Tutoriales

Carcasa disco duro o cómo sacarle provecho a tu viejo HDD

Con una simple carcasa de disco duro podemos sacar provecho de nuestro viejo HDD ¿Lo sabíais? Dentro, os enseñamos cómo hacerlo fácilmente.

Los discos duros se hacen antiguos con el paso del tiempo, lo que conlleva a plantearnos qué hacer con ellos. Muchos los terminan tirando a la basura porque no saben que con una carcasa pueden darle la vida nueva a su disco duro. Así que, siempre que el HDD esté bien, podremos sacarle rendimiento.

Compra una carcasa para tu disco duro viejo

Carcasa disco duro transparente
Una carcasa de un disco duro externo trasnparente. En su interior hay un HDD Seagatea Barracuda.

Un disco duro se puede hacer viejo, pero, igualmente, puede guardar recuerdos muy preciados. La primera solución, sería pasar esos datos del HDD viejo al HDD nuevo ¿No? Pero, no tenemos por qué dejarlo morir en la soledad.

Con el avance de la tecnología, los HDD mecánicos están siendo sustituidos por los SSD. Así que, podemos comprar una carcasa para el disco duro antiguo para convertirlo en un HDD externo. Esta opción es muy interesante porque estas carcasas son muy baratas y, de esta manera, podemos seguir usando el disco duro.

Además, pensad que los discos duros externos son, en su gran mayoría, mecánicos. Es decir, no sólo no tiramos un HDD a la basura, sino que nos ahorramos comprar uno nuevo para transportar datos. Por otro lado, siempre podemos quitarle la carcasa y usarlo de nuevo como HDD interno. Si es de 2,5 pulgadas, podemos utilizarlo en portátiles, por ejemplo.

Una carcasa de disco duro básica puede que no llegue a 10€, lo que es irrisorio en comparación con comprar otro HDD para estos fines. Es más, existen carcasas para todo tipo de disco duro, ya sean de 2.5 pulgadas o de 3.5 pulgadas.

Eligiendo el disco duro

Antes de comprar una carcasa, estaría bien saber qué disco duro es más conveniente. Cuando decimos “HDD viejo”, podemos llegar a referirnos a dispositivos IDE, lo que es “bastante viejo”. Así que, vamos a valorar ciertos aspectos para elegir el disco duro idóneo.

Vida útil

Es recomendable saber la vida que tiene nuestro disco duro para saber si está en las últimas, o todavía podemos sacarle rendimiento. Para ello, os recomendamos el programa CrystalDiskInfo, el cual hace un diagnóstico rápido y relevante para decirnos el estado del componente.

Revisad la configuración S.M.A.R.T para saber qué tal está. Lo podéis hacer de la siguiente manera:

  • Abrid el menú inicio y escribid “símbolo de sistema” o “cmd“.

  • Escribid lo siguiente:
wmic diskdrive get status

Os tienen que salir 4 “OK” para saber que está perfecto; de lo contrario… como diría Rosalía “malamente”.

Factor

carcasa disco duro 2.5 3.5

Hemos dicho antes que los discos duros pueden ser de 3,5 pulgadas o de 2,5 pulgadas. Los primeros suelen requerir una alimentación externa para poder funcionar, como ocurre con ciertos discos duros externos. Los segundos no requieren alimentación extra, así que sólo necesitaríamos un cable.

Para saber un poco sobre ellos: el de 2,5 pulgadas tiene menos capacidad y es el formato de los SSD o HDD para portátiles; el de 3,5 pulgadas, es el factor que vemos en los sobremesa.

A la hora de comprar la carcasa, tened claro qué factor tiene vuestro disco duro.

Velocidad y capacidad

En los discos duros mecánicos existen distintas velocidades: 5.400 RPM, 7.200 RPM o, incluso, 10.000 RPM. Cuanto mayor sea su velocidad, más se calentará; por el contrario, cuanto más lentos, más fríos.

No obstante, diferenciamos estas velocidades según el uso que les deis. En el caso de que sólo utilicemos el disco duro de vez en cuando para algún backup o pasarnos alguna cosa, es recomendable uno de velocidad alta. Si lo usamos continuamente, lo mejor que podéis hacer es iros a por uno de 5.400 RPM. Todo esto lo decimos en el caso de que tengáis varios distintos por la oficina o en casa.

Está claro que los que más RPM tienen, mostrarán un mejor rendimiento en con las conexiones USB 3.0. Sin embargo, no es una mejora de rendimiento palpable. Pero, el problema real sería que los USB 2.0 no tienen el hardware o firmware para soportar grandes discos duros, como son los que tienen una capacidad mayor de 2 TB.

Interfaz

HDD IDE

Es muy importante este aspecto porque mucha gente no considera esto. Suponiendo que vuestros discos duros son antiguos, podrán tener una interfaz PATA o SATA. La primera es más conocida como IDE, la cual estuvo en el mercado hasta 2005. La segunda fue introducida en 2003 y es un estándar desde entonces.

Como consejo, si es IDEno merece mucho la pena mantenerlo, salvo por nostalgia o casos determinados. En este caso, yo transferiría toda la información del HDD y lo vendería o desecharía. Por otro lado, si es SATA, os aconsejo que no lo tiréis y que lo reutilicéis.

Elige la carcasa

En este apartado no vamos a referirnos a los colores de las carcasas, sino a las distintas funcionalidades de cada una. No sólo veréis carcasas, sino que también veréis otros fines o misiones a los que podemos dar cabida.

Disco duro interno

Podemos aprovechar esos discos duros como HDD internos, aunque aquí vamos a hacer una diferenciación de tamaños.

Última actualización el 2020-09-25

En el caso de los de 2.5 pulgadas, podemos reutilizarlos en un portátil, por ejemplo. No obstante, también es posible usarlos en un sobremesa normal. Todo ello, siendo conscientes de que serán discos duros para almacenar datos simplemente, ya que su velocidad de lectura/escritura va a ser bastante lenta comparada con la que podemos disfrutar hoy.

No os aconsejo instalar Windows en estos discos duros, salvo que no tengáis otros.

Disco duro externo

carcasa disco duro

Aquí nos extenderemos un poco más porque mucha gente recurre a este fin para reutilizar sus discos duros. En este sentido, hay que tener varias cosas en cuenta:

  • Tamaño y alimentación. Como he dicho antes, el de 3,5 pulgadas necesita alimentación externa; el de 2,5 no. Por otro lado, cuidado con la carcasa que pedís: debe ser acorde al tamaño del HDD.
  • Puertos. A la hora de comprar una carcasa, puede que nos interese que venga con USB 3.0, por ejemplo.

Material de la carcasa

Parece una tontería, pero no lo es. Normalmente, las carcasas vienen construidas en plástico o metal. Las terminadas en metal son fundamentales para la disipación del calor de los discos duros. Así que, os recomendamos la de metal, antes que la de plástico. Deciros que, si sólo vais a utilizar el disco duro para hacer backups, con la carcasa de plástico os sobrará.

Tenemos que desaconsejaros las carcasasrugerizadas” porque estaremos pagando mucho dinero por proteger nuestros discos duros. Puede que digáis “¡Pues hombre, no estaría mal proteger nuestros HDD!”, pero tranquilos porque estos componentes no se caen por arte de magia, no es algo que llevemos en la mano todo el tiempo.

Si os preocupa la protección de vuestro disco duro, comprad una funda para éste. Cuestan muy poco dinero y los protegen cuando los transportamos de un lugar a otro.

Dock

dock hdd

Imaginad que queremos convertir nuestros HDD en discos duros externos, pero no queremos transportarlos, sino que queremos conectarlos de forma fija. En este caso, un dock es perfecto porque podemos conectar varios discos duros a él y siempre lo tendremos a mano del PC.

Los docks podemos comprarlos por 20-30€, pudiendo conectar discos duros antiguos de 2,5 y 3,5 pulgadas. De hecho, encontramos hasta bahías IDE para los más antiguos.

No products found.

Hasta aquí este pequeño tutorial, espero que os haya servido de ayuda y que podáis darle una nueva vida a vuestro disco duro. Si tenéis alguna duda ¡Adelante!

Te recomendamos los mejores discos duros del mercado 

¿Habéis reutilizado vuestro HDD antiguo? ¿Tenéis alguna idea diferente para reciclar los discos duros antiguos?

Ángel Aller

La sociedad necesita a la tecnología, y la tecnología a la sociedad. Graduado en Derecho, amante de los videojuegos y geek inconformista. Encantado de tener un hobby en común. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba