ProcesadoresTutoriales

CPU AMD pegada al disipador tras sacarlo: ¿Es normal? ¿Hay soluciones?

A veces, sacar un disipador montado sobre un procesador AMD puede provocar que la CPU se quede pegada a este. Es un fenómeno que le ocurre a mucha gente, incluidos usuarios inexpertos que desmontan su disipador por primera vez, y en ese caso no queremos decir que vayan a romper nada pero sí se llevarán una sorpresa desagradable, al ser algo que nadie que no tenga experiencia se vaya a esperar. En este artículo, veremos por qué ocurre esto y cuáles son las mejores soluciones, tanto si ya has sacado la CPU como si tan solo estás en ello. ¡Comenzamos!

que pasa si cpu amd se pega al disipador

Que una CPU AMD se pegue al disipador es algo totalmente normal, pero evitable

El hecho de que la CPU se salga con el disipador en el caso de AMD es algo que le pasa a muchísima gente, y seguramente a casi todos les haya pasado al menos una vez. Que esto ocurra se debe básicamente a cómo están diseñados los sockets de AMD.

En Intel, la conocida palanca que cierra el socket sirve para dejarle una pequeña tapa metálica encima a la CPU, que cubre parte de ella por sus bordes, de tal forma que cuando intentemos sacar el disipador esta haga una barrera que impide que salga la CPU pegada.

En el caso de AMD, la palanca une totalmente las piezas del socket y permite que la unión funcione, pero no hay ninguna barrera encima de la CPU que impida que esta se salga pegada.

A esto hay que sumarle que, tras su aplicación y uso, la pasta térmica que se monta entre CPU y disipador puede volverse algo pegajosa, y llegará en la práctica a actuar como si fuese una especie de pegamento térmico. No es un efecto exagerado, pero sí suficiente para que podamos llegar a ver cómo sacar el disipador se hace especialmente difícil, y provocar finalmente que la CPU salga pegada a este.

¿Cómo podemos solucionarlo?

Tanto si no has sacado aún el disipador pero ves que es complicado conseguirlo, como si ya lo has sacado y te has llevado la sorpresa de la CPU pegada, no te asustes. Veamos las soluciones posibles.

Si todavía no has empezado a sacar el disipador

En caso de que el equipo sea totalmente funcional, una recomendación que se hace muy comúnmente es pasar una prueba de estrés a la CPU que provoque que se caliente, justo antes de desconectar el equipo y sacar el disipador. Si la pasta térmica se calienta, será bastante más manejable y menos pegajosa, y no deberíamos tener problemas para sacarla.

tapa abierta cerrada PC pruebas Cinebench R15¿Cuál es la mejor manera de calentar la CPU con una prueba de estrés? La que quizás es la recomendación más sencilla que te podemos dar es pasar una prueba de Cinebench, ya que es realmente fácil de instalar y utilizar. Si buscas calentarla al máximo, eso sí, darle un tiempo de prime95 Small FFT es una buena idea.

Lo demás que se suele recomendar es también muy sencillo. Si ves que después de desatornillar el disipador hace falta fuerza para sacarlo, una vez verifiques que todos los tornillos están en el aire (y por lo tanto se supone que el disipador debería salir, de no ser porque la pasta está pegada) entonces debes girar el disipador poco a poco, alternando el sentido del giro continuamnete, y haciéndolo de una manera cuidadosa. Aprovecha para hacer movimientos que puedan ir despegando la pasta poco a poco, ten paciencia y no te rindas a los 10 segundos, porque si lo haces cuidadosamente podrás sacar el disipador con éxito.

Si ya lo has sacado y tienes la CPU pegada

cpu pegada al disipador

Esta es una aplicación prácticamente idéntica del caso anterior, solo que ahora ya nos hemos encontrado con la sorpresa de tener la CPU pegada al disipador.

En este caso, lo primero que debes hacer es mantener la calma, sobre todo si ves que los pines del procesador están perfectamente. Entonces, lo recomendable es que poses el disipador en la mesa, en una posición estable de tal forma que la CPU quede boca arriba. Lo que debemos evitar a toda costa es que se nos caiga el ventilador u ocurra algo que implique que la CPU toque cualquier superficie, pues podríamos doblar sus pines sin querer.

Una vez has dejado el disipador en una posición estable y segura, agarra cuidadosamente la CPU por los lados e intenta girarla de manera cuidadosa y suave, alternando el sentido del giro continuamente, y comprueba si consigues que la pasta vaya cediendo y permitiendo empezar a mover la CPU para sacarla. Esto es algo crítico que debes hacer con cuidado, porque si no lo tienes el procesador podría salirse de golpe e incluso caerte al suelo, y teniendo en cuenta que en este caso llevan pines podrías romperlos. Si eres cuidadoso no pasará nada.

Otra idea que puedes tener en cuenta, análogamente con el caso anterior, es intentar aplicar calor en la zona donde está la pasta térmica, algo que podrías hacer con la ayuda de un secador de pelo.

La paciencia, el cuidado y hacer las cosas sin demasiada prisa es algo clave. No deberías tener que ejercer mucha fuerza para conseguir sacar tu procesador de

Una vez has separado la CPU, límpiala correctamente

Tras sacar la CPU con la pasta térmica, hagas lo que hagas no vuelvas a instalarla reutilizándola. Y es que en ninguna situación es recomendable reinstalar un procesador con a pasta térmica que llevaba antes.

Para su limpieza, lo ideal es usar alcohol isopropílico (aunque en la práctica se debería poder usar el de 96º) y algún tipo de elemento que no deje demasiados residuos para su limpieza, como podría ser el papel de cocina (no uséis algodón, deja demasiados restos). Entonces, simplemente aplica pasta térmica nueva y listo.

Conclusiones: una precaución a tener en cuenta con CPU AMD

Cuando queremos sacar el disipador de una CPU AMD, cabe la posibilidad de que esta se quede pegado a él, de tal forma que su extracción se hará más complicada o, incluso, podamos sacar el procesador y el disipador pegados sin querer.

Esto es algo que de por sí no causa problemas, y se debe a lo básico que es el diseño de los últimos sockets de AMD. Pero a veces puede resultar en que se caiga la CPU al suelo, así que es importante tenerlo en cuenta siempre que vayamos a sacar el disipador de un procesador AMD.

Concretamente, lo ideal es combinar dos cosas al sacarlo: primero, intentar que la CPU esté algo caliente, algo que conseguimos fácilmente si la ponemos en una prueba de estrés. Si vemos que el disipador ya está desatornillado y no consigue salir, girar la torre alternativamente es otra excelente idea, tan solo tendremos que ir con cuidado y suavidad hasta que se acabe despegando la pasta térmica.

En caso de que ya lo hayamos sacado y “disfrutado” de la sorpresa de ver la CPU pegada, entonces simplemente será cuestión de aplicar nuestra recomendación de giro alternativo, en este caso de la propia CPU y no del disipador, o aplicar calor de otra manera.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y te haya enseñado una de las claves que se deben tener en cuenta al sacar un procesador AMD. ¡Gracias por leernos!

Breixo Gómez

Apasionado del Hardware, exigente con la calidad de los productos. Intento aprender lo máximo cada día. No dudes en dejarme cualquier duda o sugerencia en los comentarios ;)
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba