Discos duros / SSD

¿Por qué un SSD es más rápido que un USB?

Las unidades SSD y los USB tienen algo en común. Ambos se basan en la tecnología Flash. Lo cual ha supuesto también el detrimento de los discos duros. Aunque ambas unidades se basan en la misma tecnología, hay notables diferencias en su funcionamiento, y especialmente en su velocidad.

¿Por qué un SSD es más rápido que un USB?

Por qué un SSD es más rápido que un USB

Un SSD es notablemente más rápido que un USB. ¿Por qué ocurre esto? Esto es lo que vamos a explicaros a continuación. Así, podremos arrojar algo de luz a esta cuestión. ¿Cuál pensáis que es vosotros el motivo de esta diferencia en su velocidad? Os explicamos los principales motivos de esta diferencia a continuación.

Tecnología NAND

Un aspecto que los SSD y USB tienen en común es el tipo de memoria flash que utilizan. Ambos utilizan NAND. Una tecnología que puede retener datos aunque no tengan energía. Aunque esta tecnología presenta diferencias. En función del precio, nos podemos encontrar con distintos tipos de tecnología NAND. Las dos tecnologías NAND disponibles son MLC y SLC.

MLC es el Multi-level cell (celda en varios niveles). ¿En qué consiste este tipo? Se trata de un tipo de NAND que puede tener hasta cuatro posibles estados. Debido a esto se reduce el número de transistores en una unidad de almacenamiento. Por tanto, el coste de fabricación se reduce y también se reduce su tamaño. Este es el tipo de memoria que se usa en los USB. Un producto mucho más barato y de tamaño reducido.

Te recomendamos la lectura de los mejores SSD del mercado

El SLC Single-level cell (celda de un único nivel) permite que cada celda esté en dos estados. Nos permite de esta manera acceder a la información mucho más rápido. Pero, también tiene un mayor tamaño y su coste de fabricación es superior. Además, tiene un mayor consumo de electricidad. Por tanto, como habréis deducido, se emplea en la fabricación de SSD. Los SSD, como sabéis, cuentan con precios mucho más elevados. También necesitan de su propio cable de alimentación que los conecte a la fuente de alimentación del ordenador.

Controlador de memoria y conector

El tipo de memoria NAND que utilizan no es la única diferencia que explica que un SSD sea mucho más rápido que un USB. Hay otros factores que también influyen en este hecho. ¿De cuáles se trata? Hay que tener en cuenta el controlador de memoria y el conector. Son dos aspectos que también influyen en la velocidad de un USB y de un SSD. ¿Qué diferecias hay entre ambos?

En los SSD el controlador de memoria se encuentra de un procesador. Además, es uno de los elementos más importantes en el rendimiento de un SSD, cumpliendo con funciones clave. ¿Qué funciones? Se encarga de corregir errores de lectura, de compensar el desgaste de las celdas o se encarga del cifrado de la información. Mientras que en el caso de los USB suelen contar con un microcontrolador de memoria con poca memoria RAM, lo cual limita mucho su rendimiento. Especialmente comparado con el de un SSD.

TE RECOMENDAMOS
Como optimizar SSD en Windows 10 (2017)

Por otra parte están los conectores. En función del tipo de conector se puede aprovechar más o menos la velocidad. En el caso de los conectores USB 2.0, su máxima velocidad de transferencia es de 480 Mbps. Pero un USB 3.0 puede llegar a alcanzar los 5 Gbit/s. Es decir, diez veces más. Esto nos muestra que en general los USB no suelen aprovechar al máximo toda su velocidad. Ese es uno de los factores que hace que un SSD sea más rápido. Ya que los SSD si aprovechan al máximo todos sus recursos para alcanzar su máxima velocidad. ¿Qué piensas de esto? ¿Qué te parece que los SSD sean más rápidos que los USB?

Eder Ferreño

Bilbaíno graduado en Marketing. Amante de los viajes, el cine y la lectura.