Reviews

Samsung Odyssey G9 Review en Español (Análisis completo)

El Samsung Odyssey G9 es uno de los monitores más interesantes del momento. Esta es la propuesta más ambiciosa de su gama de monitores gaming Odyssey, y busca conquistarnos con su panel de 49″ QHD ultrapanorámico equivalente a dos pantallas, una agresiva curva 1000R, tasa de refresco 240Hz y mucho más.

Como uno de los monitores de más alta gama del mercado, no podíamos olvidarnos de características como la certificación HDR1000 o su compatibilidad con G-Sync o AMD FreeSync Premium Pro. ¿Podrá este monitor con las duras exigencias que le corresponden a su segmento de mercado? En esta review lo descubriremos. ¡Comenzamos!

Antes de comenzar nos gustaría agradecer la confianza a Samsung por cedernos este Samsung Odyssey G9 para su análisis.

Especificaciones técnicas Samsung Odyssey G9

Unboxing

Samsung Odyssey G9El unboxing comienza con sorpresas desde el primer momento, pues ya el propio tamaño de la caja es algo muy chocante. Desde luego, queda claro al instante que vamos a estar ante un producto titánico.

Entre los accesorios encontramos:

  • Un cable de alimentación.
  • Un cable DisplayPort preparado para soportar resoluciones altas.
  • Un cable USB 3.0 para el hub.
  • Todos los elementos de montaje, entre ellos la peana o un adaptador VESA.
  • Manual de usuario.

Montaje y diseño del soporte

El montaje del monitor es un proceso especialmente complejo dadas las grandes dimensiones del panel, que además llega a un peso de nada menos que 14 kilos, que ascienden a 16.7kg si contamos la peana. Aquí más que nunca es importante que el proceso de montaje esté bien pensado.

Si vemos el manual de instrucciones, ya nos sugiere que nos valgamos de una persona que nos ayude para sacar el monitor de la caja, algo que es precisamente de los últimos pasos que nos recomiendan en el desensamblaje. Puede hacerlo alguien solo, pero lo fundamental es tener cuidado y seguir con tranquilidad todo el manual.

Samsung Odyssey G9El soporte es especialmente robusto, con una fuerte construcción predominantemente metálica, con elementos de plástico blancos que se usan como embellecedores.

Samsung Odyssey G9El diseño de la base es triangular, con unas dimensiones que alcanzan los 42 centímetros de cada lado, lo que con el ángulo formado y los centímetros de más de la peana nos deja una longitud de casi 30 centímetros, que consideramos el extremo de la curvatura del monitor puede alcanzar los 40cm.

Este es el espacio mínimo que deberéis dejar en la mesa para que se pueda situar el monitor, mi tablero es de 75cm y la verdad es que se nota cómo estoy algo más limitado de lo normal en espacio, pero es normal: hay que mantener el centro de gravedad en semejante monitor con una buena peana.

Samsung Odyssey G9Naturalmente, también contamos con la posibilidad de poner el monitor en un soporte VESA universal gracias al adaptador provisto (a la derecha en la foto), pero no os olvidéis de lo necesario que es que pueda aguantar el peso del monitor, no lo pongáis en un soporte cualquiera u os llevaréis una buena sorpresa.

Siguiendo con lo que es el proceso de montaje, la verdad es que en todo momento nos ha quedado muy claro y hemos podido apreciar los buenos detalles que pone Samsung en el diseño para asegurar que, dentro de lo difícil que sabíamos que sería, se nos haga lo más cómodo posible. No es un montaje de 5 minutos, pero gracias a su buen diseño y conceptualización tampoco es una pesadilla.

Construcción externa

Samsung Odyssey G9Samsung Odyssey G9La construcción externa del monitor es mayormente de plástico, pero Samsung ha hecho todo lo posible para mantener una muy buena calidad en todo el cuerpo, que es particularmente grueso con un máximo de unos 4-5 centímetros en la parte central, debido a la longitud y la curva agresiva. Al menos así nos libramos de una fuente de alimentación externa que con el consumo de 108W del monitor sería bastante grande.

Samsung Odyssey G9En este punto queremos entrar un poco más en detalle en lo que es la gestión del cableado, algo que Samsung ha cuidado con muchísimo mimo y que realmente nos deja muy satisfechos. El sistema de montaje está pensado para que los cables se puedan pasar por la propia peana con mucha facilidad, de una forma más limpia que lo que vemos en otros monitores, y para más podemos tapar toda la parte de las conexiones gracias a un embellecedor de plástico.

Samsung Odyssey G9

Si a esto le sumamos la iluminación trasera, entonces tenemos sin duda un monitor que se va a ver impresionante desde atrás. Muchos pensaréis que da igual, pero realmente hay mucha gente cuyos setups hacen visible todo el cuerpo del monitor, y agradecerán estos detalles.

Conectividad

Como no podía ser de otra forma, este es un monitor con una conectividad bastante completa. Tenemos 2 conexiones DisplayPort 1.4, 1 HDMI 2.0 (echamos en falta el 2.1), puerto de auriculares y un hub USB con 2 puertos USB 3.0, además de una entrada de audio. Destacar en este punto también que el monitor no tiene altavoces.

Samsung Odyssey G9
La parte trasera pierde mucho estéticamente cuando le quitamos el embellecedor, aunque la verdad es que podría tenerlo igual. ¡Queda a decisión del comprador!

Y como os decíamos antes, contamos con un embellecedor que nos permite esconder completamente las salidas de las conexiones del Samsung Odyssey G9. Debéis tener en cuenta que implica la clara desventaja de que tendremos que sacarlo cada vez que queramos conectar algo, pero esto es algo que ocurre siempre que busquemos una gestión del cableado excelente. En todo caso, podríamos ser previsores y hacer alguna conexión de más para tenerla preparada.

Formato ultrapanorámico y ergonomía

Samsung Odyssey G9
Es destacable la agresiva curvatura 1000R que tiene este Samsung Odyssey G9, algo que acompaña muy bien a su formato.

Como ya os contamos, este increíble formato ultrapanorámico equivale a dos pantallas QHD, concretamente estamos ante una relación de aspecto 32:9 frente al 16:9 al que estamos acostumbrados. Así, la pantalla cuenta con 5120×1440 píxeles.

Esto se combina con una curvatura 1000R. Esta es realmente agresiva puesto que lo habitual es que los paneles curvos sean 1600R, 1800R, etc… que son curvas mucho más modestas. Esto se hace con la intención de dar una mayor inmersión, algo cuyo éxito confirmaremos o desmentiremos en los últimos puntos de la review. Desde luego, para un tamaño tan inmenso tiene muy buena pinta.

Samsung Odyssey G9 Samsung Odyssey G9Vamos a ver ahora qué nivel de ergonomía nos ofrece la peana de este Samsung Odyssey G9. Tenemos la posibilidad de inclinarlo hacia arriba o hacia abajo, girar todo el monitor hacia la izquierda o la derecha, además de regular su altura. Esto último se consigue al desplazar una pequeña palanca de bloqueo que hay detrás de la peana, así podemos asegurar que un panel tan pesado nunca se nos vaya cayendo solo.

Samsung Odyssey G9Estos detalles son muy importantes y demuestran el mimo y la excelencia con los que Samsung ha buscado diseñar este Samsung Odyssey G9. Y es que sinceramente ni siquiera esperábamos que se pudiese regular la altura, nos parecería razonable que no se hubiese permitido ante la gran dificultad de asegurar que el aparatoso y pesado monitor se mantenga totalmente seguro y en pie en todo momento.

Hablando de números, la regulación que se nos permite es de entre 3 grados hacia abajo y 13 grados hacia arriba de inclinación, entre 15 grados hacia la izquierda y 15 a la derecha de giro, y una regulación máxima de la peana de unos 12 centímetros.

Samsung Odyssey G9Recapitulando un poco sobre esta primera parte, creemos que el trabajo que ha hecho Samsung en lo que respecta al montaje, construcción y ergonomía del Samsung Odyssey G9 es simplemente sensacional, y especialmente remarcable. No es fácil construir un monitor que pesa 14 kilos y mide más de un metro de largo, y el trabajo que han hecho los ingenieros de la compañía es impecable, pues no echamos en falta ninguna prestación, los detalles están muy cuidados y el resultado final es excelente.

Características del panel

Samsung Odyssey G9
Visión de una pantalla en blanco para que veáis los marcos que tiene este monitor, bastante aceptables y dentro de lo esperable.

Dejemos ahora la construcción externa del monitor y pasemos a analizar a fondo cómo es su panel. Estamos ante una pantalla QLED, que se podría decir que es en esencia una marca comercial de Samsung para referirse a sus mejores paneles, pero realmente también tiene peculiaridades como el quantum dot que nos permite conseguir colores más puros y precisos.

Samsung Odyssey G9La tecnología del panel es VA, como se podría intuir por el hecho de que estamos ante un panel curvo. La marca garantiza un contraste estático de 2500:1, que es superior a lo que conseguimos con casi cualquier monitor IPS pero está por debajo de lo esperado para un monitor VA. Esto es normal dentro de la familia concreta de paneles ante la que estamos, teniendo en cuenta el tamaño y la agresiva curvatura. Incluso podríamos esperar cierto clouding o fugas de luz en el panel. Respecto al color y al brillo, Samsung nos promete una cobertura sRGB del 125% y Adobe RGB del 92%, con un brillo mínimo de 300 nits, normal de 420 nits y pico de 1000 nits (por el HDR1000). Todas estas métricas están muy por encima de lo convencional, si bien tendremos que confirmarlas en nuestras pruebas de color.

Este Samsung Odyssey G9 es desde luego un monitor de hitos, y no dejamos de ver características que lo diferencian claramente del resto del mercado. Un ejemplo es cómo han conseguido un panel con una tasa de refresco de 240Hz y tiempo de respuesta de 1ms GtG sin haber apostado por la calidad de imagen inferior de un TN. Desde luego, no es el primer panel VA o IPS con 240Hz y 1ms GtG del mercado, pero si le sumamos todas las demás características nos quedamos con una auténtica bestia.

Pruebas de color, calibración y calidad de imagen del Samsung Odyssey G9

Samsung Odyssey G9Ahora es momento de confirmar lo indicado arriba con pruebas de color reales de mano de nuestro colorímetro Pantone X-Rite Colormunki Display. Analizaremos, con los software DisplayCAL y HCFR, los distintos parámetros de cobertura de color, brillo, contraste y más, además de calibrar el monitor para reducir al mínimo toda posible desviación de color.

Ghosting y… ¿240Hz?

Empezamos comprobando si el monitor tiene algún tipo de ghosting mediante el conocido TestUFO. En todas las imágenes que os dejamos tenéis a la derecha una referencia para que podáis ver cómo se ve una imagen que realmente sí tiene ghosting.

Eso sí, antes de nada queremos aclarar una cuestión relacionada con la tasa de refresco del monitor. Como sabéis, es de 240Hz, pero para ello hace falta una tarjeta gráfica compatible con DSC (Display Stream Compression). Esto no es un capricho, pues debéis tener en cuenta que este Samsung Odyssey G9 tiene una resolución horizontal equivalente al 5K y un número de píxeles cercano a los de un monitor 4K. A esos niveles, la especificación DisplayPort 1.4 requiere DSC para funcionar a 144Hz o 240Hz, por toda la cantidad de datos que tiene que transmitir.

Para disfrutar de una tasa de refresco y resolución tan elevadas, es imprescindible la compatibilidad con DSC. No es un problema del monitor, son las especificaciones de DisplayPort. Quien tenga una gráfica reciente no debería preocuparse.

Esto nos da lugar a la reflexión de que Samsung debería haber apostado también por el HDMI 2.1 en este monitor, ya que con el HDMI 2.0 que usa no se pueden alcanzar tampoco los 240Hz. Estaríamos en las mismas pues el HDMI 2.1 solo lo soportan las gráficas más nuevas, pero creemos que en este segmento tendrían que haberse preparado para los futuros usuarios de esa tecnología.

Por desgracia, personalmente no tengo una gráfica compatible con DSC, al tratarse de una AMD Vega 56, lanzada en 2017. Este es un problema que es el mismo tanto para AMD como para NVIDIA, ya que el DSC solo se soporta a partir de las NVIDIA RTX 20 y a partir de las AMD RX 5000 (Navi).

Además, deberéis aseguraros de tener el último driver instalado, para asegurar la compatibilidad con G-Sync o con AMD FreeSync Premium Pro.

Este monitor se dirige claramente a usuarios que van a montar equipos de alta gama, lo que deberá estar reflejado en la tarjeta gráfica… El 99% usará una NVIDIA RTX o una AMD RX 5000/6000, perfectamente preparadas para DSC.

Volviendo a las mediciones del ghosting, en el TestUFO se ven unos resultados que no permiten apreciar ningún ghosting, tal y como esperábamos en un panel de tan alta gama destinado al gaming y con esta tasa de refresco. El movimiento de los pequeños ovnis es muy fluido y no hemos sido capaces de capturar imágenes en las que se viesen los duplicados fantasma propios de este fenómeno.

Mediciones básicas: contraste, brillo, gamma y temperatura de color

Vamos con las medidas fundamentales que hemos obtenido en nuestras pruebas con el monitor sin calidad. Recordemos, antes de nada, las especificaciones que nos promete Samsung: un brillo mínimo de 300 nits (420 nits en valores típicos), y un contraste estático de 2500:1. Este es un valor inferior a lo esperado en un panel VA, aunque los VA curvos son bastante especiales, más aún cuando tenemos características como tiempos de respuesta GtG de 1ms, no es fácil fabricar un panel así y que sea perfecto en todos los aspectos.

Como siempre, nuestras mediciones se hacen con el brillo al 100% y con las configuraciones de contraste dinámico o atenuación desactivadas, para que se muestre el rendimiento real del panel.

Brillo Contraste Valor Gamma Temperatura de color Nivel de negros
440.66 nits (cd/m²) 2094:1 2.35 6530K 0,2104 cd/m2

Las especificaciones de brillo se superan con creces, y el valor al nivel máximo es muy satisfactorio. El contraste 2500:1 anunciado no se alcanza en nuestro caso, y nos quedamos con un modesto 2100:1 aproximadamente.

La referencia para el valor gamma es 2.2±10%, así que el monitor está perfectamente dentro de parámetros. Finalmente, la temperatura del color blanco es de 6530 kelvin.

Uniformidad de brillo

Vamos ahora con una prueba muy relevante para determinar la calidad de imagen del monitor, que es básicamente la de uniformidad de brillo. En ella, lo que hacemos es realizar las pruebas con el colorímetro en regiones distintas de la pantalla para ver si los niveles de brillo tanto en color blanco como en distintos tonos grises son iguales. En un panel de mala calidad se notarán grandes desviaciones, sobre todo de cara a las esquinas.

En este caso, los resultados son en su mayoría espectaculares, pues en la mayoría de las regiones que hemos definido se sobrepasan los niveles de tolerancia recomendados, y en el peor caso los mínimos. La mayor desviación del brillo que vemos es de un +5.32% del lado positivo y un -9.34% del lado negativo, y al 100% de brillo tenemos en todas las regiones entre 404 y 468 nits, unas diferencias que no son perceptibles.

¿Hay fugas de luz?

Uno de los grandes problemas inherentes a los paneles VA curvos, y en particular a unos tan grandes y complejos de fabricar como este, es que son más propensos a la aparición de fugas de luz, o más concretamente un efecto de clouding, que consiste en que en fondos negros se vean regiones muy localizadas con una iluminación blanca más fuerte de lo normal.

Todo esto depende de cada panel concreto, aunque os podemos decir que en el nuestro sí lo hemos notado, sobre todo de cara a ver la pantalla desde un ángulo. En un uso normal, con fondos negros y la luz apagada, la verdad es que el efecto apenas se nota, y la verdad es que la sensación que deja en cuanto a colores negros es la de un “panel IPS mejorado”.

Ángulos de visión

Los paneles VA son muy buenos, y más aún uno de tan gama alta como este. Pero tienen todo un Talón de Aquiles en lo que respecta a los ángulos de visión, que son objetivamente peores a los de un panel IPS, por ejemplo.

Esto puede ser preocupante cuando hablamos de un monitor tan alargado y curvo, porque nos lleva a la pregunta de si afecta a la visualización de los laterales de algún modo. La verdad es que en el uso normal, estando situados más o menos centrados o un poco movidos, no se notan diferencias de imagen. Pero sí que es cierto que con facilidad empezamos a ver cómo los extremos pierden algo de imagen tan pronto nos desplazamos un poco. La verdad es que es algo más bien anecdótico, pero tenedlo en cuenta.

Cobertura de color sRGB, Adobe RGB y DCI-P3

Samsung Odyssey G9Samsung nos promete en las especificaciones una cobertura del 125% del espacio de color sRGB. Hemos obtenido un 133.8% en nuestras mediciones tras la calibración, que cumplen con creces lo indicado por la compañía. En términos relativos, el resultado es del 99.7%, esto significa que si bien efectivamente se llega un 30% más allá del sRGB hay un insignificante 0.3% del espacio que no se alcanza.

Samsung Odyssey G9Seguimos por el exigente espacio Adobe RGB, donde la promesa de Samsung es el 92%. Nuestro resultado ha sido del 83% considerando únicamente los colores que pertenecen a ese espacio, aunque si contamos también la cobertura adicional que se hace de este el valor de gamut es del 92.2%, justo en lo indicado por la compañía.

Samsung Odyssey G9Finalmente, el espacio DCI-P3 está muy bien cubierto, con un 94.8%.

Calibración de fábrica

Samsung Odyssey G9Samsung anuncia que el panel del Odyssey G9 viene calibrado de fábrica, pero no sabemos hasta qué nivel, así que vamos a comprobar cómo es nuestro panel concreto en las pruebas con DisplayCal.

Los valores de punto blanco son muy buenos, situándose claramente en los valores recomendados. Pero cuando llegamos al DeltaE los resultados ya son bastante menos alentadores, con una media de 2.66 y un máximo de 5.88. El máximo recomendado es de 1.5 para la media y 4 para el máximo.

En concreto, hay una mayor imprecisión en algunos tonos de gris, al estar más azulados de lo normal. También tenemos desviaciones importantes en dos tonos de rojo y de verde, así que desde luego nuestra unidad sí requería una calibración. Hagámosla.

Colores tras la calibración

Veamos ahora qué resultados hemos obtenido tras la calibración del monitor. Esta tan solo nos ha requerido dejar los colores en 50, 49, 48 (Rojo, verde, azul) frente a los 50, 50, 50 originales. Luego de eso hemos generado el perfil ICC que como siempre os dejamos para descargar:

Descarga aquí el perfil ICC que hemos generado para este Samsung Odyssey G9.

Los resultados tras calibrar son simplemente sensacionales, con un deltaE medio de solo 0.58 y un máximo de 2.45. Ningún tono de color tiene una presencia excesiva sobre los demás, y esa reducción en los azules resultó significativamente positiva para los tonos de grises. ¡Genial!

Menú OSD

Vamos ahora a ver qué podemos hacer en el menú OSD del monitor, controlable mediante un joystick bastante típico en monitores últimamente. Lo primero que se nos ofrecerá es elegir entre 4 opciones, os las comentamos desde arriba y hacia la derecha: menú, modo PIP/PBP (ahora os lo explicamos), apagar monitor, o elegir fuente de entrada. Vayamos al menú y veamos todas sus opciones.

Samsung Odyssey G9En la parte de juego, podremos elegir la tasa de refresco del monitor, ajustar una opción de ecualización de colores negros para tener un mayor brillo en zonas oscuras, el ajuste de overdrive que parece no estar disponible (como tampoco lo está la minimización de input lag o la selección de tamaño de la pantalla), la activación de FreeSync y, si así lo queremos, podemos poner una crosshair virtual en el centro de la pantalla.

Samsung Odyssey G9Seguimos por la parte de imagen, donde se ajustan todos los detalles del modo de imagen, el brillo, el contraste, la nitidez, el color… además de poder activar un modo de baja luz azul para descansar los ojos.

Continuamos con el modo PIP/PBP, que básicamente significa Picture in Picture / Picture by Picture.

El modo PIP funciona tal y como lo conocemos en otros dispositivos. Esto es, tendremos una fuente de imagen “principal” que ocupará toda la pantalla y una secundaria que ocupa tan solo una parte. Luego está el modo PBP (Picture by Picture) que lo que hace es básicamente separarla en dos mitades, de tal forma que podemos tener una fuente de entrada en una mitad y otra fuente distinta en la otra mitad. Está muy bien teniendo en cuenta el formato del monitor, que como ya hemos indicado varias veces equivale a dos monitores QHD.

Samsung Odyssey G9
PBP
Samsung Odyssey G9
PIP

Dentro de lo que es el PBP, podemos elegir si la separación es en dos partes iguales o una será algo más alargada que la otra. En el PIP lo que podemos es básicamente es seleccionar en qué esquina queremos la pantalla secundaria y cuál será su tamaño, entre otros detalles.

Samsung Odyssey G9Continuemos por las opciones de sistema, donde podemos activar el Infinity Core Lighting que ya habéis visto en las fotos del monitor, consistente básicamente en la iluminación que hay en la parte trasera, justo en la unión entre la peana y el monitor. Esta es una luz RGB, totalmente personalizable con el color que queramos y modos variados.

Además tenemos a nuestra disposición opciones adicionales como las de atenuación local o brillo dinámico que permiten mejorar la percepción de los negros, en particular la primera opción es para contenidos HDR. Finalmente, entre otras opciones, tenemos las opciones de reestablecimiento, actualización de firmware, etc.

Experiencia de uso: ¿Cómo es tener un monitor tan alargado?

Desde luego, lo que más sorprende de este Samsung Odyssey G9 es su formato. No hace falta entrar en características para que uno quede boquiabierto, ya es suficiente con el tremendo tamaño que tiene para que no nos deje indiferentes.

Recordemos que este es un monitor gaming, pensado para que lo usen jugadores exigentes de aquellos juegos en los que resulte beneficioso tener este tamaño de pantalla, como podría ser en racing, juegos de historia, simulación, etc. Pero, ¿qué hay de la productividad? ¿Podemos ser más productivos con este formato?

Si no solo os interesa el gaming sino que también queréis saber esto, nuestra experiencia ha sido sorprendentemente positiva. Personalmente, la sensación inicial de tener que mover el cuello para abarcar toda la pantalla se ha hecho bastante rara, pero rápidamente uno empieza a ver un potencial de productividad inmenso, y personalmente he aprovechado muy bien programas como PowerToys de Microsoft para organizar el escritorio. Y ya ni os cuento lo fluido que es conmutar entre diversas tareas a la vez, por ejemplo.

¿Y qué hay de la curva? Ese es otro aspecto que puede resultar muy polémico, máxime con una curvatura de 1000R, que no es precisamente pequeña. Nuevamente, rápidamente uno se acostumbra y empieza a ver sus beneficios en un tamaño tan alargado. La verdad es que hace bastante más natural el hecho de tener que moverse por semejante longitud, así que creemos que está fenomenal.

Palabras finales y conclusión sobre el Samsung Odyssey G9

Samsung Odyssey G9Samsung es una compañía con una muy larga trayectoria en todo lo que tiene que ver con la imagen, tanto en televisores como en monitores. Y para estos últimos el Odyssey G9 es toda una demostración de fuerza con un monitor cuyas características y prestaciones dejan a cualquiera con la boca abierta.

Lo primero que hay que comentar es sin duda el impresionante formato ultrapanorámico 32:9 que usan sus 49 pulgadas, equivalente a tener dos monitores juntos, y además con una agresiva curvatura 1000R que mejora con creces toda la experiencia inmersiva que da el monitor, tanto para gaming (su mercado objetivo) como para productividad.

Y no solo es que haya un formato increíble, sino que el propio panel trae características punteras. Con una resolución doble QHD (5120×1440, QHD duplicado en horizontal) en un panel VA QLED con una excelente cobertura de color del 125% sRGB (que hemos podido confirmar con nuestras mediciones)

Además, Samsung también nos deja prestaciones muy especiales para jugar: es todo un lujo que todo lo anterior se combine con una tasa de refresco de 240Hz y un tiempo de respuesta de 1ms GtG. Estos dos puntos estaban hasta hace poco reservados a paneles TN, en los que se sacrificaba mucho la calidad de imagen por ellos.

El Samsung Odyssey G9 combina un formato increíble con un panel de especificaciones punteras para gaming sin que sea un TN que sacrifique la calidad de imagen.

Realmente no todo es perfecto, y sí que han hecho falta algunos sacrificios para dar todas estas características positivas, como puede ser un contraste 2000:1 que se sitúa a medias entre un panel IPS y un VA. Aún así, nada nubla la genial experiencia que nos hemos llevado con este gran monitor.

La calibración de fábrica no es particularmente buena, pero esto es algo que solo preocupará a diseñadores ya que en todo lo demás que tenga que ver con los colores la verdad es que el panel no decepciona, con su cobertura sRGB del 130% según nuestras mediciones. Los que sí le vayáis a dar un uso de imagen profesional deberíais sin duda considerar una calibración con colorímetro.

Te recomendamos la lectura de los mejores monitores del mercado.

El precio de este monitor es de aproximadamente 1500 euros. Desde luego, el Odyssey G9 no deja de sorprender ni en el precio, y en este caso es para asustar a más de uno con un precio tan elevado. ¿Es un precio acorde a sus características? La verdad es que se podría decir que sí si tenemos en cuenta la tasa de refresco de 1ms, la resolución doble QHD y el tiempo de respuesta de 1ms GtG, además de las características en general del panel.

Desde luego, todo depende de para quién sea el monitor. No tendría nada de sentido para productividad si la compañía vende su Odyssey C49RG90 con similares características pero de 120Hz a un precio considerablemente menor (900-1000 euros), pero este Odyssey G9 está para quien realmente quiera aprovechar los 240Hz y el formato y tenga un bolsillo holgado.

Ventajas

  • Formato 32:9 impresionante, combinado con una agresiva curvatura 1000R que mejora la inmersión y la experiencia en juegos, y favorece la productividad.
  • Panel VA QLED con muy buenas prestaciones técnicas en cuanto a brillo y color, que hemos podido constatar en nuestras mediciones, y soporte HDR1000.
  • Consigue aúnar la gran calidad de imagen con características punteras para gaming: 240Hz de refresco y tiempo de respuesta de 1ms GtG.
  • Construcción externa que no solo es bonita sino que está pensada en facilitar lo máximo posible un montaje que por su tamaño y peso es bastante complejo.
  • Ergonomía de la peana ajustada a lo esperado, con ajuste de altura, giro e inclinación.

Inconvenientes

  • Algunas zonas con ligeras fugas de luz, y calibración de fábrica menos satisfactoria de lo esperado.
  • Precio inevitablemente elevado.

El equipo de Profesional Review le otorga la medalla de platino.

Samsung Odyssey G9

DISEÑO - 96%
PANEL - 96%
CALIBRACIÓN - 82%
PEANA - 93%
MENU OSD - 90%
JUEGOS - 100%
PRECIO - 80%

91%

Breixo Gómez

Apasionado del Hardware, exigente con la calidad de los productos. Intento aprender lo máximo cada día. No dudes en dejarme cualquier duda o sugerencia en los comentarios ;)
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba