Tutoriales

Overclock procesador: Daña tu procesador? es recomendable?

Siempre se ha dicho que el overclock reduce la vida útil del procesador. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Dentro, os hablamos de ello.

¿Cuántas veces habéis oído que el overclock es malo para vuestro procesador? Personalmente, muchas veces. Es cierto que los inicios de este mundillo fueron algo catastróficos porque los procesadores que había por aquél entonces eran los conejillos de indias, como los usuarios eran inexpertos. En la actualidad, tenemos muchos procesadores desbloqueados y muchas guias para sacarle el máximo partido a nuestra querida CPU.

Notas aclaratorias sobre overclock procesador

Antes de empezar a meternos en el barro de “el overclock es muy malo” o el “overclock es muy bueno”, hay que aclarar que nos referimos al overclock del procesador. Centraremos toda la entrada aquí, olvidándonos de las memorias RAM y de las GPU.

En resumidas cuentas, el overclock es una práctica cuyo objetivo es sacar más rendimiento del procesador ¿Cómo? Subiendo su frecuencia base (velocidad oficial o en ficha técnica).

Algunos puede que digáis “¿Por qué haces eso?” “¡Te lo vas a cargar!” “¡Vas a reducir su vida útil!“. Tranquilidad, veremos más adelante que todo lo que hagamos con cabeza no va a suponer averías o reducciones de vida innecesarias.

El overclock no se resume al procesador y a su frecuencia, sino que hay que tener en cuenta la placa base que tengamos, la calidad de VRM que tenga y los voltajes. Normalmente, cada vez que subamos la frecuencia de la CPU, tendremos que subir el voltaje levemente. No obstante, no tiene por qué ser así, pudiendo subir de frecuencia y mantener el voltaje.

Es obligatorio deciros que hacer overclock, en la mayoría de ocasiones, suele supone perder la garantía del fabricante. Así que, si vuestro procesador es nuevo… os recomiendo que no lo hagáis hasta que termine la extensión de garantía.

Para overclockear sólo necesitamos una placa base con chipset que permita hacer OC y un procesador desbloqueado.

Por último, hay que leer mucho sobre este tema para ponernos manos a la obra porque requiere ciertos conocimientos técnicos. Está claro que nadie nace aprendido, pero os adelantamos que se requiere un poco de experiencia en el mundo PC para no “pifiarla”.

Overclockear ≠ dañar el procesador

¿Existe la posibilidad de dañar el procesador cuando overclockeamos? , esa posibilidad existe ¿Overclockear es sinónimo de dañar el procesador? No, ni mucho menos.

Yo creo en la mayéutica, un método aplicado por Sócrates que consistía en descubrir la verdad a través de preguntas. Si hacemos las preguntas correctas, encontraremos las respuestas que buscamos. Con este offtopic busco deciros que siempre existe la posibilidad de dañar nuestro procesador cuando hacemos OC, pero si lo hacemos con cuidado no tiene por qué pasar nada.

La leyenda que dice que el OC daña el procesador proviene de experiencias marcadas por malas configuraciones: voltajes demasiados altos, frecuencias inasumibles o disipación/ventilación paupérrima. Yo siempre digo que para hacer un buen overclock hay que tener lo siguiente:

  • Buenos voltajes.
  • Buena disipación y ventilación en la caja.
  • Buen clima. Siempre va a ser más complicado enfriar un procesador cuando hacen 30 grados en el exterior de la caja.

Cada procesador es un mundo. Por eso existe la lotería del silicio.

Cada persona es un mundo y, dentro del mundo overclocking, te puedes encontrar de todo. En mi caso, no soy la persona más experimentada en este mundo, pero tras 4 años con mi equipo overclockeado no he tenido ningún problema de rendimiento, estabilidad o temperatura ¿Por qué? Porque hago un OC seguro, ya que conozco las limitaciones de mi Ryzen.

Puede qué os preguntéis ¿Existen OC seguros? La respuesta es que . Cuando vamos a hacer un overclock tenemos 3 opciones:

  • Opción ligera. Se sube ligeramente la frecuencia, el rendimiento mejora poco y puede que no sea necesario ni subir voltajes.
  • Opción intermedia (la que yo uso). Subimos la frecuencia a una cifra que no suponga perder el equilibrio de temperaturas. En este caso, subiremos voltajes y el rendimiento mejora considerablemente.
  • Opción extrema. Subimos la frecuencia hasta el límite, el rendimiento aumenta bastante, pero tendremos que subir los voltajes mucho y puede que tengamos problemas de inestabilidad.

Limitaciones que tiene todo overclock

overclock procesador

En la práctica de esta configuración tan famosa, se suelen realizar ajustes basados en unos límites que la experiencia y los fabricantes de procesadores han establecido conjuntamente. En términos generales, los límites suelen ser los siguientes:

  • Voltaje. La teoría dice que el voltaje máximo recomendado es 1,45V para refrigeraciones líquidas y 1,40V para refrigeración por aire. Yo os recomiendo dos cosas:
        1. Observar lo que dicen los fabricantes.
        2. Buscar experiencias en la comunidad con tu mismo procesador y tu misma placa.

Dicho esto, nunca recomiendo pasar de 1,40V, salvo que sepáis lo que estáis haciendo.

  • Frecuencia. Todo procesador tiene sus limitaciones, así que aquí no podemos daros un límite exacto. Fijaros en la frecuencia turbo que anuncia el fabricante en la ficha técnica para obtener una idea de la frecuencia máxima recomendada. Sin embargo, podemos sobrepasarla sin problemas. Aquí os sugiero que vayáis a la comunidad para ver qué frecuencias están sacando los usuarios con el mismo equipo que vosotros.
  • Temperatura procesador. A máximo rendimiento, el procesador no debería estar por encima de los 65º o, como máximo, 70º. Yo como máximo recomiendo 65º para no sufrir thermal throttling pero eso depende de cada procesador. Aquí sí que podemos reducir la vida de nuestro procesador, si no tenemos cuidado. Una vez hecho el OC, probadlo en algún benchmark que estrese la CPU para ver a qué temperaturas se pone.
  • VRM. Los VRM son módulos reguladores de voltaje que se encuentran en los aledaños del socket (donde está instalado el procesador). Cuando subimos el voltaje, la temperatura de éstos aumenta. Dependiendo de la calidad de nuestros VRM, podremos hacer más o menos overclock. Su temperatura máxima es de 120 grados. La teoría dice que cuantos más módulos, mejor. Tened cuidado a la hora de elegir la placa base.
  • Disipación procesador. Es esencial para poder hacer un buen overclock. Con el disipador de serie poco podremos hacer, así que os recomiendo comprar un disipador bueno para mantener vuestro procesador lo más fresco posible.
  • Ventilación caja. Crear un circuito de aire es fundamental para sacar el aire caliente de la caja hacia fuera. Si no tenemos una caja que tenga una buena ventilación, vamos a ver peligrar nuestras temperaturas. No lo hagas sólo por el procesador, sino también por la tarjeta gráfica. En este sentido, lo ideal es que la caja tenga, como mínimo, lo siguiente:
        • 3 ventiladores de 120 mm frontales.
        • 1 ventilador de 120 mm trasero.
        • Rejilla superior para instalar 2 ventiladores de 120 mm.
  • Temperatura exterior. Como digo siempre: “en invierno nos montamos nuestras películas, pero en verano llega el infierno”. Esto lo digo porque ahora mi habitación está a unos 20 grados, pero en verano suele llegar a los 35 grados. No hace falta que os diga que la temperatura exterior condiciona la temperatura de nuestros componentes.

¿Es recomendable?

Depende de vuestro uso u objetivo. Si queréis jugar a videojuegos o trabajar con editores de vídeo/foto a máximo rendimiento, sí. Si no sois exigentes con ninguna de las dos cosas, no.

Definitivamente, no es lo mismo que nuestro procesador funcione, por ejemplo, a 3,5 GHz, que a 4,3 GHz. En el caso de los videojuegos, podemos ganar varios FPS de diferencia que pueden significar un mundo. De hecho, en YouTube encontramos varios benchmark con procesadores overclockeados que muestran un rendimiento en videojuegos espectacular.

En cuanto a renderizados, descompresiones, etc., se nota bastante un procesador overclockeado en comparación de un procesador stock. Esto lo vemos en velocidades mayores, menores tiempos de respuesta, etc.

Consejos para overclockear

Obviamente, los consejos variarán dependiendo de quien los dé. En esta ocasión, yo daré mis consejos basados en mi propia experiencia haciendo OC. Puedo resumir mis consejos en los siguientes:

  • Haced overclock desde la BIOS. Personalmente, no he tenido muy buen resultado con los programas como Ryzen Master, por ejemplo. Funcionan muy bien, pero prefiero hacerlo todo desde la BIOS porque es lo que mejor me ha funcionado a la hora de hacer ensayo-error.
  • Menor voltaje posible. En este sentido, yo siempre intento buscar la mayor frecuencia posible al menor voltaje posible. A modo de ejemplo, mi Ryzen 1600 funciona a 3.8 GHz y a un voltaje de 1.328V. Id aumentando el voltaje de 0,01 en 0,01 hasta que veáis que funciona. El motivo radica en las temperaturas: a mayor voltaje, mayor temperatura.
  • Ensayo y error. El overclock es una prueba continua de ensayo y error. Así que, fallad hasta que deis con el voltaje y la frecuencia correctos. Eso sí, hacedlo con cabeza, no subáis el voltaje a 1,45v de golpe.
  • Buscad la estabilidad. Con modificar voltajes, multiplicadores o frecuencias no basta. Terminada la configuración, hay que estresar al procesador o hacer benchmark para monitorizar temperaturas y resultados. Analizar las temperaturas, si dan saltos continuos… el procesador no será muy estable.
  • Puede que no haya mucha diferencia. En ocasiones, el overclock puede que suponga una diferencia del 2% de rendimiento, cosa que no nos interesa. Lo normal sería aumentar un 15% de rendimiento, en la mayoría de los casos. Si hacéis OC y no hay mucha diferencia de rendimiento, devolved el procesador a stock porque no merece la pena.
  • Programar los ventiladores. Lo podéis hacer con programas de terceros o con el programa de vuestra placa base. Básicamente, consiste en hacer un mapeado del rendimiento de los ventiladores. Programamos los ventiladores para que, a cierta temperatura, funcionen más rápidos.
TE RECOMENDAMOS
Qué es y cómo abrir un archivo EPS en Windows 10

Conclusiones acerca del overclock procesador

Con todo lo dicho: el overclock no tiene por qué dañar tu procesador, ni por qué reducir su vida útil. El único OC que provoca dichos efectos es el que está mal programado. Esta conclusión es extrapolable en muchísimos aspectos de nuestra vida, así que el resumen es: infórmate, aprende y ejecuta. Si no haces esas tres cosas, existen muchas probabilidades de que el OC salga mal.

Y lo más importante: overclockear cuando sea necesario, no porque sí. Os sorprendería la cantidad de gente que tiene sus equipos “OCeados” y no les hace falta. Sólo recomendamos llevar a la práctica esta técnica, si se necesita.

Te recomendamos los mejores procesadores del mercado

Esperamos que os haya gustado o ayudado este post. Si tenéis alguna pregunta, expresar vuestras dudas más abajo y os responderemos. ¿Habéis overclock en vuestro procesador? ¿Qué experiencias habéis tenido? ¿Estáis de acuerdo con el OC?

Ángel Aller

La sociedad necesita a la tecnología, y la tecnología a la sociedad. Graduado en Derecho, amante de los videojuegos y geek inconformista. Encantado de tener un hobby en común. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba