Tutoriales

Motivos para no montar un SLI o CrossFire

Una de las novedades más interesantes de Windows 10 y DirectX 12 es la posibilidad de usar las tarjetas AMD y Nvidia en la misma plataforma al mismo tiempo, para que los juegos se ejecuten más rápido. Esto es algo que parece bastante espectacular, pero es básicamente una mala idea, al igual que las configuraciones SLI o CrossFire tradicionales.

Cómo funcionan SLI o CrossFire y por qué es cada vez menos interesante

Motivos para no montar un SLI o CrossFire

Nuestra posición central es que SLI y CrossFire es algo que puede ser útil en ciertas circunstancias, pero no es algo que deba priorizar sobre una buena tarjeta gráfica única para obtener un mejor rendimiento de juego. En otras palabras, no es la opción que se recomienda por defecto. El principio básico de esta tecnología es simple, usa más de una tarjeta gráfica para que tus juegos se ejecuten más rápido. Y eso es exactamente lo que AMD reclama para su tecnología multi-GPU Crossfire y Nvidia también para SLI. Sin embargo, no todo lo que reluce es oro.

Tan pronto como tengas más de una tarjeta gráfica, se plantea el problema de cómo compartir la carga de representación de los gráficos entre ellas. En general, hay dos opciones. Divide la imagen o haz que cada tarjeta muestre imágenes enteras, pero alternando entre ellas. Para la opción uno, conocida como representación de fotogramas divididos, puedes dividir la imagen en grandes bloques, uno por GPU, o puedes cortar la imagen en muchos mosaicos pequeños y compartirlos. Pero la mayoría de las veces, esa es una distinción académica ya que la representación de fotogramas alternativos domina actualmente.

Motivos para no montar un SLI o CrossFire

La filosofía detrás del renderizado de frames alternos tiene mucho sentido. Tienes todas las tarjetas que representan frames al mismo tiempo, pero con una superposición adecuada y obtienes el doble de rendimiento con dos tarjetas. Además, las tarjetas de gama alta pueden duplicar o más el costo de una tarjeta de rango medio decente, pero ofrecen quizás un 50% más de rendimiento. Por todo ello parece una mejor idea combinar tarjetas de rango medio.

TE RECOMENDAMOS
AMD no destinará recursos al soporte CrossFire de Radeon RX Vega

Problemas de compatibilidad, consumo temperatura y funcionamiento en SLI o CrossFire

Pero ¿qué pasa con la práctica? El problema es que esto no necesariamente funciona. No queremos decir que no funcione en absoluto, sino que no funciona lo suficientemente bien o lo suficientemente a menudo. Cuando todo está funcionando, las tasas frames con dos GPUs pueden acercarse lo suficiente a lo que sugiere la teoría básica. Bueno, pueden hacerlo si estamos hablando de dos GPUs, pues los beneficios se reducen drásticamente más allá de dos tarjetas.

A veces, la tecnología multi-GPU no funciona en absoluto, por lo que el equipo regresa por defecto al rendimiento de una sola tarjeta. ¿Exactamente con qué frecuencia sucede esto? Probablemente no muy a menudo si el contexto está bien establecido. Pero con algo realmente nuevo, ya sea un juego o una GPU, las probabilidades de que ocurra aumentan exponencialmente.

Luego están los problemas de calidad de imagen. Las GPU múltiples pueden generar cosas extrañas, como paredes transparentes que no se supone que sean transparentes, texturas brillantes y micro-tartamudeo. Sí, esto se soluciona con el tiempo, en parches o en controladores. Pero luego salen nuevos juegos o controladores o arquitecturas nuevas de GPU y las cosas se rompen de nuevo.

Te recomendamos la lectura de nuestro artículo sobre Nvidia GeForce RTX 2070 vs RTX 2080 vs RTX 2080Ti vs GTX 1080 Ti

No saca el máximo rendimiento de la segunda tarjeta gráfica

Hasta ahora, hemos estado hablando de fallos de software. Pero agregar una segunda tarjeta gráfica aumenta las probabilidades de fallo de hardware. Eso es cierto en términos de las matemáticas simples de tener más componentes. Si tuvieras mil millones de tarjetas gráficas, experimentaría fallos constantes. También es cierto en términos del estrés que ejerce sobre el sistema. Dos tarjetas gráficas cargan más tu fuente de alimentación, lo que puede aumentar las temperaturas generales de funcionamiento. En todos los sentidos, las configuraciones de varias tarjetas gráficas SLI o CrossFire hacen que tu equipo sea un poco más complejo. El consumo de energía crece de forma exponencial al agregar una segunda tarjeta gráfica de rango medio o algo, por lo que deberás tener una fuente de alimentación de gran calidad para que aguante.

TE RECOMENDAMOS
Review: MSI GT80 2QE Titan

Generalmente, usar una sola tarjeta gráfica de más alto rango ofrece un menor consumo de energía, un menor calentamiento, y un funcionamiento mucho más estable y confiable. Es posible que te salga más caro comprar una tarjeta gráfica tope de gama que dos de gama media, pero en general funcionará mucho mejor, tanto en términos de rendimiento como de consumo y fiabilidad.

¿Entonces cuando merece la pena usar SLI o CrossFire? Si ya tienes una GeForce RTX 2080Ti y quieres más rendimiento, no vas a poder comprar una tarjeta más potente en muchos meses, por lo que la única opción que te queda es añadir una segunda tarjeta para que ambas trabajen de forma conjunta. Otra posibilidad es que tengas una GeForce GTX 1080, y puedas hacerte con otra por un precio de ganga. En ambos casos tendrás que lidiar con los inconvenientes de tener dos tarjetas, pero puede se runa opción atractiva.

Con esto finaliza nuestro artículo sobre los motivos para no montar un SLI o CrossFire ¿Estás de acuerdo con nosotros? Puedes dejar un comentario si quieres aportar tu experiencia con SLI o CrossFire.

Fuente
rockpapershotgun

Juan Gomar

Soy un apasionado de la tecnología en general pero principalmente de la informática y los videojuegos.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
  • Ó.M.

    Porque no multiplicas por el nº de gpus que pongas la capacidad de computación, motivo por el que se creó NVLINK y equivalentes que son capaces de escalar el ancho de banda sin depender del bus principal del sistema… aunque para poder ‘acceder’ a ello tengas que preparar la cartera de forma proporcional a lo bestia que sea el ancho de banda que vas a crear.

    En un momento determinado del tiempo fue el camino seguido, ciñéndose a las limitaciones del reto de la configuración (intocable y sin manera de puentear siendo un cuello de botella), pero ya es cosa del pasado.

    El rendimiento de montar hoy configuraciones SLI o Crossfire en comparación a NVLINK es como enfrentar a un ábaco con un datacenter, y dejando de lado el renderizado de los frames, las GPU tienen que ocuparse de una carga de computación abrumadora incuso en el cada vez menos importante mundo del gaming.