Portátiles SSD o con disco duro (HDD) GUÍA COMPLETA

Si estas entre elegir uno de los portátiles con ssd o un disco duro para portátil, ya sea porque quieres reemplazar el tuyo o por si no sabes si comprarlo con SSD o HDD, en este artículo te vamos a dar todas las claves necesarias.

Analizaremos si los portátiles con SSD son realmente imprescindibles, o si todavía podemos usar un disco duro interno de portátil tradicional (HDD). ¡Vamos allá!

portatiles ssd

SSD o HDD, diferencias principales en un portátil

Las dos tecnologías de almacenamiento principal que se utilizan actualmente en portátiles son el SSD (Solid State Drive) y el HDD (Hard Disk Drive). Este último es el disco duro de portátil «de toda la vida», ya que hasta hace apenas unos 5 años era el más usado. Los SSD han venido para reemplazarlo, y esto se debe a sus importantes diferencias técnicas.

Un disco duro tradicional funciona gracias a almacenar la información de manera magnética en un plato metálico. A grosso modo, el plato gira constantemente (normalmente a 5400 rpm), y cuenta con un cabezal que recorre todos los sectores y bloques del disco. Según su magnetismo, se puede saber el dato concreto.

componentes unidad ssd

En cambio, los SSD funcionan con una memoria flash, como las que se usan en teléfonos móviles o pendrives. En este caso, la información se almacena mediante puertas lógicas NAND, y el acceso se hace directamente a las celdas por parte de una controladora. No hay plato giratorio ni cabezal.

Ahora veremos por qué estas diferencias de funcionamiento son tan importantes, y cómo hacen especiales a los portátiles con SSD.

Te recomendamos la lectura de la siguiente guía rápida:

Disco duro para portátil, por qué no deberías tener un HDD

Las diferencias técnicas de los SSD hace que sean muchísimo mejores que los discos duros tradicionales para portátiles. A nivel práctico, esto es lo que conseguimos usando un SSD:

Disco duro SSD o HDD para portátil

  • Diferencia de velocidad secuencial. Un HDD de portátil a 5400 rpm normalmente tiene unos 80MB/s de velocidad secuencial de lectura y escritura. Es decir, lee 80 MB de datos por segundo si están escritos en posiciones consecutivas del disco. En cambio, un SSD «normal» alcanza los 500MB/s, y los más rápidos superan los 3000MB/s.
  • Velocidad aleatoria muchísimo mayor. La velocidad de lectura/escritura aleatoria se mide cuando cada dato está en una posición aleatoria del disco, algo muy normal en la vida real. Pues bien, un HDD de portátil suele tener como mucho 2MB/s, y un SSD entre 30MB/s y 300MB/s. La diferencia es abismal.
  • Latencias. La latencia es el tiempo que se tarda desde que se pide un dato al disco y se obtiene. Es decir, mide lo que tarda en encontrarlo. Gracias a las memorias flash, en un SSD esta latencia es muy baja (menos de 1ms), ya que accede directamente su posición. En cambio, un HDD tiene que «esperar» a que el cabezal se mueva y el plato esté en su sitio, dando una latencia de aproximadamente 10 ms.

¿Te parece poco lo que hemos visto hasta ahora? Pues espérate, porque hay más:

  • Menos ruido y vibraciones. El ruido en un portátil es increíblemente molesto, y las vibraciones también. El disco duro interno de tu portátil, si es HDD, girará constantemente, haciendo un ruido inevitable, y cuando estés un tiempo inactivo y vuelvas a usarlo parecerá un avión despegando. Además, todo esto con un montón de vibraciones molestas. Un SSD, al no tener partes móviles, no hace absolutamente nada de ruido.
  • Menos peso. Los HDD están construidos en una carcasa metálica, tienen un disco metálico y un cabezal metálico. ¡Pesan un montón! En cambio, los SSD pesan como una pluma.
  • Mayor durabilidad. Los discos duros de portátiles tradicionales son muy sensibles al movimiento constante al que los sometemos, pudiendo estropearse si reciben un golpe. Esto no ocurre en los portátiles con SSD.

Todas estas ventajas justifican que a día de hoy hay que comprar un portátil con SSD y olvidarse de los HDD. Si aún no estás convencido, debes tener en cuenta que la diferencia de rendimiento no es un chiste: si alguna vez has notado que tu PC tarda demasiado en arrancar, que le «cuesta» abrir programas, que se cuelga con facilidad, que los juegos tardan mucho en cargar o que la búsqueda de ficheros es muy lenta, siempre es culpa de la lentitud del HDD. Con un SSD, el portátil se va a encender a la velocidad del rayo.

Tipos de SSD para portátil

Hay que distinguir entre tres tipos principales de SSD para portátil. Esto es muy importante, presta atención sobre todo si piensas cambiar tu disco duro interno actual.

SSD SATA 2.5

Por una parte, están los SSD SATA en formato 2.5″. Este es exactamente el mismo formato (tamaño y forma) y la misma conexión que utilizan los discos duros mecánicos de portátiles «de toda la vida», y debes buscar uno de estos SSD si quieres reemplazar tu HDD actual.

SSD M.2
Ojo, no es tan grande como parece: ¡recuerda que cabe en la palma de la mano!

En general, en los portátiles nuevos este formato ya no se usa, porque hay unos SSD mucho más pequeños y finos, perfectos para los ultrabooks de hoy en día. Se trata de los SSD en formato M.2. El M.2 es una especie de «tarjeta» que cabe en la palma de la mano (ocupa poquísimo) y que es muy sencilla de conectar. Hay dos clasificaciones que hacer dentro de los SSD M.2:

  • Según la interfaz de almacenamiento usada. Es aquí donde hacemos la distinción más importante. Entonces, aparte de los SSD SATA 2.5″, tendríamos:
    • SSD M.2 SATA: tiene el formato M.2 pero funciona igual que un SSD normal. No es más rápido.
    • SSD M.2 NVMe: estos son los más rápidos, y los más comunes en portátiles nuevos.
  • También hay que tener en cuenta que hay distntos tamaños estándar de SSD M.2. Los analizamos muy a fondo en nuestro artículo de qué es un SSD M.2

Cuánto cuesta un disco duro para portátil, precio de SSD vs HDD

SSD M.2 NVMe montado en un portátil

Por supuesto, no todo pueden ser ventajas en el mundo de los SSD. Hay una desventaja muy clara, y es el precio. El coste por GB de un HDD es muy inferior al de los SSD, aunque la diferencia se está estrechando. Esto se nota mucho si necesitas una gran capacidad de almacenamiento.

En general, se recomienda tener un SSD de baja capacidad antes que un HDD de alta capacidad como disco principal para el sistema. Cada vez hacemos y almacenamos más cosas en la nube, y tenemos mejores velocidades de internet. Por tanto, se puede vivir bien con 128GB, 256GB o 512GB en el sistema, en lugar de 1TB o 2TB.

Si necesitas más almacenamiento, por ejemplo para dejar tus fotos, vídeos o películas, lo más recomendable es un disco duro externo barato.

Portátiles SSD, ¿Cuál elegir para actualizar mi portátil?

¿Y de cuánto hablamos exactamente? Vamos a cuantificarlo poniendo como ejemplo algunos SSD y HDD recomendados en PCComponentes.

Como vemos, la diferencia de precio es muy grande, aunque ya ha sido mucho mayor en los últimos años. De media, el precio por GB de un HDD es más o menos la mitad que el de un SSD. Ya vimos que, aun así, tener un portátil con SSD es fundamental.

Lenovo ThinkPad X1 Nano

¿Y cuánto cuesta un portátil con SSD frente a uno con HDD? Pues bien, la realidad es que ya casi no hay portátiles nuevos con HDD. Al menos no como unidad principal. Sí que encontramos algún PC gaming que tiene un SSD principal y luego un disco mecánico aparte para dar más capacidad de almacenamiento, pero no es lo normal. Incluso los portátiles más baratos usan memoria flash, aunque no es exactamente un SSD sino memorias eMMC bastante más lentas.

Conclusión: di adiós al disco duro para portátil tradicional, y quédate con los SSD

SSD disco duro para portátil

Recapitulemos sobre qué son los SSD y HDD:

  • HDD (unidad de disco duro): en su interior cuentan con un disco magnético que gira constantemente y un cabezal que localiza la información. Su ventaja es que son muy baratos de producir con capacidades altas (1TB, 2TB).
  • SSD (unidad de estado sólido): funcionan gracias a una memoria flash, no tienen partes móviles en su interior y su velocidad es muy superior a la de un HDD. Un portátil con SSD se encenderá muy rápido, será sí o sí más fluido, abrirá los programas con mayor agilidad, etc. A cambio, son algo más caros.

Como hemos visto, en lo relativo a un disco duro para portátil, hoy en día es fundamental tener un SSD. Los HDD son la causa de la inmensa mayoría de problemas de fluidez con los portátiles.

Puede que no notes pasar de 4 núcleos a 8 núcleos en tu CPU, o que no notes tener una tarjeta gráfica mejor, o tener más RAM. Pero está prácticamente garantizado que sí vas a notar cambiar de un HDD a un SSD. Es por eso que ya prácticamente no se venden portátiles que no tengan un SSD, la gente los ha probado y ya no quieren otra cosa.

Te recomendamos la lectura de los mejores SSD del mercado y de los mejores discos duros del mercado.

Esperamos haberte aclarado por qué ya no se debe usar un disco duro interno para portátil tradicional, y deberías pasarte a los SSD o comprar portátiles con SSD. ¡Cuéntanos tu opinión en los comentarios!

Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba