Tutoriales

Qué es el socket de una placa base

Si hay un componente del PC que rara vez se menciona, es el socket de la placa base. Pero hay que saber que si alguna vez tienes la intención de actualizar tu procesador, el socket de la placa base limitará las actualizaciones que puedas elegir.

Sin embargo, esta pequeña placa de plástico en la que conectamos el microprocesador es mucho menos complicada de lo que pensamos.

Qué es el socket de una placa base

En una placa base, el socket tiene vital importancia. Siendo el nexo entre el procesador y el chipset, determina qué procesador tendremos que comprar y todas las funciones ofrecidas por las placas base.

En realidad, no dificultan ni ayudan al rendimiento, ya que están estandarizados en cualquier línea de procesadores. También, enmarcan el futuro del hardware, aunque aunque a pesar de ser parte del ecosistema del PC, el socket no tiene garantizado su papel en los dispositivos tecnológicos.

Más que un simple soporte, suministra electricidad al procesador y actúa como interfaz entre este y el resto de componentes de la placa base, lo que le permite intercambiar información con la RAM, chipset, etcétera.

Hubo un tiempo en que el procesador era la estrella natural. Desde entonces, a menudo son los chipsets gráficos, es decir, las tarjetas gráficas son las que asumen los papeles principales de rendimiento en juegos.

¿Qué es un socket?

Un socket es una pieza que se utiliza para conectar un componente a una red más grande de componentes. Un portalámpara, por ejemplo, hace que una bombilla forme parte de una red eléctrica, dándole a la bombilla la potencia que necesita para funcionar.

Si nos referimos a dispositivos tecnológicos, un socket convierte al procesador en una parte del equipo, ya que proporciona energía y ofrece una forma de transferir datos del procesador al resto del equipo.

Los ordenadores modernos siempre colocan el socket de la CPU en la placa base del sistema. En el pasado existían otras configuraciones, incluyendo procesadores montados en ranuras que eran insertados como una tarjeta PCI moderna. Hoy en día, sin embargo, los sockets son simplemente eso. Una CPU simplemente se inserta y se asegura con un pestillo o palanca.

Los sockets han existido durante décadas. El Pentium original usaba el Socket 5 y el Intel 386, el primer procesador famoso de la compañía, usaba un socket PGA de 132 pines.

Tanto Intel como AMD han coqueteado con procesadores montados en ranura en el pasado y numerosas compañías de CPU construyen procesadores sin socket que se sueldan en la placa base.

Por qué existen varios tipos de sockets

La razón son los cambios en las arquitecturas de los procesadores. Las nuevas arquitecturas llegan cada pocos años y a menudo tienen necesidades diferentes. Y no olvides que hay dos grandes fabricantes de procesadores x86, AMD e Intel, cada uno con su propia arquitectura. La compatibilidad entre ambos es imposible.

Intel y AMD han desarrollado sus propios sockets. A menudo, una nueva generación de procesadores implica un nuevo formato de socket.

Más molesto aún es cuando al mismo modelo de procesador a veces se le asignan varios sockets, dependiendo de las mejoras técnicas a las que esté sujeto, y también de las estrategias económicas.

Cuáles son los tipos de encapsulado en sockets

Muchos sockets han existido a lo largo de la historia, pero solo tres son relevantes en la actualidad. Estos son LGA, PGA y BGA.

LGA y PGA pueden entenderse como opuestos. LGA es la sigla de Land Grid Array, y consiste en un socket con pines en el que se coloca el procesador. El PGA, por otro lado, lleva los pines en el procesador, que luego se insertan en un socket con los orificios adecuados. Intel usa el primero, mientras que AMD usa el segundo.

LGA se utiliza actualmente en casi todas las CPUs Intel. Intel ha estado usando este formato desde los procesadores Pentium 4. AMD ha adoptado recientemente LGA para sus CPUs “Threadripper” en su plataforma socket X399.

En cuanto al BGA, esta técnica se utiliza para conectar permanentemente un procesador a su placa base durante la producción, lo que imposibilita futuras actualizaciones. BGA es típicamente menos costoso y requiere menos espacio físico que un procesador con socket reemplazable. Técnicamente, BGA no es un socket porque es permanente y es muy habitual en MiniPC y portátiles con procesador terminados en -U (bajo consumo).

Compatibilidad entre procesadores y sockets

Un procesador que utilice un tipo de socket en particular cabrá en cualquier placa base con ese socket, ¿verdad? Pero esto no es correcto.

Los tipos de sockets como LGA son solo una categoría y no un modelo específico. Hay muchas variaciones de estos y están construidos sobre el diseño básico.

Intel da a sus sockets LGA nombres basados en el número de pines. Tomemos el ejemplo del socket LGA 1155, que contiene 1.155 pines individuales. Un procesador construido para un zócalo en particular solo funcionará con ese zócalo incluso cuando el número de pines parezca similar, como es el caso de LGA 1151 y LGA 1150.

AMD adopta un enfoque diferente. Etiqueta sus sockets con nombres tan amplios como AM3 o FM1. Una vez más, la compatibilidad se hace cumplir estrictamente, aunque AMD ha actualizado ocasionalmente un socket manteniendo la compatibilidad. Cuando AMD hace esto agregará un “+” al nombre del socket, como con AM2+ y AM3+. Con su socket AM4 tendremos soporte hasta 2020, lo cual es una pasada, ya que solo tendremos que actualizar la BIOS de nuestra placa base y montar el nuevo procesador. Así, sí mola ¿Verdad?

¿Dejarán de existir los sockets en algún momento?

Los ordenadores se desarrollan con el socket (o equivalente) como parte central del diseño. La mayoría de los componentes, incluido el procesador, debían ser reparables o actualizables. Esto dio tanto a los usuarios domésticos como a las grandes empresas la oportunidad de construir un PC con las especificaciones deseadas.

Ahora ese paradigma dominante se ve desafiado por el auge de los dispositivos móviles. Aunque muchos no creen que el PC vaya a extinguirse, sí es cierto que cambiará significativamente. Parte de este cambio puede ser la extinción de los sockets, ya que estos añaden volumen y complejidad de fabricación a los productos que se esfuerzan por ser tan baratos y pequeños como sea posible.

Dicho esto, sin embargo, la desaparición del socket parece estar en el horizonte. Con el tiempo, un hardware eficiente hará que estos parezcan innecesarios incluso para los fans de los mismos.

Cómo saber qué socket tiene mi placa base

La forma más sencilla es consultar la documentación de la placa base, donde se indica no solo el tipo de socket presente sino también los diferentes procesadores que se pueden alojar.

Si no tienes la documentación, tienes dos opciones. La primera opción consiste en abrir la caja y examinar el zócalo: a menudo se indica allí el modelo en si.

Si este no es tu caso, trata de localizar la referencia de la placa base en la serigrafía impresa en algún lugar en ella. Ve entonces al sitio del fabricante, donde podrás encontrar todos los detalles al respecto.

Segunda opción, arrancar desde el modelo de procesador instalado para deducir el socket. Si no lo conoces, en Windows, haz click con el botón derecho del ratón en el icono Mi PC y, en el menú contextual, haz click en Propiedades: la ventana que se abre muestra el tipo de procesador.

Si, a pesar de todo, esto no es suficiente, reinicia el ordenador y lee las indicaciones que la BIOS muestra en la pantalla antes de cargar Windows.

Sockets modernos

No todos los zñocalos LGA o ZIF son iguales. Los fabricantes de CPU los han dividido en tipos de zócalos individuales para procesadores específicos o grupos de procesadores.

Un tipo de socket normalmente se define por su configuración de pines, pero hay algunas otras especificaciones específicas, como los chipsets. En realidad, se trata de hacer coincidir un tipo de socket con un procesador y nada más. Por ejemplo, si sabes que el procesador que deseas utiliza el zócalo AM4, necesitarás una placa base con socket AM4.

Modelos de sockets de Intel

Las dos secciones siguientes proporcionan un desglose completo de los sockets más importantes de Intel y AMD.

Socket 1155

El zócalo 1155 de Intel se introdujo en 2011. Llegó junto con los populares procesadores Sandybridge de Intel. Esa serie fue el hogar de los 2500k y 2600k. Casi todos los procesadores de Sandybridge siguieron el esquema de denominación 2XXX.

La siguiente serie de procesadores Intel, Ivybridge, también utiliza LGA 1155. Ivybridge siguió un esquema de nomenclatura similar al de Sandybridge, usando 3XXX para sus modelos individuales.

Socket 2011

Intel lo creó para ser una plataforma más grande y poderosa para las CPUs de estaciones de trabajo. Es compatible con los procesadores Sandybridge-E e Ivybridge-E.

Socket 1150

Las placas base con LGA 1150 debutaron por primera vez en 2013, y ha estado funcionando desde entonces. Intel originalmente emparejó este zócalo con sus procesadores Haswell, pero Intel lo eligió para la actualización de Haswell y Broadwell también.

Las CPUs Haswell siguen el esquema de nomenclatura 4XXX, y Broadwell sigue el esquema 5XXX. Es mucho más probable que encuentres procesadores Haswell que Broadwell.

Socket 2011-v3

Es muy similar al Socket 2011 original, pero no es compatible. Esta revisión soporta procesadores Haswell-E y Broadwell-E.

Socket 1151

Este es en realidad el socket más reciente de Intel, que lo lanzó en 2015.  El zócalo 1151 soporta los procesadores Skylake y Kaby Lake. Ambos conjuntos de procesadores han sido muy populares y todavía están en uso activo. Los populares 6600k y 6700k son ambos CPUs Skylake. Como todas las CPUs de Skylake, Intel las nombró según la convención 6XXX.

El Kaby Lake siguió poco después de Skylake. Incluía las CPUs 7700k y 7600k. Obviamente, sus números de modelo siguen a 7XXX.

Socket 2066

Socket 2066 es el sucesor de Socket 2011. Soporta CPUs Skylake-X y Kaby Lake-X. Estas son las ofertas más recientes de Intel para usuarios de la alta gama.

Modelos de sockets de AMD

Socket AM3+

Durante años, el socket AM3+ fue el buque insignia de la alta gama de AMD. AMD lo lanzó en 2009 como AM3 simple y se actualizó en 2011 como AM3+. La mayoría de los usuarios de PC lo conocen como la plataforma que soporta las CPUs de la serie FX de AMD, incluyendo la FX 8320 y la FX 8350.

Socket FM2+

Ha soportado casi todas las AMD APU durante los últimos años. Eso incluye las APUs basadas en Kaveri y Godavari.

Socket AM4

Este es el último zócalo de AMD para sus CPUs Ryzen. Aunque se parece a los anteriores, esta es una gran mejora con Ryzen. AM4 también se utilizará para futuras versiones de APU basadas en Ryzen. Nosotros estados encantados de lo bueno que ofrece por tan poco dinero.

Socket TR4

Es la plataforma más entusiasta y su socket es atípico en el ecosistema de AMD. Se decide por integrar los pines en el zócalo de la placa base en vez del procesador. Fuimos de los primeros en probar sus nuevos procesadores, primera generación, y nos dejo un gran sabor de boca.

Palabras finales acerca de los sockets de las placas bases

Si lo piensas, todo en tu ordenador fluye a través del zócalo de la CPU. Es fundamental para el funcionamiento de la máquina. Aunque la tecnología detrás de ellos puede ser complicada, emparejar tu CPU con el zócalo correcto es muy simple.

Ya sea que elijas un procesador Intel o AMD, es mejor seleccionar un modelo que encaje en un socket de última generación, sea cual sea. Esta opción abre una paleta de chipsets más capaces de soportar generaciones futuras de periféricos.

Te recomendamos la lectura de nuestras mejores guías de hardware y componentes para PC:

El único contraargumento a la elección de esta inversión más sostenible es la decisión de mantener elementos de una configuración anterior como módulos de memoria RAM o tarjetas PCI.

Miguel Ángel Navas

Amante de la informática, los smartphones y la tecnología en general. Técnico superior en Administración de sistemas informáticos y redes, y un reviewer sin pelos en la lengua. Cualquier duda o cuestión aquí me tenéis.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com