Procesadores

Primeras reviews de Intel Kaby Lake muestran una gran optimización de los 14 nm

Intel Kaby Lake se corresponde a la séptima generación de procesadores Intel Core, una nueva familia de chips que se fabrican en un ya muy depurado proceso de 14 nm Tri-Gate que permite ofrecer una optimización notablemente superior a las anteriores generaciones Broadwell y Skylake para permitir a Intel mejorar su eficiencia y rendimiento sin la necesidad de pasar a un nodo de fabricación inferior.

Intel Skylake vs Kaby Lake benchmarks

Kaby Lake b

Uno de los mejores equipos con Kaby Lake es el Dell XPS 13 que incluye un chip Kaby Lake Core i5-7200U acompañado de 8GB de RAM LPDDR 1866, 256 GB de almacenamiento SSD NVMe y una pantalla IPS de resolución 1920×1080 píxeles. Este equipo se ha comparado con su predecesor con un procesador Skylake Core i5-6200U, 8GB de memoria LPDDR 1866, la misma resolución de 1920×1080 píxeles y un SSD NVMe de 256GB. Por tanto estamos ante dos equipos en los que solo cambia el procesador utilizado y podemos hacer una comparación justa.

Kaby Lake a

Ambos equipos se han actualizado a Windows 10 Build 1493.222 y se han actualizado todos los controladores y la BIOS antes de hacer las pruebas. Con ello nos podemos hacer una idea de lo que supondrán los nuevos procesadores Intel Kaby Lake cuando lleguen a los equipos de escritorio.

Las diferentes pruebas en Cinebench R15, Geekbench 4.01, Handbrake,  3DMark Cloud Gate Graphics performance, y de autonomía muestran que el Core i5-7200U es aproximadamente un 10-12% superior a su predecesor, el Core i5-6200U. Una mejora que entra dentro de los esperable y además es especialmente loable que se consiga una autonomía de la batería ligeramente superior en un escenario de uso normal y una autonomía mucho mayor en reproducción de vídeo HEVC 10 bits a resolución 4K y con una fluidez mucho mayor.

TE RECOMENDAMOS
Confirmado: El i7-6950X es el primer procesador de 10 núcleos

 

Conclusión

Como conclusión se puede decir que Intel Kaby Lake es un avance bastante notable frente a la primera generación de Intel a 14 nm, los Broadwell. Vemos como Intel ha sido capaz de mejorar el rendimiento de sus chips en un 25% sin la necesidad de cambiar el proceso de fabricación y sin aumentar el consumo de energía. Esto solo es un preludio de la mayor mejora que deberíamos ver con la llegada de Cannonlake a 10 nm.

Durante los últimos años hemos ido viendo una mejora aproximada de un 10% en cada generación de procesadores de intel, los poseedores de un chip Haswell verán que el desempeño de los nuevos Kaby Lake es aproximadamente un 30% superior lo que seguramente es demasiado escaso para el desembolso que supone. Sin embargo, para los usuarios de una generación Ivy Bridge o Sandy Bridge la mejora ya empieza a acercarse o alcanzar el 50% por lo que ya puede ser interesante dar el salto.

Fuente: pcworld

Juan Gomar

Soy un apasionado de la tecnología en general pero principalmente de la informática y los videojuegos.