Reviews

Intel Core i5-11600K Review en Español (Análisis completo)

Los procesadores de gama media siempre suelen ser los más vendidos, y siguiendo con la tradición de sus predecesores, se estrena el Intel Core i5-11600K. Una nueva iteración que viene con 6 núcleos 12 hilos bajo la nueva arquitectura Rocket Lake que promete mejorar sustancialmente el rendimiento mono-núcleo para competir de tú a tú con los AMD Zen 3. ¿Será la nueva referencia para equipos de juegos? ¿merecerá la pena actualizar desde la 9ª o 10ª generación? Lo descubrimos en nuestro análisis, así que, ¡empecemos!+

Antes de comenzar, agradecemos a Intel su confianza en nosotros por cedernos esta CPU para su análisis

Intel Core i5-11600K características técnicas

Unboxing

En nuestro caso, el Intel Core i5-11600K nos ha llegado en un bonito kit para medios de comunicación junto al i9-11900K, al igual que ya ocurriera el año pasado con la 10ª Gen. Obviamente la caja mostrada solamente será exclusiva en este kit, construida en caretón rígido duro y semi-abierta por la parte superior.

El bundle utilizado para la venta al por menor de esta CPU consistirá en una caja bastante más simple y similar a la que tenía la anterior generación. Construida en cartón flexible, cuenta con un diseño algo más esvelto para mejorar su transporte, y la típica abertura que deja ver la CPU desde fuera. En ella se estrena el nuevo logotipo del fabricante sobre fondo azul en distintos tonos.

El procesador llegará como siempre dentro de un pequeño estuche de plástico semirrígido transparente que lo protege de golpes. El sistema no se actualiza en este aspecto, ni tampoco es que haga mucha falta al funcionar correctamente. Además del procesador, solamente encontraremos la documentación, pues esta versión “K” no incluye disipador alguno.

Exterior y variantes del Intel Core i5-11600K

Esperamos que en el caso de las CPU no existan los mismos problemas de stock que tienen las tarjetas gráficas, de lo contrario tan solo unos pocos tendrán la suerte de actualizar su equipo. Intel empieza con fuerza el año 2021 con la nueva generación Rocket Lake, siendo Comet Lake una de las más efímeras en duración de tiempo. Continuamos con los transistores de 14+++ nm, y confiamos en que será el broche final a un troquel que lleva entre nosotros 6 años, más que ningún otro.

El gigante azul sigue sacando petróleo de su tamaño, y de nuevo nos trae mejoras que superan el 15% de IPC en tareas mono-núcleo, que no está nada mal la verdad. Y es que AMD se lo pone muy complicado con su arquitectura Zen 3 a 7 nm, que hoy por hoy continúa siendo la mejor en potencia pura. En la gama media es donde más tiene que decir Intel normalmente, ya que a sus procesadores de 6 núcleos y 12 hilos rinden a la perfección en juegos debido a sus altas frecuencias sostenidas. El i5-10600K demostró estar a la par que sus hermanos de 8 y 10 núcleos el año pasado, y confiamos que en este Intel Core i5-11600K hará lo propio en gaming.

En Rocket Lake se ha dado a los procesadores un mayor rango de trabajo en frecuencias, y en este i5 en concreto también se le ha aumentado el boost en 100 MHz. Tratándose de una serie K, será una CPU con sus núcleos desbloqueados para realizar overclocking. En este campo Intel ha proporcionado mayor capacidad y mejores herramientas para hacerlo con Intel XTU. Por supuesto los fabricantes de placas tendrán mucho que decir en este aspecto. Además de esta versión encontramos las típicas versiones 11600 (sin capacidad de OC), T (de bajo consumo), F (sin gráficos integrados), y KF son IGPU y desbloqueado para gaming.

En cuanto a su diseño exterior, el Intel Core i5-11600K no parece tener cambios respecto a la anterior generación. En él se continúa utilizando un IHS de reducidas dimensiones y construido en aluminio y cobre. Suponemos que, al igual que la 10ª Gen, presenta un grosor algo superior que compensa la reducción del propio die. Tanto en el 11900K como en este modelo se ha demostrado que las temperaturas son más estables y ajustadas que en la anterior generación. La placa de sustrato también presenta idéntico diseño, con 37,5 x 37,5 mm en un cuadrado perfecto con ranuras para que no haya fallo en la orientación a la hora de instalarlo.

Y hablando de instalación, estas CPU obviamente utilizarán el socket LGA 1200, que ya se implementó en Comet Lake. En principio tendrá este último año de vigencia, ya que a finales de 2021 o principio de 2022 pasará a utilizarse el LGA 1700. Se producirá un aumento de 500 contactos y el área pasará a ser de 37,5×45 mm para albergar los nuevos procesadores de 10 nm SuperFin. Pero centrándonos en este modelo, su conexión continúa usando la misma estructura física que un LGA 1151, con contactos recubiertos de oro directamente en el socket. En esta generación el aumento de pines cobra todo el sentido al aumentarse la cantidad y ancho de banda de los carriles PCIe, la capacidad del SoC y también la GPU integrada.

Características y arquitectura interna

El Intel Core i5-11600K estrena arquitectura al igual que sus hermanos, siendo esta Rocket Lake. El proceso de construcción se basa en el troquel de 14 nm +++, es decir, una nueva mejora interna que hace subir el IPC en más de 15% en los procesadores más potentes. En este caso estaríamos rozando los 600 puntos en Cinebench R20 por tener una referencia, mientras que el 10600K rondaría los 450 puntos. La mejora por tanto es muy importante de cara al rendimiento puro de la CPU.

En esta familia Core i5 la cantidad de núcleos no se ha visto modificada, y seguimos teniendo 6 núcleos físicos y 12 lógicos, utilizando siempre la tecnología Hyperthreading. Y es que en esta generación solamente cambia la familia i9 que baja a los 8 núcleos en lugar de tener 10 como ocurría en el 10900K por ejemplo. Los i7 también serán CPU con 8 núcleos, siendo un poco extraña esta distribución bajo nuestro punto de vista. En lo que a rendimiento de procesamiento se refiere, este 11600K debe estar luchando con el 5600X de AMD.

Para hacerlo de la mejor forma posible y compensar el tamaño de transistores, (14 vs 7 nm) tenemos unas frecuencias algo retocadas respecto al 10600K. Partimos de una frecuencia base de 3,9 GHz, 200 MHz menos que el anterior modelo para brindar un mayor margen de operación con el objetivo de mejorar temperaturas y consumo. La frecuencia boost en todos los núcleos se ha incrementado hasta los 4,6 GHz, 100 MHz más, mientras que la frecuencia Turbo Boost 2.0 alcanzará los 4,9 GHz, otros 100 MHz más. En este caso hay compatibilidad con Thermal Velocity ni tampoco con Turbo Boost Max 3.0, solamente reservado para la CPU tope de gama.

Tratándose de un procesador especificación K, tendremos su reloj desbloqueado, añadiendo mejoras para realizar overclocking conjunto en Núcleos y Memoria desde BIOS o Intel XTU. De igual forma, permite un control de frecuencia Por-Núcleo desde esta aplicación, e incluso overclocking de sus gráficos integrados. De hecho este software se ha actualizado de una forma notable para brindarnos una mayor facilidad en el overclocking, con interfaz más clara para el usuario y posibilidad de encontrar el punto dulce de la CPU más rápidamente.

Al igual que el resto de versiones K, en Rocket Lake tenemos un TDP de 125W, con el objetivo precisamente de mejorar la capacidad para escenarios de alta frecuencia y voltaje sin causar daños al procesador. En las versiones estándar, este TDP se reduce a 65W, prácticamente la mitad. En cualquier caso, con el Intel Core i5-11600K tendremos la posibilidad de reducirle manualmente el TDP hasta esos 65W para escenarios más relajados.

Continuamos ahora con la configuración de memoria caché en donde encontramos un primer bloque L3 de 12 MB. Continúa operando en forma de conjunto asociativo de 16 vías, estando disponible para todos los núcleos por igual, obviamente gestionada por la tecnología Smart Cache. La memoria caché L2 pasa a estar repartida en bloques de 512 KB por cada núcleo, haciendo un total de 3073 KB. De esta forma dobla su capacidad respecto a las anteriores generaciones, siendo un importante paso adelante para mejorar la disponibilidad de instrucciones. Finalmente la caché L1 se divide en un bloque de 48 KB/núcleo L1D y 32 KB/núcleo L1I.

Novedades en SoC y iGPU

El controlador de memoria equipado en este Intel Core i5-11600K y el resto de procesadores de 11ª generación se ha actualizado para soportar frecuencias de memoria RAM nativa de hasta 3200 MHz, lo que significa que el reloj interno podrá desarrollar esta velocidad. Esto no será impedimento para soportar módulos de 5000 MHz o más gracias al soporte de perfiles XMP 2.0. Estas CPU podrán direccionar hasta 128 GB DDR4 en Dual Channel, así que esto no cambia. Esperamos que ya en la próxima generación aparezca DDR5.

En este bloque I/O también se ha actualizado la interfaz de comunicación con los periféricos, ya que ahora tenemos nada menos que 20 carriles PCIe 4.0. Este punto era muy necesario en los procesadores de Intel para poder utilizar dispositivos de alta velocidad como SSD o las tarjetas gráficas con todas sus posibilidades. Con el aumento en 4 carriles respecto a generaciones anteriores, ahora tendremos disponibles configuraciones de 1×16 + 1×4, 2×8 + 1×4 o 1×8 + 3×4. La interfaz de comunicación con el chipset continuará siendo DMI 3.0 x8 a 8 GT/s, siendo ya lo suficientemente buena al equivaler a 4 carriles PCIe 4.0.

Esquema de conexiones Z590

Rocket Lake hereda el soporte nativo con tecnologías Wi-Fi y de red que ya estaban en la anterior generación, aunque extendida a los controladores más recientes. La nueva generación de chipset tendrá como referencia el Z590 con el que probamos este procesador. Cuenta con un total de 24 carriles (44 en conjunto), aunque en versión PCIe 3.0. 4 de ellos están destinados a SSD o ranuras PCIe, mientras que el resto se reparten para periféricos. Soporta 14 puertos USB 2.0 a 480 Mbps, equivalente a 10 puertos USB 3.2 Gen1 a 5 Gbps o Gen2 a 10 Gbps, y equivalente a 3 puertos USB 3.2 Gen2x2 a 20 Gbps, incluyendo soporte para Thunderbolt 4. El conjunto es compatible con:

  • Wi-Fi 6 E y tarjetas AX210 que operan sobre la frecuencia de 6 GHz
  • Chips Ethernet I225 con ancho de banda de 2,5 Gbps
  • Thunderbolt 4 nativo y USB 3.2 Gen2x2
  • Intel Optane Memory H20 con soporte para SSD
  • RAID 0, 1, 5, 10
  • Resizable Bar para compartir toda la memoria VRAM de GPU dedicadas con la CPU. Será compatible con Intel y AMD, en placas actualizadas y solo con tarjetas Nvidia RTX 30 y AMD Radeon RX 6000.

Finalmente Intel ha efectuado una actualización en los gráficos integrados del Intel Core i5-11600K que serán mucho más interesantes para uso común con procesadores sin la K como el 10600 por ejemplo. Se trata de los Intel UHD Graphics 750, que suponen una buena mejora de rendimiento al contar con 32 unidades de ejecución. En su interior tendremos 256 shaders, 64 TMU y 32 ROPs, siendo cifras muy buenas para su uso en aplicaciones 3D poco exigentes. Partirán de un reloj base de 350 MHz y alcanzarán los 1300 MHz, con un TDP fijado en los 15W. Serán compatibles con DirectX 12.1 y OpenGL 4.5, soportando una resolución máxima de 4K @60 Hz o 5K @60 Hz.

Banco de pruebas y test de rendimiento

Llega la hora de efectuar los benchmarks junto a otras pruebas de rendimiento y overclocking para el Intel Core i5-11600K. En esta ocasión hemos utilizado la siguiente configuración para el banco de pruebas:

BANCO DE PRUEBAS

Procesador:

Intel Core i5-11600K

Placa Base:

MSI MPG Z590 ACE

Memoria RAM:

16 GB G.Skill Trident Z NEO DDR4 3600MHz

Disipador

Asus ROG Ryuo 240 mm

Disco Duro

Samsung QVO 860

Tarjeta Gráfica

Gigabyte RTX 2080 Super

Fuente de Alimentación

Cooler Master V850 Gold

Hemos utilizado una de las mejores placas con chipset Z590 de las disponibles. Junto a ella y para asegurar que los resultados puedan ser comparables con otras CPU probadas por nosotros, utilizaremos la GPU Nvidia RTX 2080 Super.

Benchmarks (Test sintéticos)

Vamos a ver qué rendimiento obtenemos en nuestra lista de pruebas para así poder compararlo con el 10600K de la anterior generación y el 5600X de AMD. Los test que hemos utilizado son los siguientes:

  • Cinebench R15, R20 y R23 (Puntuación CPU).
  • 3DMARK (Physics Score)
  • VRMARK
  • PCMark 10
  • Blender proyecto Robot
  • Wprime 32M

Las cifras de rendimiento en memoria RAM están a la par del 11900K, ya que al final el controlador I/O es el mismo, aunque las latencias son incluso mejores. A nivel de rendimiento en procesos 3D, los benchmarks nos muestran cifras notablemente mejores que las del 10600K, dando un paso al frente tanto en DX11 como DX12, superando al Ryzen 5 5600X en este último.

Su importante aumento en IPC se refleja bien en tareas de renderizado, mejorando en nada menos que 28 s sus registros en Blender con nuestra prueba. Pero al igual que pasaba con el 11900K, no es capaz de superar al procesador de 6 núcleos de AMD al ser 17 s más lento. En Cinebench R15 vemos una mejora del 21% en multi-core y del 24% en mono-core, mientras que en R20 las cifras de aumento serán del 24% y casi el 31%. Es incluso superior a lo que mostró el 11900K. En estos resultados están prácticamente a la par del 5600X.

Pruebas en juegos

Hemos probado esta nueva plataforma con los juegos que venimos utilizado desde hace algún tiempo, para así tener una referencia con el resto de modelos analizados. Recordemos que a menor resolución de juego, mayor será la influencia de la CPU. La configuración que hemos elegido en cada caso será la que sigue:

  • Shadow of the Tomb Rider, Alto, TAA, DirectX 12
  • Far Cry 5, Alto, TAA, DirectX 12
  • DOOM Eternal, Ultra, Vulkan
  • Final Fantasy XV, standard, TAA, DirectX 11
  • Deus EX Mankind Divided, Alto, DirectX 12
  • Metro Exodus, Alto, DirectX 12

El rendimiento en juegos del 11600K no se ha visto demasiado reforzado respecto a la anterior generación. Ya era muy buenos procesadores para esta tarea, y lo siguen siendo, pero al mismo nivel. Por ello, una actualización desde un 10ª a un 11ª no va a merecer la pena si solo es para jugar. Exactamente lo mismo ocurría con el 11900K.

Overclocking

Seguidamente hemos efectuado un proceso de overclocking para ver hasta dónde puede llegar este Intel Core i5-11600K. El overclocking lo llevaremos a cabo mediante el software Intel XTU.

Con los buenos resultados que obtuvimos con el 11900K, hemos querido repetir con esta aplicación. Claro que antes hemos configurado la BIOS de la placa MSI para dar la máxima estabilidad. En este caso hemos conseguido dejarlo estable a 4,9 GHz en todos los núcleos a 1,28 V. El incremento se traduce en una mejora de 2 FPS en Tomb Raider y resolución Full HD, y un 5% en rendimiento bajo Cinebench R20.

No está mal, pero esperábamos llegar a los 5,00 GHz como en el 10600K, pero no hemos conseguido darle suficiente estabilidad. Quizás otro silicio de mayor calidad sí que nos dé mejor estabilidad, o bien con ayuda de las actualizaciones de BIOS se vayan puliendo el control de estas CPU.

Consumo y temperatura

Hemos llevado a cabo un proceso de estrés de esta CPU con la refrigeración líquida antes mencionada. Se ha utilizado el test de AIDA64 para comprobar temperaturas y consumo, tanto a su velocidad de stock como en overclocking. Éstas se han monitorizado con HWiNFO.

A nivel de temperaturas, son muy similares al 11900K a pesar de tener 2 núcleos menos. Esos 62oC son realmente estables durante todo el tiempo de estrés, y sin apenas picos de temperatura. Bajo overclocking la temperatura media registrada es de 70oC con picos de 74oC, muy estable.

El consumo es de 71W más que el 10600K, y nuevamente se verifica que estas CPU han perdido un poco de eficiencia, obviamente por las mayores frecuencias. Cuando hacemos Overclocking el consumo se eleva hasta los 290W en esta unidad, y estresando el conjunto completo pasamos de 488W a 515W, quedándose cerca del 11900K.

Palabras finales y conclusión acerca del Intel Core i5-11600K

El nivel de mejora que Intel ha conseguido con este i5-11600K lo dejan al nivel de los Ryzen 5 5600X, que no es decir poco considerando que compiten un troquel de 7 y de 14 nm. El IPC de estas CPU ha llegado a su culminación, y seguramente poco más se puede hacer si no se baja la litografía, algo que ya veremos en la próxima generación.

Estas mejoras no son tan notorias en juegos, si bien subimos algunos FPS en determinados títulos como Tomb Raider, no suponen una mejora por la que merezca la pena cambiar de un 10600K a un 11600K. Al igual que hemos dicho en la review del 11900K, la mayor ventaja de estas CPU es el aumento de capacidad de conexiones que han sufrido. Tenemos 20 carriles PCIe 4.0 junto a otros 24 3.0 del chipset Z590, ideales para setups de alto nivel con Thunderbolt 4, USB 20 Gbps, Wi-Fi 6E, etc.

Te recomendamos la lectura de los mejores procesadores del mercado

Las temperaturas de estas CPU han resultado ser fantásticas tanto con frecuencia de stock como en overclocking. Esperábamos un poquito más de esta unidad, que al menos llegase estable a los 5,0 GHz, quizás con otro silicio sí que se consiga.

El Intel Core i5-11600K aparece por un precio de 280 euros aproximadamente, mientras que el 10600K actualmente lo podemos encontrar a 220 euros. La diferencia de 60 euros queda justificada por el rendimiento y conectividad, y su rival directo, el 5600X está a unos 360 euros. Con lo visto en las pruebas, realmente merece la pena si venimos de un 9ª generación o inferior, porque el rendimiento está bastante parejo. De nuevo, la compra más inteligente para gaming sin duda.

VENTAJAS

INCONVENIENTES

+ RENDIMIENTO PAREJO CON EL 5600X

– EN JUEGOS MEJORA POCO
+ OVERCLOCKING SENCILLO

+ 20 CARRILES PCIE 4.0

+ EXCELENTE RENDIMIENTO/PRECIO

El equipo de Profesional Review le otorga la medalla de platino y producto recomendado:

Intel Core i5-11600K

RENDIMIENTO UN HILO - 94%
RENDIMIENTO MULTI-HILO - 92%
OVERCLOCK - 91%
PRECIO - 90%

92%

Recent Posts

  • Placas base

Ya hay reviewers recibiendo unidades de X670E: AMD confía en sus placas

AMD X670E está cerca y ya hay unidades de review siendo enviadas por parte de…

3 horas atrás
  • Tarjetas gráficas

Micron ya produce las memorias GDDR6X @ 24 Gbps para RTX 40

Micron anuncia que ya está comenzando la producción de sus memorias GDDR6X con una velocidad…

6 horas atrás
  • Tarjetas gráficas

Nvidia RTX 30: Caen sus precios de cara al lanzamiento de RTX 40

Las tarjetas gráficas RTX 30 ya comienzan a caer de precio. EVGA, junto con el…

6 horas atrás