Reviews

Razer DeathAdder V2 Pro Review en Español (Análisis completo)

Uno de los mejores ratones inalámbricos del mercado

La serie de ratones DeathAdder de Razer es una de las más conocidas del mundo. Con 14 años de historia, en la que la filosofía de diseño y ergonomía de estos ratones no ha cambiado demasiado, y la creciente popularidad de los ratones inalámbricos, no sería mala idea lanzar una versión Wireless de este ratón, ¿no?. Pues el nuevo Razer DeathAdder V2 Pro, que tenemos el gusto de analizar hoy, nos lo trae.

El Deathadder V2 Pro mantiene buena parte de la filosofía de sus predecesores en cuanto a ergonomía, y lo combina con una gran calidad y prestaciones punteras. Un ratón que, como podréis comprobar, es sencillamente fantástico. ¡Vamos a verlo!

Agradecemos la confianza a Razer por enviarnos este producto para su análisis.

Especificaciones técnicas Razer DeathAdder V2 Pro

 

Unboxing

La caja del Deathadder V2 Pro sigue la misma línea que todos los productos de la compañía. Como siempre, lo fundamental está en su parte trasera, donde se nos cuentan las especificaciones más relevantes del ratón: interruptores ópticos, sistema inalámbrico HyperSpeed / BT, sensor Razer Focus+, etc. A lo largo de la review iremos desgranando cada una de ellas.

Razer Deathadder V2 ProPor dentro tenemos una caja de cartón que da una sensación de unboxing menos premium que en otros ratones, aunque aplaudimos que no hayan optado por los innecesarios embalajes de plástico que estamos muy acostumbrados a ver, y que de hecho estaban presentes en el DeathAdder v2.

En el interior de la caja tenemos al ratón en su bolsita de transporte, cable micro-USB especial para carga, un manual de usuario cuya utilidad veremos luego, y un adaptador también muy especial que os enseñamos más adelante.

Análisis externo. (Casi) el mismo diseño de siempre, ahora inalámbrico

Razer Deathadder V2 Pro¡Apreciemos el exterior de este ratón tras sacarlo de la caja! Tenemos una forma que mantiene toda la esencia de los demás DeathAdder, en las 30 variantes que se han lanzado en estos 14 años (cuya evolución puedes ver en su web oficial).

Esta conocida forma, que vemos replicadísima en la competencia, se origina de los antiguos ratones Microsoft IntelliMouse Explorer. No sorprende teniendo en cuenta que Razer y Microsoft siempre se han llevado muy bien, y de hecho junto al primer Deathadder de 2016 apareció el ratón Microsoft Habu, vendido bajo esa marca con la ergonomía de Microsoft y la tecnología de Razer.

Razer Deathadder V2 ProEl cómodo diseño asimétrico combina unas líneas marcadas que le dan personalidad con una sobriedad que permite mantener una ergonomía excelente.

Razer Deathadder V2 ProComo no podía ser de otra forma esta es una base con el 100% de teflón, que cambia ligeramente frente a otros modelos de Deathadder, pero no nos da ninguna queja. Además, Razer cuida los detalles y también recubre el sensor de estos pies para asegurar la máxima consistencia en el uso.

Los pies durarán muchísimo, pero Razer podría haber dejado un reemplazo a disposición del usuario en la caja, dado el precio del ratón.

Razer Deathadder V2 ProGuardado en la parte inferior del propio ratón tenemos el dongle USB que nos permitirá conectarlo mediante el sistema inalámbrico de 2.4GHz HYPERSPEED de Razer, del que vamos a hablar bastante.

Ergonomía: ¿para qué manos es este ratón?

Este diseño, aunque haya sufrido pequeños cambios, está más que probado por millones de jugadores, y se conoce bastante bien para qué manos es más recomendable. Lo primero y más obvio es que es un ratón para diestros, dada su asimetría no está hecho para usarse con la mano izquierda.

La forma de los DeathAdder siempre se ha considerado ideal para agarres de tipo palm grip, es decir, de palma, y básicamente para todos los tamaños de mano.

Aclara este concepto del agarre muy fácilmente en nuestro artículo:

Para medir la mano, hay que hacerlo desde la punta del dedo corazón hasta la base de la palma (justo donde comienza la muñeca). Las tallas suelen considerarse las siguientes:

  • Manos pequeñas: 14cm a 17cm
  • Manos medianas: 17cm a 19.5cm.
  • Manos grandes: 19.5cm y más allá.

Esta recomendación se basa en cómo es su forma y su tamaño, y en el consenso bastante amplio que hay sobre su idoneidad para palm. En el caso de los usuarios de fingertip y claw, no es la elección más recomendable para manos pequeñas.

Destacar que Razer pone a disposición de los usuarios una web para comprobar muy fácilmente cuál es el ratón más idóneo para cada uno, según el tipo de juegos que frecuenta, tipo de agarre y tamaño de mano.

Peso

El peso de este Razer DeathAdder V2 Pro es de 88 gramos. Si nos vamos al DeathAdder V2 con cable, tenemos 82 gramos. Vamos, que apenas varía a pesar de que añadir el sistema inalámbrico siempre da bastante peso.

Razer Deathadder V2 ProSi tenemos en cuenta las dimensiones del ratón, concluimos que es un peso bastante bueno, desde luego a estas alturas no es un ratón “ultralight”, pero desde luego que es muy ligero, nos da una excelente sensación totalmente digna de un ratón para eSports y juego competitivo, y alejada de las tendencias de aumento de peso que siguen otros ratones.

Como decimos, el peso es bueno, pero en este sentido la competencia le está pisando los talones, como Logitech con su G PRO X Superlight de 63 gramos. En todo caso, es una excepción y dentro de la competencia en conjunto el Deathadder V2 Pro tiene un muy buen peso.

Análisis de características: ¿qué nos ofrece este ratón?

Veamos lo más importante sobre las características y prestaciones de este DeathAdder V3. Comencemos por su conectividad, un aspecto sin duda diferencial.

Conectividad inalámbrica excelente

Uno de los puntos fuertes de este ratón es su conectividad inalámbrica, ya solo por el hecho de que Razer nos da la opción de elegir entre su dongle USB mediante conexión inalámbrica a 2.4GHz o Bluetooth 5.0. De esta forma, no estaremos atados al uso de su receptor USB, al mismo tiempo que tampoco dependeremos de tener compatibilidad Bluetooth en nuestro ordenador. Es más, si nos decidimos a usar la de 2.4GHz porque no tenemos BT, y perdemos el dongle USB, siempre podremos apañarnos con un adaptador Bluetooth.

Bueno, también es cierto que perder el receptor USB no va a ser nada fácil, ya que tal y como os mostramos antes Razer nos deja un cómodo hueco en la parte inferior del ratón donde guardarlo y taparlo, para tenerlo a buen recaudo siempre que lo desconectemos.

Razer Deathadder V2 ProLa elección entre BT o 2.4GHz se hace cómodamente desde el botón situado en la parte trasera del ratón.

Si elegimos 2.4GHz, el emparejamiento es automático tan pronto se conecte a nuestro PC.

Razer Deathadder V2 ProEn cambio, para el Bluetooth simplemente tendremos que hacer la combinación correcta para que se muestre como un dispositivo visible, siempre y cuando queramos vincular uno nuevo, nos lo indica muy claramente el manual. Una vez emparejado, recordará el dispositivo y no tendremos ningún problema al respecto. También se podría decir que así conseguimos una especie de KVM en el ratón. Pensadlo, lo conectamos a nuestro portátil mediante Bluetooth, y luego al sobremesa mediante 2.4GHz y elegimos.

Razer Deathadder V2 ProEl modo Bluetooth nos permite conectar cualquier dispositivo que admita el uso de un ratón, es decir, que hemos podido emparejarlo fácilmente incluso con un móvil, que ha reconocido nuestro ratón a la perfección.

Respecto al alcance de ambas opciones,se entiende que en el caso del Bluetooth es algo superior, pero que no estará tan enfocado a la reducción de latencia como sí lo está la tecnología Hyperspeed de Razer.

Razer Deathadder V2 Pro

Otra cosa más a tener en cuenta es que Razer nos da un accesorio perfecto para aumentar el rango de la conexión a 2.4GHz. Básicamente se trata de un alargador, al que conectamos el cable de carga microUSB de un extremo, y el receptor 2.4GHz en el otro. Así, hacemos una extensión hasta nuestro PC. No le vemos muchos usos a esto, pero ahí está para quien necesite ampliar el rango del ratón. Nunca está de más.

Lo que se echa en falta aquí es el dock de carga que traía el Viper Ultimate, y con el que este ratón es compatible. Nosotros no lo vemos una gran pérdida, pero ya es cuestión de cada uno.

Interruptores

Desde hace varios años, estamos acostumbrados a ver interruptores mecánicos del fabricante Omron en cualquier ratón decente. Apenas había excepciones en la gama alta, como Zowie optando por la muy especial Huano.

Más allá de eso, lo máximo que veíamos era el uso de modelos distintos de la propia Omron, con especificaciones, durabilidades y lugares de fabricación distintos, o casos como el de Razer, que personalizaba y rebrandeaba los interruptores de dicha compañía bajo su nombre.

Razer Deathadder V2 ProPues el gigante californiano de los periféricos ha decidido desmarcarse de la mayoría de sus competidores pasando a usar interruptores ópticos en alguno de sus modelos. Ese es el caso con el Deathadder V2 Pro, que usa un modelo propietario de Razer cuyo fabricante desconocemos.

Lo que los switches ópticos permiten en ratones es similar a lo que ocurre en teclados. Básicamente, la activación no se consigue mediante contacto físico, sino que se basa en que el ratón bloquea el paso de la luz emitida hasta que lo pulsamos, entonces se permite el paso de esa luz hasta un receptor, y se registra el click. Este sistema no tiene ningún “efecto rebote” tras clicar, permitiendo conseguir las latencias más bajas posibles. Tenemos además una durabilidad de 70 millones de clicks, frente a los 20 o 50 a los que estamos acostumbrados.

Por su naturaleza, estos switches no deberían presentar nunca el típico problema de “doble click” que se puede desarrollar en ratones con interruptores mecánicos.

La sensación de uso de estos interruptores es muy satisfactoria, bastante equilibrada en fuerza y recorrido, al igual que los demás botones. Su sonoridad se podría catalogar como “media-baja”, es decir, no son unos interruptores ruidosos, en absoluto.

Sensor

Razer Deathadder V2 ProEl sensor de este DeathAdder es el Focus+. Este es un nombre comercial para el PixArt PAW3399, que ha sido desarrollado en conjunto por Razer y PixArt, y no tiene nada que ver a nivel interno con el conocido PMW3360 o cualquiera de sus variantes.

En cuanto a especificaciones, este sensor tiene una precisión del 99,6%, lo que le da una tasa de errores de tan solo el 0.4%, frente al 1% del PMW3389 y el 3360, o el muy parecido 0.5% del reciente PAW3370.

Más allá de eso, el sensor llega a unos innecesarios 20.000 DPI de sensibilidad, y una velocidad de tracking de 650 IPS, esto sí que es un valor realmente alto frente a los que ya eran los mejores sensores del mercado antes, que tenían 400IPS. Tener más IPS significa que el ratón puede cubrir una mayor distancia por segundo, así que registrará los movimientos más bruscos. ¡Es capaz de cubrir 16 metros por segundo!

Finalmente, destacamos que el ratón tiene una tecnología de “calibrado inteligente”, para que su lift-off distance sea la misma sin importar el tipo de alfombrilla que usemos, y que el hecho de usar una más dura o más blanda no influya en el resultado final.

El lift-off distance o distancia de elevación es un concepto muy importante: define la distancia a partir de la cual el ratón deja de seguir nuestros movimientos cuando lo levantamos.

Pero hay más sobre este sensor, como su sistema de sincronización de movimiento, que podéis consultar en su web oficial.

Experiencia de uso

La experiencia de uso de este Razer Deathadder V2 Pro es fantástica. A la cómoda forma se le suma una respuesta excelente de su sistema inalámbrico, y un funcionamiento del sensor que no nos da lugar a ninguna queja.

También hemos podido comprobar cómo el sensor carece de efectos como el angle snapping, ya que a medida que aumentamos los DPI tenemos un dibujo muchísimo más irregular. Si este efecto estuviese presente, se vería muchísimo más suavizado, algo que no es deseable en un ratón gaming ya que afecta mucho a la precisión en partida. No esperábamos menos de un sensor como este, tan capacitado para jugar.

Software Razer Synapse e iluminación RGB

También tenemos, cómo no, soporte para el software Razer Synapse, del que ya tenemos un análisis completo en el que vemos sus capacidades, pero vamos a comprobarlas para este ratón en particular.

Lo primero que vemos es un panel que nos permite personalizar todos y cada uno de los botones del ratón. A excepción, claro está, del clic izquierdo.

Dentro de cada opción de personalización tenemos una buena cantidad de opciones. Esto es:

Ejecutar cualquier función del teclado o del ratón, es decir, pulsar una tecla concreta o una acción del ratón en particular.

  • Ajustar la sensibilidad, de tal manera que tenemos muchísimas posibilidades, incluyendo un “modo sniper” con el que se ajustará la sensibilidad a unos DPI concretos mientras lo mantenemos pulsado.
  • Una opción para comunicación entre dispositivos compatibles con Synapse.
  • Cambiar el perfil del ratón.
  • Cambiar su iluminación.
  • Usar como tecla Hypershift (ahora te lo explicamos)
  • Ejecutar un programa.
  • Controlar el volumen o la reproducción multimedia.
  • Iniciar algún programa de Windows o ejecutar alguna función básica como copiar o pegar.
  • Escribir un texto completo
  • O simplemente deshabilitar el ratón.

Como veis, son opciones realmente variadas que nos dan un juego inmenso.

Todas estas configuraciones se pueden guardar en perfiles, y no solo eso, sino que el ratón tiene una memoria interna en la que quedan almacenados para siempre, sin necesidad de tener Synapse funcionando. Esto se puede hacer con todas las funciones a excepción de las de Ejecutar programa, Comunicación entre dispositivos, y Función de texto.

También podemos aprovechar las funciones de Razer HyperShift. Básicamente, definimos un botón del ratón y podemos darle acciones nuevas a todos los demás que se ejecutarán si los pulsamos junto al botón HyperShift. Vamos, lo equivalente a lo que sería una combinación con Ctrl o Alt en un teclado.

Razer Synapse es un software que no le gusta a todo el mundo. Gracias a la memoria de este Deathadder, siempre será una opción descargar el software, configurar los perfiles y botones como se desea una única vez, y luego desinstalarlo.

Luego vamos al panel de “rendimiento”, en el que básicamente se nos permite ajustar las distintas configuraciones de sensibilidad, con entre 2 y 5 fases a elegir entre 100 DPI y 20.000 DPI. También nos dejan controlar el polling rate del ratón. Destacar que podemos ajustar la sensibilidad en dos ejes distintos si queremos. Es decir, un valor para el eje vertical y uno para el horizontal. Por ejemplo, si lo dejamos con sensibilidad X = 10.000 e Y = 100, y usamos el ratón para pintar una línea horizontal, nos saldrá casi perfecta.

Ahora vayamos con la iluminación. Evidentemente, tratándose de un ratón no tenemos por qué tener un gran margen de maniobra, y los DeathAdder siempre han tenido iluminaciones bastante sobrias, en este caso solo está iluminado el logo de Razer, que veremos siempre que conectemos el ratón. Eso sí, lo primero que nos sorprende es su gran presencia en cuanto a brillo, incluso a la luz de nuestros potentes focos se puede distinguir a la perfección.

Las opciones que nos da Synapse a este respecto son las siguientes:

  • Color estático a elegir.
  • Medidor de audio que variará la intensidad y el color según el audio del PC.
  • Modo de respiración, tanto con un solo color como alternante.
  • Reactivo, donde iluminará durante un tiempo solo después de hacer un click.
  • Rotación de espectro, el modo que nos vino por defecto y que va alternando todos los colores.

Adicionalmente podemos entrar en Chroma Studio, que nos permite crear efectos personalizados, pero en la práctica será de interés únicamente para combinarlo con otros dispositivos Chroma y crear un setup plenamente sincronizado.

Este es un ratón inalámbrico, así que la iluminación no debería ser lo más prioritario. De hecho, parece más interesante tenerla desactivada, pero eso ya es cosa de cada uno.

Luego le toca a la parte de calibración, donde básicamente podemos ajustar la lift-off distance del ratón. Podemos elegir 1mm, 2mm o 3mm, y esto es muy importante para muchos jugadores. Por ejemplo, los de FPS estarán interesados en la menor distancia posible, para hacer movimientos y levantamientos bruscos del ratón.

Autonomía y carga

Razer Deathadder V2 ProUna pregunta muy interesante a nivel práctico que seguro que muchos os estáis haciendo: ¿y qué pasa si se tiene el ratón en standby mucho tiempo? ¿Hasta qué punto se hace una gestión eficiente de la energía? Esto es algo que podemos controlar con Synapse, y por eso lo mencionamos en este punto de la review.

En el panel de alimentación, podemos elegir a partir de cuánto tiempo el ratón entra en modo de ahorro de energía. Cuando entra en él, básicamente queda en suspensión: la iluminación se apaga y el ratón deja de funcionar. Lo de la iluminación es esperable, al gastar bastante energía, pero lo segundo preocupa, ¿no? Pues no pasa nada, ya que en cuanto toquemos el ratón se recuperará de este modo al instante, de una manera que para nada resulta “traumática” o “comprometedora”.

Podemos dejar el ratón siempre encendido sin miedo, es decir, justo como si fuese por cable. También podemos ajustar cuándo se nos avisará de batería baja con una luz roja en el ratón.

La duración de esta batería es de unas 70 horas con la iluminación apagada y bajo el modo Hyperspeed, y de 120 horas bajo las mismas condiciones pero con Bluetooth. La carga no es especialmente rápida, debería durar unas 4 horas.

Palabras finales y conclusión sobre el Razer DeathAdder V2 Pro

Razer Deathadder V2 ProLa serie de ratones DeathAdder no necesita presentación en cuanto a su forma y fiabilidad: más de 14 años siendo una de las elecciones preferidas tanto de gamers como de equipos de eSports, sin duda gracias a su ergonomía y calidad, en la que no en vano ya se han inspirado muchos otros fabricantes.

En esta ocasión, parece que Razer ha buscado todo lo posible para, dentro de una forma y ergonomía ya conocida, implementar tantas características singulares como puedan, para así diferenciarse de la competencia. Y lo han conseguido: tenemos interruptores ópticos, un exclusivo sensor que supera con creces a titanes como el PMW3389 o el PMW3360, tecnología de macros HyperShift por la banda del software, etc.

Todas estas características desde luego marcan la diferencia frente a muchos de sus competidores, no solo por las innovaciones que traen al mercado sino porque su desempeño es indudablemente bueno. También hay aspectos que destacan pero no en exceso, como su bastante ligero peso de 88 gramos, pero ya superado por la competencia.

Te recomendamos la lectura de los mejores ratones del mercado.

Y por la banda de la conectividad, también se han portado realmente bien teniendo en cuenta que tenemos la elección de elegir entre funcionalidad 2.4GHz con un dongle USB LIGHTSPEED de baja latencia, o simplemente usar Bluetooth. La versatilidad que nos permite y el excelente funcionamiento de ambos sistemas es algo digno de aplauso.

Sin duda, el mayor punto negativo de este ratón es su precio, lo podemos encontrar a 150 euros. Es, sin duda, un coste bastante prohibitivo para un ratón, pero esperamos que baje con el paso del tiempo, igual que bajó el DeathAdder V2 cableado, que hoy se sitúa casi 100 euros por debajo de esta versión inalámbrica.

En definitiva, si cumples estos puntos entonces el DeathAdder V2 Pro es una opción perfecta:

  • Buscas un ratón inalámbrico de una enorme calidad y desempeño.
  • La forma de los DeathAdder te viene bien para tu mano y tu tipo de agarre.
  • Los botones son los que buscas, es decir, no estás buscando un ratón MOBA/MMO sino más bien FPS.
  • Estás dispuesto a pagar el precio del Deathadder V2 Pro.

Hagamos un resumen final de sus ventajas e inconvenientes:

Ventajas

  • Posibilidad de conexión mediante el receptor USB inalámbrico HYPERSPEED a 2.4GHz o mediante Bluetooth 5.0. ¡Muy versátil!
  • Sensor Focus+ (Pixart PAW3399) que supera con claridad al PMW3389 o el PMW3360 y tiene un desempeño fantástico.
  • Interruptores ópticos Razer que se desmarcan de la competencia y con mucha más durabilidad.
  • Completa gestión mediante software y con perfiles que se almacenan en el propio mouse.
  • Ergonomía testada y aplaudida por millones de usuarios en los 14 años de historia de la línea DeathAdder.

Inconvenientes

  • Precio muy prohibitivo al momento de escribir la review.
  • El peso es de 88 gramos es ligero, pero la competencia ya le está pisando los talones en este sentido.
  • Se echa en falta la inclusión de un reemplazo de los surfers en la caja.

El equipo de Profesional Review le otorga la medalla de platino y producto recomendado.

Razer DeathAdder V2 Pro

DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN - 96%
PRECISIÓN - 96%
ERGONOMÍA - 96%
SOFTWARE - 92%
SISTEMA INALÁMBRICO - 97%
PRECIO - 80%

93%

Breixo Gómez

Apasionado del Hardware, exigente con la calidad de los productos. Intento aprender lo máximo cada día. No dudes en dejarme cualquier duda o sugerencia en los comentarios ;)
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba