Reviews

Nvidia RTX 3080 Ti Review en Español (Análisis completo)

La marca verde hace su nuevo movimiento con la Nvidia RTX 3080 Ti y 3070 Ti, y en este orden aparecerán en el mercado. Este modelo que hoy analizamos se convierte en el más potente disponible pensado para gaming, con una GPU basada en la RTX 3090 que baja los CUDA Cores hasta los 10240 y la memoria principal, eso sí, utilizando GDDR6X y sus 384 bits de bus.

Una auténtica bestia que cubre la pequeña brecha entre los modelos top de Nvidia en donde la Radeon RX 6900 XT y 6800 estaba, convirtiéndose en rivales directos. ¿Creéis que mejorará el rendimiento y llegará a existir stock para su compra? ¡Lo veremos a continuación!

Antes de seguir, debemos agradecer a Nvidia su confianza mostrada por cedernos esta tarjeta gráfica para su análisis.

Nvidia RTX 3080 Ti características técnicas

Unboxing

La marca ha apostado por lanzar también un modelo de referencia para esta Nvidia RTX 3080 Ti, el cual tendrá muchas similitudes con la 3080, por ejemplo, en la estética exterior, al tener el mismo disipador. Lo mismo ocurre con la caja, pues encontramos un bonito y elegante estuche de cartón rígido de amplias dimensiones con el modelo en cuestión.

Abrimos el mismo para encontramos la tarjeta colocada en una posición estilo expositor perfectamente protegida mediante espuma de polietileno de gran densidad en parte superior e inferior. Igual que el resto de modelos Founder´s Edition, se ha utilizado la entrada de alimentación propia de 12 pines, incluyéndose el adaptador.

El bundle contará con los siguientes elementos:

  • Nvidia RTX 3080 Ti Founder´s Edition
  • Adaptador de alimentación de 12 pines a 2x 8 pines
  • Manual y tarjeta de garantía

Diseño exterior

Aquí tenemos en todo su esplendor a la tarjeta llamada a ser la mejor en rendimiento gaming, especialmente en resolución 4K igual que ocurre con la RTX 3090. Hablamos de tarjeta gaming porque el modelo superior realmente está más enfocado a tareas de renderizado por su gran memoria, además de un precio recomendado notablemente superior a este nuevo modelo.

El contenido estético de la Nvidia RTX 3080 Ti es muy similar a las tarjetas más potentes de esta generación de Nvidia, utilizando para ello un sistema de doble ventilador a doble cara y mucho, mucho aluminio. De hecho, las medidas serán de 285 mm de largo, 113 mm de acho y 40 mm de grosor, igual que la RTX 3080. Quizás con un TDP de 350W hubiese sido mejor colocar directamente la versión de la RTX 3090, pero el fabricante debe tener el aspecto térmico del chipset controlado. Su peso se eleva por encima de los modelos custom al superar los 1,5 kg, una barbaridad.

El chasis sobre que el que se coloca el disipador y la PCB será una estructura de aluminio de gran grosor en forma aproximada de reloj de arena. Se distingue de la 3090 en que la cruz central se presenta alargada, mientras que el color utilizado para ello será gris plateado, coincidiendo con el propio de este metal. Lo cierto es que este chasis ocupa bastante sitio en la tarjeta, no siendo demasiado útil de cara a la refrigeración. Pero estaremos de acuerdo en que el aspecto que le da es único y muy premium con sus biseles muy bien acabados.

El disipador formará parte integral de la carcasa y estética de la Nvidia RTX 3080 Ti, pues consiste en una combinación de bloques con aletas verticales colocadas de forma diagonal en la zona central y ventilador del extremo. Estas aletas serán relativamente gruesas y no tan densas como las de un bloque de disipador común aportando también contenido estético con su acabado en color negro mate.

De esta forma llegamos a los ventiladores, siendo un conjunto de dos unidades colocadas de forma opuesta en ambas caras de la tarjeta. Ambos ventiladores ofrecen un diseño axial optimizado para presión estática y un diámetro efectivo de 85 mm. Para mejorar el flujo de aire se ha utilizado corona exterior al estilo Asus o MSI, aportando también mayor estabilidad y de peso un momento de inercia algo superior. Estas unidades implementan sistema semi pasivo al apagase mientras la GPU esté en reposo. Hay que decir que a máximas RPM (casi 4000) serán bastante ruidosos, al menos en lo visto para el modelo RTX 3080.

La configuración del ventilador inferior más pegado a la zona de PCB y GPU será de modo push, empujando el aire hacia el bloque y expulsándolo por la zona de puertos. Este sector del disipador tiene aletas longitudinales para facilitar el flujo. Si nos vamos a la misma zona en la parte superior encontraremos una tapa de plástico rígido que actúa como backplate con el distintivo del modelo.

El ventilador superior situado en el otro extremo está configurado en modo pull, es decir succionará el aire por la cara opuesta y lo expulsará hacia arriba para ser evacuado por el techo del chasis. Para ello utiliza un aleteado transversal sin presencia de PCB en la zona, lo que genera un gran hueco por donde fluirá el aire para refrigerar toda la zona del disipador. Este concepto también ha sido utilizado por los ensambladores en algunos de sus modelos, siendo todo un éxito de cara a una refrigeración más eficaz.

Las zonas laterales de la Nvidia RTX 3080 Ti estarán ampliamente cerradas debido al diseño del chasis y disipador, algo poco habitual pero que no deja de ser efectivo. La zona central sí que permanece totalmente descubierta, pues al ser un bloque pasivo necesitará evacuar todo el calor posible. Esta zona superior también cuenta con backplate de plástico para tapar parte de la PCB. A efectos prácticos es cierto que no rendirá tan bien como un disipador de triple ventilador, pero sigue siendo una propuesta válida.

Puertos y conexiones habituales

Pasamos ahora a ver las conexiones principales de esta Nvidia RTX 3080 Ti, que no serán distintas a lo que vemos en el resto de modelos de referencia. Así que encontramos:

  • 1x HDMI 2.1
  • 3x DisplayPort 1.4a

Contamos con capacidad para 4 monitores como máximo, algo que ocurre en todas las tarjetas gráficas actuales. Recordamos una vez más que la interfaz HDMI 2.1 como máximo 8K @120 Hz en modo DSC, así como 8K @60 FPS y 4K @144 Hz, superando el ancho de banda de DisplayPort. Claro que está pensado más para futro, ya que muy poquitos monitores implementan HDMI 2.1 por ahora.

Nvidia mantiene el formato PCIe 4.0 con sus 16 carriles habilitados, implementando tecnología Resizable BAR que permite compartir la memoria VRAM al completo con la CPU, y así mejorar un poco la velocidad de intercambio de instrucciones, aumentando un poco los FPS en determinados juegos. La exclusividad de la interfaz SLI la mantiene solamente la tarjeta RTX 3090, pues en este caso no se ha implementado tampoco.

El elemento más diferencial de los modelos FE de Nvidia será el conector de alimentación, siendo de diseño propio con 12 pines, cuyo adaptador a 2 cabeceras de 8 pines normales se incluirá. Aun así, preferimos lo conectores estándar, al no requerir adaptador y además estar situados en una posición más discreta que en este caso.

Nueva versión Ti para cerrar brechas de rendimiento

Esta Nvidia RTX 3080 Ti está pensada para competir con la tarjeta tope de gama de AMD, la cual oportunamente se sitúa en un escalón intermedio de rendimiento entre la 3080 y 3090. Nvidia le ha dado respuesta con este modelo, y ya os adelantamos que el rendimiento será increíblemente parecido a la tarjeta más potente, superando de paso a la GPU del Team Red en algunos títulos y potencia de Ray Tracing

Diseño del disipador

A nivel externo no hay mucho más que ver del disipador equipado en la Nvidia RTX 3080 Ti con lo dicho en el apartado de diseño, aunque a nivel interno deja más detalles de calidad. De hecho, tenemos una construcción de PCB completamente personalizada para esta placa, provista de componentes de mayor calidad que en generaciones anteriores. Si duda más cerca de lo que puede ofrecer un ensamblador en sus modelos custom.

Además de lo que ya observamos externamente, el sistema de disipadores también cuenta con tubos de calor de cobre encargados de repartir mejor el calor y de paso hacer la función de sujeción para las aletas. Cada bloque será individual a lo demás, lo que plantea cierto punto débil de cara a la eficacia térmica del conjunto.

Otro factor a tener en cuenta en este modelo es que el disipador es igual que el de la RTX 3080, mientras que la GPU tiene el mismo TDP que la RTX 3090. Debemos estar pendientes de las temperaturas y consumo de esta tarjeta para ver de cual está más cerca. Ya encontrábamos unas temperaturas en torno a los 70oC en la 3080 con los ventiladores a elevadas RPM, indicativo de que este modelo va a ir algo más justito.

PCB y novedades en la arquitectura

La marca utiliza para esta Nvidia RTX 3080 Ti una PCB de mayor calidad que en arquitecturas anteriores, con VRM más potentes y condensadores de mejores prestaciones. Esto se pone de manifiesto en el buen rendimiento que entrega la tarjeta.

Este modelo cuenta con el mismo VRM que el modelo RTX 3080 aunque no la hemos desmontado esta vez para verlo en detalle. Para ello se utilizan MOSFETS de tipo DrMOS controlados con señal PWM digital junto a capacitores sólidos para la etapa de alisado y chokes metálicos para la etapa de estrangulamiento. La marca recomienda una PSU de 750W en cualquier de sus variantes para que vayamos sobrados de potencia. El TDP de la tarjeta se mantendrá en 350W para todos los modelos, si bien el TGP posiblemente varíe entre los distintos ensambladores.

Pasando ya a las novedades que trae este nuevo modelo Ti en su arquitectura Ampere, básicamente hablamos de un incremento de núcleos y una mejora en la capacidad de memoria en comparación con la RTX 3080 normal. El chipset pasa a ser una especificación GA102-225 (GA102-202 para la RTX 3080) basado en un troquel de 8 nm Samsung, con 28.300 millones de transistores, ahí es nada.

El chipset sufre un incremento de núcleos SM (Multiprocesadores de Transmisión) hasta llegar a las 80 unidades. Junto a ellos tenemos una configuración de 6 MB de caché L2 y de 128 KB por cada SM en caché L1. Estos 80 SM forman 10240 unidades de sombreado o núcleos CUDA (128 por cada SM), 320 núcleos Tensor de 3ª generación (4 por cada SM) y finalmente 80 núcleos RT de 2ª generación, encargados de las operaciones de trazado de rayos. De esta forma la tarjeta genera unos 320 TMUs y 112 ROPs, mientras que en la RTX 3080 eran 272 y 96 respectivamente, colocándose así muy cerca de la RTX 3090.

El fabricante promete un 9,4% de incremento en cuanto a rendimiento respecto a la RTX 3080. Esta GPU entrega un pixel rate de 186,5 GPixel/s (189,8 3090), 532,8 GTexel/s en Texture Rate (556 3090), mientras que el rendimiento de procesamiento será de 34,10 TFLOPS en FP16 y FP32 (35,58 3090). De la misma forma que los núcleos RT entregan un rendimiento de 67 RT-TFLOPS y 273 Tensor-TFLOPS.

La frecuencia de reloj por la que se ha optado en la Nvidia RTX 3080 Ti Founder´s Edition será de 1665 MHz, mientras que la frecuencia base será de 1365 MHz. En el sensor GPU-Z está entregando 1740 MHz constantes, así que, de nuevo, las frecuencias reales son superiores a las especificadas, algo que la sitúa muy cerca del rendimiento de los modelos personalizados como ya hemos adelantado.

Pasamos a la especificación de memoria, la cual se sitúa en un escalón intermedio entre la 3080 y 3090, con una capacidad total de 12 GB. Para ello se utilizando nuevamente chips GDDR6X, que ofrecen un rendimiento de hasta el 40% superior a las GDDR6. Y es que estas memorias de micrón exclusivas para Nvidia operan a una frecuencia de reloj de 1188 MHz, que se convierten en 9500 MHz efectivos y transferencia de 19 Gbps.

El modo de operación PAM4 permite generar las señales de datos con cuatro niveles de voltaje en pasos de 250 mV cada ciclo de reloj. Tener 4 niveles significa trabajar con dos bits en código binario así que la memoria transmite el doble de datos que las GDDR6 que usan dos niveles NRZ. Estos 12 chips de 32 bits generan un ancho de bus total de 384 bits, igual que la RTX 3090, generando un ancho de banda de 912,4 GB/s. Esperábamos que Nvidia diera el salto a los 16 GB de capacidad, por eso de colocarse a la par de su rival para brindar capacidad suficiente para los juegos más exigentes. No ha sido así, aunque con esta capacidad no deberíamos de tener problemas.

La tecnología Resizable BAR estará disponible también para esta variante, disponible con placas base de nueva generación, así como CPU Intel Rocket Lake y AMD Zen 3. A estas alturas ya sabréis que es una función que permite compartir la memoria VRAM al completo para la CPU, incrementado un poco el rendimiento en juegos al acelerar la transferencia de instrucciones. En cuanto a otros extras, no contaremos con soporte para SLI, mientras que la plataforma de software de Nvidia será completamente integrable a este modelo con todas sus novedades.

Existe otra novedad importante en la RTX 3080 Ti respecto a la primera oleada Ampere, y es que los núcleos CUDA estarán limitados por hardware para reducir el hash rate en minería a la mitad. Esta maniobra tiene dos objetivos, el primero es darle sentido a la serie Nvidia CMP HX especial para minado, y el segundo es alejar lo mineros de esta tarjeta y aumentar la disponibilidad para gamers. En vistas al grave problema de stock existente, creemos que tienen sentido, o al menos los jugadores ajenos a las tareas de minado lo agradecerán. Al tratarse de una limitación por hardware, en principio no hay posibilidad de hack, mientras que en las RTX normales, esta limitación vendrá mediante software.

Banco de pruebas y test de rendimiento

Pasamos a evaluar el rendimiento de la Nvidia RTX 3080 Ti con las pruebas habituales para compararla con los modelos más potentes del mercado. El banco de pruebas se compone de los siguientes elementos:

BANCO DE PRUEBAS

Procesador:

Intel Core i9-10850K

Placa Base:

Asus Maximus Formula XII

Memoria:

G.Skill Trident Z Neo RGB 16GB @3600 MHz

Disipador

Corsair H100i RGB Platinum SE

Disco Duro

Samsung 860 QVO

Tarjeta Gráfica

Nvidia RTX 3080 Ti

Fuente de Alimentación

Cooler Master V850 Gold

Monitor

Viewsonic VX3211 4K mhd

Estos test se han realizado con la configuración por defecto de cada programa. Hemos ejecutado todas ellas sobre el sistema operativo Windows 10 Pro en su versión 20H2 y con los drivers Nvidia actualizados

La jugabilidad de una tarjeta gráfica podríamos valorarla en los siguientes escalones según el framerate que entregue:

FRAMES POR SEGUNDO
Frames por Segundo (FPS) Jugabilidad
Menos de 30 FPS Injugable
30 ~ 40 FPS Jugable
40 ~ 60 FPS Buena
Mayor de 60 FPS Excelente
Mayor de 144 Hz Realista

Benchmarks

Para las pruebas de benchmark utilizaremos los siguientes test sintéticos:

  • 3DMark Fire Strike normal, ultra y extreme
  • Time Spy normal y extreme
  • Port Royal
  • VRMARK Orange Room
  • Pure Raytracing benchmark

Tal y como se podía prever, el rendimiento que nos muestra en test sintéticos es consistentemente superior a la 3080 en todos los casos. De hecho en Fire Strike es alrededor de un 8,4% superior a la RTX 3080, mientras que en Time Spy esa diferencia baja al 3,1%. En estos casos, no vemos ese incremento del 9,4% pero se queda cerca.

También debemos señalar que esta primera versión de drivers lanzados para las primeras review no parece estar demasiado afinada, ya Nvidia nos ha confirmado que en breve lo arreglarán con el próximo driver. Hemos probado en varios sistemas Windows y el factor común es experimentar pequeños tirones cada cierto tiempo que sin duda hacen bajar un poco el framerate y las puntuaciones. Cuando estén afinados el rendimiento seguramente va a ser un poco mejor incluso.

Pruebas en juegos

Veamos ahora lo que nos ofrece la Nvidia RTX 3080 Ti en rendimiento gaming, que será para lo que está pensada. Las pruebas las vamos a realizar a resoluciones Full HD (1920x1080p), 2K (2560 x 1440p) y 4K (3840 x 2160p) con la siguiente configuración gráfica.

  • Shadow of the Tomb Rider, Alto, DirectX 12
  • Far Cry 5, Alto, DirectX 12
  • DOOM Eternal, Ultra, Vulkan
  • Final Fantasy XV, standard, TAA, DirectX 11
  • Deus EX Mankind Divided, Alto, DirectX 11
  • Metro Exodus, Alto, DirectX 12
  • Control, Alto, renderizado a 1920x1080p, DirectX 12
  • Gears 5, Alto, DirectX 12
  • Red Dead Redemption 2, Alto, DirectX 12
  • Horizon Zero Dawn, Alto, DirectX 12
  • Assassin´s Creed Valhalla, Alto, DirectX 12

Este moldeo de referencia en sus primeros compases promete competir muy de cerca con las RX 6800 XT y 6900 XT de AMD, aunque se ve superar en muchos de los títulos a distintas resoluciones por muy pocos FPS de diferencia. En juegos con Ray Tracing sí que saca la potencia de los RT Cores, y en igualdad de condiciones es superior a las tarjetas del Team Red. Veremos qué tal se comportan los modelos custom, y una vez más, debemos decir que los drivers aún necesitan afinarse un poco para reducir los tirones experimentados.

Pruebas en juegos con Ray Tracing

Seguimos con las pruebas en juegos que tengan Ray Tracing y DLSS en las mismas resoluciones usadas en el apartado anterior. Lo haremos con los siguientes juegos y configuraciones:

  • Metro Exodus, RT Alto, DLSS, DirectX 12
  • Shadow of the Tomb Rider, RT y DLSS, DirectX 12
  • Control, RT Alto, DLSS, DirectX 12
  • Call Of Duty, RT Alto, DLSS, renderizado a resolución nativa, DirectX 12
  • Wolfenstein Youngblood, RTX Alto, DLSS rendimiento, Vulkan
  • Battlefield V, RTX Alto, DLSS (en 4K), DirectX 12
  • Cyberpunk 2077, RTX + Ultra, DLSS rendimiento

Pruebas de renderizado y rendimiento

También evaluaremos su rendimiento en renderizado de imagen para ver dónde se sitúa respecto a las otras GPU de Nvidia:

  • Blender 2.9 + proyecto The Junk Shop
  • OTOY OctaRender + benchmark

Los registros de esta tarjeta son también muy similares a los que muestra la RTX 3090, con una velocidad de renderizado igual o superior en Blender, al menos con el proyecto que probamos. Excelente rendimiento tanto en juegos como renderizado a un precio inferior a la 3090.

Rendimiento en Overclocking

Continuamos ahora con la prueba de overclocking manual en la Nvidia RTX 3080 Ti. Hemos utilizado Afterburner. Para ver la mejora en números, hemos hecho una nueva prueba en 3DMark y Shadow of The Tomb Raider en las tres resoluciones.

Shadow of the Tomb Rider Stock @ Overclock
1920 x 1080 (Full HD) 176 FPS 178 FPS
2560 x 1440 (WQHD) 162 FPS 166 FPS
3840 x 2160 (4K) 107 FPS 114 FPS
3DMark Fire Strike Stock @ Overclock
Graphics Score 44781 47499
Physics Score 28454 28386
Combinado 30873 31211

En esta ocasión el overclocking ha resultado ser atípico, pues hemos detectado que al menos en esta unidad, algunas partes del VRM se calientan más de lo que deberían al elevar su Power Limit por encima del 100%. De hecho lo hemos considerado peligroso para la integridad de la tarjeta, así que lo hemos mantenido de stock colocando los ventiladores al 100%.

De esta forma el reloj de la GPU lo hemos incrementado 100 MHz y el de las memorias 500 MHz efectivos evitando que lleguen a los 100oC. Aún ha demostrado soportar mayor incremento hasta llegar a superar los 1850 MHz de reloj, pero no hemos querido arriesgar. Así que las mejoras se traducen en 2 FPS en 1080p, 4 FPS en 2K y nada menos que 7 FPS en 4K. Muy buen aumento sobre todo en alta resolución, demostrando el margen de mejora en frecuencia que aún tienen los ensambladores para mejorar sus modelos.

Temperaturas y consumo

Finalmente, se ha estresado la Nvidia RTX 3080 Ti en su frecuencia de stock el tiempo suficiente para que las temperaturas se estabilicen. Se ha usado FurMark para el test, HWiNFO para ver la telemetría, y un vatímetro junto a PCAT que miden la potencia de todo el equipo y solo de la tarjeta.

Las temperaturas son bastante similares a los otros modelos de referencia de la marca, y parece que el disipador en su perfil RPM por defecto rinde de forma acertada con este chipset de 350W de TDP. Sin embargo, creemos que optar por el disipador de la 3090 o una variante de menor grosor hubiese sido una mejor opción. Aún podremos mejorar mucho las temperaturas, pues 72oC a un 60% de su capacidad nos deja buenas opciones para chasis mal ventilados. Eso sí, son ventiladores ruidosos cuando se supera el 65%, con una capacidad de giro de casi 4000 RPM.

El consumo ha resultado ser un poco superior a lo mostrado por la RTX 3090, lo que indica que la optimización quizás no es la mejor para esta unidad o bien las temperaturas relativamente altas hacen incrementar un poco las cifras.

También hemos monitorizado el consumo de la Nvidia RTX 3080 Ti mediante la herramienta PCAT de Nvidia, capaz de registrar con exactitud el consumo real de la tarjeta combinando los datos de la ranura PCIe y los conectores principales. Realizando un test en Port Royas hemos obtenido una media de 258W, con picos de 382W y un mínimo en reposo de 18W.

Palabras finales y conclusión acerca de la Nvidia RTX 3080 Ti

A Nvidia le ha salido un duro rival en esta generación, y no ha tardado en lanzar este nuevo modelo Ti para cubrir los huecos entre la 3080 y 3090, y al menos en lo que a resultados se refiere, cumple exactamente con lo prometido, y a un precio más ajustado con claro enfoque en gaming.

El título de la tarjeta gaming más potente del mercado aún no está tan claro, pues en varios juegos todavía la 6900 XT de AMD muestra mejores resultados. Si bien es cierto que cuando activamos el Ray Tracing las tornas se cambian a favor de la tarjeta de Nvidia. Otro factor ligeramente limitante han sido unos drivers que no parecen estar del todo pulidos, y estos tirones que bajan el framerate desaparecerán tan pronto como aparezca una nueva versión oficial posiblemente. Estaremos muy pendientes de lo que es capaz de hacer cuando esto ocurra y en los modelos de ensamblador con mayor OC de fábrica, pero sí que prometen mejoras importantes.

Aquí tienes la guía con las mejores tarjetas gráficas del mercado

Aunque hubiésemos preferido el disipador de la RTX 3090 para este modelo por tener 350W de TDP, Nvidia ha preferido hacer un clon de su 3080, y a nivel visual serán modelos clavados. Consumo y temperaturas han sido normales para tratarse de una Founder´s Edition, pero hemos experimentado temperaturas muy altas en el VRM, así que cuidado con el overclocking manual. En modelos custom este problema desaparece, y podremos dar rienda suelta a la potencia del GA102 de esta tarjeta.

El precio recomendado para la Nvidia RTX 3080 Ti será de unos 1100 a 1200 euros, aunque esto y decir nada es casi lo mismo. Si ya había problemas de stock con los chipsets actuales, ahora se introducen dos más que solo harán que complicar la disponibilidad. Esperamos que los problemas de semiconductores se vayan solucionando, porque esta tarjeta realmente promete ser el arma definitiva para entusiastas a poco que salgan los modelos custom y drivers más pulidos.

VENTAJAS

INCONVENIENTES

+ DISEÑO ORIGINAL Y BASTANTE PREMIUM

ESPEREMOS QUE POCO A POCO VUELVA EL STOCK…
+ RENDIMIENTO MUY CERCANO A LA RTX 3090 EN JUEGOS Y RENDERIZADO
VRM CON TEMPERATURAS ELEVADAS

+ MANTIENE MEMORIA GDDR6X Y 384 BITS DE BUS

+ IMPORTANTE MEJORA EN 4K BAJO OC MANUAL

El equipo de profesional review le otorga la medalla de platino:

Nvidia RTX 3080 Ti

CALIDAD DE LOS COMPONENTES - 86%
DISIPACIÓN - 90%
EXPERIENCIA GAMING - 96%
SONORIDAD - 87%
PRECIO - 90%

90%

Recent Posts

  • Tutoriales

Vida útil de un portátil: consejos de mantenimiento

Los portátiles son caros, y mantenerlos en buen estado le ahorrará dinero a largo plazo.…

6 horas atrás
  • Tutoriales

Nuestra selección de programas indispensables para tu PC

Los programas indispensables para PC son aquellos que te pueden ayudar enormemente a tener un uso del…

8 horas atrás
  • Tutoriales

5 gafas para ordenador sin graduar que puedes comprar en Internet

Este artículo lo dedicaremos a las gafas para ordenador sin graduar. Y es que, cuando…

9 horas atrás