Smartphone

Qué es la radiación SAR en los smartphones

Cada cierto tiempo aparece en medios informativos alguna noticia que trata de relacionar la radiación emitida por ciertos aparatos tecnológicos (especialmente smartphones) con diferentes tipos de cáncer. Y aunque no existen estudios contundentes que confirmen de manera inequívoca la relación causa y efecto entre ambas variables, tampoco existen estudios que demuestren lo contrario. Pero el hecho de que aún no se haya confirmado, no implica necesariamente que no exista. En consecuencia, este puede ser un buen momento para conocer mejor qué es la radiación SAR de los smartphones y qué posibles efectos sobre nuestra salud podría llegar a ocasionar.

La radiación SAR

Lo que en este artículo estamos denominando como “radiación SAR” no es sino un acrónimo que deriva del inglés Specific Absorption Rate, es decir, Tasa Específica de Absorción en castellano. En el ámbito que estamos tratando, el de la telefonía móvil, es una medida o tasa que nos permite conocer la cantidad de energía que absorbe nuestro organismo estando bajo la influencia del campo electromagnético que genera un smartphone.

Cada modelo de smartphone genera un campo electromagnético distinto, por lo que la cantidad de energía que absorberá el cuerpo humano variará en función del teléfono móvil que estamos utilizando.

Para aquellos más expertos en el campo de las ciencias y que dominan mejor sus tecnicismos, en Wikipedia encontramos una descripción bastante técnica: “medida de la potencia máxima con que un campo electromagnético de radiofrecuencia es absorbido por el tejido vivo, aunque, también se puede referir a la absorción de otras formas de energía por el tejido, incluyendo ultrasonido.​ Se define como la potencia absorbida por la masa de los tejidos y tiene unidades de vatios por kilogramo (W/kg).​ Se emplea para frecuencias entre 100 kHz y 100 GHz, es decir, radiación no ionizante, y en particular para teléfonos móviles y resonancia magnética”. De ello podemos deducir que la radiación SAR no es exclusiva de la telefonía móvil, ni tampoco del campo electromagnético generado por radiofrecuencia.

A pesar de que no existan (o al menos quien os escribe desconoce su existencia) estudios concluyentes al respecto de la relación SAR-efectos negativos para la salud, el límite legal en la Unión Europea se ha establecido en los 2 W/kg, por lo que ningún smartphone puede sobrepasarlo. Mientras tanto, en Estados Unidos, la FCC o Comisión Federal de Comunicaciones rebaja ese límite hasta una tasa SAR igual o inferior a 1,6 W/kg.

En la actualidad, la tasa SAR de la mayoría de los teléfonos móviles abarca una horquilla entre los 0,3 y 1 W/kg (la mitad del límite legal máximo establecido), si bien existen modelos que incluso pueden llegar a superar el índice de los 1,5 W/kg.

Qué smartphones emiten mayor radiación SAR

En base a la información recopilada y proporcionada por la Oficina Alemana para la protección contra la radiación, la firma Statista concluía en el primer trimestre de 2018 que el smartphone que mayor radiación SAR emite es el tan popular Xiaomi Mi A1 con 1,75 W/kg. En el lado opuesto, el Sony Xperia M5 con tan sólo 0,14 W/kg.

Top 10 de smartphones que más radiación SAR emiten

  1. Xiaomi Mi A1 – 1,75 w/kg
  2. OnePlus 5T – 1,68 w/kg
  3. Huawei Mate 9 – 1,64 w/kg
  4. Nokia Lumia 630 – 1,51 w/kg
  5. Huawei P9 Plus – 1,48 w/kg
  6. Huawei GX8 – 1,44 w/kg
  7. Huawei P9 – 1,43 w/kg
  8. Huawei Nova Plus – 1,41 w/kg
  9. OnePlus 5 – 1,39 w/kg
  10. Huawei P9 Lite – 1,38 w/kg

Top 10 de smartphones que menos radiación SAR emiten

  1. Sony Xperia M5 – 0,14 w/kg
  2. Samsung Galaxy Note 8 – 0,17 w/kg
  3. Samsung Galaxy S6 edge+ – 0,22 w/kg
  4. Google Pixel XL – 0,25 w/kg
  5. Samsung Galaxy S8+ – 0,26 w/kg
  6. Samsung Galaxy S7 edge – 0,26 w/kg
  7. ZTE Blade A910 – 0,27 w/kg
  8. LG Q6 – 0,28  w/kg
  9. Samsung Galaxy A5 de 2016 – 0,29 w/kg
  10. Motorola Moto G5 Plus – 0,30 w/kg
TE RECOMENDAMOS
Comparativa: iOcean X7 HD vs Jiayu S1

Y aunque tal vez nunca te hayas planteado el nivel de radiación SAR al escoger tu teléfono móvil, y a pesar de que los estudios efectuados no hayan sido aún concluyentes, considerando que las autoridades han establecido límites legales, probablemente sea mejor prevenir.

José Alfocea

Profesor de Historia y licenciado en Periodismo, siempre con ganas de aprender; me encanta todo lo relacionado con el pasado de la Humanidad, sus manifestaciones artísticas o el Periodismo, y muy especialmente, las nuevas tecnologías y su vinculación con el sector educativo. Soy un apasionado de Apple y de la comunicación, y por eso estoy aquí.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
  • Alejandro Mata Gómez

    Voy a intentar dar una opinión lo menos técnica posible desde un punto de vista químico.

    Es completamente imposible que la radiaccion electromagnetica de un movil (tb se aplica a wifi y demás aparatos electronicos comunes en casa) pueda producir cualquier tipo de interaccion y mucho menos daño en nuestro cerebro.

    La explicación es muy simple; la energía que puede llegar a emitir estos aparatos en forma de campo electromagnético se aleja enormemente de la necesaria para romper o formar enlaces en nuestro cuerpo. Incluso se aleja enormemente de poder siquiera influir minimamente en cualquier reaccion quimica producida en el mismo. Además, ya solo que este campo sea capaz de atravesar las distintas capas de nuestra piel, el craneo y llegar a nuestro cerebro es un maldito milagro. De hecho que pase la piel ya es dificil debido otra vez a la baja energía.

    Otra cosa a tener en cuenta que es un error enorme de parte de grupos periodisticos (por desgracia en todos los niveles), es la palabra “estudio”. Estamos hartos desde la comunidad científica de ver una y otra vez mentiras como estas supuestamente demostradas por “estudios”, y lo pongo entrecomillado por que en ningun sitio te pone de donde ha salido el estudio, como se ha hecho o nada por el estilo. Señoras y señores los estudios de verdad son “papers” publicados en las revistas cientificas y avalados por varios grupos de investigación, no la pantomima que te saca cada periodico y lo llaman estudio.

    Por ultimo si quereis una prueba lógica que demuestra que este tipo de propaganda alarmista no es más que una mentira. Desde que se pusieron los móviles en el mercado el incremento de estos ha sido exponencial, por contra no ha habido ningun tipo de patología (y mucho menos una relaccionada con el cerebro) que haya aumentado en la misma magnitud. Y si encima le sumamos el hecho de que cada vez usamos mas los moviles, desmiente totalmente este tipo de noticias, y todos esos “estudios” no son mas que propaganda alarmista.

    Un saludo y espero que no haya sido mucho tostón XD

    • Gracias @alejandromatagmez:disqus por la información desde un punto de vista científico.

      A mi no me ha dado tiempo estudiarlo demasiado, pero hablando con mi compañero Roberto el otro día, salió el tema y nos pareció interesante publicar en la web algo.

      Al menos con este mensaje “nos dejas más tranquilo”.

      Los móviles como el Mi A1 que ofrece 1,75 w/kg es una radiación insignificante ? No deberíamos tenerlo en cuenta para nada este factor a la hora de elegir un terminal? A niveles médico no nos hará ningún daño a largo tiempo?

      Gracias.
      Un saludo.

      • Alejandro Mata Gómez

        Todo un placer @miguelprnavas:disqus , visito esta página a diario y la verdad que me encanta la oportunidad de participar en ella.

        Y respondiendo a tu pregunta de si 1,75 w/kg es una radiación insignificante o no (o la de cualquier otro móvil). La verdad que dicho dato me parece difícil de interpretar. De lo que sé de radioquímica, no es la medida que se solía usar y ese “/kg” no me queda claro a que peso se refiere aunque supongo que es la del tejido vivo que va a absorber la radiación. Aun así te voy a dar dos datos que si pueden explicar lo insignificance que es:

        Primero fijémonos en la gráfica que has puesto. Los aparatos electrónicos emiten una radiofrecuencia con una longitud de onda en torno a 0.01 m y la luz visible por ejemplo emite a 0.000001 mm. Dado que la energía es inversamente proporcional a la longitud de onda, la gráfica nos indica que la luz visible emitida por cualquier bombilla de casa es 10000 veces mas energética que un móvil. Y yo no soy electricista pero dudo que mañana nos preguntemos si las bombillas son cancerígenas XD.

        Y el otro dato sacado de wikipedia…
        “Algunos gobiernos, basándose en el principio de precaución, han definido límites de seguridad para la exposición máxima a la energía de radiofrecuencia procedente de teléfonos móviles. Estos límites en el SAR máximo que un teléfono móvil puede depositar están destinados a evitar hipotéticos daños relacionados con el incremento de temperatura que esa deposición de potencia pudiera provocar, ya que se recibe en su mayor parte en la cabeza o las extremidades.”
        Si nos fijamos en ” principio de precaución” y “hipotéticos daños” nos indica que los gobiernos que han aplicado esa norma, lo han hecho para contentar a grupos de población alarmados pero sin basarse en ninguna evidencia científica.

        Resumiendo… no hay que ser alarmista, como ya dije antes, habríamos visto ya cuales son los peligros de los móviles después de mas de 30 años usándolos y no hemos desarrollado ninguna patología o no hay ningún incremento que se pueda acreditar a los teléfonos móviles.

        Un saludo 😉