mini PCs, teniendo unas dimensiones de 125 x 63.5 x 100 mm (ancho, altura y diámetro).
      • Es raro encontrar fuentes de este tipo con más de 700 W.
      • Hay poca oferta de estas fuentes, así que su precio es alto.
      • No todos los modelos tienen una gran calidad.
  • SFX-L. Complementa al anterior formato y tiene unas dimensiones 125 x 63.5 x 130 mm:
      • Su ventilador es más grande y solo cambia la profundidad de la caja (ancho), así que puede valer para una caja mini-ITX.
      • Hay poca variedad en el mercado, pero pueden ofrecer más potencia que las SFX.
      • Puede plantear problemas de espacio cuando instalamos una GPU un poco grande.
  • TFX. Es un factor minoritario y la oferta de potencia es muy baja, llegando a 400 W en algunos modelos. Sus dimensiones son 85 x 65 x 175 mm:
      • Poquísima oferta.
      • No merece la pena en mini PC gaming.
      • Puede alimentar una GPU gaming antigua que no requiera tanta potencia.

Dicho esto, hay cajas mini-ITX compatibles con fuentes ATX; en su defecto, lo mejor es SFX o SFX-L

Conclusiones acerca de un Mini PC Gaming

La pregunta del millón es, ¿podemos obtener el mismo rendimiento en un mini PC gaming que un PC Master Race? Depende de los equipos que comparemos. En igualdad de componentes, no creo que veamos una diferencia de FPS patente. Eso sí, un equipo de estas características tiene sus restricciones:

  • Ausencia de GPUs mini-ITX en las gamas altas (RX 6900 XT, 6800 XT, RTX 3080 o 3090).
  • Disipadores de torre refrigeran un poco mejor que los de bajo perfil.
  • Más posibilidades de memoria RAM en ATX.

Los mini PC gaming existen y son posibles, aunque cuesten un dinero que haga pensárnoslo 2 veces. Consideramos que son un producto perfecto para quien tenga problemas de espacio, careciendo de sentido optar por ellos cuando podemos tener una torre que no nos genere esos conflictos.

Te recomendamos la lectura sobre tarjetas gráficas mini-ITX

Esperamos que os haya sido de ayuda esta información. Si tenéis alguna duda, comentad abajo y os responderemos en breve. ¿Qué opinión os merece estos equipos?

Ángel Aller

Graduado en Derecho y estudiando el máster de Abogacía. Amante de los videojuegos y geek inconformista. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba