HardwareTutoriales

¿Pasta térmica cerámica o metálica? Escoge el compuesto más interesante

En lo que a pasta térmica se refiere, encontramos la cerámica o la metálica como los compuestos más interesantes. Hay diferencias de precios y de rendimiento, por lo que vamos a averiguar si merece la pena gastar más.

Las pastas térmicas metálicas están ganando terreno y tampoco suponen un aumento de precio descomunal, ya que este compuesto tiene un precio muy accesible. No obstante, la pasta térmica cerámica sigue siendo una opción súper atractiva por su relación calidad-precio. Sabemos que no será fácil elegir, por lo que intentaremos ser lo más precisos en esta comparativa.

Qué es la pasta térmica cerámica

pasta térmica cerámica

En primer lugar, la pasta cerámica es la más longeva en uso informático y se caracteriza por estar compuesta de elementos polvo cerámico, generalmente. Luego, mezclan ese polvo cerámico con silicona líquida y de ahí surge el compuesto blanquecino que vemos en muchos disipadores.

La oferta de este tipo de pasta térmica es más que abundante, pero no solemos ver este compuesto en la gama alta. Decir que la TIM de muchos procesadores viene a ser cerámica, por lo que Intel o AMD han apostado por ella por su coste de producción y por el rendimiento que ofrecen.

Qué es la pasta térmica metálica

pasta térmica metálica

También llamadas pastas térmicas de tipo metálico, se trata de un compuesto grisáceo cuyo color se genera por la mezcla de componentes metálicos y silicona líquida. En la mayoría de los casos, vemos óxido de zinc o de cobre, incluso aluminio, por lo que es fácil diferenciar a simple vista una pasta térmica de color grisácea.

Ha aparecido en los últimos años como una alternativa al compuesto cerámico y está ganando adeptos por su rendimiento. Tratándose de un compuesto que es barato de por sí, no supone un sacrificio o una inversión enorme.

Pasta térmica cerámica o metálica: comparamos cada aspecto

La mejor forma de presentar esta comparativa es establecer los pros y contras de cada una para saber cuál nos interesa más.

Conductividad térmica

pasta térmica metálica

En el caso de la pasta térmica cerámica, la conductividad que obtendremos va a variar entre 2 y 11 W/mK, mientras que en la pasta térmica metálica parte de 4 y llega hasta 13 W/mK. Logra ese pequeño aumento adicional gracias a los compuestos metálicos que usa, los cuales conducen mejor el calor hacia el disipador.

No todas las pastas térmicas metálicas son iguales y tienen una conductividad térmica de 12-13 W/mK, sino más bien lo contrario: muchas rondan entre 8 y 11 W/mK. Conforme subimos de conductividad térmica, el compuesto se encarece bastante.

Precio

Seré claro, y es que la pasta cerámica es el compuesto más barato. Para ello, nos basamos en la relación precio/gramo porque las pastas térmicas se venden en monodosis (1 gramo) o en formatos más grandes para poder inyectar compuesto varias veces.

Respecto a la pasta térmica metálica, hay que decir que tiene un incremento de precio que, en ocasiones, no merece la pena pagar más, ¿por qué? Porque no todas las pastas térmicas de tipo metálico ofrecen el mismo rendimiento, habiendo opciones cerámicas más que válidas.

Aplicación

pasta térmica metálica

La aplicación es la misma en ambos compuestos, y eso es en parte a la silicona líquida. Otra historia es el metal líquido, un compuesto mucho más peligroso porque conduce electricidad, pudiendo generar un cortocircuito si no se aplica correctamente.

No tenéis de qué preocuparos en las pastas térmicas: la regla del guisante es igual de válida para ambos tipos. Si te preguntas el por qué del «guisante», la razón está en que la zona más caliente del IHS del procesador es la del centro, quedando los lados mucho más fríos.

Rendimiento

Con rendimiento nos venimos a referir a lo fresco que se queda la CPU, por lo que nos vamos a servir de las pruebas que hicieron nuestros compañeros de Tom’s Hardware pare comprobar qué diferencia de grados ofrecen las pastas cerámicas vs metálicas; además, también metieron algún metal líquido como referencia.

Los primeros resultados son con un kit de refrigeración líquida AIO:

pasta térmica metálica

Los 5 primeros compuestos son metal líquido, siendo la pasta térmica Noctua NT-H1 la que mejor rendimiento da después de estos. Después, encontramos la Kryonaut o la MasterGel de Cooler Master, pero pronto aparece una pasta térmica cerámica: la Arctic MX-5. Estamos hablando de una diferencia de menos de 1 grado, por lo que la pasta cerámica es más interesante.

Luego, tenemos los mismos compuestos probados en un disipador Noctua NH-D15, y estos son los resultados:

pastas térmicas pruebas

La Arctic MX-5 da la sorpresa y se coloca entre los 7 primeros compuestos con mejor rendimiento térmico que hay en la comparativa. No solo eso, sino que el Arctic MX-4 no da ni 1 grado más que las pastas térmicas metálicas.

¿Concluimos con qué la cerámica es mejor? No, el compuesto de Arctic (con carbono de por medio) podría ser el más interesante, pero el resto de pastas térmicas cerámicas quedan más abajo. Dicho esto, no vemos una diferencia abismal entre compuestos: nada de 5 grados más caliente o algo así.

Vida útil

pasta térmica seca

Terminamos con el apartado de la vida útil para saber qué compuesto termina siendo antes una pasta térmica seca. Con el paso del tiempo, el compuesto pierde propiedades y no conduce el calor de la misma manera, por lo que hay que volver a aplicarlo sobre el IHS (previa limpieza del mismo).

En este sentido, las pastas térmicas de tipo metálico son más duraderas y soportan temperaturas superiores que las cerámicas. Este es un detalle a tener en cuenta si vas a hacer overclock a la CPU porque, seguramente, subirá de temperaturas y necesita un compuesto que aguante bien las inclemencias.

¿Qué pasta térmica usar?

Entendemos que habéis entrado en busca de una respuesta, y yo os la voy a dar: el compuesto más barato y que más rendimiento os ofrezca. Visto lo visto, yo optaría por una pasta térmica cerámica de Arctic por lo siguiente:

  • Rendimiento similar o, incluso, mejor.
  • Precio inferior.
  • No tiene ninguna conductividad eléctrica porque en su compuesto hay carbono y ningún metal.
  • Resiste muy bien las temperaturas y tiene una duración tipo: ni menos, ni más.
  • Es ideal para la mayoría de los mortales.

Si vas a hacer overclock, pues sí que te recomendaría optar por una pasta térmica metálica para ganar un pelín de rendimiento, pero sobre todo para una duración y resistencia mayor.

¿Y si soy un entusiasta qué quiere exprimir al máximo todo? Te recomendaría metal líquido, pero usándolo con mucho cuidado y conociendo todas las adversidades que se pueden originar. Pensad que el metal líquido se hace más líquido cuando se calienta, momento en el que se vuelve peligroso.

¿Cuál es la pasta térmica de mejor calidad?

Podemos entender mejor calidad la que más conductividad térmica tiene, y, exceptuando las Arctic MX-4 o MX-5, la pasta térmica metálica siempre ofrecerá menos grados. Visto lo visto, para valorar la calidad de una pasta térmica, hay que fijarse más en el compuesto, que en el tipo de compuesto.

La comparativa de Tom’s Hardware que os hemos compartido os puede ayudar a la hora de elegir una pasta térmica para la CPU, y es muy útil porque se prueban con AIO y con disipador de aire.

Te recomendamos las mejores pastas térmicas del mercado

¿Qué pasta térmica usáis? ¿Con qué tipo de pasta os quedáis?

Ángel Aller

Graduado en Derecho y Máster de Abogacía. Amante de los videojuegos y geek inconformista. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba