Fuentes de alimentaciónTutoriales

¿ATX o SFX? Conoce las ventajas y desventajas de cada fuente

Os traemos una comparativa entre fuentes de alimentación ATX vs SFX, que son las 2 más comunes y que atienden a ciertas necesidades. Los precios y potencias varían bastante, así que si tienes dudas estás en el lugar correcto porque esta comparativa sirve de guía de compra.

Actualmente, existen más formatos de fuentes de alimentación que podemos comprar para nuestro PC, pero los más interesantes y recurridos son ATX y SFX. El primero es el más usado de todos, encontrándose en muchos equipos, especialmente gaming, pero el segundo está ideado para equipos más compactos. Sin embargo, se ha evolucionado mucho al respecto y SFX es una opción más.

ATX vs SFX: diferencias principales

atx vs sfx

Empezando con ATX (Advanced Technology eXtended), se trata de un formato de fuente de alimentación súper longevo, existiendo en la informática desde 1995. Lo creó Intel para mejorar el diseño antiguo AT, el cual era muy ineficiente y complicaba un poco el modo de funcionamiento. Fue introducida con 3 tipos de conectores: Molex de 4 pines, Floppy de 4 pines, ATX de 20 pines y otro suplementario de 6 pines.

Dicho esto, las fuentes ATX que disfrutamos hoy han evolucionado mucho desde 1995, incluyendo nuevos cableados como es el EPS para la CPU o el de PCIe para alimentar a la GPU de forma directa. No nos queremos meter en la historia del ATX, ya que las mejoras tienen que ver en la forma de alimentarse, en los rieles, en los condensadores, etc.

La primera diferencia está en el tamaño: 150 mm de ancho x 86 mm de alto y 140 mm de profundidad. Estas medidas permiten a las fuentes ATX proporcionar mucha potencia (hasta 2000W), tener ciertas capacidades de refrigeración y equipar componentes electrónicos de primera (como son los condensadores japoneses) sin problemas de espacio.

formatos de fuentes de alimentación

Por otro lado, tenemos las fuentes SFX con unas medidas de 125 x 63.5 x 100 mm, siendo lejanas a lo que vemos en una ATX. No obstante, en lo que a especificaciones de energía se refiere, son casi idénticas a las de ATX, teniendo los mismos cableados, aunque sí que es cierto que hay diferencias.

Su refrigeración es su talón de aquiles porque, a menor espacio, más difícil es refrigerar el calor que originan los componentes eléctricos. Es ese espacio más reducido el que obliga a los fabricantes a montar un ventilador de un diámetro más pequeño: 60 mm.

Son estas medidas las que condenan a las SFX porque la «física» lo paga con una menor potencia, un diseño más complejo y un precio que se va mucho más allá a igualdad de potencia. Pocos fabricantes se arriesgan a fabricar fuentes SFX porque es difícil garantizar una calidad a largo plazo.

Ventajas y desventajas de ATX

ATX vs SFX

Comenzaremos haciendo un pros y contras de cada formato de fuente de alimentación con el objetivo de ser lo más imparciales posibles.

Ventajas

En primer lugar, vamos al mercado y tenemos una amplia variedad de fuentes de alimentación ATX con distintas potencias, cableados y certificaciones energéticas. Esto es algo que no vemos en las SFX, lo que conduce a tener un mejor precio porque, en efecto, tiene una demanda suficiente para incitar a los fabricantes a ofrecer más variedad.

En segundo lugar, tenemos que hablar de la refrigeración: hay fuentes activas y pasivas. Es cierto que las fuentes de alimentación pasivas son muy caras y requieren que el usuario que las equipa tenga muy claros los conceptos de refrigeración para evitar sobrecalentamientos. Esta mejora de refrgieración se debe, entre otras cosas, a tener mayor espacio con el que jugar dentro de la fuente.

Como consecuencia de lo anterior, la sonoridad en fuentes de alimentación ATX es menor porque el ventilador es más grande y no tiene que girar a altas RPM para satisfacer las necesidades térmicas.

Para terminar con las ventajas, la potencia es mayor que en SFX y, presumiblemente, la durabilidad o vida útil de la fuente. El tener más espacio para trabajar e instalar componentes favorece a una vida útil mayor.

Desventajas

Obviamente, las dimensiones de cajas ATX no son compatibles con cajas más pequeñas (Mini-ITX, principalmente). Este factor de forma se ha puesto de moda y mucha gente se ha lanzado a montar PCs de este tipo, ya que pueden funcionar en un escritorio o en mitad de un salón.

Por otro lado, hay pocas fuentes SFX de mala calidad, mientras que fuentes ATX de mala calidad abundan y no son pocas. No nos gusta hablar de marcas, pero solo tenéis que revisar las opiniones de ciertos modelos (especialmente «low-cost) para saber a qué nos referimos.

En última instancia, destacar que la sonoridad no siempre es mejor en una ATX por tener un ventilador más grande, sino que tendrá que ver la calidad de fuente.

