Tutoriales

Compra un SAI para proteger tu ordenador y productos electrónicos con estos consejos

Elegir un SAI, también llamado UPS o Sistema de Alimentación Ininterrumpida, es un proceso que requiere tener una gran cantidad de aspectos en cuenta. Estos dispositivos, que son en esencia «baterías» que permiten alimentar nuestros equipos cuando se va la luz, resultan fundamentales o al menos interesantes para un amplio set de usuarios. ¡En este artículo os damos todas las claves para elegir uno correctamente!

Introducción: qué es un SAI y quién debería tener uno

SAI es el acrónimo de Sistema de Alimentación Ininterrumpida. En esencia, es un dispositivo que, gracias a una batería y un inversor, puede alimentar alguno de los dispositivos de la red eléctrica cuando se va la luz. Por ejemplo, si tenemos un ordenador y un monitor enchufado al SAI, si se va la luz su batería les dará la energía necesaria para funcionar durante varios minutos. También hay otras implicaciones importantes para los SAI, como proteger contra picos y caídas excesivas de tensión.

Hay muchísimos motivos para comprar un SAI, pues trae muchos beneficios para una gran cantidad de personas. Por ejemplo, estos son algunos de los casos en los que es recomendable comprar un SAI:

  • Si hay cortes de luz frecuentes en tu zona, un SAI te permitirá guardar tu trabajo de manera segura cuando estos ocurran.
  • Si la potencia eléctrica contratada en tu casa es insuficiente. Es decir, si es normal que se vaya la luz (“saltar el automático”) cuando se conectan demasiados dispositivos en tu casa como secadores, vitrocerámicas, hornos, etc.
  • En equipos que realicen algún tipo de tarea crítica, de tal forma que si se va repentinamente la luz causen grandes problemas.
  • Para casos en los que simplemente el usuario quiere tener tranquilidad de cara a cualquier remota posibilidad de corte de luz.

Un buen ejemplo reciente de lo que es un uso recomendable de un SAI es en personas que teletrabajen con ordenadores de sobremesa, para tener la máxima tranquilidad en caso de cualquier posible corte o anomalía en la red eléctrica. En este artículo vamos a ver las claves más importantes que se deben tener en cuenta antes de comprar un SAI.

Aclarando la confusión con los VA. ¡Lee esto, es importantísimo!

Esta es la parte más importante del artículo: ¡Léela cuidadosamente, pues te ayudará a entender el aspecto más importante de los SAI!

La magnitud más usada cuando se anuncia un SAI son los VA o voltioamperios. En este punto os intentaremos explicar por qué la mayoría de la gente se equivoca con cómo funciona esta medición. Empezaremos intentando explicar de manera sencilla la diferencia entre W y VA, para luego analizar a fondo el origen de la confusión.

La potencia eléctrica es la magnitud que usamos cuando hablamos de la energía que consume un aparato eléctrico por unidad de tiempo, y se mide en vatios o W.

Muchos conoceréis la fórmula de potencia de la Ley de Ohm: P = V * I, es decir, potencia igual a voltaje por intensidad. Esto es cierto en dispositivos que utilizan corriente continua. Por ejemplo, si por un conector de salida de nuestra fuente de alimentación pasan 10 amperios a 12V, entonces podremos decir que su consumo es de 120 vatios.

No obstante, esa fórmula no se aplica en dispositivos que trabajan sobre corriente alterna. Es decir, que en los enchufes de nuestra casa (por donde va CA) no podemos afirmar que los W son iguales a voltios * amperios.

Potencia reactiva y aparente

Esto se debe a que, en corriente alterna, hay dos potencias distintas: la activa (medida en W) y la reactiva (medida en VAr). No procede entrar a fondo en lo que significan, pero básicamente la reactiva no produce trabajo útil sino que es más bien una especie de desperdicio.

La manera más intuitiva de explicar estas potencias es el ejemplo de la jarra de cerveza. Básicamente, la potencia activa es la cantidad que realmente bebemos, y por la que se mide la cantidad que nos cobran, mientras que la reactiva no es más que espuma, algo inútil pero que ocupa volumen en el vaso.

Pues bien, ¿qué tiene que ver esto con los SAI? Como veis en el ejemplo de la cerveza, la suma de estas potencias (en realidad, la suma vectorial, por ser rigurosos) es la potencia aparente. Esta se mide en VA y es lo que obtendremos al multiplicar voltios*amperios.

Cada aparato conectado a la red eléctrica tendrá una relación distinta entre la cantidad de «cerveza aprovechable» y «espuma». Esto se conoce como factor de potencia. Por ejemplo, si su valor es de 0.5, significa que mitad de la potencia será reactiva y la otra mitad activa. Si es de 1, los VA serán iguales a los W.

¿Por qué no hay que prestar atención a los VA? ¿No son tan importantes como los W?

Bien, una vez introducidos en la diferencia entre W y VA, os aclaramos que los SAI se anuncian normalmente con los VA de consumo máximos que pueden aguantar. Es fundamental comprobar en las especificaciones del mismo cuántos W indica, que sería el consumo de vatios máximo que aguanta.

¿Y por qué miramos los W, si todo dispositivo tiene un consumo en VA distinto? El motivo es simple: por ley, cualquier aparato electrónico debe tener una fuente de alimentación con PFC activo hoy en día. Las fuentes con este tipo de PFC tienen un factor de potencia cercano a 1 a máxima carga, así que cuando estemos estresando los equipos conectados los W serán casi iguales a los VA.

¿Hay relación entre los W y VA de un SAI?

Hay mucha gente que, si bien conoce bien esta diferencia entre los W y VA, afirma que se pueden saber los W de un SAI a partir de los VA. Esta relación no es más que el factor de potencia del SAI, y puede haber grandes diferencias si comparamos opciones de distintos segmentos.

Por ejemplo, si nos vamos a algunos del segmento doméstico:

Ejemplo de SAI y variaciones de su relación W/VA

Salida VA Salida W Relación W/VA
Cyberpower VP1200ELCD-DE 1200 720 0,6
APC BX950UI 950 480 0,505263
HP T1500 G4 1400 900 0,642857
Salicru SPS.900.ONE 900 480 0,533333

Sí que es cierto que aproximar esta relación a 0.6 no dará diferencias gigantescas, pero tampoco despreciables. Por ejemplo, asumir una relación de 0.6 en el segundo caso nos daría 570W, que son casi 100 más de los reales. Además, saber el dato correcto no cuesta nada, solo hay que comprobarlo en la web del fabricante.

¿Importa el factor de potencia de un SAI? Lo cierto es que es preferible que sea superior, pero a los usuarios domésticos no nos debe importar demasiado. Teniendo en cuenta además que a los particulares no se nos factura por energía aparente, sino solo activa.

Entonces, ¿cuántos VA elijo?

Si has entendido el punto anterior correctamente, entonces sabrás que debes enfocarte en los W que anuncie el SAI, dejando los VA más de lado. Siempre que elijas un SAI, sea para el dispositivo que sea, entra en las especificaciones para comprobar los W. Si vas a conectar un PC y un monitor a él, no dudes centrarte casi exclusivamente en los vatios.

Dicho esto, respondamos a la pregunta correcta: ¿cuántos W elijo?

Primer paso: estimar el consumo máximo que le podrías demandar al SAI

La mejor manera posible es empleando un medidor de consumo. Estos son enchufes que miden la potencia que demandan los dispositivos que se le enchufan, así que nos permitirá saber los valores reales de consumo que le demandaremos al equipo.

CSL - Medidor de Costes de Energía - Medidor de Consumo de Energía - Doble Tarifa - 3680W
CSL - Medidor de Costes de Energía - Medidor de Consumo de Energía - Doble Tarifa - 3680W
Denominación del modelo: Medidor de costes energéticos CSL Bearwear| 302737

Última actualización el 2021-05-14

Los más baratos cuestan apenas 10-20 euros, y si queréis saber el valor exacto de consumos os los recomendamos. En todo caso, si lo que quieres es hacer una estimación gratuita sin necesidad de usar ningún aparato especial, te damos las claves más básicas.

Consumo del PC

Esta será seguramente la parte más fundamental, y la que mayor consumo máximo representará. Lo plantearemos pensando en un consumo máximo aproximado, pero no en picos. Es decir, pensando en usar el SAI para un uso normal y no para alargar nuestras partidas unos minutos.

Hay muchísimas maneras de calcular el consumo aproximado de un ordenador. Entre ellas está el uso de calculadoras, algo que no nos parece una muy buena idea pero que en este caso quizás resulte una forma interesante de hacerlo rápidamente.

En nuestra experiencia, la calculadora que ha dado unos resultados más razonables es la del fabricante be quiet!. Podéis acceder a ella en este link y tan solo tendréis que rellenar los campos con vuestra configuración de PC. Una vez calculado, los resultados se os mostrarán en «Your maximum wattage requirement». Ya que es un cálculo pensando en máximas cargas, ya tiene un holgado margen aplicado, así que no debéis aplicar más.

Consumo de otros aparatos

Para otros aparatos que podáis tener conectados, tales como monitores, routers, etc, lo mejor es consultar su consumo en las especificaciones oficiales del fabricante, buscando el modelo concreto de cada uno en internet.

Por ejemplo, veamos qué consumo tiene un monitor Philips 246E9Q. Lo buscamos y encontramos en su web oficial que tiene un consumo de unos 13W.

Otra opción es buscar una pegatina situada en el cargador o cerca de donde el dispositivo reciba la alimentación. Ahí veréis las especificaciones de potencia del mismo. Lo que tendréis que buscar es una parte llamada “OUTPUT” en la que se especifica el voltaje y amperaje del cargador. Multiplicadlos (es corriente continua, se puede hacer así) y tendréis el valor del consumo de salida máximo del aparato. En realidad podrá llegar a un poco más, así que dadle cierto margen.

Esta última opción no es la ideal. Por ejemplo, para el monitor Philips que consumía 13W, tenemos una fuente incluida de 38W, que es un margen bastante grande. De todas formas, mejor pecar de exceso que de defecto.

Finalmente sumad los consumos estimados del PC y los dispositivos.

Segundo paso: aplicar el margen adecuado si es necesario

Ahora que hemos estimado el consumo máximo que podemos aplicar al SAI, es hora de plantearse qué margen le tenemos que dar a la hora de elegirlo. Lo cierto es que tal y como os lo hemos planteado seguramente obtendréis resultados muy altos a los que quizás ni siquiera lleguéis en la realidad, así que es razonable no aplicar margen alguno. Pero cuanto mayor sea el margen, seguramente podráis aspirar a duraciones de batería superiores.

Saber el tiempo de duración de la batería de un SAI según el consumo no es algo fácil. Afortunadamente, muchas compañías permiten calcular en sus sitios web la duración estimada de la batería con distintos niveles de consumo. Este es el caso de APC, y vamos a usar de ejemplo su Back-UPS 950VA (480W) y de 700VA (390W), comparando la duración de batería en distintos casos.

Duración batería APC Back-UPS
Carga (W) 1200VA / 720W 950VA / 480W 700VA / 390W
480W 8 minutos 1 minuto
450W 9 minutos 1 minuto
390W 11 minutos 2 minutos 1 minuto
350W 13 minutos 3 minutos 2 minutos
300W 15 minutos 5 minutos 3 minutos
200W 22 minutos 9 minutos 8 minutos
150W 29 minutos 14 minutos 12 minutos
100W 38 minutos 24 minutos 22 minutos
50W 54 minutos 48 minutos 47 minutos
10W 1h 19 minutos 2h 26 minutos 2h 26 minutos

Como vemos, incluso si no vamos a necesitar el SAI para alimentar nuestro PC mientras está a altas cargas, elegir un buen margen puede ser algo muy positivo, ya que mejorará drásticamente la duración de batería, también cuando no estemos dando mucho uso al PC.

Tercer paso: interpretar los datos

Pongamos que has llegado a la conclusión de que el consumo del equipo será de hasta 450W incluido todo lo que vas a enchufar. Ahora, la cuestión será elegir cualquier SAI de más de 450W. Si nos vamos a los ejemplos anteriores el APC Back-UPS de 950VA nos valdría.

No obstante, si disponemos de presupuesto suficiente para gastar más, irnos a por el modelo de 1200VA puede ser una buena idea. Si, en cambio, la alternativa es comprar un SAI de más VA pero menor calidad o de una marca dudosa, quedaos con la opción inicial.

Ya sé los W necesarios, ¿cuáles son los siguientes pasos?

Elegir entre SAI offline, line interactive u online

Tal y como os comentamos en nuestra guía de mejores SAI del mercado, hay tres tipos fundamentales:

  • SAI Offline o standby: básicamente no actúa hasta que se produce el corte de luz, momento en el que entra a estado de batería. Es la más básica, rudimentaria y menos útil. Aunque sirve para casos de uso no críticos donde la red eléctrica sea buena.
  • Line-interactive: una opción más cara, pero también más segura. Estos intercalan un transformador o estabilizador de tensión entre la entrada y la salida, que se usa para compensar cualquier fluctuación de tensión automáticamente, sin necesidad de entrar a estado de batería. Son los más recomendables sin duda al combinar protección y un precio razonable.
  • SAI Online: estos ofrecen la mayor protección, pues lo que hacen es transformar primero la corriente alterna a continua, para luego generar una nueva corriente alterna totalmente limpia y libre de fluctuaciones. Pero no nos importan a los usuarios domésticos.

La tecnología AVR (Automatic Voltage Regulation)

La gran ventaja de los SAI in-line o line-interactive respecto a los offline es la inclusión de AVR, siglas de Automatic Voltage Regulation. Como os indicamos antes, esta tecnología se basa en poner un autotransformador entre la entrada y salida de corriente para compensar las fluctuaciones potencialmente dañinas de voltaje.

Lo que no explicamos es cómo funciona dicho transformador, y lo cierto es que es muy simple: el SAI monitoriza continuamente los voltajes de entrada y, si varían debido a una subida o caída de tensión, inmediatamente redirige el voltaje dentro del transformador, resultando en un cambio en el campo magnético que aumenta o reduce el voltaje según se necesite.

El AVR cuenta con un rango de funcionamiento concreto, para cualquier subida o caída de tensión que supere sus límites inmediatamente el SAI pasará a estado de batería. Queda claro que, para que estas características tan fundamentales funcionen, tendremos que comprar un SAI de calidad y line-interactive.

SAI con onda senoidal pura o simulada

Como sabéis, cuando el SAI entra en modo batería lo que hace es que la corriente continua que sale de la batería se invierte transformándola en la corriente alterna que requieren nuestros componentes.

No obstante, hacer que se convierta en una onda de salida perfecta es un proceso bastante costoso. Por este motivo los SAIs asequibles en modo batería no sacan una onda perfecta, sino que está simulada de manera escalonada. Lo ilustramos en una imagen:

Esta segunda forma es mucho más fácil de producir, y será de esta manera en casi cualquier SAI de menos de 200 euros. Técnicamente, las ondas senoidales aproximadas no son recomendables para equipos alimentados por fuentes con PFC Activo. Esto abarca cualquier fuente de alimentación de calidad decente, y cualquier equipo como las videoconsolas.

No obstante, eso solo es una preocupación teórica, ya que en la práctica los SAI con ondas simuladas no causan ningún tipo de problema bajo un uso normal. Quizás sí lo haga en ciertos casos críticos o en donde se necesite una cantidad de

Hay una minúscula probabilidad de que alguna fuente falle con SAI de onda simulada. Pero no os preocupéis, simplemente probad el funcionamiento desconectando la alimentación a propósito cuando compréis vuestro SAI. Una vez confirmado, usadlo sin preocupaciones. Y si fallase, simplemente acogeos al derecho de devolución. ¡No tiene más misterio!

Recordad además que la onda simulada solo saldrá en modo batería, cuando estemos dando uso normal el AVR sacará una senoidal pura.

Elección de marca, un asunto peliagudo

Nosotros decimos de manera continua que lo importante a la hora de comprar un producto no es la marca, sino el modelo. No obstante, en el mundo de los SAI, al igual que muchos otros productos, hay muy poca información sobre las calidades de modelos concretos.

A su vez, hay a la venta SAI baratos de marcas cuya calidad resulta cuanto menos dudosa. Estos prometen especificaciones que no son acordes a su precio, se suelen corresponder a marcas que en otros segmentos de producto se dedican a vender «rebrands» de baja calidad, o simplemente tienen características inferiores.

Por otra banda, los grandes fabricantes que hay disponibles en este mundo tienen una reputación inmensa en el ámbito de la electrónica de potencia y electricidad. Son megacorporaciones de las que se puede esperar, como poco, el cumplimiento de los estándares de seguridad eléctrica vigentes.

Algunas de las marcas más reconocidas y reputadas en el segmento de los SAI y otros ámbitos de la electricidad son, por orden alfabético:

Sede de Salicru en Barcelona.
  • APC (Schneider Electric)
  • Cyberpower
  • Eaton
  • HP (solo tienen modelos para servidores)
  • Salicru (marca española, por cierto, y de las que desarrollan sus productos de verdad)
  • Tripp Lite (solo en USA)

Otros parámetros a tener en cuenta

Para finalizar esta guía, hablaremos de algunos parámetros adicionales que recomendamos tener en cuenta a la hora de elegir el SAI correcto.

Cantidad de enchufes, tomas Schuko e IEC

Es obvio que tenéis que comprobar cuántos enchufes incluye el SAI para ver si cumplen vuestras necesidades. Pero algo que también es muy importante es que comprobéis si se trata de salidas Schuko (enchufe europeo) o IEC macho.

Estas últimas son básicamente la versión hembra de los conocidos conectores de alimentación de las fuentes para PC. En esos casos lo más probable es que tengáis que comprar adaptadores, dejamos un par de ejemplos:

Rebajas
Cablexpert - Conexion Shucko Hembra A Iec C14 Macho 0.15Mts
Cablexpert - Conexion Shucko Hembra A Iec C14 Macho 0.15Mts
Conector de entrada C14; Conector de salida - Schuko EU; Cables suplementarios: 0.75 perfil sq.mm, 10 A (H05VV - F 3G0, 75 mm)
6,23 EUR

Última actualización el 2021-05-14

Disponibilidad de repuestos de baterías

Además, otro parámetro a tener en cuenta es la disponibilidad de repuestos de baterías, un aspecto que deberéis tener en consideración todos los que planeéis usar el SAI durante varios años. Y es que la durabilidad de su batería puede rondar apenas 3-5 años, con degradación de por medio.

En nuestra experiencia los SAI con mayor disponibilidad de baterías de reemplazo son de APC y Salicru, pero comprobad el caso de cada modelo concreto.

Dispositivos que no se pueden conectar: ¡impresoras fuera!

Resulta evidente que no está permitido conectar a un SAI dispositivos que excedan su máximo de consumo. Sin embargo, lo que no es tan inmediato de saber es que hay ciertos aparatos que no se pueden enchufar en prácticamente ningún SAI. Estos son las impresoras láser o multifunción, escáneres y fotocopiadoras. (Fuente: Cyberpower).

Otra recomendación muy común que se hace en cuanto a su conexión es que no debemos conectar el SAI a una regleta, especialmente si tiene protección contra sobretensiones. Esto se debe a que debido a otros dispositivos conectados a la regleta el SAI podría pasar a estado de batería de manera innecesaria.

Y si os preguntáis si se puede conectar una regleta a la propia salida del SAI, la respuesta es que sí siempre y cuando el consumo de los dispositivos no exceda el máximo permitido, y además si dicha regleta no tiene protección contra sobretensiones. El motivo es sencillo, el filtrado de una regleta con protección provocará que el SAI reporte un consumo menor al real, dejando invalidada la fundamental protección contra exceso de potencia. (Fuente: APC)

¿Qué hay del ruido?

Los SAI hacen ruido cuando están en estado de batería, y unos harán más que otros. Pero por desgracia esto no se puede comparar con fiabilidad salvo que haya pruebas independientes.

Tened en cuenta que dos datos de sonoridad (en dB o dBA) no son comparables si no vienen de la misma fuente. Así que no se puede usar las especificaciones de fabricantes distintos para saber qué SAI es más silencioso.

Una última recomendación: lee el manual

Nuestra última recomendación es que, elijáis lo que elijáis, reviséis el manual de usuario para tener toda la información necesaria sobre seguridad, conexión y montaje del SAI. Al fin y al cabo, es equipamiento eléctrico que hay que usar correctamente.

Palabras finales y conclusión sobre cómo elegir un SAI

Los SAI son aparatos fundamentales para cualquier persona que busque un dispositivo que proteja al PC de manera efectiva de cualquier sobretensión, y le proporcione energía adicional durante varios minutos cuando se vaya la luz. Ya sea por razones de seguridad, por carencias en su red eléctrica o por simple tranquilidad.

Pues bien, este tutorial se ha escrito pensando en estas personas, y sobre todo de cara a usos domésticos o semiprofesionales en los que gastarse miles de euros en uno no es una opción. Así, hemos llegado a concluir que las claves para elegir un SAI son:

  • Calcular el consumo máximo que podríamos demandarle al SAI.
  • Decidir cuántos VA y W necesitamos, en función del punto anterior.
  • Buscar SAI line-interactive de una marca reputada.
  • Conectar cualquier adaptador necesario y enchufar nuestros dispositivos conforme a las normas de seguridad.

Te recomendamos la lectura de alguno de nuestros artículos:

Además de cumplir los requisitos del usuario, el SAI debería ofrecer la tecnología line-interactive y AVR para mayor seguridad y fiabilidad, y a poder ser deberá ser vendido por una compañía reputada que proporcione tranquilidad, garantías, un buen soporte y repuestos de las baterías.

Esperamos que este artículo os haya servido para escoger un SAI correctamente. ¡Muchas gracias por leernos!

Breixo Gómez

Apasionado del Hardware, exigente con la calidad de los productos. Intento aprender lo máximo cada día. No dudes en dejarme cualquier duda o sugerencia en los comentarios ;)
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba