Tutoriales

¿Qué diferencia hay entre hibernar y suspender?

Para los usuarios de Windows, cuando vamos a apagar el ordenador, nos salen un par de opciones adicionales junto a esta. Tenemos también la opción de hibernar o suspender. Son opciones de las que se hace uso cuando no queremos apagar el ordenador. Por lo que opciones como la hibernación o suspensión son mucho más cómodas de usar. ¿Pero en qué consisten realmente?

¿Qué diferencia hay entre hibernar y suspender?

El propósito de ambas es el mismo: conservar el estado actual y ahorrar energía. Un error muy común entre usuarios es pensar que el apagado es la mejor forma de ahorrar energía. Aunque eso no es así. Estos dos modos suponen un mayor ahorro de energía. Pero otra situación habitual es que muchos piensen que suspender o hibernar son lo mismo.

Si bien el propósito de ambas es el mismo, hay ciertas diferencias. Son dos modos que podemos usar cuando nos vamos a ausentar un tiempo del ordenador. Pero, queremos volver a trabajar donde lo dejamos cuando nos fuimos. Por eso estos modos resultan muy convenientes. Aunque tienen bastantes cosas en común, no son lo mismo. Con eso en mente, os explicamos la diferencia entre ambos a continuación.

Hibernar vs Suspender

Cuando supendemos nuestro ordenador, el equipo entra en un modo de consumo de energía mínimo. Se necesita únicamente la energía suficiente para mantener la memoria RAM encendida. Es en la memoria RAM donde se almacena el estado actual del sistema. Así, cuando regreses y vayas a usar el ordenador, todo volverá a estar igual que cuando lo dejaste. El consumo de energía es tan reducido que en algunos modelos de portátil puedes dejarlo más de un día en este modo sin que apenas se agote la batería.

Te recomendamos la lectura de los mejores SSD del mercado

Si lo que hacemos es hibernar (modo hibernación) sucede algo muy similar. Pero hay una clara diferencia. En este caso, en lugar de almacenar el estado actual del equipo en la RAM, lo hace en el disco duro o almacenamiento sólido. Esto supone que el consumo de energía pasa a ser nulo en este caso. Si tu ordenador está hibernando es como si estuviera apagado. No va a consumir energía alguna. Esto es porque no necesita mantener ningún componente encendido. Por eso no consume energía.

Lo que el modo hibernación sí consume es espacio en disco. El archivo de hibernación de Windows ocupa espacio. De hecho, puede llegar a ocupar unos cuantos gigas. Por eso, cuando despiertas el ordenador de un proceso de hibernación, puede iniciar más lento que cuando lo despertamos tras una suspensión. Si bien depende de la velocidad de tu disco.

Por tanto, podemos ver que la diferencia no es muy grande entre ambos modos. Aunque se trata de una diferencia muy clara.

¿Cuál nos conviene más usar? ¿Cuál es mejor?

Una vez hemos conocido precisamente en qué consisten ambos modos, lo habitual es que surja una pregunta del estilo. Nos preguntamos qué es lo que más nos conviene en este caso. Como es lógico, la elección entre suspender e hibernar depende de una serie de factores. Por lo que cada caso puede ser único al final.

La principal cuestión que nos tenemos que preguntar es cuánto tiempo vamos a estar sin usar el ordenador. Es una manera muy rápida de poder determinar entre hibernar o suspender. Si vamos a estar poco tiempo sin usar el ordenador, entonces nos conviene más suspender. Principalmente porque puede que el inicio sea más rápido. También porque el consumo será mínimo, por lo que no es algo preocupante. Pero si vamos a estar un tiempo mayor sin usarlo (piensa en unas cuantas horas), entonces nos resulta más conveniente hibernar. Suspender nos permitirá un arranque más rápido que si mandamos nuestro ordenador al modo hibernación. 

También depende del tipo de ordenador que estemos usando. En un ordenador de sobremesa realmente no importa demasiado. Pero en el caso de un portátil es determinante. Ya que en suspensión va a haber aún un consumo de energía (mínimo, aunque existente). Algo que no ocurre si hibernamos. Por lo que también es un aspecto que debemos tener en cuenta a la hora de elegir uno u otro modo.

El espacio de almacenamiento que tengamos también influye en esta decisión. Si tenemos poco espacio de almacenamiento, la opción de hibernar puede que no sea la más conveniente para nosotros. Ya que el consumo de espacio puede dispararse de manera notable en algunos casos. En el caso de que no sea un impedimento, entonces no nos importa cuál de las dos usar.

TE RECOMENDAMOS
¿Cuál es la diferencia entre la BIOS y la CMOS?

Como podéis observar, hay diferencias notables entre hibernar y suspender. No hay ninguna que sea mejor. Su elección depende de las necesidades del usuario. Por lo que en función de cada situación y de tu ordenador, una de las dos opciones te resultará mucho más conveniente. ¿Vosotros cuál de estas opciones usáis más? ¿Hibernar o suspender?

Eder Ferreño

Bilbaíno graduado en Marketing. Amante de los viajes, el cine y la lectura.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba