Reviews

Intel Core i9-10850K Review en Español (Análisis completo)

Sin hacer demasiado ruido, la marca azul ha lanzado el nuevo Intel Core i9-10850K, una CPU prácticamente igual que un 10900K con 100 MHz menos de frecuencia de reloj. El fabricante busca bajar un poco los precios en sus CPU tope de gama, concretamente 70 euros, recortando solo un poquito de rendimiento (3,60/5,20 GHz frente a los 3,70/5,30 GHz del 10900K).

El objetivo principal es seguir en buena posición y compitiendo con AMD sobre todo en rendimiento en juegos con las altas frecuencias de estos procesadores. Eso sí, con los 14 nm mejorados aún no superan la capacidad bruta de AMD ni tampoco sus precio. Veremos si este procesador está tan cerca de su hermano mayor como dicen las previsiones ¡empecemos!

Antes de seguir, debemos dar agradecer a Intel la confianza depositada en nosotros al cedernos esta CPU para su análisis.

Intel Core i9-10850K características técnicas

Unboxing

La presentación del Intel Core i9-10850K no debería ser muy diferente a la que utiliza en el 10900K, ya que en definitiva, sigue siendo una simple variante del modelo tope de gama. En nuestro caso nos ha llegado como muestra una muestra, así que carece de importancia su presentación al no ser la oficial.

Deberíamos tener una caja de cartón rígido en color azul con una de las esquinas cortadas. En ella veríamos en procesador perfectamente colocado sobre un blíster de plástico semirrígido dejándose ver desde fuera. Todo ello se taparía con otro plástico transparente que formaría parte del bundle.

Por ahí hemos visto también una versión Intel Core i9-10850KA Avengers con idénticas prestaciones, pero llevando una caja decorada con los héroes de Marvel. Algo que simplemente dejamos como curiosidad para aquellos seguidores de la franquicia.

Para esta ocasión al igual que ocurre con el 10900K, el Intel Core i9-10850K no va a incluir solución de disipación. Tampoco es que tenga sentido incluir el modesto disipador de Intel si no vamos a utilizarlo en ninguno de los casos. A esta CPU de 10ª generación le vendrá bien un disipador de bloque simple de gran tamaño, doble, o una refrigeración líquida, así que en el bundle solamente tendremos la típica pegatina de Intel.

Situación y diseño exterior del Intel Core i9-10850K

La arquitectura en 14 nm de Intel sigue dando nuevos procesadores, y a falta de tener precios mejores que AMD en las CPU de mismos o similares núcleos, Intel busca alta frecuencia. Es la mayor baza que tiene para clasificar sus procesadores como la solución definitiva para gaming, y le ha funcionado, ya que efectivamente sacan más FPS que los AMD. El incremento de núcleos hasta los 10 físicos y 20 lógicos que encontramos en esta CPU vendrán perfectos para las nuevas tarjetas gráficas Nvidia Ampare, increíblemente potentes y aptas para jugar en 4K@100 FPS.

El Intel Core i9-10850K consiste en una versión recortada en prestaciones respecto al Intel Core i9-10900K, y en estructura internar y externa es exactamente la misma unidad. El recorte consiste en 100 MHz en su frecuencia base y boost, pero cuenta con capacidad de overclocking al ser de la serie K y Turbo Max 3.0. Aún con este pequeño recorte, veremos cifras muy muy similares a lo que ofrece el hermano mayor, y casi por descontado será una CPU más atractiva en rendimiento/precio al ahorrarnos unos 70 euros. Diríamos que es lo que ocurre con los Ryzen 3000XT y los 3000 pero a la inversa.

En cuanto a estructura física, este nuevo procesador es exactamente igual, y operará bajo el socket LGA 1200 como es obvio. Este zócalo ha sido ligeramente ampliado en contactos para dar un mejor soporte a otros procesadores con altas frecuencias y gran cantidad de núcleos. Y además debería de ofrecer soporte para PCIe 4.0 en la próxima generación, aunque aún está por ver. La alimentación ahora asegurará una capacidad suficiente para los 125W de TDP de estos procesadores de gama alta, mientras que las VRM de placas harán el resto del trabajo.

Otra de las mejoras que imaginamos, también estarán presentes en este Intel Core i9-10850K será la disminución del grosor del die. Al hacer más delgado el dado de silicio que contiene toda la electrónica, la temperatura pasa al IHS y al disipador más rápidamente, mejorando así las prestaciones a altas frecuencias y overclocking. Sería como traer un lapping hecho de fábrica, contando con un STIM mejorado para la soldadura del die de 206,1 mm2 al IHS.

Pero en realidad la CPU tiene exactamente el mismo grosor, lo que significa que el IHS aumenta de grosor, pero aún y así la eficacia de la refrigeración es mejor. Retirando este y haciendo delidding a un 10900K se han obtenido mejoras de entre 6 y 10oC en las temperaturas bajo estrés, por supuesto utilizando pasta térmica de metal líquido.

En lo que a tamaños y composición se refiere, el grosor de la PCB o sustrato será el mismo que en la generación anterior, para así mantener el grosor total de la CPU. Esto permitirá que cualquier disipador compatible con los anteriores LGA 1151 también lo sea con el nuevo socket de la 10ª Gen. Ambos tienen exactamente las mismas medidas externas, con 37,5 x 37,5 mm, e idéntica altura.

Por último recordemos que el Intel Core i9-10850K no incluye solución térmica de ningún tipo. Tras haber visto de lo que es capaz el hermano mayor 10900K, recomendamos colocar un disipador Noctua NH-U12A de bloque único, o incluso disipador de doble o un sistema de refrigeración líquida de 240 o 360 mm sin pensamos hacerle overclocking y delid. Disipadores pequeños o de perfil bajo irán muy justos para este procesador, y seguramente os encontréis con un hermoso thermal throttling bastante rápido.

Características y arquitectura del Intel Core i9-10850K

En este apartado vamos a repetir bastante cosas de las que dijimos acerca del 10900K, y es que el Intel Core i9-10850K es una CPU prácticamente igual salvo por su recorte en frecuencia. Así que veamos que tenemos y qué podemos esperar de él.

La arquitectura protagonista en el Intel Core i9-10850K es la Intel Comet Lake-S, variante de la Comet Lake-H de portátiles. En ella el proceso de fabricación se mantiene en 14 nm, más concretamente en un proceso optimizado de 14++ nm que persigue mejorar frecuencias e IPC en estos procesadores para así aumentar la potencia en multitarea. Para este caso y siendo un i9, es un procesador que cuenta con 10 núcleos físicos y 20 lógicos, utilizando la tecnología HyperThreading al igual que ocurre en toda la generación.

Y la diferencia única y fundamental llega en las frecuencias de trabajo de sus núcleos, que ha sido recortadas exactamente 100 MHz respecto al 10900K. Tenemos por tanto una frecuencia base de 3,60 GHz en todos los núcleos, que asciende hasta los 4,8 GHz con Turbo Boost. A esto le añadimos la especificación Turbo Boost 3.0 que le permitirá llegar a los 5,2 GHz en modo ráfaga temporal en los dos mejores núcleos que tenga la CPU. El pipeline de esta CPU será de entre 14 y 19 etapas, aumentando así su número respecto a las generaciones previas para mejorar la segmentación y eficacia. A esto le debemos sumar opciones en mejoras de rendimiento que implementan los fabricantes de placas como Asus y si modo AI Optimized, que nos permiten mejorar las frecuencias de la CPU con un OC automático.

La configuración de memoria caché no ha sufrido cambios con respecto a su hermano mayor, y en el primer nivel contamos con 20 MB de caché L3. Esta opera en un conjunto asociativo de 16 vías, que correspondería a 2 MB por núcleo, aunque realmente está compartida en todos ellos y gestionada por la función Smart Caché. Por cada núcleo tendremos una capacidad de 32 B de lectura y 32 B de escritura. Continuamos con la caché L2, de la cual tenemos un total de 2560 MB distribuida en bloques de 256 KB por cada núcleo en modo asociativo de 4 vías. Finalmente la memoria caché L1 estará dividida en dos bloques L1D y L1I con 32 KB de ambos tipos por cada núcleo en modo asociativo de 8 vías. La estructura realmente no ha cambiado respecto a la generación anterior, usando los mismos fundamentos aunque con una mejora en el bus de comunicación interno.

Otra de las novedades que ha traído consigo la generación, es el aumento de TDP para aquellos procesadores susceptibles de overclocking como lo es el Intel Core i9-10850K. Asciende a 125W en todas las versiones “K”, incluso el 10600K, de esta forma se asegura alcanzar las máximas frecuencias marcadas por el fabricante. La temperatura máxima admisible (Tjunction) será de 100oC, manteniéndose invariante ya desde hace varias generaciones. Tenemos la posibilidad de bajar el TDP hasta 95W en el extraño caso de que queramos recortar el rendimiento temporalmente. Esto se hará mismamente desde Intel XTU a golpe de clic.

Todavía no hemos hablado acerca de los gráficos integrados en este procesador, que por supuesto están presentes por no ser una versión “KF”, y parece que no la habrá por ahora. Así que en su interior tenemos los Intel UHD Graphics 630 elevando su frecuencia hasta los 1,2 GHz en modo boost y 350 MHz en modo base. Serán exactamente los mismos utilizados en el i9-10900K y a la misma frecuencia, contando con 192 unidades de sombreado, 24 TMUs y 3 ROPs. Soportan una resolución máxima de 4096×2160@30 Hz en HDMI y @60 Hz en DisplayPort o HDMI 2.0/2.1

Desde el punto de vista de la seguridad por hardware, parecen haberse solventado algunas en esta nueva generación. Por ejemplo Spectre V4 (Speculative Store Bypass) y V3a ahora ofrece invulnerabilidad por hardware y parches de código. Todavía AMD presenta mejores cifras que Intel en temas de vulnerabilidad, más concretamente serán 242 de Intel contra las 16 de AMD divulgadas de forma pública. Sin duda Intel necesita ya una actualización de troquel en su familia de procesadores de escritorio, para así tapar estos agujeros directamente por hardware en lugar de por parches en microcódigo y sistema operativo.

La interfaz I/O y de memoria se actualiza respecto a la anterior generación, y ahora de forma nativa admite memorias RAM de hasta 2933 MHz. Esto no significa que esta sea la máxima admisible, de hecho hay placas que soportan hasta 4800 o 5000 MHz mediante perfiles JEDEC compatibles con XMP 2.0. Todo esto será con un máximo de 128 GB y soportando configuración Dual Channel.

Los chipsets también han sido profundamente actualizados para esta 10ª generación, pero el que deberíamos utilizar para extraer todo el rendimiento al Intel Core i9-10850K sería el Intel Z490. El único que soporta overclocking en placas Intel, manteniendo sus 24 carriles PCIe 3.0 (con soporte futuro a PCIe 4.0) así como la comunicación con CPU mediante DMI 3.0 a 8 GB/s. A estos, se le sumarán los 16 carriles PCIe 3.0 propios del procesador para hacer un total de 40 útiles. En las nuevas placas Z490 se han introducido mayor cantidad de puertos USB 3.2 Gen 2 (máximo 6) LAN a 2,5 Gbps prácticamente estandarizada, Wi-Fi 6 e incluso en algunos casos Thunderbolt 3 (todas ellas lo soportan por PCIe).

Banco de pruebas y test de rendimiento

Llega la hora de efectuar los benchmarks junto a otras pruebas de rendimiento y overclocking para el Intel Core i9-10850K. En esta ocasión hemos utilizado la siguiente configuración para el bando de pruebas:

BANCO DE PRUEBAS

Procesador:

Intel Core i9-10850K

Placa Base:

Asus Z490 Maximus XII Formula

Memoria RAM:

16GB G.Skill Trindent Z NEO DDR4 3600MHz

Disipador

Corsair H100i Platinum SE

Disco Duro

Samsung 860 QVO 1 TB

Tarjeta Gráfica

Gigabyte RTX 2080 Super

Fuente de Alimentación

Cooler Master V850 Gold

Hemos utilizado una de las mejores placas del mercado para estos procesadores, siendo la misma que usamos en la review del 10900K al igual que la tarjeta Gigabyte RTX 2080 Super. El sistema de refrigeración varía levemente al ser el Corsair H100i Platinum SE, aunque también de 240 mm.

Sí que será de remarca el hecho de haber activado la función AI Optimized propia de Asus para mejorar de forma automática el rendimiento de este procesador durante las pruebas de benchmarks y juegos. La diferencia es que trabajará a 5,0 GHz de frecuencia en todos los núcleos en lugar de 4,8 GHz.

Benchmarks (Test sintéticos)

Veamos el rendimiento que obtenemos del Intel Core i9-10850K en nuestra lista de pruebas para así poder compararlo con su hermano mayor y los Ryzen 9. Los test que hemos utilizado son los siguientes:

  • Cinebench R15 y R20 (Puntuación CPU).
  • Aida64 (Memoria RAM).
  • 3DMARK Fire Strike y Time Spy (Physics Score)
  • VRMARK Orage Room
  • PCMark 8 y 10
  • Blender 2.79 con sample “Robot”
  • Wprime 32M

Los registros que se muestran con la memoria RAM nos dejan un buen rendimiento de estos módulos de memoria a 3600 MHz en latencia, casi siempre mejor que en los procesadores de AMD, y aquí Intel no tienen rival. El modo AI Optimized de Asus ha dado excelentes resultados, y al aumentar a 5,00 GHz la frecuencia de los núcleos ha mejorado los registros que dio el 10900K en stock con Blender.

Y más o menos lo mismo ocurre con Cinebench R20 y R15 en multi-núcleo, pero siempre el 10900K va a tener un mejor IPC en mono-núcleo por su mayor boost. En el resto de pruebas realizadas se muestran unos valores muy parecidos a su hermano mayor, así que es un procesador realmente atractivo por su más ajustado precio.

Pruebas en juegos

Seguimos ahora con las pruebas de rendimiento reales en juegos, en donde también las realizamos con la función AI Optimized de la placa Asus. Recordemos que a menor resolución de juego, mayor será la influencia de la CPU. La configuración que hemos elegido en cada caso será la que sigue:

  • Shadow of the Tomb Rider, Alto, TAA + Anisotropico x4, DirectX 12
  • Far Cry 5, Alto, TAA, DirectX 12
  • DOOM 2016, Ultra, TAA, Open GL 4.5
  • Final Fantasy XV, standard, TAA, DirectX 11
  • Deus EX Mankind Divided, Alto, Anisotropico x4, DirectX 11
  • Metro Exodus, Alto, Anisotropico x16, DirectX 12 (sin RTX)

En resolución Full HD, el Intel Core i9-10850K también demuestra ser un procesador de similares prestaciones que el 10900K, e incluso se arrebata el primer puesto en muchos casos. Es sin duda el mejor procesador rendimiento/precio de Intel para este cometido.

Si subimos a resoluciones más elevadas como 2K y 4K la cantidad de núcleos y la potencia de la RTX 2080 Super sale a relucir, y se aúpa a los primeros puestos en casi todos los casos. Con las nuevas Nvidia RTX 30 estos procesadores de 8 o 10 núcleos van a ser el equipo perfecto para setups de renderizado, creadores de contenido y usuarios que se ganen la vida haciendo gameplays y compitiendo.

Overclocking y función AI Optimized

Tampoco podríamos perder la oportunidad de efectuar un proceso de overclocking para ver si este Intel Core i9-10850K es capaz de llegar a las mismas frecuencias que el 10900K.

El overclocking lo llevaremos a cabo desde la BIOS por el método tradicional, por ser la forma más segura y precisa en Intel bajo nuestro punto de vista.

En esta ocasión ya partimos con ventaja, ya que la función AI Optimized de la placa Asus con la BIOS en su versión 0707 permite aumentar de forma automática la frecuencia del procesador hasta los 5,00 GHz en todos los núcleos. Esta subida ya la podríamos considerar un overclocking, aunque es una situación perfectamente estable y que puede mantenerse indefinidamente en este procesador sin menoscabar su integridad. Sin duda alguna es un modo sumamente recomendable que traen las placas de gama alta de Asus para estos procesadores.

Pero hemos efectuado un overclocking de forma manual en el que solamente hemos podido llegar a los 5,10 GHz @ 1,39V de forma estable. Es el registro al que también llegó el 10900K aunque con un poco menos de voltaje, y solamente hemos extraído mejoras en el IPC respecto a su estado AI optimized. En juegos se ha mantenido en el mismo rendimiento así que posiblemente a una frecuencia stock de 4,8 GHz los registros de FPS sean entre 1 y 2 FPS inferiores.

Consumo y temperatura

Hemos llevado a cabo un proceso de estrés de esta CPU con la refrigeración líquida antes mencionada. Se ha utilizado el test más exigente de Prime 95 para comprobar temperaturas y consumo, tanto a su velocidad de stock como en overclocking. Estas se han monitorizado con HWiNFO.

Para las pruebas de rendimiento y temperaturas hemos mantenido la CPU en su frecuencia de fábrica con los valores por defecto en la BIOS.

En cuanto a consumo, se sitúa muy cerca del 10900K pero incluso supera a éste con exactamente la misma placa base. Esto puede deberse en parte a haberlo probado con la RTTX 2080 Super de Gigabyte y no la EVGA. No es un mal consumo desde luego, pero los 3800XT de AMD son más eficientes con su menor proceso de fabricación. El consumo con el conjunto completo bajo estrés es de 460W en stock, y de 478W bajo overclocking.

En temperaturas bajo estrés tenemos exactamente la misma media en el Intel Core i9-10850K y el 10900K, lo que demuestra lo similares que son ambas CPU. Durante el proceso hemos estado continuamente observando períodos de funcionamiento constantes a 60oC y a 81oC. Efectuando el overclocking las temperaturas suben hasta los 74oC de media debido a un incremento en los picos.

Palabras finales y conclusión acerca del Intel Core i9-10850K

Tras ver el rendimiento del Intel Core i9-10850K podemos decir que su compra frente al 10900K merece bastante la pena. Y es que una simple reducción de 100 MHz en su frecuencia de stock y turbo lo dejan casi igual que su hermano mayor.

En su interior absolutamente nada ha cambiado, simplemente es un 10900K con sus 10 núcleos y 20 hilos con una menor frecuencia. A poco que hemos usado la función AI Optimized disponible en la placa Asus, los 5,00 GHz en todos los núcleos le han servido para dar casi los mismos resultados que un 10900K operando a esta misma frecuencia de stock. Solamente en procesos mono núcleo se queda un poco atrás debido a ese menor Turbo Max 3.0 de 5,2 GHz.

No cabe duda de que los procesadores de Intel son los que extraen más FPS a los juegos en las distintas resoluciones. Sus 14 nm tienen menor potencia bruta que los 7 nm de AMD, pero sus elevadas frecuencias y excelentes registros con memorias RAM le permiten colocarse en la cima. En esta CPU ocurrirá exactamente lo mismo, así que será ideal para hacer equipo con las nuevas tarjeta gráficas RTX 3070 y 3080 e incluso 3090.

Te recomendamos la lectura de los mejores procesadores del mercado

El Intel Core i9-10850K viene listado por un precio de 480 euros, que serían 70 euros menos que los 550 euros actuales del 10900K en Amazon. En temas de rendimiento en juegos y benchmarks está casi a la par de su hermano, e incluso supera a este en algunos juegos quizás por temas de drivers en la GPU dedicada. Si tuviéramos que elegir entre los dos, nos quedaríamos con este para ahorrar unos buenos euros y ser casi igual.

Una CPU muy polivalente si planeamos montar un setup de alta gama para gaming y tareas de creación de contenido. Para las RTX 20 y generación anterior, la compra sensata seguirá siendo el 10600K, pero sin duda el 10900K pierde fuelle con esta nueva versión. Si lo apostáis todo a potencia bruta en renderizado y diseño, todavía un Ryzen 3900X y 3950XT estarán por encima.

VENTAJAS

INCONVENIENTES

– CASI EL MISMO RENDIMIENTO QUE EL 10900K

– ¿NO ES CASI LO MISMO QUE ABARATAR EL 10900K?
– DEL ORDEN DE 70 MÁS BARATO
– ESTABILIDAD ABSOLUTA EN 5,00 GHZ DE FORMA AUTOMÁTICA

– EL MEJOR RENDIMIENTO PARA GAMING

– MUY BUENAS TEMPERATURAS CON RL 240 MM

El equipo de Profesional Review le otorga la medalla platino y producto recomendado:

Intel Core i9-10850K

RENDIMIENTO UN HILO - 97%
RENDIMIENTO MULTI-HILO - 90%
OVERCLOCK - 89%
PRECIO - 88%

91%

Recent Posts

  • Placas base

Ya hay reviewers recibiendo unidades de X670E: AMD confía en sus placas

AMD X670E está cerca y ya hay unidades de review siendo enviadas por parte de…

3 horas atrás
  • Tarjetas gráficas

Micron ya produce las memorias GDDR6X @ 24 Gbps para RTX 40

Micron anuncia que ya está comenzando la producción de sus memorias GDDR6X con una velocidad…

5 horas atrás
  • Tarjetas gráficas

Nvidia RTX 30: Caen sus precios de cara al lanzamiento de RTX 40

Las tarjetas gráficas RTX 30 ya comienzan a caer de precio. EVGA, junto con el…

6 horas atrás