Ventajas y desventajas de una SFX

atx vs sfx

Para sacar conclusiones en la comparativa de SFX vs ATX también hay que analizar los pros y contras de las fuentes de alimentación más pequeñas.

Ventajas

Respecto a las ventajas de una SFX, la primera que encontramos es que su tamaño es compacto, lo que le otorga una compatibilidad a muchas cajas PC. Es cierto que existen cajas Mini-ITX que pueden soportar ATX como fuente, pero lo normal es que sea SFX el formato soportado por su tamaño.

¿Podemos usar SFX en una caja ATX? , podréis usar fuentes de alimentación en cajas ATX, aunque sería necesario hacer uso de algún adaptador. Esto es para que la fuente no se quede bailando en ciertas cajas debido a que no encajan todos los huecos para atornillar en la parte trasera, por lo que no se queda fija del todo.

De todos modos, nos parece que la mayoría de cajas ATX no ofrecen problemas a la hora de instalar una SFX, algo que no vemos al revés.

Desventajas

Aclarar que no tengo nada en contra de las fuentes de alimentación SFX, por lo que me considero bastante objetivo para hecer una comparativa ATX vs SFX. Digo esto porque veo ciertas desventajas, que no son pocas:

  • Poco catálogo. Al no haber tanta demanda de este tipo de fuentes, no hay una oferta apabullante. Y es que no es tontería el desafío a nivel de ingeniería que supone fabricar una SFX y garantizar una vida útil determinada porque son muchos componentes eléctricos juntos.
  • Precio alto. Esto es consecuencia de lo anterior, y mira que los precios de las fuentes ya han subido bastante por la escasez de chips y por las medidas arancelarias de Estados Unidos, entre otras cosas. La conclusión es que la relación precio/potencia sale perdiendo en comparación con las ATX.
  • Sonoridad elevada. Por culpa de tener un ventilador más pequeño de lo normal y por las necesidades de refrigeración que puede necesitar en una caja Mini-ITX, va a tener que girar a más RPM, lo que causa más sonoridad. Depende de cada uno, pero si compras una fuente SFX buena, no tendrás una sonoridad brutal.
  • Complicado encontrar una certificación energética buena. Ligado con el precio y con el catálogo, está el debate de una eficiencia energética 80 PLUS decente, cosa nada fácil. No solo queremos X vatios, sino también buscamos gastar la menos luz posible para entregar desde la pared al PC esos vatios. Normalmente, vemos 80 PLUS Gold, que no está mal, pero complicado encontrar Titanium o Platinum.
  • Refrigeración muy ajustada. Como consecuencia de su «embotellamiento», la refrigeración debe ser cuidada en todo el PC, y es que no vemos fuentes SFX pasivas (y si existen son un rare avis), por lo que está claro que es una cuestión importante de la que no sale muy bien parada.

Por último, y de forma separada, merece la pena hablar de la vida útil de estas fuentes porque no se puede decir que sea una desventaja, pero se debe analizar. Nos hemos tomado la molestia de comparar fuentes SFX y ATX para ver qué dicen los fabricantes sobre su vida útil.

vida útil fuentes alimentación

Esto es lo que dicen los fabricantes, y sí que es cierto que encontramos muchas fuentes de alimentación ATX con más de 5 años de garantía, mientras que en SFX solo ofrecen 10 años de garantía en modelos muy caros y de altísima gama.

La medida tiempo medio entre fallos no da validez a que una fuente sea más duradera o no, sino que es un dato estandarizado en el mundo de los componentes para dar una aproximación de cómo de fiable es. También la vemos en los SSD y en ventiladores, por ejemplo.

En dicho excel no ponemos precios… pero os aseguro que las fuentes de 650 W y de 500 W tenían precios de 750 W y 850 W con certificaciones altas en ATX.

Conclusiones de ATX vs SFX o SFX-L

Cada formato de fuente de alimentación cumple su cometido, enfocándose las SFX a un mercado más compacto y las ATX a un mercado de torres y semi-torres. Sin embargo, hay cajas mini-ITX que aceptan ATX, lo que es un hándicap para las fuentes SFX.

Si tuviese que dar mi veredicto, la victoria de esta comparativa ATX vs SFX se la llevan las ATX porque son productos más interesantes por lo siguiente:

  • Precios más «razonables», a pesar de que estén más caras que nunca.
  • Catálogo amplio.
  • Refrigeración más interesante.
  • Menor sonoridad en modelos buenos.
  • Años de garantía/vida útil. Aclarar que llama la atención que los fabricantes otorguen una garantía prolongada a las ATX y no a las SFX (excepto modelos de alto precio), lo que enciende todas las alarmas para el consumidor.

Esperamos que os haya sido de ayuda, y si tenéis alguna duda comentéis abajo para que os podamos echar un cable.

Te recomendamos las mejores fuentes de alimentación del mercado

¿Con cuál os quedáis?

Ángel Aller

Graduado en Derecho y Máster de Abogacía. Amante de los videojuegos y geek inconformista. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba