Procesadores

Tarjetas gráficas integradas: todo lo que necesitas saber

Una tarjeta gráfica integrada (iGP: Integrated Graphics Processor) se llama así porque depende de la memoria primaria del sistema o nuestra querida memoria RAM. Los chips integrados actuales se incrustan directamente en la CPU, lo que determina cuánta RAM se utilizará para procesar gráficos en un juego.

¿Quieres saber más sobre las tarjetas gráficas integradas? ¡No te pierdas nuestro artículo!

Tarjetas gráficas integradas: todo lo que necesitas saber

Las unidades integradas están muy por detrás de las GPU dedicadas, pero eso no significa que no tengan mucho peso. A lo largo de los años, tanto Intel como AMD han dado pasos significativos hacia la creación de procesadores que no son completamente inútiles cuando se trata de juegos.

Gracias a la mejora en la fabricación de estas tarjetas gráficas, ahora se pueden introducir más transistores, lo que significa que pueden dar a muchas tarjetas gráficas de nivel básico una ejecución más que aceptable.

Las gráficas integradas varían según el tipo y modelo de la CPU del ordenador. Para los procesadores Intel, las opciones van desde la Intel HD Graphics 500 basada en Celeron hasta la última generación de Intel HD620 Graphics de 8ª generación.

Una GPU integrada basada en “Intel Core i Series” debería ser capaz de gestionar un buen número de juegos con una configuración razonable, pero si quieres estar a la altura de los títulos más exigentes, solo los procesadores gráficos AMD Ryzen VEGA pueden ofrecer una lucha decente. Mientras que la GPU Iris de Intel ofrecen un rendimiento más rápido que las gráficas Intel HD, principalmente porque tienen un módulo de memoria integrado pequeño pero rápido para ayudar a acelerarlas.

Si eliges seguir el camino de AMD, los procesadores de la serie A de la compañía son conocidos por ser adecuados para jugar. El A10-7890K, por ejemplo, puede manejar juegos en 3D y de alta definición, gracias a sus ocho núcleos de GPU Radeon R7, lo que lo convierte en una opción atractiva para aquellos que buscan crear un PC de juegos económico. También hay un número de tarjetas de bajo presupuesto disponibles de los fabricantes populares como las RX 550 o las Nvidia GTX 1030 que rinden decentemente ten resoluciones 1920 x 1080. Aunque las APU AMD Ryzen 3 2200G y APU AMD Ryzen 5 2400G han dado un buen salto evolutivo y se convierten en las líderes indiscutibles.

TE RECOMENDAMOS
AMD Ryzen 3 2200G y AMD Ryzen 5 2400G Review en Español (Análisis completo)

Ni las GPU Intel Iris Plus ni las Ryzen 3 y Ryzen 5 APU son compatibles con los chips gráficos discretos habituales en Crossfire, pero pueden reproducir la mayoría de los juegos a velocidades de cuadro (FPS) aceptables. Cuando configures un juego, empieza con la configuración de vídeo más baja y sube gradualmente hasta el punto en que el framerate no pueda superar los 30 ~ 50 fps.

OJO: Siempre puedes instalar una tarjeta gráfica dedicada a un procesador con tarjeta gráfica integrada. La tarjeta integrada se desactiva y toda la potencia gráfica la hace nuestra GPU Dedicada.

Juegos 4K, realidad virtual y gráficas integradas

Rise of the Tomb Raider

Todas las CPU liberadas en los últimos cuatro años pueden enviar vídeo a una pantalla de 4K. Sin embargo, esto no significa que la GPU Intel HD o AMD Radeon puedan acceder automáticamente a los juegos con una resolución de 4K.

Reproducir vídeos 4K es fácil para las gráficas integradas porque los vídeos ya se han renderizado. Sin embargo, para procesar un juego en 4K, una GPU necesita renderizar secuencias de imágenes individuales de alta resolución a velocidades muy altas y, en el mismo ciclo, enviarlas a la pantalla.

Actualmente, solo las tarjetas gráficas dedicadas de gama alta pueden garantizar juegos de 4K sin fisuras (véase GTX 1080 Ti). Las opciones se vuelven aún más acotadas cuando se trata de la realidad virtual, lo que significa que si el tuyo es un equipo de juego económico, quizás sea mejor mantener tus expectativas más controladas. Tienes suerte si tus gráficas integradas pueden conseguirte juegos decentes a 1080p (pero realmente muy poquitas las consiguen).

Los gráficas integradas han avanzado mucho. Hoy en día, no tienes que comprar una tarjeta gráfica dedicada para disfrutar de tu juego favorito. Todo lo que necesitas es una buena CPU y una buena cantidad de RAM. Un chip integrado decente puede que no te ofrezca la posibilidad de jugar los juegos más pesados, pero sí una gran cantidad de estos (indies o que sean muy CPU dependiente).

GPU integradas: consumo de energía y juegos

Actualmente, la mayoría de las placas base incluyen GPU integradas en la placa base o incluso en la propia CPU. Desde hace décadas, es habitual que los fabricantes de placas base incluyan en el chipset de la placa base una GPU que se puede reparar (aunque no sea particularmente potente) y que no requiere hardware adicional.

Al comprar una placa base y conseguirás una GPU integrada que pueda producir una imagen en tu pantalla. En los últimos seis años, más o menos, esa GPU integrada se ha integrado en la CPU.

Las GPU integradas son fantásticas porque son fáciles de conseguir. Ni siquiera tienes que pensar en estas: combina una placa base y CPU de primera clase (o compra un ordenador premontado de un minorista) y listo, solo tienes que conectar tu monitor.

Las gráficas integradas también son muy eficientes en cuanto a consumo de energía, ya que utilizan muy poca potencia más allá de lo que la CPU ya estaba utilizando en primer lugar. Y, gracias a su estandarización, rara vez encontrarás problemas con los controladores o la compatibilidad.

Por supuesto, las gráficas integradas tienen también sus desventajas. Primero, son débiles. Están pensadas para las demandas de un usuario de escritorio que lee el correo electrónico, navega por la web y redacta documentos, no para usuarios que hacen cosas más exigentes como los juegos. Lánzale un juego moderno a una GPU integrada y podría tambalear o, lo que es peor, simplemente no cargar el juego.

Además, una GPU integrada comparte todos los recursos compartidos por la CPU, incluido el conjunto de RAM. Esto significa que cualquier tarea gráfica pesada que lances al sistema integrado, como renderizar un vídeo o jugar a un videojuego 3D de última generación, o algo así, consumirá una gran cantidad de recursos del sistema y puede que no sea suficiente.

GPU dedicadas: rendimiento y consumo de energía

En el lado opuesto de la gama de GPU, tanto en términos de precio como de rendimiento, encontrarás GPU dedicadas. Las GPU dedicadas, como su nombre lo indica, son piezas separadas de hardware dedicadas exclusivamente al procesamiento gráfico.

El mayor beneficio de una GPU dedicada es el rendimiento. Una tarjeta gráfica dedicada no solo tiene un sofisticado chip de ordenador diseñado explícitamente para la tarea de procesar vídeo, la GPU, sino que también dispone de una memoria RAM dedicada a la tarea (que suele ser más rápida y optimizada para la tarea que la RAM general del sistema). Este aumento de potencia no solo beneficia a las tareas obvias (como jugar videojuegos) sino que también facilita y acelera el procesamiento de imágenes en Photoshop.

Además de un aumento radical del rendimiento, las tarjetas de la GPU dedicada suelen ofrecer una variedad más amplia y moderna de puertos de vídeo que la placa base. Si bien es posible que la placa base solo tenga un puerto VGA y un puerto DVI, es posible que la GPU dedicada tenga esos puertos más un puerto HDMI o incluso puertos duplicados, como dos puertos DVI, lo que permite conectar fácilmente varios monitores.

Aunque todas esas cosas son increíbles, también tiene sus contras. En primer lugar, está la cuestión del coste. Además, se necesita una ranura de expansión libre en la placa base del ordenador, y no cualquier ranura antigua, sino una ranura PCI-Express x16 para la gran mayoría de las tarjetas, así como una fuente de alimentación con suficiente potencia libre (las GPU necesitan energía) y los conectores de alimentación adecuados para la GPU.

Por lo que respecta al uso de la energía, el aumento del consumo de energía en la electrónica significa un aumento del calor, razón por la cual las GPU de gama alta cuentan con grandes ventiladores y disipadores más robustos que las mantienen frescas.

Tarjeta integrada para casi todas las tareas

La primera y principal razón por la que las personas consiguen una GPU dedicada es para los juegos. Pero no necesitas una GPU dedicada para ver vídeos (incluso vídeo HD nítido). No necesitas una GPU dedicada para aplicaciones de correo electrónico, procesamiento de texto o cualquier tipo de suite de Office. Ni siquiera necesitas una GPU dedicada para jugar a juegos antiguos, ya que las gráficas integradas de hoy en día son mucho mejores que las tarjetas de vídeo dedicadas de décadas anteriores.

Sin embargo, necesitas una GPU dedicada para jugar a los modernos títulos en 3D con un alto coeficiente de cálculo en toda su plenitud. Las tarjetas gráficas dedicadas también son útiles para algunos no jugadores. Si editas muchas fotos y trabajas intensamente con Photoshop, editas vídeos o cualquier tipo de renderizado, seguro que recibirás un PLUS de una GPU dedicada. Las tareas en Photoshop, como la aplicación de filtrado, deformación/transformación, y otras, se benefician de la potencia adicional que proporciona una GPU.

GPU dedicada para instalar varios monitores

NVIDIA - Monitor SDR - HDR

Aunque la mayoría de la gente compra una GPU para juegos, también hay un número considerable (aunque mucho menor) de personas que compran una tarjeta gráfica dedicada para expandir el número de monitores compatibles con su equipo.

Sin una tarjeta gráfica dedicada, la adición de monitores adicionales a tu ordenador es una aventura complicada. Algunas placas base soportan el uso de múltiples puertos de vídeo, por ejemplo la placa base tiene un puerto HDMI y un puerto Displayport y puede cambiar un ajuste en la BIOS para usar ambos, pero la mayoría de las placas base no lo permiten.

Otras placas base permitirán mantener las gráficas integradas activadas y añadir una GPU dedicada de gama baja para que puedas obtener un puerto extra, pero muchas no lo hacen.

La solución para los amantes de los monitores múltiples es una GPU dedicada que cuenta con suficientes puertos de vídeo para el número de monitores que desean utilizar.

Conclusión

Las gráficas integradas de hoy en día, comenzando con la Intel HD 620, son suficientes para la mayoría de las personas que no juegan juegos triple-A, juegos competitivos, editan vídeo en 4k o trabajan con AUTOCAD.

Las GPU de la serie Intel y AMD Ryzen APU suponen una mejora significativa con respecto a la HD 620 y aumentarán la velocidad de las tareas profesionales, pero seguirán proporcionando una experiencia de juego ‘escasa’ para los títulos más exigentes.

TE RECOMENDAMOS
Mejores procesadores del mercado (Octubre 2018)

Para aquellos que deseen disfrutar de los últimos juegos, modelos 3D o editar vídeo 4k, una GPU dedicada aumentará considerablemente el rendimiento. ¿Qué opinas al respecto?

Miguel Ángel Navas

Amante de la informática, los smartphones y la tecnología en general. Técnico superior en Administración de sistemas informáticos y redes, y un reviewer sin pelos en la lengua. Cualquier duda o cuestión aquí me tenéis.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba