Tutoriales

Diferencias entre un repetidor y un punto de acceso

Para la mayoría de las personas con mentalidad técnica y cercana a la tecnología, un viaje a una tienda de informática local es un ejercicio bastante rutinario y común. Para otros, puede ser un viaje menos frecuente, pero aún necesario para comprar y conocer los diversos dispositivos técnicos de los que hemos llegado a depender en la actualidad. Pero si te das una vuelta por la sección de redes de tu tienda de PC local para ver qué se ofrece en ese momento y qué nuevos dispositivos han llegado a las estanterías, podrás encontrarte con puntos de acceso y repetidores de señal.

¿Qué es esto? Seguro que te suena de oídas pero no sabes realmente la diferencia entre ellos. En este artículo os lo dejaremos todo muy claro para que lo comprendáis.r

Diferencias entre un repetidor y un punto de acceso

Los puntos de acceso Wi-Fi y los extensores de la gama Wi-Fi, o repetidores, son soluciones de hardware de redes inalámbricas que realizan tareas específicas dentro de una red.

¿Qué es un repetidor WiFi?

Diferencias entre un repetidor y un punto de acceso

Los repetidores, también llamados extensores, son dispositivos inalámbricos que hacen exactamente eso. Se conectan a tu red Wi-Fi existente (después de alguna configuración) y luego propagan una nueva señal Wi-Fi desde tu propia conexión Wi-Fi para dar una nueva señal que será transmitida hacia algún lugar donde la señal anterior no llegue.

Mientras que los repetidores realmente le dan un impulso a una red existente, necesitas considerar si este tipo de impulso es lo que realmente estás buscando, ya que cuantos más usuarios simultáneos en una red Wi-Fi haya conectados de forma inalámbrica a un router, más pequeña será la parte del ancho de banda que cada usuario obtenga.

Un repetidor, conectado vía WiFi, se convierte en uno de esos usuarios concurrentes. Por lo tanto, si tienes 20 MB de ancho de banda real en el router principal, y tienes 10 clientes WiFi conectados, tendrás aproximadamente 2 MB para cada uno. Si uno de estos es tu nuevo repetidor de alta velocidad de 150 Mbps, tendrás un ancho de banda inicial de 2 MB para compartir con cualquiera que posteriormente se conecte a ese repetidor.

El ancho de banda inicial, o backhaul, es tu número de inicio en un repetidor. Si empieza bajo, solo vas a ir en una dirección: cada vez más bajo.

Te recomendamos la lectura de los mejores routers del mercado

Es una solución adecuada para ciertos propósitos. Los usuarios domésticos con menos dispositivos cliente WiFi encontrarían aceptable dicho rendimiento. Del mismo modo, si estás conectando tu router inalámbrico principal a este repetidor sin ningún otro dispositivo conectado directamente al router inalámbrico principal, obtendrás un mejor rendimiento. Esencialmente, creas una conexión backhaul de mayor ancho de banda entre el repetidor y el router, y luego puedes proporcionar acceso principal a los clientes inalámbricos a través del repetidor situado en algún lugar más estratégico de la casa que el router principal.

Pero si ahora has decidido que quizás un repetidor no es la mejor solución para ti. ¿Qué otra opción hay?

¿Y un punto de acceso Wi-Fi?

Diferencias entre un repetidor y un punto de acceso

Los puntos de acceso Wi-Fi crean el punto de señal de radiofrecuencia inicial que se utiliza para conectar dispositivos inalámbricos a una red; los puntos de acceso Wi-Fi son transceptores y no crean una red real.

Para poder hacer cualquier cosa con un punto de acceso Wi-Fi, es necesario conectarlo a un router. El punto de acceso Wi-Fi utiliza la red basada en la radio (inalámbricamente) para conectar los dispositivos a la red como si fueran dispositivos conectados por cable. Además de crear la señal original, algunos puntos de acceso tienen la capacidad de ser re-configurados como repetidores de señal.

La diferencia entre un repetidor y un punto de acceso

De la misma manera que los repetidores son una estación de base inalámbrica auxiliar para una red dada, los puntos de acceso también proporcionan esta conectividad inalámbrica que deseas en esa parte particular de tu red. Sin embargo, en lugar de repetir la señal, éstas toman una alimentación directa (generalmente a través de un cable Cat6 a ser posible (sino Cat5e nos vale también)) desde el router directamente a la parte posterior del punto de acceso.

Con la dependencia del backhaul inalámbrico eliminado de la ecuación, todos los datos que necesiten ir y venir entre el punto de acceso y el router serán a través de un cable de red. Teniendo en cuenta que hoy en día el cableado de red puede empujar entre 100 MB y 1 GB por el cable, esto es una gran mejora sobre nuestra sugerencia de los 2 MB vía repetidor.

Por lo tanto, ahora puedes ver dónde los puntos de acceso realmente hacen sus propios argumentos comerciales para obtener resultados.

Para proporcionar este tipo de red, sin embargo, es necesario proporcionar una capa física (el cableado). En edificios con puertos de red existentes y un gabinete de comunicaciones, esto no es un gran problema. Simplemente conectas el punto de acceso en un área dada y luego vuelves a conectar el punto de acceso al gabinete de comunicaciones para terminar donde lo necesites en cualquier dispositivo físico que se requiera.

Sin embargo, en otros casos, este tipo de cableado no es apropiado o simplemente no es factible.

Pero no todo está perdido. Puedes utilizar puentes inalámbricos o adaptadores powerline. Solo recuerda por ahora que, independientemente del tipo, proporcionan la capa física para la conectividad.

Muchos routers permiten elegir entre Router normal, punto de acceso, repetidor wifi e incluso como red Mesh (lo último de lo último en tecnología Wifi).

Así que ahí lo tienes. Los repetidores inalámbricos son útiles donde quieras soluciones de bajo ancho de banda sin el problema del cableado, mientras que los puntos de acceso son útiles donde no importa poner un poco de cableado para salvaguardar una mejor tasa de transferencia en la red Wi-Fi.

Palabras finales y conclusión

Los puntos de acceso Wi-Fi crean la señal de red inalámbrica original, mientras que los repetidores de alcance reciben y retransmiten esa señal a otros dispositivos para aumentar la distancia de alcance de la red.

Algunos puntos de acceso Wi-Fi pueden configurarse para funcionar como repetidores, pero los repetidores no pueden configurarse para funcionar como puntos de acceso.

TE RECOMENDAMOS
Como configurar un Router Asus y no morir en el intento

El punto de acceso es un dispositivo conectado con cable (Cat5) a tu router principal, y que sirve a los clientes de forma inalámbrica.

El repetidor es un dispositivo de red inalámbrica que repite señales inalámbricas para extender el alcance sin estar conectado con cable a tu router o a tus clientes Wi-Fi. La ventaja de utilizar un repetidor es que no hay necesidad de un cable entre el router y el repetidor. Pero creemos que desde el lanzamiento de las redes Mesh estas tecnologías entrarán en desuso muy pronto. ¿Has aprendido las diferencia entre un punto de acceso y un repetidor Wifi? ¡Queremos saber tú opinión!

Miguel Ángel Navas

Amante de la informática, los smartphones y la tecnología en general. Técnico superior en Administración de sistemas informáticos y redes, y un reviewer sin pelos en la lengua. Cualquier duda o cuestión aquí me tenéis.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba