Tutoriales

Que es el Thermal Throttling y ¿Para qué sirve?

El mundo de la informática tiene términos que, en ocasiones, para la gente que no desenvuelve todo el tiempo entre ellos, se pueden tornar complicados, e incluso, en ocasiones, también lo son para los mismos informáticos. Por ello, es bueno saber de qué tratan estos términos y de saber que es el throttling y para qué sirve, para evitar, de esta manera, cometer cualquier error.

Throttling ¿Qué es?

Ahora, ¿Qué es el Throttling? Throtling es, en el ámbito de hardware, cuando se hace más lento algún componente de forma intencionada para protegerlo de daños (normalmente, causados por el exceso de temperatura).

También se puede aplicar el mismo término para la reducción de velocidad de una conexión de internet, o para un programa que está acaparando demasiados recursos de la máquina y debe ser limitado.

¿Para qué sirve?

Ahora que tenemos claro que es el throttling dentro del mundo de la informática, es importante tener en cuenta para qué sirve. El throttling puede tener varias funciones, dependiendo del dispositivo electrónico en el cual haga su vida útil.

Entre sus funciones más destacadas o los usos más comunes, podemos encontrar:

  • El equilibrio del consumo de los aparatos electrónicos, para evitar que estos consuman más energía de la necesaria.
  • La regulación de las aplicaciones del dispositivo para conservar la batería y mantenerla en buen estado.
  • Prevenir que un componente de tu equipo muy caliente, véase procesador o tarjeta gráfica, no sufra a “cierta temperatura”, bajando el rendimiento.

¿Cómo funciona?

Sin embargo, sabemos que es el throttling, para qué sirve, pero, ¿Cómo funciona? El throttling se encuentra como medida de seguridad en casi todos los componentes de un ordenador susceptibles de calentarse. Los que más habitualmente lo sufren, por las elevadas cantidades de calor que generan, son el procesador, la placa base y la tarjeta gráfica. Cuanta menos velocidad tenga el aparato electrónico, menos calor generará este y por lo tanto, requerirá de menos energía para funcionar, dejando tiempo para que se enfríe hasta valores seguros. Esto es lo que se hace cuando un componente llega a una temperatura límite, véase 90ºC en el caso de muchas gráficas, como medida de seguridad lo que hace es bajar la frecuencia para generar menos calor y preservar el chip… Es decir, de esta manera va a “medio gas” el componente.

TE RECOMENDAMOS
Premios Marca Número 1 en Gaming - Resultados: Junio 2017

No siempre es una protección para el componente que se baja de frecuencia, a veces el throttling es una consecuencia de otro componente que se está calentando. Un ejemplo de esto se da cuando emparejamos procesadores de consumo elevado (>95W, como muchos de los FX de AMD) con placas base que no están preparadas para manejar estos niveles de consumo. En este caso el procesador bajará a una frecuencia mínima (800-1200mhz), a pesar de estar a temperaturas correctas (40-60º máximo), porque lo que se está calentando a casi 100ºC son las fases de alimentación de la placa. Esto se traduce en grandes bajones de FPS en juegos y de rendimiento hasta que las fases se enfrían, y es un problema complicado de identificar. Hay bastantes casos en foros de gente afectada…

¿Cómo podemos evitar que nuestro componente tenga throttling?

En el caso de throttling por las fases de la placa, existen tres posibles soluciones

disipador Throttling

  • Aumentar la refrigeración de las fases, añadiendo un disipador sobre los MOSFETS (los pequeños componentes cuadrados y planos que se encuentran cerca del socket).
  • También puede ser recomendable añadir un ventilador si el disipador de nuestro procesador no genera flujo de aire en esa zona. En casos no muy graves, incluso el ventilador sin disipador suele ser suficiente. Esta es la forma más barata de, al menos, paliar el throttling por fases.
  • Desactivar el modo turbo y bajar el voltaje del procesador hasta el mínimo en el que sigue siendo estable. Esta medida no debería hacerse nunca, porque aunque podemos arreglar el problema del throttling, también perdemos algo de rendimiento. Además, encontrar el voltaje mínimo puede ser costoso en tiempo. Pero si cambiar la placa no es una opción, es lo único que podemos hacer una vez realizado el primer paso
  • Cambiar la placa base. Es la más drástica pero también la más sencilla, si eliminamos la raíz del problema también eliminamos el problema. A la hora de comprar una placa base, hay que intentar revisar que tenga buena refrigeración en las fases, y a ser posible que soporte procesadores con más TDP que el que tenemos pensado poner. Ojo, no es un problema de que la placa esté defectuosa, un modelo igual nuevo nos dará el mismo problema, es un fallo de diseño al soportar procesadores demasiado potentes para la baja capacidad de algunas placas.
TE RECOMENDAMOS
Qué es el Coil Whine o Ruido eléctrico: Toda la información

Consejos prácticos para tu PC

En el caso de throtling por el propio componente, procesador o tarjeta gráfica, deberíamos seguir los siguientes consejos:

  • Ten una caja bien ventilada y limpia.
  • Revisa la pasta térmica de tu tarjeta gráfica y/o procesador con una frecuencia de 6 a 12 meses.
  • Comprueba que otros componentes no expulsen aire caliente hacia las demás piezas.
  • Si el problema sigue ahí, cambiar el disipador por un modelo superior es una opción recomendable.
  • Bajar el voltaje y/o la frecuencia del componente con throttling también aquí funciona como solución temporal.

Te recomendamos la lectura de nuestra guía de las mejores tarjetas gráficas del mercado.

¿Has padecido alguna vez esta tecnología? ¿Sabías lo que era realmente y para que servía? Esperamos vuestros comentarios.

Miguel Ángel Navas

Amante de la informática, los smartphones y la tecnología en general. Técnico superior en Administración de sistemas informáticos y redes, certificado en CISCO y un reviewer sin pelos en la lengua. Cualquier duda o cuestión aquí me tenéis.
  • Obliterator

    Muy bueno, saludos

Seguro que te interesa:

Close