Tutoriales

Benchmark: ¿qué es, cómo se realiza y para qué nos sirven?

Hoy te vamos a explicar brevemente uno de los términos que quizás repetimos más en este portal de información: el benchmark. Si no estás seguro/a de qué es un benchmark y estás buscando algo de conocimiento, ¡aquí te lo vamos a ofrecer!

¿Qué es un Benchmark?

Si entramos a Wikipedia, existen numerosas definiciones para lo que es un benchmark.

Benchmark

Por un lado, en negocios y finanzas uno de sus acepciones hace referencia al método por el que empresas se comparan entre ellas. Estudian las mejores virtudes de una empresa (ya sea ajena o propia) y se comparten para mejorar. Por otro lado, existe el término Benchmark price, que no es otra cosa que los precios de referencia que establece cada país, empresa o sindicato.

Sin embargo, la acepción que queremos explicar está más relacionada con las ciencias y es que se acoge bastante bien a su idea raíz. Es algo que habrás visto numerosas veces en reviews de periféricos y piezas de ordenador y puedes encontrar algunos como este:

Benchmark

 

La palabra Benchmark podríamos entenderla como anglicismo (igual que parking) y significa literalmente marca en el banco (de trabajo).

Esto hace referencia a las marcas que se hacían y hacen en algunos bancos de trabajo para comparar y medir objetos entre ellos. Pues bien, en informática, el benchmark que entendemos es algo similar, pero aplicado a aparatos y componentes electrónicos.

Te recomendamos la lectura de las mejores tarjetas gráficas

Lo que se realiza es una o varias pruebas controladas donde. normalmente, se pone al dispositivo o componente trabajando al máximo. Más tarde recogemos su rendimiento general y lo traducimos a una puntuación (a veces en segundos, o simplemente puntos).

Para verlo más claro, en este último ejemplo, la prueba a la que se somete el componente sería la mesa/banco de trabajo y la puntuación resultante sería la marca que hacemos. Una vez tenemos este dato, podemos repetir el proceso tantas veces como queramos con otros dispositivos. Así tendremos una base de datos con los componentes/dispositivos más eficientes o más potentes o más rentables, según cómo los clasifiquemos.

¿Cómo funcionan los benchmarks?

Existen pruebas para todo tipo de dispositivos y en función de qué queramos probar, la prueba estará basada en una cosa u otra.

TE RECOMENDAMOS
Cómo mover las notificaciones de GNOME Shell

Cinebench

 

Por ejemplo, para comparar procesadores un programa muy famoso es Cinebench, donde se trabaja el cálculo y procesado de imágenes por secciones.

Este test tiene dos variantes principales (R15 y R20) en versiones mono y multi-núcleo y lo importante es que es un test muy exigente con las CPUs. Este programa fue usado por AMD varias veces en presentaciones donde comparaban la 3ª generación de Ryzen con algunos procesadores Intel.

Por otro lado, 3DMark es un nombre que se repite mucho cuando nombramos la cultura del benchmarking y no es casualidad.

Este, justo a otros programas del grupo UL Benchmarks, son capaces de testear una gran cantidad de dispositivos en distintos aspectos. Podemos encontrar tests para ordenadores gaming, móviles, tablets o portátiles y cada uno te indicará sobre qué tecnología está basado (por ejemplo DirectX 11).

Ejemplo práctico

Queremos saber la diferencia entre la RTX 2060 y la RTX 2060 SUPER. Para ello tendremos que seleccionar una serie de pruebas que las sometan a trabajo como algunos de 3DMark. Es muy importante que nuestro banco de trabajo sea siempre el mismo, sino las diferencias pueden ser producidas por diferentes variables.

Benchmark

Una vez seleccionadas qué prueba queremos hacer, sometemos a las dos builds a las susodichas. Evidentemente, la única diferencia entre ambas ha de ser la gráfica. Como entenderás, la diferencia de puntuaciones se verá completamente influenciada por el cambio entre piezas.

Sin embargo, aún tenemos pequeñas fluctuaciones que pueden ser provocadas por diferentes apartados que no son solo el rendimiento. Es posible que, por ejemplo, alguna compatibilidad entre componentes aparezca o que una pieza rinda mucho mejor con cierta combinación de tecnologías.

¿Para qué nos sirve hacer un benchmark?

En informática, los benchmarks son usados principalmente para conocer el rendimiento de cierta pieza o equipo. Con ello podemos decir con base qué producto es mejor que otro y tener ciertas ideas de por qué.

Esto es especialmente relevante en el campo de las reviews, donde a menudo comparamos gráficas, procesadores o demás con igual o parecida estructura. “¿Qué gráfica es mejor la ASUS ROG o la msi?” Aunque las dos gráficas tengan las mismas características, siempre existe esa pequeña diferencia fruto de la refrigeración, los drivers u otro apartado desconocido.

Fire Strike logo

Eso sí, tenemos que tener en cuenta que cada test pone a prueba apartados diferentes, por lo que las puntuaciones irán oscilando. Quizás en FireStrike Ultra la Radeon VII obtiene más puntos que la RTX 2080 SUPER, pero en Fire Strike ocurre justamente lo contrario.

TE RECOMENDAMOS
Cual es mi IP pública e IP privada en Windows y Linux

No en balde, también existe otra rama del mundo del benchmark centrada más en la competición. Es un tanto peculiar, pero tan cierto como el mundo del overclocking competitivo.

Las mismas puntuaciones que ponen los programas a la hora de medir los equipos son las que los usuarios toman para sus rankings. Ya lo hablábamos en nuestro artículo sobre 3DMark, donde cada prueba tiene una gran cantidad de aspirantes al puesto número uno.

Los usuarios que ostentan los primeros puestos son auténticas bestias, puesto que personalizan hasta el infinito sus equipos para exprimir hasta la última gota de eficiencia. No es extraño ver componentes semi-desmontados, refrigeraciones bajo cero o directamente overclocking extremo.

Overclocking extremo
Récord de frecuencias Ryzen 2700X a 6GHz

Palabras finales sobre los benchmarks

El benchmarking es un apartado vital para el mundo de la informática y es algo innato en la naturaleza de sus usuarios.

Si desapareciesen todas las herramientas y recuerdos sobre el benchmarking, probablemente aparecerían otras en cuestión de días. Sería lo más lógico, puesto que es normal que la gente quiera saber qué producto es más potente, eficiente o rentable que otro.

Lo que sí podemos tener por seguro es que este mundillo nunca se va a quedar obsoleto. La venida de nuevas tecnologías traerán nuevas pruebas consigo, como por ejemplo Port Royal, una reciente creada prueba de Ray Tracing.

Asimismo, nuevos componentes se crearán y darán paso a nuevas cotas de potencia, lo que seguirá alimentando los rankings. Algo así hemos visto con la salida de la RTX 2080 Ti, la cual ostenta gran parte de los puestos del Hall de la Fama de 3DMark.

Te recomendamos la lectura de las mejores placas base

Por último, si quieres realizar tus propios benchmarks, te recomendamos las dos herramientas que te hemos repetido numerosas veces en este artículo. Por un lado, para procesadores tienes Cinebench, mientras que para otros quehaceres (gráficas, portátiles, móviles) tienes 3DMark. Aunque salgan de pago, existen una versiones gratuitas que te ofrecen una buena cantidad de tests.

¿Has hecho alguna vez un benchmark? ¿Intentarías entrar en los rankings de puntuaciones de alguna prueba de 3DMark? Comparte tus ideas aquí abajo.

Fuente
xataka

Adrian L.

Soy Adrián, un estudiante universitario y me gusta muchos los videojuegos, la tecnología y debatir sobre cualquier clase de tema interesante. ¡Algún día quiero desarrollar mi propio videojuego!
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba