HardwareTutoriales

Disquete 3.5 pulgadas, la historia de los floppy de baja y alta densidad

El disquete de 3.5 pulgadas nace en la década de los 80 para sustituir al disquete de 5.25 pulgadas de Shugart, el cual vimos en el Apple II. Nos acompañaría desde los 80 a más allá del siglo XXI.

La transición producida entre 1970 y 1990 dentro del mundo de la tecnología era una locura: surgían avances cada 2-4 años, aproximadamente. Muchos consumidores no sabían si esperar o comprar, y un ejemplo de ello es el paso del disquete de 5.25 pulgadas a los disquetes de 3.5 pulgadas de baja y alta densidad. Ambas invenciones se dan en la década de los 80, aunque el disquete de 3.5″ iba a quedarse más tiempo.

1980-82, Sony desarrolla el disquete de 3.5 pulgadas

disquete 3.5 pulgadas sony

Después de que Alan Shugart creara (junto a su equipo) el disquete de 5.25 pulgadas en 1976, Sony desarrolla el disquete de 3.5 pulgadas el cual presentaba 2 novedades principales: cabía en el bolsillo de la camisa y era más robusto.

Entre 1980 y 1982, Sony hace un gran esfuerzo para conseguir que este formato fuese un estándar. Aunque la primera versión almacenaba 438 KB de datos, salieron 2 versiones que se popularizarían:

  • Doble densidad (DD), con 720 KB.
  • Alta densidad (HD), con 1.44 MB.

Las bazas de Sony eran que el disquete era más pequeño, más rápido y mejor protegido porque incorporaba un obturador de metal. Tened en cuenta que en la década de los 80 estandarizar algo era casi imposible porque caían invenciones por todos lados:

  • Hitachi creó el disquete de 3 pulgadas.
  • Canon hizo lo mismo, pero con 3.8″.
  • IBM lo intentó con uno de 4 pulgadas.

Aunque Shugart Associates se había convertido en uno de los principales fabricantes de almacenamiento (gracias a la venta de los disquetes de 5.25 pulgadas), Sony empezaría a quitarle ventas a partir de 1982. No solo eso, los fabricantes japoneses le apoyarían en su fabricación.

En 1982, salió un aversión de doble cara (cara A y cara B) y el primer PC que usaría este formato sería el Sony SMC 70. Un año después, el HP-150 también optaría por este formato, lo que sería una apuesta vista la popularidad del disquete de 5.25 pulgadas.

Las tornas empiezan a cambiar cuando el Microfloppy Industry Comitte (MIC), una asociación de 23 empresas, admitieron el disquete de 3.5 pulgadas, pero algo diferente al diseño original de Sony.

Como anécdota, el obturador de metal ofreció algún que otro problema, doblándose o rompiendo el disquete. De hecho, hubo casos en los que se atascaban dentro de la unidad por culpa de éste, llegando a dañar la disquetera.

1984-86, Apple apuesta por el disquete de 3.5 pulgadas

Apple Macintosh

La Apple de Steve Jobs apostó por el disquete de 5.25 pulgadas con su Apple II, pero ahora volvería arriesgar por un nuevo avance. Los de Cupertino quisieron incorporar este disquete en sus Macintosh de 1984.

Nos venimos a referir al Macintosh 128K, originalmente llamado Apple Macintosh, que era un ordenador personal que venía todo en uno, como vemos en los iMac de hoy. Fue lanzado en enero de 1984 a un precio de 2495 dólares: una barbaridad para la época, lo que originaría los primeros conflictos entre Jobs y los socios de Apple.

macintosh 128K

Incorporaba el disquete de 3.5 pulgadas en la parte central y estaba caracterizado por incorporar una memoria de 128 KB, un monitor CRT de 9 pulgadas (monocromático) y su S.O era el System 1; todo potenciado por el chip de Motorola 68000. Lo importante de esto, es que Apple anunció que el 128K usaría disquetes de 3.5 pulgadas con una capacidad de 400 KB.

Más tarde, la misma Atari o Commodore apostaron por este estándar en sus equipos. No obstante, Apple quiso introducir disquetes de doble cara en 1986, cuyo almacenamiento ascendía a 800 KB y hacían uso de unidades GCR. Por ello, IBM adoptó los disquetes MFM de doble densidad y de doble cara en los IBM PC Convertible, por ejemplo, que venían con 720 KB.

1987, nace el disquete de alta densidad con 1.44 MB

disquete 3.5 apple

Pensar en Megabytes en la época de los 80 podría equivaler a pensar en Petabytes en nuestra época actual. Pues, llegarían los disquetes de alta densidad en 1987, anunciados con 1.44 MB. Se hacían llamar disquetes “HD” y tenían un agujero más en la carcasa, justo en la parte contraria del switch de “protección contra escritura”.

En este caso, los primeros en usar este formato fueron los IBM PS/2, una línea de ordenadores personales que IBM vendía a precio de oro en 1987. Justo un año después, Apple usó el término “HD” en su Macintosh IIx, y el disquete “HD” se convertiría en un formato universal en el mundo PC.

IBM PS/2 Model 60 y 80
IBM PS/2 Model 60 y 80

De esta manera, Apple lanzó el FDHD, una disquetera capaz de leer y escribir en los formatos GCR y MFM: lo llamó SuperDrive. Hay que recalcar que este avance facilitó el intercambio de archivos entre usuarios de PC, por lo que fue buen recibido.

disquete 3.5 pulgadas
Apple SuperDrive

1990, Steve Jobs trae el disquete ED con NeXT

NeXTstation disquete
NeXTstation

Antes hemos comentado que Apple y Steve Jobs quedarían enfrentados, siendo éste exiliado de la compañía que él mismo fundó. El destino fue NeXT, la cual apostó por Jobs en ciertos proyectos, como fueron el NeXTcube o NeXTstation.

Steve estaba entusiasmado con las posibilidades que ofrecía el disquete al usuario, por lo que quiso ir más allá del disquete “HD” (alta densidad): así nace el “ED” (Extra-high Density). Se trataba de una variante que ofrecía 2880 KB de almacenamiento, pero el invento no funcionó, a pesar de que vimos algún Model de la familia IBM PS/2 incorporarlo.

¿Por qué no funcionó? Básicamente, porque era un avance pequeño en comparación con el formato HD, por lo que nunca fue estandarizado y quedó en el olvido.

1991-2000, el principio del fin del disquete de 3.5 pulgadas

CD-ROM

El disquete iba a durar hasta inicios de los 2000, pero sería sustituido por el CD-ROM por el mero hecho de ofrecer 700 MB de capacidad. Las primeras empresas en apoyar el CD fueron Apple (Macintosh IIvs) y Microsoft (Windows), seguidas de Commodore.

Sin embargo, no solo está el CD detrás de la desaparición del disquete: el pendrive surge a partir de los 2000. Es cierto que hasta más adelante no se usa con asiduidad porque los conocidos como “lápices USB” eran caros y venía poca memoria en ellos, por lo que el CD resistía como estándar.

Microsoft Bookshelf fue el primer software CD-ROM, lanzándose en 1987, por lo que el disquete estaba condenado a morir por cuestiones de almacenamiento. Más tarde, en 1998, Apple lanzaría su primer iMac con solo CD-ROM, lo que empezaba a confirmarse que era el fin de los disquetes.

A inicios de los 2000, muchos fabricantes dejaron de fabricar los disquetes de 3.5 pulgadas, así como las disqueteras para PC.

Esperamos que os haya gustado esta información. Si tenéis alguna duda, podéis comentar más abajo para que os la resolvamos.

Te recomendamos los mejores pendrives del mercado

¿Conocíais esta historia? ¿Vivisteis la época de los disquetes?

Ángel Aller

Graduado en Derecho y estudiando el máster de Abogacía. Amante de los videojuegos y geek inconformista. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba