Portátiles y ordenadoresTutoriales

¿Qué piezas puedo mejorar en un portátil?

Los ordenadores portátiles son un producto que generalmente no se asocia con la facilidad de actualización de las piezas, ¿no? Lo cierto es que cada vez son más restrictivos, pero aún así casi siempre hay piezas que se pueden mejorar en un portátil. En este artículo le daremos un repaso a los componentes más importantes. ¡Comenzamos!

que piezas mejorar en un portatil

Componentes principales

Vamos a empezar repasando algunos de los componentes principales de los portátiles para ver si es posible o no su actualización a uno mejor con facilidad.

Procesador y tarjeta gráfica

Hace ya muchos años, era normal actualizar el procesador de un ordenador portátil. Y es que estos podían usar un zócalo de tipo PGA, es decir, la conexión entre placa y CPU se realizaba con unos pines situados en esta última (o LGA, donde están en la placa), así que se podía realizar el cambio sin problemas.

  • Tienes más información sobre LGA vs PGA vs BGA en nuestro artículo completo al respecto.

piezas portátil

En esos casos, el cambio de procesador era algo viable. Veíamos a mucha gente cambiando sus i5 de 3ª generación (aquí convivieron PGA y BGA) de 2 núcleos y 4 hilos por un i7 de 4 núcleos y 8 hilos. Todavía hay quien lo hace con su portátil viejo, y desde luego es una mejora considerable que puede revivir el portátil. Aunque hay que tener en cuenta

Respecto a la tarjeta gráfica, si cuenta con una GPU dedicada lo más normal es que sea BGA y desde luego en un portátil actual no va a ser posible.

Memoria RAM

piezas portátil

Ahora entramos en algo mucho más reemplazable, pues buena parte de los portátiles tienen su RAM montada en zócalos SO-DIMM, que son universales y muy fáciles de cambiar. Además, también suelen estar en partes del ordenador relativamente «accesibles», es decir, solo habrá que quitar unos tornillos y ya podremos acceder a estos.

¿Se pueden cambiar en todos los portátiles? Desgraciadamente no, ya que muchos llevan las memorias RAM soldadas, ya sea por un ejercicio de egoísmo del fabricante o porque necesitan reducir al máximo posible el grosor. Los portátiles ultrafinos son aquellos donde cada vez hay menos posibilidades de actualizar la RAM. Otra posibilidad común es que haya una parte de la RAM soldada (lo veréis en las especificaciones del equipo como «en placa«) y luego un módulo SO-DIMM para poder actualizar.

En el caso de que sí podáis hacerlo, debéis saber cómo se distribuye la memoria en vuestro portátil, para así planificar la mejora de capacidad. Comprobad cada slot en CPU-Z, y consultad además vuestro modelo de CPU, porque en la página oficial del fabricante (Intel o AMD) os saldrá la capacidad de RAM máxima que se puede instalar. Hecho esto, os quedáis con estas opciones:

  • Actualizar uno de los módulos o añadir uno más si hay un espacio libre.
  • Reemplazar ambos módulos para poner un kit totalmente nuevo.
Si sueles acumular mucha multitarea y se te satura el equipo porque tienes poca RAM (4 o 6GB) entonces subir a 8GB o 16GB puede ser una muy buena idea.

Generalmente la primera opción no dará problemas de incompatibilidad. En todo caso los módulos nuevos deberán ser lo más parecidos posible a los que ya había en el portátil, sobre todo de cara a la tecnología (DDR3, DDR3L, DDR4…). Destacar también que marcas como Crucial o Kingston nos facilitan mucho el trabajo dándonos una lista de memorias compatibles con nuestro modelo de portátil.

Discos duros

piezas portátil

Seguimos con las “buenas noticias» pues el disco duro es otra pieza que suele poder cambiarse con facilidad en los portátiles. Si tu equipo tiene un disco HDD mecánico (tenemos un artículo para que sepas si tienes un SSD o un disco mecánico) entonces por supuesto que podrás cambiarlo, ya sea de una forma un poco más difícil o sencilla, pero podrás reemplazarlo por cualquier disco SATA.

En los portátiles con mayor reparabilidad, había compartimentos en la parte inferior para llegar solo a la parte del disco duro o de la RAM y no tener que desmontar todo el equipo. Eso, por desgracia, se está perdiendo.

Para aquellos portátiles con un HDD, lo recomendable es sin duda cambiarlo por un disco de estado sólido (SSD), sobre todo si funciona con lentitud, tarda en iniciarse, etc. Estos discos son muchísimo más rápidos y tienen unos tiempos de acceso muy inferiores, y realmente son la clave del éxito para revivir un portátil viejo.

piezas portátil

En los modelos más nuevos, lo más probable es que ya haya un SSD, así que aquí el hecho de cambiarlo por uno mejor que rinda más no tiene por qué notarse en el uso diario. De todas formas, si quieres más capacidad o haces un trabajo donde el ancho de banda del SSD sea crítico y quieres mejorar tu SSD, lo que habrá que saber son básicamente dos cosas:

  • Si es de tipo SATA o M.2, ya que cambia totalmente la forma de conexión: uno tiene el mismo formato que los anteriores discos mecánicos, así que podéis cambiarlo. El otro se presenta en forma de «tarjeta» y realmente podría venir soldado.
  • Si hay zócalos M.2 disponibles (muchos fabricantes dejan uno aparte para que los usuarios puedan actualizar) y en caso de haberlos si son compatibles con SSD M.2 de tipo SATA o M.2 de tipo PCIe (NVMe), para poder hacer esa compra.

Necesitas consultar la información de tu modelo concreto

Todo lo que te hemos explicado arriba es para que veas qué piezas se suelen poder mejorar en un portátil y de qué manera. Pero ten en cuenta que todo dependerá de tu modelo exacto de portátil, y de si tiene o no la posibilidad de reemplazar esos componentes. Lo mejor que puedes hacer es conseguir un vídeo de desensamblaje (teardown) de tu portátil en el que se pueda apreciar cómo de fácil es el proceso y qué piezas no están soldadas en su interior.

RAM soldada

Como os dijimos, cuanto más «ultrafino» sea, menor posibilidad habrá de poder mejorar componentes. Pero aún así casi todos los fabricantes se portan en cosas como no soldar los SSD M.2 o dejar un zócalo de RAM SO-DIMM. En otros casos como podría ser un MacBook ya se pondrá bastante más complicado.

Atención: posible invalidación de la garantía

Algo que debéis tener siempre presente es que cambiar las piezas de un portátil puede invalidar su garantía. Esto es algo que debería preocupar a todos los que tengáis uno con menos de 2 años, que es el período de garantía legal. Si este es vuestro caso, entonces es algo que tendréis que comprobar. Básicamente hay tres maneras:

  • Buscando información del modelo concreto de ordenador (a veces puede ser suficiente con la marca) para saber si el reemplazo de alguna pieza o la apertura del mismo puede resultar en una invalidación de la garantía.
  • Contactando directamente con el fabricante para saber esta información, salvo que su servicio de soporte sea malo deberían responderos sin ningún problema.
  • Comprobando siempre todo lo que tocáis en el ordenador. Si hay algún tipo de pegatina en algún sitio que haya que quitar para realizar el cambio, muy probablemente se trate de un precinto de garantía. Por ejemplo, si está sobre un tornillo o entre un componente y la placa base / chasis, etc.

¿Se puede mejorar algo más?

Aparte de los componentes principales, es posible que también se puedan mejorar otros, aunque aquí ya entramos en algo bastante más difícil. Por ejemplo, podríamos hablar de la pantalla, ya que muchos modelos de portátil que integran paneles TN tienen variantes IPS siendo ambos paneles compatibles con la misma placa, con lo cual se podría comprar un reemplazo que mejorase la calidad de imagen. Este es un ejemplo muy concreto que no tiene por qué darse y, sobre todo,

Por otra parte, podríamos pensar en las tarjetas de red, que en muchas ocasiones no dan la talla para las necesidades del usuario y hay modelos compatibles fácilmente reemplazables.

La alternativa de los reemplazos completos

Como os dijimos, cada vez los portátiles son más restrictivos en cuanto a las piezas que se les pueden montar. Esta triste realidad hace que en muchos casos no haya otra alternativa que hacer reemplazos grandes para necesidades pequeñas, como podría ser cambiar toda la placa base solo para cambiar el conector de carga. Esto nos lleva a recomendar alternativas a un cambio directo de piezas, por ejemplo se podría acudir a un servicio profesional que se encargase de desoldar y soldar de nuevo un conector.

Lo mismo ocurre con las mejoras, donde la forma de aumentar la RAM o almacenamiento de un portátil que los tenga soldados es conseguir una placa totalmente nueva. No suele ser algo que merezca la pena económicamente (ni a nivel del trabajo necesario tampoco), así que sin duda lo mejor es ser previsores y elegir un portátil con capacidades de mejora razonables o, en su defecto, no escatimar en RAM o almacenamiento en el mismo momento de hacer la compra, aunque lo primero se puede paliar simplemente teniendo menos programas a la vez y para lo segundo siempre quedará la posibilidad del almacenamiento externo o en la nube.

Palabras finales y conclusión

Aunque un ordenador portátil no está hecho con la misma idea que los de sobremesa por piezas a los que tan acostumbrados estamos en la web, lo cierto es que casi siempre hay piezas que podemos actualizar y mejorar con facilidad.

Por desgracia, el mayor enemigo de las posibilidades de mejora en portátiles está en los componentes soldados. Debido a la creciente priorización del diseño sobre la funcionalidad (donde los fabricantes reducen el grosor de los equipos a toda costa) y también a veces a un peor trato de las marcas hacia las prácticas de reparación en favor de la obsolescencia programada, cada vez hay menos piezas que mejorar en un portátil.

Todo dependerá de cada modelo concreto, pero lo que hoy en día es más fácil poder mejorar es la RAM y el almacenamiento. Esto último es crítico para los equipos que llevan discos mecánicos (HDD) para el sistema, pues el cambio a un SSD dará toda una nueva vida al portátil.

Los procesadores se podían cambiar hace unos años, pero hoy en día es casi imposible que sea posible, ya que todas las CPU para portátiles actuales hacen uso de BGA, es decir, van directamente soldados a la placa base y no se pueden reemplazar.

Finalmente, destacar también que hay muchas piezas que, si bien no se pueden “mejorar”, sí podemos actualizarlas por si se nos estropean. Puede ser el caso de la pantalla, el teclado, el trackpad… etc.

¿Consideras que las posibilidades de actualización de un portátil son algo importante? ¿Te fijas en ello a la hora de comprar? ¡Déjanos tus comentarios!

Breixo Gómez

Apasionado del Hardware, exigente con la calidad de los productos. Intento aprender lo máximo cada día. No dudes en dejarme cualquier duda o sugerencia en los comentarios ;)
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba