Tutoriales

NFC: todo lo que necesitas saber sobre este tipo de conectividad

Desde su funcionamiento a usos más comunes

Los campos de comunicación cercana, más conocida como NFC es una tecnología implementada de forma relativamente reciente para actividades como pagar sin tarjeta sólo con acercar el teléfono móvil a un datáfono. Ahora bien, ¿entraña algún tipo de riesgo? ¿Es seguro? ¿Hasta qué punto son fiables? Hoy en Profesional Review vamos a despejar unas cuantas dudas.

 

Qué es y cómo funciona el NFC

NFC es un chip con conectividad inalámbrica que implica un intercambio de datos entre dos dispositivos a corta distancia, normalmente menos de 20cm. El sistema trabaja a alta frecuencia con unos 13.56 MHz de banda. Este tipo de transacción se realiza siguiendo un patrón similar a la identificación por radiofrecuencia, con lo cual no está pensado para enviar o recibir gran cantidad de información.

Los dispositivos compatibles con NFC cuentan con un mecanismo electrónico que permite que estos puedan “reconocerse” entre sí e intercambiar información una vez el propietario activa el protocolo pertinente. Una vez activo, se crea un campo electromagnético de corto alcance en el que se transfieren datos a una velocidad de hasta 424 Kbps. La conexión es instantánea y muy breve, sin que se establezca un emparejamiento previo como podría ser en el sistema de Bluetooth.

Usos del NFC

NFC

En general podemos encontrar dos tipos de dispositivos NFC: activos y pasivos. A grandes rasgos y para explicarlo con comodidad, los datáfonos son dispositivos pasivos mientras que nuestra tarjeta de crédito o teléfono móvil son activos dado que es desde ellos que se manda la información (dinero). Los dispositivos activos generan los campos electrónicos mientras que los pasivos sólo se activan cuando dicho campo aparece. También es posible la transacción de datos entre dos dispositivos activos, pero nunca dos pasivos ya que al menos una fuente NFC es necesaria. Entre sus usos más difundidos encontramos:

  • Pago Contactless: la utilidad principal para el público general de esta tecnología está en el pago contactless, que nos permite abonar sin tener que pasar la banda magnética o introducir el PIN de nuestra tarjeta de crédito e incluso sólo mediante nuestro teléfono móvil o tablet. Para ello ambos dispositivos necesitan tener incorporado el chip NFC así como una aplicación de gestión de pagos como Google Pay, Apple Pay o Samsung Pay.
  • Identificación personal: a nivel empresarial, el NFC ofrece aplicaciones como control de accesos a determinadas instalaciones, horarios de los empleados o cerraduras digitales. Esto puede llevarse a cabo mediante una tarjeta con chip NFC o o el teléfono móvil.
  • Sincronización de dispositivos: según el fabricante y el tipo de producto ya es posible encontrar altavoces u otros aparatos que cuentan con conectividad NFC para configurarlos automáticamente siguiendo nuestras preferencias.
  • Transmisión de datos: junto con las etiquetas RFID y mediante Google podemos sacarle partido a nuestro NFC para situar nuestra ubicación y recibir información específica sobre eventos o establecimientos. No es su principal uso, pero la posibilidad está ahí.
  • Configuración automática: esto es bastante curioso, pero mediante etiquetas NFC podemos establecer una configuración específica para nuestro teléfono móvil o tablet en una zona concreta. Una aplicación sería el conectarse a la red WiFi de un hotel sin tener que introducir manualmente la contraseña.

NFC y la seguridad

Sabemos que la gran mayoría de vosotros utiliza la tecnología NFC para pago contatless, así que empezaremos por aquí y os diremos que en general el sistema NFC es un medio de pago muy seguro. La información bancaria de nuestras tarjetas se encuentra cifrada dentro de nuestro smartphone, de modo que es muy difícil que se intercepten nuestros datos o se duplique el número de nuestra tarjeta.

Cuando pagamos, la aplicación que controla el NFC utiliza una tarjeta virtual que no corresponde con nuestra tarjeta real, como ocurre con Google Pay. En otros casos, como Apple pay se emplea un número único de dispositivo que está encriptado. Por tanto el número de tarjeta nunca está almacenado en nuestro teléfono móvil o servidor externo de la aplicación ni tampoco se comparte con terceros. Además, los datos de las transacciones no se registran, por lo que no pueden identificarte.

NFC

Sí es cierto que es preocupación de muchos activar el NFC en nuestro móvil y guardar los datos de nuestra tarjeta y perdamos o nos roben el teléfono. Aquí es donde entran en juego otras medidas, como tener bloqueo por con PIN, huella dactilar o reconocimiento facial. De no ser así, la aplicación que utilizamos para los pagos tiene a su vez otro control con medidas de seguridad similares, por lo que en general es complicado que otras personas puedan llegar a hacer un uso ilícito de nuestra tarjeta bancaria.

Muchos bancos o aplicaciones suelen ofrecer opciones de localización o borrar de forma remota nuestra información bancaria. Igualmente nuestra primera recomendación es bloquear la tarjeta SIM contactando con vuestra compañía telefónica.

Por lo demás, tener activada y desbloqueda la pantalla con el NFC activo permite hacer pagos bancarios de hasta 20€ sin contraseña, pero deben cumplirse las dos primeras premisas. Nuestra recomendación es que tengáis activa la vibración con el NFC por si las moscas.

Para todo lo demás el NFC en tarjetas es como todo, si las perdemos debemos notificarlo cuanto antes a la autoridad pertinente. Sobre las etiquetas NFC, todo depende de la fuente de las mismas. Activarlas les concede acceso a realizar cambios de configuración en nuestro dispositivo, por lo que si no estamos seguros de su origen o la actividad que vayan a llevar a cabo (vincular nuestro móvil a altavoces o al manos libres del coche vía bluetooth, wifi, bombillas…) lo mejor es no vincularnos.

TE RECOMENDAMOS
Que es la célula Peltier y cómo funciona

Conclusiones sobre el NFC

El NFC es una tecnología relativamente reciente. No todos los móviles en la actualidad suelen contar con ella por defecto, siendo esta notable en modelos de gama media o alta pero a menudo obviándose en las demás. Sus aplicaciones a nivel personal están estrechamente vinculadas a la gestión de pagos con tarjeta, aunque en ámbito empresarial su asociación a identificaciones de trabajadores está en aumento y es bastante probable que continúe creciendo en esta dirección.

Os recomendamos la lectura de: Mejores smartphone de gama alta del mercado.

En general hay aún personas que se sienten inseguras con este nuevo recurso, pero debemos decir que el NFC es normalmente un sistema muy seguro dado que requiere una gran proximidad para que pueda utilizarse. Eso sí, debemos ser conscientes del dispositivo al que nos vinculamos y qué es resultado de tal acción.

Como usuarios, ¿tenéis activo el NFC en vuestros smartphones? ¿Con qué frecuencia lo utilizáis? ¿Lo consideráis un sistema seguro? Dejadnos vuestra opinión en comentarios.

Ana Alejandra Romero

Cuando Ctrl+Alt+Supr no funciona, aparezco yo. Soy tecnomante lvl 20 y estoy aquí para compartir con vosotros mi entusiasmo sobre periféricos, ordenadores, gaming, nuevas tecnologías y lo que surja.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba