Tutoriales

Ordenadores All in One: Qué son, pros, contras y modelos

Durante los últimos años, el PC básico ha ido adoptando diversas utilidades y formas para acoplarse con comodidad en diferentes áreas de trabajo. Esta evolución dio origen a los ordenadores All in One, que establecieron como objetivo satisfacer las necesidades de lugares con poco espacio disponible. Sin embargo, aunque brindó cierta utilidad, esta diversidad también generó un cierto desconcierto al momento de elegir el mejor modelo con el objetivo de hacer más eficiente el entorno laboral o doméstico.

Apple tuvo un papel muy importante y cental durante los últimos años: se dedicó a reinventar al límite la noción de ordenador o dispositivo móvil, alcanzando niveles elevados de equilibrio entre ergonomía y diseño.

Actualmente, el sector ofrece gran cantidad de modelos distintos de ordenadores All in One, los que comparten el mismo propósito de ofrecer al usuario ergonomía, un atractivo diseño y, principalmente, cubrir poco espacio en la zona de trabajo.

Historia de los ordenadores All in One

Los tubos de rayos catódicos fueron la primera forma conocida que tomaron las pantallas de ordenador. A causa del gran tamaño de estas pantallas, un sistema informático estaba compuesto por tres componentes esenciales: la caja, el monitor y los dispositivos de entrada.

Cuanto más se reducían las dimensiones de los monitores, las compañías informáticas empezaron a incorporar la carcasa del ordenador al monitor, creando de esta manera un “Todo en Uno” (All in One). Estos nuevos ordenadores aún eran de gran tamaño y en general tenían precios elevados comparados con los ordenadores tradicionales.

Un ordenador All in One (AIO) se caracteriza por ser un ordenador tradicional, pero en su lugar acomoda todos los componentes internos y externos de hardware, menos el ratón y el teclado, en el interior de la carcasa del monitor.

Ordenadores All in One Apple

De todos modos, y durante las primeras épocas del surgimiento de los AIO, los teclados venían incorporados al cuerpo del All in One. Durante la década del 80, varios ordenadores personales como la Macintosh 512, Atari 800, Macintosh 128 y Commodore 64, pertenecían al grupo de los AIO.

El factor de forma de los AIO siguió su camino con la aparición de los ordenadores Mac Classic y Mac Color Classic, y más tarde popularizándose con el iMac, apareciendo en el mercado en 1998.

Los primeros modelos All in One no contaban con grandes configuraciones y tenían mínimas exigencias. Para darnos una idea, su rendimiento era más parecido al de un portátil de gama media que al de un equipo de sobremesa.

El ordenador HP 9830, de Hewlett Packard y lanzado en 1972, fue el primer ordenador del tipo All in One. Su pantalla diminuta hacía recordar a la de una calculadora, mientras que el teclado era el único medio de entrada del equipo. Este modelo no llegó a popularizarse, seguramente porque fue destinado al ámbito de los ingenieros y científicos.

Después de varios modelos All in One que no tuvieron aceptación, en 1977 llegó el Commodore PET. Este modelo salía de fábrica con un monitor de 9 pulgadas de color azul y blanco; y un pequeño teclado, los dos incorporados al ordenador.

Ordenadores All in One

No obstante, el modelo All in One que más aprobación tuvo de parte de los usuarios fue el Apple iMac. Originalmente, venía de fábrica con un monitor de rayos catódicos, mientras que todo el hardware del equipo venía integrado en la parte inferior del mismo.

En tanto, comenzaron a surgir diversos diseños muy parecidos al iMac creados por varios fabricantes de PCs, aunque no llegaron a conocer la popularidad. Con la aparición de la tecnología LCD orientada a pantallas y componentes móviles con tamaños cada vez menores y potencias superiores, los ordenadores All in One se beneficiaron con diseños aún más compactos.

Hoy en día, todo el hardware que requiere un All in One se instala fácilmente detrás del monitor o debajo de este, lo que significa una gran ganancia en cuanto a espacio.

¿Qué son los ordenadores All in One?

Los ordenadores del tipo All in One, al contrario de lo que muchos piensan, tienen varios años de existencia, aunque se han popularizado recién hace pocos años. Tenemos como el ejemplo más representativo al iMac de Apple, que se creó en 1990, dando comienzo a la generación de ordenadores “Todo en Uno”.

Los All in One, en cuanto a funciones, pueden ser muy parecidos a los ordenadores de sobremesa, aunque con una importante diferencia: no tienen caja. Lo que significa que tanto el procesador como la memoria RAM, el disco duro, la unidad de CD/DVD y los puertos de conexión vienen instalados en el interior de la pantalla.

Tomando en cuenta las especificaciones técnicas, no se observan grandes diferencias entre un ordenador All in One y un PC de escritorio. La gran ventaja que nos ofrece un All in One, con respecto a los otros ordenadores, es que nos permiten ahorrar bastante espacio en el escritorio o mesa donde lo apoyaremos, ya que no posee caja.

En los ordenadores All in One encontramos a los componentes, incluyendo el monitor, ubicados en un mismo contenedor. Al concentrarse todo dentro de la caja, y sin el problema que generan los cables enredados, resultan convenientes para ubicarlos en un escritorio, ya que solo estará visible el cable de alimentación. O como mucho dos cables, si utilizas cable Ethernet. Ni siquiera verás cables del ratón o el teclado, ya que generalmente vienen con conexión inalámbrica.

Ordenadores All in One MSI

Lo que se obtiene con un ordenador All in One es un diseño atractivo a la vista, que se adapta perfectamente al entorno donde se ubica, tanto en tamaño como visualmente.

Al tener casi el mismo tamaño que un monitor de ese tamaño, aunque con un leve mayor grosor, todo el hardware de un ordenador All in One debe ser optimizado al máximo durante el proceso de fabricación para que ocupe el menor espacio posible, pero al mismo tiempo, que sea capaz de disipar el calor interno de manera eficaz.

No hay que olvidar que algunos modelos AIO suelen venir sin ventiladores, con el fin de ofrecer un funcionamiento más silencioso y para ahorrar aún más espacio.

En la actualidad, debido a la popularidad y crecimiento de los dispositivos móviles de tamaño reducido, también surgieron ordenadores All in One que comenzaron a adoptar procesadores y tarjetas de vídeo de gran potencia que permiten realizar todo tipo de tareas, hasta las más intensas. Un claro ejemplo de esto son los iMacs de Apple, que debido a las características mencionadas, suelen ser elegidos por profesionales del diseño gráfico.

Al gran beneficio que significa un tamaño compacto, también se han sumado en los últimos años las pantallas táctiles, que permiten un funcionamiento sin el kit de ratón-teclado gracias a los sistemas operativos que vienen optimizados para estas pantallas, como es el caso de Windows 10.

Es por estos motivos por los que los All in One son tan usados en distintos comercios, como restaurantes y tiendas, que se ven beneficiados del poco espacio que ocupan y porque no requieren de ratones ni teclados cuando tienen pantalla táctil.

All in One vs PCs de escritorio

No hay mucho que agregar cuando nos referimos a los PCs de sobremesa: durante muchos años fueron el ordenador por defecto para usar en una casa o en la oficina. En realidad, el diseño de los ordenadores de sobremesa no se modificó demasiado en los últimos años.

Sin embargo, un ordenador de sobremesa permite un alto nivel de personalización, sobre todo si es un PC que fue montado por el usuario, y esto posibilita que se actualice con más regularidad. La memoria RAM, el disco duro, la fuente de alimentación, los ventiladores, la tarjeta de vídeo y otros componentes pueden ser actualizados en un ordenador de sobremesa.

Asimismo, al contar con más espacio dentro de la caja, se pueden instalar más de un disco duro o unidad óptica, o incluso hasta dos fuentes de alimentación u otros componentes de hardware.

En conclusión, no existe nada más flexible que un PC de sobremesa, ya que se puede elegir entre una gran variedad de periféricos y componentes de hardware disponibles en el mercado, algo que es imposible cuando tenemos un All in One o portátil, para lo que hay menos diversidad de componentes y de menor rendimiento.

Ordenadores All in One

Por lo tanto, con un PC tradicional se puede obtener mejor rendimiento que con un All in One por un presupuesto accesible en un rango de media gama. Por lo que comprar un ordenador de este tipo continúa siendo seguramente la decisión más razonable hasta hoy.

Sin embargo, si no cuentas con el suficiente espacio en tu escritorio o si quieres un ordenador con un aspecto atractivo y moderno, la opción más acertada será la de un ordenador All in One, que además de su tamaño compacto te brindará una instalación limpia, sin el desorden típico de un ordenador tradicional.

Los ordenadores All in One pertenecen al grupo de los ordenadores de sobremesa, aunque con algunas diferencias como el tamaño y cantidad de componentes que utilizan.

A diferencia de los ordenadores clásicos de sobremesa que tienen la caja y el monitor separados, los All in One se fabrican con una sola caja, en donde se integra también la pantalla, conformando un ordenador en un solo cuerpo. Este diseño hace que los All in One ocupen menos espacio.

Aunque es importante aclarar que un ordenador de sobremesa cuenta con ciertas ventajas cuando se compara con un All in One. Teniendo en cuenta su objetivo de tamaño reducido, los All in One necesitan ser equipados con componentes de tipo móvil que ofrecen un menor rendimiento que los utilizados en los ordenadores de sobremesa.

Esto se debe a que necesitan componentes de menor tamaño y que a su vez generen poco calor. Sin embargo, resignan rendimiento y potencia, un punto que es muy tenido en cuenta en los ordenadores de sobremesa. Esto quiere decir que los componentes de un All in One no funcionarán con el mismo rendimiento que los que se usan en un PC de escritorio.

Para un usuario de nivel medio tal vez no sea un problema esto, pero los usuarios más avanzados notarán esta diferencia de rendimiento.

Otro desafío con el que se encuentran los ordenadores All in One es con el tema de posibilidad de actualización de componentes. Esto no representa ningún problema para los ordenadores de sobremesa, ya que pueden ser abiertos desde la caja y añadir o reemplazar cualquier componente de hardware. Algo que no ocurre con los All in One.

Si bien ahora contamos con conectores periféricos como USB 3.0 y Thunderbolt que pueden compensar con el problema de actualización en un All in One, lo cierto es que a largo plazo se notará cada vez más la diferencia entre un ordenador de sobremesa que se actualiza regularmente y un All in One que cada vez queda más limitado y obsoleto.

All in One vs Portátiles

Uno de las motivos más importantes que justifican que existan los ordenadores All in One es el ahorro de espacio físico, aunque no debemos olvidar los grandes avances que vienen haciendo los portátiles desde hace varios años. Tal fue el desarrollo que obtuvieron, que es imposible no hacer una comparación con los All in One.

Ordenadores All in One

En vista de que gran parte de los componentes usados en los ordenadores All in One son los mismos que se utilizan en los portátiles, se puede observar que los rendimientos son prácticamente iguales en los dos equipos. Lo único distinto que podemos encontrar, y que representa una ventaja, es una pantalla más grande en los All in One.

Del otro lado, los portátiles ofrecen ventajas en cuanto a la portabilidad, ya que mientras un equipo All in One necesita estar ubicado en un escritorio y conectado al tomacorriente, un portátil puede ser transportado a todas partes gracias a su batería y peso liviano.

PC vs All in One vs Portátil

Después de haber descripto las tres soluciones, es el momento de dedicarnos a analizar cada una para decidir cuál es la más adecuada para el entorno del hogar y la oficina. No haremos una comparativa entre modelos y marcas, sino que nos centraremos en analizar cuáles son las ventajas y desventajas que nos ofrecen los ordenadores de sobremesa, los All in One y los portátiles, conforme con las exigencias que pueda tener el usuario en su hogar o en la oficina.

Estructura física

En las compañías que tienen espacios reducidos, la mejor solución es equipar las oficinas con equipos All in One, ya que además de no tener enormes cajas, tampoco necesitan de muchos cables.

Por el lado de los portátiles, son la opción ideal cuando se trabaja fuera de casa o se trabaja en la oficina y hay necesidad de trasladarse a otros lugares. Pero además de la portabilidad, también tiene la ventaja del tamaño, ya que ocupan aún menos espacio que los All in One, aunque con pantalla más pequeña.

En cuanto a los ordenadores de sobremesa, no son los más recomendados en este aspecto, ya que requieren de más espacio en el entorno donde vayan a instalarse. Estos PCs vienen con cajas, que aunque sean de tamaño reducido, no dejan de necesitar un espacio donde ser ubicadas. Y por si fuera poco, además incluyen gran cantidad de cables de los diversos periféricos que se instalan, lo que genera un caos de cables.

La otra ventaja con la que cuentan tanto los All in One como los portátiles es que incluyen batería, por lo que no necesitan estar conectados al tomacorriente todo el tiempo. Mientras que un PC tradicional necesita energía eléctrica constantemente, o, en su defecto, un SAI para poder permanecer conectado sin estar conectado al tomacorriente.

Opciones de conectividad

No se encuentran muchas diferencias entre las tes soluciones. Los tres modelos tienen conectividad estándar por cable o inalámbrica, aunque el PC tendrá posiblemente más entradas para algún dispositivo o tecnología específica.

Ordenadores All in One

Para los eventos empresariales en los que se necesita una máquina para mostrar presentaciones o diapositivas en un proyector, la opción ideal es un portátil, debido a su versatilidad. Por lo que la decisión final siempre estará dada por el uso que haya que darle al equipo.

Memoria y almacenamiento

En este punto tampoco se diferencian demasiado los tres modelos. Aunque suele haber mejor rendimiento en un PC de sobremesa cuando se requiere de mucho almacenamiento disponible para la implementación, por ejemplo, de un banco de datos o la gestión de archivos de gran tamaño.

Ordenadores All in One

Esto se explica por el hecho de que mientras que los portátiles y los All in One usan discos duros de 2,5 pulgadas, un ordenador de sobremesa hace uso de la versión de 3,5. Junto a las mayores capacidades de almacenamiento se obtiene también la opción de poder instalar más de un HD, algo que no es tan sencillo de hacer en los otros dos modelos de ordenador.

Sistemas operativos utilizados

En este punto también están parejos, ya que las tres soluciones pueden aceptar sin problemas tanto Windows como Linux, siempre dependiendo de qué se necesite para cada tarea. En lo que sí puede haber diferencias en con las versiones más avanzadas de estos dos sistemas operativos, ya que algunas funciones podrían no funcionar correctamente en los equipos de menor capacidad.

Capacidad de rendimiento

Junto al espacio que ocupan, el rendimiento de estos equipos es uno de los puntos más importantes a considerar. En el caso de que no necesites llevar a cabo tareas muy pesadas que requieran mucha potencia de ejecución, cualquiera de las tres soluciones serán suficientes.

Ordenadores All in One

Sin embargo, para ejecutar varios procesos simultáneamente y software pesado, el PC es la opción que mejor funcionará.

Si bien la distancia en cuanto a rendimiento que existía desde siempre ya cada vez desaparece más, aún hoy en día un ordenador con carcasa ofrece la posibilidad de usar mejores componentes de hardware, con los que se obtiene una tecnología avanzada para realizar las tareas más exigentes.

Soporte disponible

Si el fabricante de tu ordenador tiene buena reputación por la buena calidad de sus productos y además ofrece un contrato de garantía confiable, no vas a tener ningún inconveniente al momento de comprar uno. Es por eso que la garantía, además de las especificaciones, es uno de los aspectos más importantes.

Si buscamos alguna característica para hacer la elección, se puede decir que la garantía de un PC de sobremesa es mejor, ya que es más sencillo abrir la caja para reemplazar los componentes. Asimismo, si tienes un problema con el monitor, lo dejas en el servicio técnico y puedes usar otro monitor mientras tanto. Pero si se avería el monitor de un portátil o All in One, tendrás que llevar el equipo completo al servicio técnico, lo que puede provocar que estés varios días sin poder usarlo.

Portabilidad

Si se necesita usar el equipo en diferentes lugares, no hay dudas: el portátil será la mejor opción, siempre y cuando no necesites realizar grandes tareas de desarrollo o renderización de vídeos. La creación de vídeos pesados y la programación implican un alto consumo de hardware, así como los juegos más modernos, algo que un portátil de baja o media gama no podrá soportar.

Del otro lado, si bien no ofrecen tanta portabilidad como los ordenadores portátiles, los All in One son ideales para diseñadores y arquitectos, debido a las ventajas de sus pantallas táctiles. Después de todo, es un equipo que también se puede transportar, aunque no es tan cómodo como un portátil.

Ordenadores All in One

La cuestión central será siempre la misma: el tipo de tarea para la que se usará el ordenador. Para gran parte de los usuarios que hacen tareas básicas, una tablet sería más que suficiente, siendo la mejor solución en cuanto a portabilidad.

Si es necesario usar un teclado, el portátil es el indicado, pero para obtener más rendimiento para diseño gráfico, por ejemplo, habría que elegir un All in One. En el extremo más exigente, un jugador o un programador necesitará de un equipo con el máximo rendimiento, por lo que aquí la recomendarión sería comprar un PC de sobremesa con los mejores componentes.

Ventajas de un All in One

Os detallamos alguna de las ventajas a la hora de adquirir un ordenador All in One.

Espacio

Necesita menos espacio que un PC de sobremesa y tal vez hasta menos espacio que un ordenador portátil.

Calidad de la pantalla

Generalmente se fabrica con pantallas de mayores dimensiones y más alta resolución y calidad de imagen (varía según el modelo).

Varios modelos ya vienen con pantalla táctil incorporada y configurados con software dedicado que sirve para mirar fotos y deslizarlas con los dedos, seleccionar objetos en la pantalla o para trabajar en actividades como la arquitectura. Una característica que en los ordenadores portátiles no se encuentra fácilmente.

Sonido

Debido al poco espacio que abarcan, hay más espacio libre para instalar altavoces externos de mayor tamaño y calidad de sonido.

Sintonizador de TV

Los All in One también tienen la característica de venir con sintonizadores de TV, algo que puede beneficiar para dejar de lado el televisor del dormitorio que ocupa lugar.

Teniendo disponibles además una amplia gama de reproductores Blu-Ray y contanto con la salida HDMI, hay grandes posibilidades de que un AIO se transforme en el centro de todas los momentos de entretenimiento.

Periféricos sin cables

El ratón junto con el teclado suelen ser inalámbricos en estos ordenadores, si bien algunos sí vienen de fábrica con cables.

Flexibilidad de instalación

Varios modelos All in One incluyen la posibilidad de ser ajustados a la pared utilizando tornillos que se incluyen en el equipo, algo con lo que se obtiene más espacio libre.

Número de puertos

Generalmente, incluyen más cantidad de puertos integrados que los que se encuentran en un portátil básico. Los iMac son modelos muy bien conseguidos donde el acabado y el hardware es muy decente.

Ahorro en el consumo de energía

Frecuentemente, un All in One solo tiene un cable, que es el de la alimentación eléctrica, lo que quiere decir que en estos ordenadores solo consume energía una unidad. Esto hace que el consumo de energía sea bastante menor que en un PC de sobremesa. Además, un AIO es capaz de continuar funcionando por hasta una hora usando un UPS si se corta la electricidad, contra los limitados 15 que puede seguir funcionando un PC.

Portabilidad

Es una de las ventajas de estos equipos. No llegan a ser tan portables como un portátil que puede ser trasladado en un bolso o mochila, pero se lo puede transportar cómodamente cuando viajas en un coche u otro medio de transporte.

Desventajas de un All in One

Antes de ir a las tiendas y comprar un nuevo All in One, hay algunos inconvenientes importantes que debes tener en cuenta.

Actualización

No encontramos mucha posibilidad de actualizar estos equipos, una característica frecuente que vemos en los All in One y también en los portátiles. De forma general, en un All in One se pueden actualizar el disco duro y la memoria RAM como mucho más. Modelos más antiguos eran muchos más flexibles que los actuales.

Reparación

Reparar un All in One cuya garantía ya está vencida puede llegar a ser muy costoso, debido a que sus componentes se fabrican exclusivamente para un modelo y no se tiene en cuenta una futura reparación. Además, en algunos modelos es complicado acceder al componente a reparar, siendo necesario desmontar otros componentes primero.

Portabilidad

No ofrece el mismo nivel de portabilidad qu un ordenador portátil.

Precio

Acostumbran a tener un precio más elevado si se lo compara con un PC de sobremesa con las mismas especificaciones debido a un mercado objetivo más reducido.

La justificación sobre el precio elevado se da precisamente por las ventajas mencionadas anteriormente, respecto a la portabilidad y la practicidad del ordenador.

¿Vale la pena comprar un All in One?

Si tu idea es usar el ordenador para ejecutar tareas pesadas como juegos o software de edición de vídeo, se aconseja comprar un ordenador de sobremesa, ya que en el futuro será más fácil su actualización y una reparación también tendría un costo menor. Además que la refrigeración es mejor y normalmente tardarás menos en realizar tu trabajo.

Sin embargo, si vas a realizar operaciones que no requieran tanta potencia de rendimiento del ordenador como el uso del navegador web, software de edición de textos o ver televisión, un ordenador básico All in One va a cubrir tus necesidades.

Por consiguiente, comprar un PC de sobremesa aportará un rendimiento superior, mientras que un All in One ofrecerá la posibilidad de ubicarlo en espacios reducidos o poder transportarlo más fácilmente.

All In One Recomendados

Os dejamos varias opciones por gamas de precio. Ya que actualmente existe mucha variedad, pero pocos realmente merecen la pena.

Ordenadores All in One baratos

Estos modelos están enfocados más a uso diario. Todos incorporar un SSD o la tecnología Intel Optane con un disco duro. Son modelos que ofrecen un buen rendimiento sin dejarnos un órgano por el camino.

Última actualización el 2019-04-21

Ordenadores All in One por menos de 1000 euros

Subimos levemente el listón. Modelos con mejores pantallas y rendimiento. Muy a tener en cuenta si queremos dedicarnos a algo más serio que el uso diario.

Última actualización el 2019-04-21

Ordenadores All in One gama alta

Son modelos que ofrecen muy buena calidad pero su precio es muy alto. Sólo recomendable para diseñadores o amantes de tener lo mejor en esta gama de equipos.

Última actualización el 2019-04-21

Conclusión acerca de un ordenador All  in One

Como se puede observar, en este segmento del mercado abundan diversos modelos de All in One luego del éxito que tuvo el Apple iMac, que continúa siendo en esta franja el producto triunfador, aunque con frecuencia inaccesible en cuanto a precio.

Aunque no es recomendable centrarse solo en el diseño del ordenador para el trabajo, sino también en las prestaciones que estás necesitando para tus tareas: si no tienes exigencias demasiado específicas, un ordenador All in One probablemente será suficiente.

Teniendo en cuenta las pantallas de varias pulgadas y buenas resoluciones que ofrecen los AIO, con frecuencia son la opción preferida por lo usuarios que buscan usar el sistema para la edición de vídeo o el diseño gráfico. Actualmente recomendamos ordenadores All in One fabricados por iMAC por la estética, calidad de pantalla y el buen rendimiento que ofrecen sus modelos con SSD, no recomendamos la adquisición de modelos con Fusion o sólo disco duro mecánico. La experiencia es muy mala.

Miguel Ángel Navas

Amante de la informática, los smartphones y la tecnología en general. Técnico superior en Administración de sistemas informáticos y redes, y un reviewer sin pelos en la lengua. Cualquier duda o cuestión aquí me tenéis.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba