Tutoriales

Fuente de alimentación pasiva: pros y contras

La elección de una fuente de alimentación para nuestro nuevo PC es una tarea muy complicada, pues el mercado nos ofrece una enorme variedad de modelos con características diferenciadas. Para hacerlo aún más complicado, durante los últimos años han aparecido las fuentes de alimentación pasivas, las cuales prometen funcionar de forma totalmente silenciosa al eliminar el ventilador. En este artículo vamos a ver las ventajas y las desventajas de una fuente alimentación pasiva.

Qué es una fuente de alimentación pasiva

Fuente alimentación pasiva: pros y contras

Las fuentes de alimentación pasivas no son realmente algo nuevo, aunque cada vez hay más modelos para satisfacer las necesidades de los alérgicos al ruido de los ventiladores. Inicialmente estas fuentes estaban dirigidas a un público muy específico, aunque cada vez son más los usuarios que buscan un PC silencioso. Las fuentes de alimentación pasivas tienen el objetivo de eliminar el ventilador, sin que su temperatura de funcionamiento se vea comprometida, algo que no es fácil de conseguir en un componente que genera una cantidad notable de calor.

En los últimos años han nacido las fuentes de alimentación semi-pasivas, estas tienen un ventilador, pero incluyen un modo de funcionamiento pasivo, que lo mantiene apagado hasta que la carga y la temperatura de la fuente alcanza un umbral definido por el fabricante. Llegados a este punto hay que señalar que la mayoría de las fuentes de alimentación activas, es decir con un ventilador que siempre está girando, incluyen una tecnología capaz de ajustar de forma automática la velocidad de giro del ventilador en función de la necesidad de refrigeración. Esto hace que estas fuentes sean muy silenciosas en situaciones de baja carga, y los modelos de mayor calidad se mantienen silenciosos incluso bajo carga.

Ventajas de las fuentes de alimentación pasivas y sus características

Una fuente de alimentación pasiva es la solución definitiva a los usuarios que no quieren tener ningún tipo de ruido en su PC, aquellos que también usan disipadores pasivos en la tarjeta gráfica y el procesador. Estas fuentes de alimentación pasivas deben cumplir unas características concretas para que puedan funcionar de forma correcta:

  • Alta eficiencia energética: la eficiencia energética es un reflejo de la cantidad de energía que se pierde en forma de calor durante el funcionamiento de un componente electrónico. Cuanto mayor sea la eficiencia energética menor cantidad de energía se perderá en forma de calor, y por tanto menos se calentará el componente. Por ello las fuentes de alimentación pasivas deben tener una eficiencia energética lo más alta posible, siendo 80 Plus Gold el mínimo, aunque mejor si dispone de certificado 80 Plus Platinum o Titanium.
  • Gran calidad de fabricación: aunque la eficiencia energética sea muy alta, las fuentes de alimentación pasivas siempre tenderán a calentarse más que las versiones activas. Debido a su mayor temperatura de funcionamiento, deber ser construidas con componentes de máxima calidad, pues es la única forma de garantizar su buen funcionamiento y la máxima fiabilidad.
  • Diseño interno optimizado: también es importante la colocación de la placa de electrónica, en este tipo de fuentes de alimentación, la placa electrónica se coloca en la parte inferior. Esto se debe a que el aire caliente es menos denso que el frio y tiende a subir sobre este, al colocar la placa electrónica en la parte inferior, se favorece la convección del aire caliente hacía la parte superior para que salga el exterior de la fuente. Este tipo de fuentes tienen una rejilla en la parte superior, de esta forma el aire caliente tiene la máxima facilidad para salir.

Desventajas de las fuentes de alimentación pasivas

A todo esto, hay que tener en cuenta que el flujo de aire interno del PC será más importante en el caso de que queramos montar una fuente de alimentación pasiva, pues de lo contario será más fácil que el calor se acumule en el interior del equipo y provoque el sobrecalentamiento del resto de componentes.

Hay que tener en cuenta que por muy bueno que sea el flujo de aire dentro de un PC, será muy complicado que una fuente de alimentación pasiva no provoque una mayor temperatura interna, especialmente en el caso de equipos potentes que consumen mucha energía. Estas fuentes nos limitarán el hardware que podemos montar, ya que poner una tarjeta gráfica de muy alta gama y un procesador muy potente genera mucho calor que afectará a la fuente de alimentación de forma negativa.

Otra desventaja de las fuentes de alimentación pasivas es que su precio es muy superior a las activas, pues modelos que apenas superan los 500W pueden tener un precio de más de 120 euros, una cifra por la que podemos comprar una fuente activa mucho más potente y que mantenga un funcionamiento muy silencioso.

¿Merece la pena una fuente de alimentación pasiva?

Esta es una pregunta muy difícil de responder, ya que depende de lo que quiera cada usuario. Si quieres un equipo muy potente, con la mejor tarjeta gráfica y el mejor procesador del mercado overclockeado, no tiene ningún sentido montar una fuente pasiva, ya que el la tarjeta gráfica y el disipador del procesador van a generar mucho más ruido que una fuente de alimentación activa. En este caso sería mejor optar por una fuente activa, que también nos saldrá más barata y podremos invertir más dinero en otros componentes.

Pongamos un caso práctico: una de las fuentes pasivas más importantes en la actualidad es la Seasonic Prime Titanium Fanless 600W. Este modelo tiene un precio extremadamente elevado al alcanzar los 220 euros. Si bien efectivamente se trata de un modelo de elevadísima calidad y eficiencia, valoremos las alternativas desde 3 bandas: fuentes semi-pasivas Titanium, fuentes semi-pasivas Gold/Platinum y fuentes activas Gold/Platinum.

  • Al mismo precio de la Prime Fanless tenemos gamas como la MaxTytan de Enermax con 800W de potencia, capaz de mantener apagado su ventilador hasta el 55% de carga (440W) y funcionando a unas revoluciones por minuto extremadamente bajas (550rpm) hasta el 80% de carga (640W). Con una fuente así, seguiríamos teniendo una experiencia de silencio absoluto la mayor parte del tiempo (o la totalidad) con equipos Mono-GPU, y su potencia nos permitiría hacer overclock y montar configuraciones más ‘extremas’ con un funcionamiento extremadamente silencioso la mayor parte del tiempo.

¿Merecen realmente la pena ese silencio adicional de las fuentes pasivas con sus limitaciones, si por el mismo precio o menos existen modelos semi-pasivos/activos prácticamente inaudibles?

  • En rangos de precio inferiores y sacrificando la eficiencia Titanium pero manteniendo o mejorando calidad y funcionalidades, existen fuentes como la Corsair HX750 o HX850, que tienen un precio de unos 150 a 160 euros y de nuevo mantienen modos semi-pasivos ultra-agresivos que, gracias a la alta calidad de su ventilador, difícilmente se notarán una vez entre en marcha. En rangos ya mucho más baratos (bajamos de 100€) tenemos la RM550x de la misma Corsair que mantiene dichas características.

Finalmente, desde el rango de las fuentes activas (que suponen un plus importante en refrigeración de las mismas) tenemos las gamas Straight Power 11 y Dark Power Pro 11 de Be Quiet!, las cuales son totalmente inaudibles salvo a distancias mínimas gracias a su ventilador de máxima calidad SilentWings 3 que gira a revoluciones extremadamente bajas, a menos de 300 o 200 rpm

En todo caso, si quieres un equipo que sea silencioso y suficiente para las tareas del día a día, una fuente de alimentación pasiva puede ser una gran idea. Un claro ejemplo de esta situación son los equipos de las oficinas, un ambiente en el que se desea el silencio y las tareas a realizar no requieren de un hardware muy potente. Otro ejemplo puede ser un pequeño equipo Mini ITX para tenerlo en el salón y ver películas y series, en este caso podemos optar por un procesador de muy bajo consumo de energía que apenas se calentará.

Con esto finaliza nuestro artículo sobre Fuente alimentación pasiva: pros y contras, recuerda compartirlo en las redes sociales para que pueda ayudar a más usuarios.

Juan Gomar

Soy un apasionado de la tecnología en general pero principalmente de la informática y los videojuegos.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com

Primer comentario

  1. Yo sinceramente prefiero un equipo altamente ventilado, y caso de generar ruido con ubicarlo en otro lugar asunto resuelto, sin perjudicar en absoluto a sus componentes con tal de no oír nada del equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

 
Botón volver arriba