SoftwareTutoriales

Exploit, enemigo del software y amigo de los crackers, ¿qué es?

Nadie quiere tener un exploit en su sistema operativo, pero el hardware puede provocar el aumento o la reducción de su presencia.

No es fácil definirlo, pero sí podemos decir qué es lo que puede provocar. Un exploit puede ser usado con buenas intenciones, o con malas intenciones, predominando (lamentablemente) estas últimas. Por ello, vamos a explicarte qué es, cómo evitarlo y cómo afecta a tu PC.

Qué es un exploit

exploit

Se podría definir como un «trozo de código» o programa que es diseñado para explotar un «agujero» en la seguridad del sistema con el objetivo de aprovecharse de él. A menudo, se relaciona con las vulnerabilidades de una aplicación o de un sistema operativo, poniéndolo en relación con las terribles consecuencias que puede desencadenar.

No obtiene la calificación de «malware» por sí mismo porque más bien es un «método« usado por criminales para enviar malware a un PC. Para que un exploit sea efectivo, tiene que haber una vulnerabilidad localizada de la cual nos podamos aprovechar.

El problema con el que nos encontramos, es que, una vez que hace uso de la vulnerabilidad y entra en el sistema operativo, es difícil de parar. Sin embargo, ahondemos en qué es una vulnerabilidad.

exploit

Podemos definir vulnerabilidad como el bug que resulta de un software o de una arquitectura informática. Por tanto, el bug puede ser de Windows/Mac, o de la arquitectura del hardware: Intel, AMD o NVIDIA, por ejemplo.

De esta manera, cobran sentido las noticias que vemos sobre «una vulnerabilidad provocada por Intel», o «AMD Ryzen hace tu sistema vulnerable». Obviamente, ninguna compañía seria puede sacar algún beneficio de crear un exploit en un sistema, sino todo lo contrario: pueden bajar hasta sus acciones en bolsa.

Tipos de exploits

exploit ataque

Existe una clasificación «popular» que atiende a dos supuestos distintos:

  • Conocidos. Son aquellos que son detectados por las empresas y organizaciones, pudiendo ofrecer información sobre su funcionamiento y consecuencias. Estos son los más deseables porque ayudan a debilitarlos, como a solventar la vulnerabilidad de la que se aprovechaban.
  • Desconocidos. Son los más peligrosos porque nadie los conoce hasta que causan el desastre. Suelen ser desarrollados con malas intenciones, es decir, porque alguien ha detectado una vulnerabilidad y ha decidido crear un exploit para aprovecharse de ella. Al ser desconocidos, no se puede prevenir nada, a no ser que descubramos la vulnerabilidad y desarrollemos un parche para arreglarla.

¿Puedes protegerte de un exploit?

anti virus

Normalmente, se usan antivirus u otros programas de protección para detectar, informar y bloquear operaciones sospechosas. Esto previene la aparición de exploits, desde que entran al sistema, hasta que provocan el daño: pérdida de datos, control remoto desde otro PC, infección inutilizando el sistema, etc.

En las empresas se suele usar un programa para comprobar la penetración que tiene el sistema con el objetivo de encontrar vulnerabilidades. Así, se puede defender de manera más efectiva, aunque nadie está a salvo.

Por otro lado, los usuarios normales nos tenemos que dirigir a las actualizaciones que vaya sacando Microsoft, Apple o Linux porque corrigen muchas vulnerabilidades. Por este motivo, se recomienda tener el sistema operativo actualizado y un buen anti virus.

Dicho esto, lo que te salvará de un exploit al 99%, es hacer un buen uso de tu PC: responsable y seguro.

Ejemplos de exploits conocidos

Con el transcurso del tiempo, ya se conocen ciertos exploits famosos que se intentan utilizar por la información que hay sobre ellos. La buena noticia es que tiene solución, pero, a modo de ejemplo, hemos querido ilustrarlos.

EternalBlue

Eternalblue

Famoso por haber sido desarrollado por la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de EEUU), pero fue usurpado por el grupo Shadow Brokers, el cual lo robó y filtró en 2017. Microsoft quiso poner fin a tal vulnerabilidad con un parche de seguridad que la corregía, pero hay empresas y personas que llegaron tarde.

Es un exploit muy peligroso por el daño que produce: congela PCs, cancela servicios y se apropia de todos los datos de tu sistema. Se ha usado en numerosas ocasiones para robar dinero a bancos importantes o para atacar agencias gubernamentales, organizaciones, empresas o instituciones grandes.

Para evitarlo, recomendamos tener OS X/Windows/Linux actualizados a la última versión.

WannaCry

wannacry

Como su propio nombre indica, querrás llorar como lo padezcas por las consecuencias que trae. Consiste en un ataque que tiene la «virtud» de convertirse en un gusano y expandirse por toda la red en la que el PC infectado esté conectado.

WannaCry se propaga rapidísimamente, pudiendo alcanzar más de 10.000 PCs por hora. Actúa como un ransomware, cifrando equipos y dejándolos inutilizados. Suponéis bien: fue usado contra servicios públicos, autoridades estatales, universidades y empresas con mucho poder.

Por el contrario, está en desuso porque los crackers prefieren usar EternalBlue por su efectividad en software desactualizado.

BlueKeep

bluekeep

Parece que los crackers o hackers tienen una fijación con el color azul a la hora de denominar sus exploits. En este caso, BlueKeep afecta al Protocolo de Escritorio Remoto que hay en Microsoft. Este exploit accede de manera remota a nuestro PC, pudiendo iniciar sesión desde la otra punta del mundo.

No lleva mucho tiempo con nosotros, ya que Microsoft lo detectó en mayo de 2019, publicando una actualización que servía para equipos que tuviesen sistemas operativos antiguos, como Vista o XP.

Al igual que WannaCry, se puede convertir en gusano y expandirse por la red. Muchos informáticos encargados de la seguridad de los equipos temieron a este exploit porque era un arma de ciberataque letal.

Vulnerabilidades de seguridad frecuentes

Según vemos cómo actúan los exploits, se puede decir que hay un número de vulnerabilidades de seguridad que son recurridas frecuentemente. Lógicamente, hay muchas más, y muchas otras que no conocemos en estos instantes, pero que existen. Las más famosas son estas:

  • Autenticación. El exploit hace uso de una vulnerabilidad en las credenciales del usuario, pudiendo iniciar sesión de forma remota o extrayendo los datos que buscan en el intervalo de sesión suspendida y sesión reanudada. Este último caso lo hemos visto recientemente en CPUs Intel.
  • SQL. Las inyecciones SQL intenta acceder al contenido de las bases de datos mediante un código malicioso. Si lo consiguen, el atacante puede robar datos sensibles, identidades y participar en recopilar todo ello para actividades fraudulentas.
  • Cross-site scripting (XSS). El atacante puede introducir un código malicioso en una página web, atacando a los usuarios de la página web, no a ésta. Simplemente, hace uso de la web como medio para llegar a la información del usuario.
  • Cross-Site Request Forgery (CSRF). El objetivo es engañar al usuario a que realice una acción que no quiere hacer. La consecuencia es el acceso a los datos personales del mismo.
  • Mala configuración de seguridad. Si no tenemos bien configurada la seguridad del PC, los errores no terminarán en aparecer por causa de un exploit.

Esperamos que os haya sido de ayuda esta información. Si tenéis alguna duda, comentad abajo para que os podamos echar un cable.

Te recomendamos los mejores servidores DNS

¿Alguna experiencia con exploits? ¿Habéis sufrido los efectos?

Ángel Aller

Graduado en Derecho y estudiando el máster de Abogacía. Amante de los videojuegos y geek inconformista. Leal a Alt+F4. Alicante.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba