Tutoriales

Qué es la calibración del monitor?

La calibración del monitor es el primer paso para desarrollar un flujo de trabajo gestionado por color. En este flujo de trabajo con gestión del color, nos esforzamos por lograr consistencia en el brillo, color, contraste y tono desde la captura hasta la impresión.

El papel solo refleja la luz, a diferencia de un monitor, que puede emitir luz. De ahí que el brillo, la saturación de color y las cualidades tonales del papel sean completamente diferentes a los de un monitor. Para lograr un terreno neutral, calibramos los medios en los que vemos nuestras imágenes.

Para entender lo que se necesita para calibrar un monitor, primero necesitamos entender qué es un perfil ICC. Un perfil ICC es un archivo utilizado por el sistema operativo del ordenador para mostrar los colores con la mayor precisión posible en una pantalla o en la impresión. Tenemos un perfil ICC único para monitores y para impresoras.

Desafortunadamente, los fotógrafos piensan que calibrar sus monitores les dará colores exactos en la impresión. Esto no es cierto. Ciertamente necesitas calibrar tu monitor para asegurarte de que tu pantalla no es demasiado brillante o que los colores no están muy saturados.

Este es el paso más importante en el procesamiento posterior, especialmente si utilizas Lightroom o Photoshop para editar tus archivos RAW. Pero hay otros pasos que necesitas seguir en un flujo de trabajo gestionado por color para asegurarte de que las impresiones sean de buena calidad.

¿Qué es la calibración del monitor?

Lo que comúnmente se conoce como “calibración” es en realidad dos procesos consecutivos: calibración y perfilado. Esta distinción es importante. La parte de calibración ocurre primero: es la parte donde ajustas (con la guía del dispositivo) físicamente los ajustes de tu monitor según sea necesario. La cantidad de control disponible varía ampliamente entre monitores, por lo que en algunos casos la parte de calibración del proceso es insignificante.

A continuación, ocurre la parte de perfilado, donde el dispositivo lee una serie de colores mostrados por la pantalla y graba una descripción de sus características. Esta descripción se denomina “perfil de monitor”.

También los programas gestionados por color (tales como Photoshop y Lightroom, entre otros) se refieren a ese perfil al mostrar los colores, con el fin de lograr la precisión del color.

De estos dos procesos, la parte “perfiladora” es más importante; y es la que no puede ser alcanzada por el ojo humano. Puede ser posible calibrar el monitor con solo mirarlo, pero perfilarlo requiere de una sensibilidad de color que simplemente no poseemos.

La calibración es el proceso de ajuste del monitor a la salida neutra deseada. Incluye ajustes de luminancia, punto blanco y gamma. Una vez que se ha neutralizado y los controles del monitor lo permiten, es hora de medir el color y ayudar a perfeccionarlo con el software.

¿Qué es un calibrador de monitor?

Es un pequeño dispositivo de hardware que se coloca en la pantalla para realizar el proceso de calibración. Estos dispositivos varían en tamaño y forma entre marcas, pero, hablando en términos generales, son del tamaño de un ratón. Se alimentan por USB y vienen con software para controlar el proceso. Funcionan igualmente bien tanto en Mac como en PC.

Perfilado de un monitor

El perfilado es el proceso de medir las imperfecciones en el monitor y crear un filtro que compense esas imperfecciones. Utilizando los parámetros configurados en el paso de calibración, el perfilado requiere el uso de un dispositivo de hardware (colorímetro o espectrofotómetro), que cuelga sobre la pantalla del monitor y lee varios conjuntos de parches rojos, verdes, azules y grises generados por el software de perfilado.

Los parches de color son medidos por el hardware medida que se muestran. Las diferencias entre los colores que muestra el monitor en su estado nativo y los colores verdaderos de los parches se utilizan para crear un perfil de monitor que hará que el monitor muestre los colores verdaderos más de cerca que en su estado nativo.

Breve historia de la calibración del monitor

Hasta no hace muchos años, se utilizaba un sistema de gestión del color rudimentario de bucle cerrado. Es decir, nosotros torpemente ajustábamos nuestras pantallas en un intento vago de hacerlas emparejar con la impresora.

Pero si cambiabas a un nuevo trabajo, o si adquirías una nueva impresora, entonces tenías que hacer más pruebas de impresión, y empezar a ajustar todo de nuevo. No hace falta decir que este fue un proceso inútil y frustrante. Sorprendentemente, algunas personas todavía perseveran con esto.

El sistema moderno es infinitamente mejor. Ahora, todos nos adherimos a un estándar central, como se mencionó antes. No emparejamos nuestra pantalla con el laboratorio fotográfico, simplemente la emparejamos con el estándar central, y esperamos que el laboratorio haga lo mismo.

Antes de calibrar el monitor

Para calibrar el monitor, necesitarás:

  1. Un dispositivo, comúnmente conocido como “spyder”, que se utiliza para la calibración. El término técnico para este dispositivo es fotocolorímetro.
  2. Un monitor que tenga una amplia gama de colores. Hoy en día, incluso los monitores de gama media no tan costosos, tienen una buena reproducción del color. Una pantalla externa es casi siempre mejor que una pantalla de ordenador portátil cuando se trata de la reproducción de color.  La calibración no te va a ayudar mucho si estás usando un monitor barato o un portátil que no tiene una buena pantalla.
  3. Iluminación uniforme. Tu cuarto oscuro digital, a diferencia del nombre, no debe ser oscuro. Pero tampoco debería ser demasiado brillante. La iluminación alrededor del monitor no debe estar sobrealimentada. Deberías trabajar en un ambiente ligeramente iluminado. Si es posible, presta atención a la temperatura del color de la luz. El color de la luz no debe ser demasiado cálido (naranja) o demasiado frío (azul). Lo ideal sería que la luz ambiental alrededor del monitor fuera de 4700K.
  4. Desactivar el brillo automático en los portátiles. Por lo general, los ordenadores portátiles tienen una función de autobrillo que interfiere con el proceso de calibración. Esto también significa que lo ideal sería utilizar el portátil en las mismas condiciones de iluminación que el lugar donde lo vayas a calibrar. Puesto que eso anula el propósito de poseer un ordenador portátil porque impone una restricción a la movilidad, es mejor utilizar un monitor externo para el tratamiento posterior.

Métodos de calibración del monitor

Básicamente, hay dos métodos para calibrar el monitor:

Calibración visual o por software

Este método consiste en ajustar los ajustes de brillo y contraste del monitor mediante ayudas visuales. Alternativamente, puedes utilizar una utilidad de software como QuickGamma (que también depende tu visión). Estos métodos no son muy efectivos.

Calibración utilizando un colorímetro fotográfico (o spyder)

Este método utiliza un dispositivo externo que se conecta al ordenador o portátil a través de USB. El colorímetro fotográfico se coloca en el monitor durante la calibración. Los sensores del colorímetro fotográfico leen el color, el brillo y la salida de contraste de la pantalla a través de un software. El software utiliza esta información para crear un perfil ICC adecuado para tu pantalla. El sistema operativo hace uso de este perfil ICC para obtener el color, el contraste y el tono con la mayor precisión posible.

Datacolor Spyder5PRO - Calibrador de Pantalla, Negro
Asegura la calibración de todos sus portátiles y monitores de escritorio; El software le guía en 4 pasos sencillos para una precisión de color excepcional

Última actualización el 2020-10-22

Dado que el uso de un colorímetro fotográfico es más preciso que los métodos visuales, es el método utilizado por los profesionales.

Mitos comunes de calibración

Ahora que hemos visto los pasos necesarios para calibrar un monitor, veamos algunos mitos comunes:

Mito: Debes utilizar el perfil ICC creado por tu software de calibración como espacio de color operativo en Photoshop.

Realidad: Solo debes comprobar que Photoshop conozca el perfil ICC que has creado. Esto ocurrirá automáticamente si has colocado el perfil ICC en la carpeta correcta de tu sistema operativo. El espacio de color en Photoshop debe seguir siendo sRGB, ECI-RGB V2 o Prophoto RGB.

El perfil ICC que has creado como parte del proceso de calibración registra los “defectos” del dispositivo de visualización. Al leer el perfil ICC de un monitor, Photoshop sabe cómo fijar los colores para que se muestren correctamente.

Mito: Calibrar el monitor te dará colores precisos en letra de imprenta.

Realidad: Antes de imprimir, debes hacer que tus fotos sean a prueba de software para obtener colores precisos. La calibración del monitor es solo el primer paso del “softproofing”. También debes utilizar idealmente un monitor que se beneficie de la calibración. No todos los monitores son iguales.

Mito: Puedes compartir perfiles ICC con otros que tengan la misma marca de monitor.

Realidad: Un perfil ICC es específico de un monitor y, por lo tanto, no hay ningún beneficio de compartirlo. La capacidad de un monitor para mostrar colores se deteriora a medida que envejece, por lo que cada monitor es único.

  • Mito: Puedes utilizar el perfil sRGB ICC para tu monitor.
  • Realidad: sRGB es un perfil genérico que se adjunta a las imágenes. No se puede utilizar para el monitor.
  • Mito: Puedes lograr una precisión de color del 100% en tus impresiones después de la calibración.

Realidad: Incluso después de calibrar el monitor y probar las imágenes antes de imprimirlas, es posible que no consigas una precisión de color del 100%. Una buena impresora puede alcanzar una precisión cercana al 90%. Esto se debe a deficiencias en los dispositivos. Tu monitor debe tener una gama de colores muy grande para reproducir los colores con precisión. Tu impresora también debe ser de muy alta calidad. Las impresoras de inyección de tinta producen colores mezclando cian, magenta, tinta amarilla y negra. Las costosas impresoras tienen más tonos de negro para lograr un mayor grado de precisión.

Desafortunadamente, los laboratorios de impresión comerciales tienden a utilizar una tecnología diferente llamada Laser Chromogenic (Digital RA-4) o Dye Sub, que es propensa a errores de color. Estos dispositivos son rentables pero no de muy alta calidad. Algunas impresoras utilizan tinta no OEM en la impresora, lo que también reduce la precisión de los colores.

Desafortunadamente, la mayoría de los laboratorios fotográficos modifican los colores manualmente en un monitor que se ajusta exclusivamente a su impresora. Este método es propenso a errores y dependiente de la persona.

Precisión de impresión después de calibrar

No solo con la calibración se obtiene precisión. Sin duda, es un paso muy importante hacia la precisión de impresión, pero también hay otros factores implicados.

Pero si el monitor no está calibrado, se tienen pocas esperanzas de la exactitud de la impresión.

Pantallas calibradas en fotografía

Considera la cirugía del corazón por un momento. La faceta más importante de la cirugía del corazón es sin duda el cirujano mismo: su enorme intelecto, su mano firme, su dedicación. También son muy importantes las herramientas quirúrgicas que se utilizan. Pero si un bisturí sucio causa una infección, el buen trabajo del cirujano se arruina.

Cuando se trata de fotografía, la visión, ejecución y creatividad del fotógrafo es la faceta más importante. Su cámara, lentes, luces y software también son importantes. Pero si trabaja en una pantalla no optimizada ni preparada para su trabajo, el resultado será deficiente.

Se pueden calibrar todos los monitores

Todos los monitores son capaces de ser ajustados por un dispositivo de calibración, al menos hasta cierto grado, y con algún grado de mejora.

Algunas pantallas (por ejemplo, los portátiles) tienen menos controles físicos que otras, por lo que el proceso es más pesado para perfilar que calibrar; pero los portátiles ciertamente pueden y deben ser calibrados.

Por supuesto, no todas las pantallas son realmente adecuadas para editar fotos. Las pantallas baratas, con ángulos de visión estrechos, son una pesadilla para editar, por ejemplo. Por lo tanto, haz tu próxima compra del monitor teniendo esto en cuenta.

Frecuencia de la calibración en monitores

Mensualmente, es el consejo usual. Algunos retocadores de gama alta se recalibran cada mañana, pero eso es innecesario para la mayoría de nosotros.

En el pasado, el color en los monitores de CRT fluía constantemente, especialmente a medida que pasaban los años, por lo que la calibración semanal era una necesidad. Pero las pantallas LCD modernas son mucho más estables, como regla general.

Por lo tanto, calibrar el monitor una vez al mes es más que suficiente.

Nivel de complejidad de la calibración

No se puede negar que algunas personas tienen problemas con esto por una razón u otra. Parece que existe un fallo universal entre los fabricantes de calibradores que no incluyen suficientes instrucciones en la caja del hardware.

Pero hablando en general, sí, el proceso es rápido y fácil. Tomará el tiempo más largo cuando lo realices por primera vez, por supuesto, pero las calibraciones mensuales posteriores deberían ser cuestión de unos pocos minutos.

Cambios después de la calibración

Que veas diferencias después de la calibración dependerá totalmente de tu pantalla. Algunas pantallas (especialmente las Macs) son bastante buenas, así que la diferencia será insignificante. Otras pantallas (particularmente las baratas) son bastante azules en su estado no calibrado, por lo que notarás una diferencia considerable.

En realidad, cuando hagas la calibración por primera vez, puede que no te guste. Si te has acostumbrado a tu pantalla muy azul/brillante, puede que te parezca demasiado cálida y opaca al principio. Pero sería bueno que le dieras una oportunidad. Incluso después de 24-48 horas, probablemente estarás acostumbrado a tu nueva pantalla, y te preguntarás cómo has tolerado tanto tiempo sin calibración.

Precisión del color en todo el software

No todos los programas se benefician con una calibración, solo los de color. Programas como Photoshop, Bridge y Lightroom detectan y utilizan automáticamente un perfil de monitor para que no tengas que preocuparte por nada. Pero otros programas necesitan que los dirijas manualmente al perfil para poder ser correctamente gestionados por el color.

Otros programas simplemente no están gestionados por color. Es decir, serían incapaces de reconocer un perfil de monitor. Entre estos, se encuentran los visores de imágenes simples como Microsoft Picture Viewer.

Los navegadores web varían. Firefox y Safari son gestionados por color, pero Internet Explorer no lo es.

Por lo tanto, si estás lo suficientemente dedicado a la fotografía o quieres la mayor fidelidad de color en los juegos, definitivamente deberías estar navegando en Firefox o Safari, al menos hasta que Microsoft considere adecuado gestionar el color de su producto.

Debido a esto, es probable que veas una diferencia entre imágenes en Photoshop e Internet Explorer, por ejemplo. Puedes estar seguro de que Photoshop muestra colores precisos (suponiendo que no hayas alterado sus ajustes de color).

Calibración de monitores e internet

La calibración del monitor significa todo, y nada, cuando se trata de la web. Afrontémoslo, el 99,9% de las personas que navegan por internet lo hacen en pantallas no calibradas. Así que no puedes esperar que muchas personas vean el color exacto en tus imágenes que te gustaría que vieran. No pierdas el sueño por eso, no hay nada que puedas hacer. Hay personas que no saben nada de color, y que solo les gusta mirar fotos.

¿Significa esto que la calibración del monitor no tiene sentido cuando se preparan imágenes web? Por supuesto que no. Sigue siendo de vital importancia que edites tus imágenes en una pantalla precisa y las publiques en la web en el espacio de color sRGB. sRGB es el estándar al que la mayoría de los fabricantes de monitores se adhieren libremente, por lo que ofrece a tus imágenes la mejor posibilidad de reproducción aceptable.

Una vez más, no se puede garantizar que la calibración dará resultados perfectos en la red mundial, pero se puede garantizar que la no calibración dará resultados peores.

Aspectos técnicos de la calibración

En términos generales, hay tres facetas del proceso de calibración/perfilado:

Brillo (Luminancia)

Este es un ajuste físico que haces antes o durante la calibración (y en algunos monitores, es el único ajuste físico que es posible hacer). El brillo es importante: desempeña un papel más importante en la edición de lo que crees. Mucha gente ha tenido la experiencia de recibir impresiones que eran demasiado oscuras, porque su pantalla era demasiado brillante. Por supuesto, la luz ambiental en la que trabajas también juega un papel. Es muy importante elegir un ajuste de brillo adecuado.

Gamma

Esto se puede considerar como el brillo del tono medio de la pantalla. Esto no es un ajuste físico, sino un ajuste del perfil. La gamma estándar es 2.2, y no hay necesidad de desviarse de eso.

Temperatura de color

Este es el color del blanco de tu pantalla, y puede variar de cálido a frío (amarillento a azulado). Esto puede ser un ajuste físico o una configuración de perfil, dependiendo de tu configuración. 6500K se considera la temperatura blanca estándar para la calibración, pero algunas pantallas no responden bien al ser forzadas a este ajuste. Para esas pantallas, es mejor dejar la temperatura blanca sin cambios.

Calibrar el monitor solo con software

Esto es algo que no se puede hacer. Hay varios programas que pretenden calibrar tu monitor y todos son inexactos. Todos ellos dependen de tu ojo para funcionar, y el ojo humano es demasiado débil para esto. La calibración debe hacerse con un dispositivo de hardware.

Palabras finales y conclusión

El monitor es tu ventana al mundo. Si alguna vez has estado en una tienda de televisión y has visto una fila de televisores reproduciendo el mismo programa, es posible que hayas notado que la apariencia del color puede variar ampliamente (o alocadamente) de un televisor a otro.

Te recomendamos la lectura de los mejores monitores del mercado

Si no calibras y perfilas el monitor, la apariencia de la imagen puede variar mucho de la forma en que se vería en otros monitores y puede inducir a error sobre los colores reales de la imagen. Para solucionar este problema, los monitores se pueden calibrar y perfilar. Este proceso hace que el dispositivo muestre una imagen lo más precisa posible.

Miguel Ángel Navas

Amante de la informática, los smartphones y la tecnología en general. Técnico superior en Administración de sistemas informáticos y redes, y un reviewer sin pelos en la lengua. Cualquier duda o cuestión aquí me tenéis.
Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Miguel Ángel Navas Carrera, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar Política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@profesionalreview.com
Botón volver arriba