Jueves , Marzo 23 2017
Inicio / Tutoriales / Comprar un SSD: recomendaciones para elegir el correcto

Comprar un SSD: recomendaciones para elegir el correcto

En este artículo vamos a ayudarte a elegir a saber como Comprar un SSD y de esta manera como incrementar un mayor rendimiento en tu configuración de PC. El SSD, que es una unidad de estado sólido, ya no es una novedad en el mercado de la informática.

Ya tiene algunos años, pero debido a las constantes actualizaciones de la interfaz y de las tecnologías, puede confundirse el usuario al momento de comprar una nueva unidad. Aún más aquellas personas que siempre han tenido el HDD convencional y están también considerando pasar a un SSD, que poco a poco viene cayendo de precio y por lo tanto es cada vez más popular.

Guía para comprar un SSD

Comprar un SSD

En caso de que todavía estés por fuera de lo que es un SSD, te vamos a situar qué es exactamente. Los discos de estado sólido o solid state disk son unidades de almacenamiento que presentan grandes diferencias en cuanto a los discos duros convencionales.

La primera gran diferencia es en relación a su estructura, mientras que los HDDs internamente cuentan con partes móviles formando un verdadero engranaje para su funcionamiento, el SSD es completamente diferente. En lugar de este mecanismo, las unidades SSD cuentan con una construcción de circuito integrado semiconductor mediante memoria flash, que también es encontrada en otros dispositivos de almacenamiento como pendrives. Con este diseño diferenciado, el SSD puede tener grandes ventajas en relación al HDD, que van desde una mayor resistencia hasta niveles de desempeño más altos que los HDDs.

En la imagen de arriba se puede ver la diferencia visual entre las dos unidades. Mientras que la unidad de la izquierda (el HDD) utiliza partes móviles formando el engranaje de funcionamiento, la unidad de al lado (el SSD) trabaja con una placa de circuitos.

Esta diferencia de construcción tiene un impacto muy grande en el rendimiento. Debido a su formato circular, a los datos de los HDD que se mantienen en el centro del círculo se accede a un ritmo más lento que los datos contenidos en los bordes exteriores. En cambio, con los discos de estado sólido el tiempo de acceso es uniforme por toda la unidad.

Los beneficios que se obtienen al cambiar el tradicional disco duro de tu ordenador de sobremesa o portátil por un SSD son varios. Echa un vistazo a continuación:

  • Con un SSD los tiempos de acceso son reducidos, proporcionando una mayor velocidad en el acceso a la memoria.
  • Como no hay partes móviles, tu ordenador no sufrirá interrupciones a causa de errores del disco, por ejemplo. Los niveles de resistencia del SSD son mucho más grandes que los de una unidad de disco duro.
  • Mucho más liviano y rápida. Una unidad de 2,5 pulgadas (7 mm por ejemplo), puede ser utilizada en una portátil súper fina como una Ultrabook. Así, el SSD se adapta a las más variadas configuraciones.
  • Los SSD presentan versiones más bonitas que los HDDs convencionales, ya que los fabricantes producen cajas especiales para sus unidades. HyperX, por ejemplo, lanzó una unidad SSD junto a E-Sports, trayendo una carcasa en colores naranja y negro para el SSD.
  • Menor consumo eléctrico.
  • Ancho de banda más alta.

Claro, no todo es positivo: los discos de estado sólido también cuentan con algunos inconvenientes que debes considerar antes de comprarlos:

  • El coste de cada giga es bastante superior al de un disco duro mecánico.
  • La capacidad de almacenamiento es menor en relación a los discos duros. Mientras que con los discos duros encontrarás unidades de hasta 20 TB, el SSD tiene una capacidad máxima actualmente de 2 a 4 TB, y teniendo en estas capacidades un precio totalmente prohibitivo.

Características para elegir correctamente

Comprar un SSD

Llegado a este punto y seguro que habrás visto nuestra guía de los mejores SSD del mercado, querrás saber un poquito más sobre ellos y cuales elegir.

Capacidad de almacenamiento

Este es seguramente el primer punto que llama la atención de la gran mayoría de las personas a la hora de adquirir una nueva unidad de almacenamiento, ya sea SSD o no. La sugerencia aquí es muy relativa, ya que depende de lo que el usuario está queriendo con esta unidad en su ordenador. En un primer escenario se podría adquirir un SSD solo para reducir el tiempo de arranque o la carga de algunos programas. En este caso se suelen adquirir unidades con capacidades menores, como las versiones de 120 GB o incluso las de 240 GB que están realmente baratas.

En cambio, para un almacenamiento bruto, puedes adquirir formas más grandes que van de los 500 GB hasta los 2 TB. Por supuesto que las unidades SSD con gran capacidad de almacenamiento serán más costosas. Otra sugerencia en caso de que quieras una unidad con mayor capacidad, sería mejor adquirir dos unidades separadas y hacer un RAID 0.

En vez de, por ejemplo, ya no es necesario pagar una verdadera fortuna en un SSD de 960 GB, podrías comprar dos modelos de 480 GB y realizar la técnica del RAID que unirá la capacidad y rendimiento de las unidades y transformarlas en una sola. Después que el recolector de basura de los SSD hayan sido mejorado. Por ello, te recomendamos leer nuestra guía de como optimizar tu SSD con Windows 10.

Rendimiento

Test de rendimiento de un disco NVMe en un portatil MSI de alto rendimiento

Este es el tema que menos dudas genera por todos los que están pensando en comprar un SSD. Y es relativamente sencillo entender cuál comprar si te basas en el rendimiento. El único problema es la variedad de patrones en la actualidad para el SSD. Además de la interfaz SATA, también hay unidades SSD vía conector M.2 y PCI-Express. Cada uno tiene sus particularidades y niveles de desempeño.

Además de ese, hay otro factor muy importante que es el que se refiere a qué línea de unidades de estado sólido estás adquiriendo. Kingston, por ejemplo, tiene la línea V400, y todos los modelos bajo el nombre de HyperX. Tienes que tener cuidado en observar si el modelo que se está adquiriendo es la división más simple o destinada a gamers y entusiastas.

Como comparativo, vamos a recoger la unidad SSD V400 Series contra el Samsung 950 PRO, los dos modelos de 240 GB. En el V400 la máxima velocidad de lectura es de hasta 520 MB/s, mientras que la velocidad de grabación es de hasta 500 MB/s. En cambio, con el Samsung 950 PRO, la velocidad de lectura y de escritura es de hasta 2500 MB/s y 1500 MB/s de lectura y escritura respectivamente al ser un disco NVMe .

Así que cuando compres un SSD, además del diseño y de la gran cantidad de información que los fabricantes suelen indicar en relación a las diferencias de un HDD y un SSD, debes estar atento a los números de lectura y escritura de las unidades y comparar la relación de precios entre ellos.

Recordando que todo esto que hemos mencionado hasta ahora se refiere al estándar SATA, más precisamente al SATA revisión 3, o popularmente conocido como SATA III, que es la interfaz que comenzó con los HDDs y ha sido adoptada también para los discos de estado sólido, esto permite que si tu placa madre posee puertos SATA y tienes un disco duro, cuando desees pasar a una unidad de estado sólido, sólo tendrás que comprar el SSD propiamente dicho, sin molestarte en cambiar ningún elemento.

Kingston SSDNow UV400 - Disco duro sólido de 480 GB (2.5
Kingston SSDNow UV400 - Disco duro sólido de 480 GB (2.5", SATA 3, unidad independiente)
Precio 149.08€
Compralo ahora

Claro que no todas las placas bases tienen puertos SATA III. Las más antiguas presentan las revisiones anteriores como SATA I y SATA II. Para el SSD es de suma importancia que sea utilizado en un puerto SATA III.

Algunas pruebas han demostrado que al conectar el SSD en puertos que son controlados por chips de terceros como los de ASMedia, muy encontrado en varias placas bases, el rendimiento es un poco menor en relación a los puertos provistos directamente por el chipset. Para saber qué puertos se corresponden con el chipset y el controlador, consulta el manual de tu placa madre

Esperamos que con esta guía os hayamos resuelto algunas dudas en relación con la adquisición de un SSD. Ahora cuando estés comprando, tendrás una base mayor en relación a qué elementos observar. ¿Qué te ha parecido nuestra guía sobre como comprar un SSD y sus factores a tener en cuenta? ¿Te ha resultado útil? ¡Vuestra opinión nos importa y mucho!

Sobre Miguel Ángel Navas

Amante de la informática, los smartphones y la tecnología en general. Técnico superior en Administración de sistemas informáticos y redes, certificado en CISCO y un reviewer sin pelos en la lengua. Cualquier duda o cuestión aquí me tenéis.

Te recomendamos

Las mejores unidades SSD USB-C que puedes conseguir

Los puertos y conectores USB-C (USB Type-C) están convirtiendo en un nuevo estándar por sus …

  • Jonathan Alexander Rodríguez

    Bueno pues aun no puedo darme el lujo de adquirir uno de gran capacidad creo que de 120 o 240 gigas estaria bien ya que solo lo necesito para el arranque de windows, mis hd caviar blue aun siguen dando pelea. ¿cual me recomendarian?

    • Roberto

      Hola.
      Yo si hablamos de SSD normales (nada de ultra m.2 o por pci) te recomiendo sin dudar SAMSUNG.
      En concreto te diria los 850 EVO o el 850 PRO si te quieres gastar algo mas.
      Para mi la mejor marca en SSD,s, no te vas a equivocar.
      Seguro que si miras en Amazon encuentras el de 240GB con amazon premium a buen precio.
      Otras opciones seria PCcomponentes o Xtremmedia, saludos.

      • Jonathan Alexander Rodríguez

        Gracias papu ya se porque marca ir en esta navidad!

        • Roberto

          De nada hombre XD

  • Alejandro

    Hola gran, agradeceros la información por la increíble guía, mi pregunta es acerca de lo referente a juegos, cuales son las mejores para jugar y si influyen en algo más aparte de la velocidad de carga? ya que no profundiza mucho en el tema.

    • Hola,

      Solo influye en las cargas del juego, no te va a dar más FPS. Pero hoy en día un SSD es VITAL. jejeje

  • Miguel:

    Hola. Primero que nada, felicitaciones por el MUY BUEN artículo que te mandaste. Viene bárbaro para la gente que quiere pasarse al impresionante mundo de las SSD.

    Ahora, quisiera hacer algunos comentarios:

    No es Solid State Disk/disco de estado sólido; es Solid State Drive/Unidad de estado sólido. No es disco, simplemente, porque no hay disco. ? En el primer párrafo lo dijiste correctamente, pero luego hablaste de disco al referirte a la SSD. Una aclaración menor que no está de más mencionarla. ?
    Por ahí, una cosa importante que faltó mencionar es que existen 3 tipos de unidades de estado sólido actualmente: SLC (Single Level Cell), MLC (Multi Level Cell) y TLC (Triple Level Cell). SLC es la tecnología preferida para usar en servidores y computadoras de trabajo en donde se hace un uso desquiciado de lectura y escritura a diario. Son las unidades más rápidas de todas, pero son las que menos vida útiles tienen. Y además son las más caras. Luego, MLC vendría a ser la categoría “pro” para las computadoras de escritorio de gama alta y las laptops/notebooks también de gama alta. Las unidades de estado sólido del tipo TLC son casi tan rápidas como las del tipo SLC, sólo que, además, tienen una vida útil muchísimo mayor y su precio es mucho más amigable. En mi opinión, es el tipo de unidad recomendado para los usuarios particulares u “hogareños” de computadoras que usan programas grandes —como esos juegos que piden 50GB de instalación como si na’— y para aquellos usuarios que utilizan programas de conversión de video, por ejemplo, que requieren un uso intenso de lectura y escritura. Por último, tenemos las SSD del tipo TLC, que son las unidades de estado sólido estándar. Y estándar no significa mediocre; más bien al contrario: en relación precio/calidad, son las que mejor están posicionadas. No llegan a las velocidades de lectura y escritura de las TLC pero su vida útil es casi igual de extensa y, además, el precio es considerablemente menor. En mi opinión, es el tipo de unidad recomendado para todo el mundo, para todos los usuarios promedio de computadoras de escritorio de gama media y baja y para las nettops/netbooks también de gama media y baja. Lo importante, en los 3 tipos de unidades de estado sólido, es comprar calidad, no marcas genéricas o desconocidas. Para SSD de gama alta, recomiendo Plextor y Samsung, y para SSD de gama media, Samsung y Kingston. También existen marcas como SanDisk, pero no las llegué a conocer en funcionamiento.
    Tener el tipo más rápido de unidad de estado sólido no
    necesariamente significa conseguir el mayor rendimiento. Como pasa casi
    siempre en la computación, se necesita tener un equilibrio entre los
    diversos componentes de la PC. Tanto los discos rígidos tradicionales como las SSD
    interactúan con el CPU y la RAM, por lo que tener una unidad de estado
    sólido del tipo SLC o MLC en una PC con un CPU obsoleto y poca RAM, no
    hará cambiar el panorama drásticamente. En ese caso, es preferible usar
    una SSD del tipo TLC que, por costes y beneficios, va a ir 10 puntos.
    Tampoco es recomendable el caso contrario: es decir, tener una
    computadora de la NASA ? e instalarle una SSD del tipo TLC.
    Para computadoras de escritorio no tiene sentido comprarse unidades de estado sólido de capacidades tan altas. Lo recomendable, para mí, es tener una unidad de estado sólido de 250/256/512 GB para el/los sistema/s operativo/s y programas (1 TB para los que vayan a instalar muchos juegos), y luego tener 1 ó 2 disco/s rígido/s tradicional/es de 1/2/3/4/6 TB, a necesidad y presupuesto de cada quien. En el caso de las laptops/notebooks y nettops/netbooks, ahí recomiendo una unidad de estado sólido de 512 GB como base (1 TB para los que vayan a instalar muchos juegos).
    Otro beneficio —que no se mencionó— de tener una SSD en lugar de un disco rígido es la ausencia del sonido de algo girando. Es muy llamativo al comienzo y uno se termina acostumbrando rápidamente a ese menor nivel de decibeles que, cuando se vuelve a escuchar, tiempo después, el sonido de un disco rígido girando, queda menos que horrorizado. ??

    Esto es todo. ¡Gran artículo, Miguel! ?

    Un cálido saludo desde Buenos Aires, Argentina.