Intel vs AMD ¿Qué procesador es mejor para mi PC?

Dado que la CPU es esencial para todo lo que hace el equipo, desde tareas tan exigentes como jugar a juegos hasta actividades tan sencillas como leer las noticias, es necesario asegurarse de comprar una marca en la que se pueda confiar. Por extensión, también es posible que quieras saber si la rivalidad: Intel vs AMD se adaptan a la clase de actividades para las que tu equipo se utiliza principalmente.

¿Preparado? ¡Comienza la batalla!

Procesadores Intel y AMD: contexto histórico, novedades y detalles

Esta entrada se va a actualizar periódicamente porque ambas marcas no paran de actualizarse y de lanzar nuevos procesadores al mercado de forma anual. La comparativa entre AMD vs Intel coge relevancia cuando aterriza la arquitectura Zen de AMD en 2017, marcando una vuelta por todo lo alto a la lucha en escritorio.

2017, el regreso de AMD en la lucha contra Intel

Con Lisa Su en cabeza, AMD nos presentaba un diseño chiplet (CCD y CCX), marcado por la novedad de la arquitectura Zen, la asociación de GlobalFoundries como fabricante de chips, la mejora de la litografía y el impacto del aumento de núcleos. Aquí es cuando empieza el Intel vs AMD de la última década.

Antes de 2017, la hegemonía de Intel era total y comprarse una CPU AMD para gaming era perder el tiempo y dinero, siendo su socket AM3 una buena plataforma, pero superada por el LGA de Intel, Coffee Lake, Coffee Lake Refresh, etc. AMD presentaba sus Ryzen 3 vs Intel Core i3, Ryzen 5 vs Intel Core i5 y Ryzen 7 vs Intel Core i7, debiendo esperar a los Ryzen 9 más adelante, los cuales rivalizarían con los Intel Core i9.

Todos los nuevos chips AMD irían en una plataforma llamada AM4, de tipo PGA (pines en el procesador), la cual duraría desde los Ryzen 1000 (Zen) hasta los Ryzen 5000 (Zen 3).

AMD presentaría sus nuevos procesadores para servidores llamados EPYC, famosos por introducir numerosos núcleos e hilos, incluso pareciendo pequeños los Intel Xeon. También introdujo los Threadripper chips con muchos núcleos e hilos que estarían enfocados para «entusiastas», pero que no ofrecían el rendimiento gaming esperado. Tendrían su propia plataforma TRX, igual que EPYC tendría la suya propia.

Los movimientos y avances de AMD obligaron a Intel a ser más competitivos, y bajo el liderazgo errático de Bob Swan lanzaron los Comet Lake-S (10ª generación), Rocket Lake-S (11ª generación) y Alder Lake-S (12ª generación).

El equipo rojo apretaba las tuercas con el lanzamiento de los primeros Ryzen 9 en Zen 3 (Ryzen 3000), mientras que Intel Core i9 ya estaba presente desde 2017, aunque solo para la plataforma LGA 2066. Al contrario, AMD tenía sus Ryzen 9 para la misma plataforma que el resto de Ryzen, AM4, lo que era un punto a su favor.

Por el momento, ni AMD, ni Intel precisaban de Core i9 o Ryzen 9 para la plataforma de escritorio, existiendo dichas opciones para plataforma entusiastas o de servidores; eso sí, AMD no tenía Ryzen 9, sino Threadripper.

Esta son las listas de procesadores en este año:

2017

Intel (Kaby Lake y Coffee Lake)

Kaby Lake: 7ª gen

Coffee Lake: 8ª gen

AMD (Zen)

I7-8700K

Ryzen 7 1800X

I7-8700

i7-7700K

Ryzen 7 1700X

I7-7700

Ryzen 7 1700
I5-8600K

Ryzen 5 1600 y 1600X

I5-8600

Ryzen 5 1500X
I5-8500

Ryzen 5 1500X

I5-8400

Ryzen 5 1400
I5-7600K

Ryzen 5 1600 y 1600X

I5-7600

Ryzen 5 1500X
I5-7400

Ryzen 5 1400

I3-8350K

Ryzen 3 1300X

 

I3-7350K

Ryzen 3 1300X

 

I3-8300

Ryzen 3 1200

I3-8100

I3-7320

I3-7100

Las novedades de este año se caracterizaban por la llegada del DDR4 como memoria estandarizada en escritorio, todos los chipsets AM4 ofrecían la posibilidad de overclock (Intel solo en el chipset «Z»), así como también en las memorias RAM.

Estos procesadores Ryzen 1000 vinieron con la polémica de la escasa compatibilidad que había entre memorias RAM y las placas base, viéndose obligados los usuarios a gastar más dinero en módulos que las marcas de memorias sacaban exclusivamente para AM4. La generación Ryzen 1000 fue tan buena que AMD en 2019 lanzó el Ryzen 5 1600 AF, basado en la arquitectura Zen+ y con frecuencias más altas.

El Ryzen 1600 convencional fue el que comenzó la guerra entre Intel vs AMD porque fue el primer chip de AMD que hizo dudar a muchos usuarios Intel en 2017.

Cabe recordar que los Ryzen 7 tenían 8 núcleos y 16 hilos, mientras que los Intel Core i7 venían con 6 núcleos y 12 hilos. Pasa lo mismo con las gamas Ryzen 5 e Intel Core i5: 6 núcleos y 12 hilos contra 6 núcleos y 6 hilos. Sin embargo, en gaming seguían siendo superiores los Intel Coffee Lake.

2018, Zen+ y Coffee Lake Refresh

Intel contraatacó ferozmente la propuesta de AMD, la cual ya había enseñado orgullosa su hoja de ruta desde Zen hasta Zen 4: un plan a 5 años vista. Los Intel Core i9 de 2018 fueron brutales en gaming, siendo algo calientes, pero los mejores de la época. AMD intentaba lo imposible con Threadripper, pero simplemente eran mejores que los Intel en multitarea.

Veréis que, en aquellos años, Intel apostaba siempre por un modelo «K» overclockeable para Intel Core i3, algo que se iría diluyendo con el tiempo. Tengo que decir que el Ryzen 3 2300X vapuleó a los Core i3 con solvencia, siendo un chip barato y muy potente para pretensiones decentes en gaming.

AMD presentaba su arquitectura Zen+, caracterizada por el nuevo proceso de 12 nm de GlobalFoundries, permitiendo que los Ryzen consumieran menos y rindieran más. Fue algo descafeinada esta generación Zen+, pero el Intel vs AMD estaba más presente que nunca.

En cambio, a Intel le valían los 14 nm y unos procesadores refrito que seguían haciendo uso de LGA1151 y los chipsets de la serie 300. Mientras AMD permitía el soporte de DDR4-3200, Intel seguía con DDR4-2666 y un soporte total de 64 GB en los slots.

Seguíamos viendo la gama i7 con 8 núcleos y 8 hilos, pero los i9 llevaban 8 núcleos y 16 hilos. En aquellos años, Intel anunciaba los 5.0 GHz a bombo y platillo, siendo cierto que AMD no llegaba a 4.8 GHz (con overclock) de forma estable por entonces.

2018

Intel (Coffee Lake Refresh

AMD (Zen+)

I9-9900KS

Ryzen 7 2700X

Ryzen 7 2700

I9-9900K

I9-9900

I7-9700K

I7-9700KF

I7-9700

I5-9600K

Ryzen 5 2600X

Ryzen 5 2600

I5-9600

I5-9500

I5-9400 e i5-9400F

I3-9350K

Ryzen 3 2300X

I3-9350KF

I3-9320

I3-9300

I3-9100

En Intel enterraban a la competencia con muchos modelos distintos encajados en 3 gamas diferentes, mientras que la propuesta de AMD era mucho más sencilla. Dicho esto, algunos procesadores dieron problemas de sobrecalentamiento, y es el caso del i7-9700K, por ejemplo.

Destacar que el i5-9600K era muy buen procesador, mientras que AMD había subido algo el precio de los Ryzen 5 2600 y no fueron lo esperado.

2019, Comet Lake-S y Zen 2: lucha de tú a tú

Intel estrenó nueva plataforma LGA1200 con Comet Lake-S (10ª generación), en la que vimos una transición brutal. Las novedades que trajo esta generación fue un i9-10900K intratable que venía con 10 núcleos y 20 hilos, siendo la mejor opción para gaming. Sin embargo, el precio no era bajo y ahí es donde ganaba AMD.

AMD presentaba «el cambio»: la arquitectura Zen 2, un proceso de 7 nm, los nuevos Ryzen 9, dos Ryzen 7 súper potentes y un procesador que sería un best-seller, el Ryzen 5 3600. Al equipo rojo le salió todo redondo en 2019, siendo el año en el que Bob Swan vio tambalear su imperio azulado.

Veíamos muchas ventas por parte de AMD, muchos cambios de usuarios Intel a AMD: estábamos ante algo que no se veía desde hace 1 década. No quiero desmerecer a Comet Lake-S porque fue una gran generación, aunque el i5-10600K se vio algo superado y el i7-10700K no fue para nada malo, pero no era tan interesante.

Encima, AMD había sido la primera en introducir PCI-Express 4.0 en la plataforma de escritorio AM4 a través del chipset X470. Estábamos viendo grandes cosas, un rendimiento espectacular en gaming por parte de AMD, todo al revés que Intel.

Aunque nos encuadramos en 2019, vimos como AMD lanzó sorpresivamente los Matisse Refresh (Zen 2) en verano de 2020, que se resumían en 3 chips: Ryzen 9 3900XT, Ryzen 7 3800XT y Ryzen 5 3600XT. Básicamente, se trataban de los mismos procesadores, pero con frecuencias más altas que los modelos originales, a través de una mejora de silicio.

Intel seguía en los 14 nm+++, mientras que AMD había pasado a 7 nm de la mano de TSMC, un fabricante de semiconductores taiwanés que sería su mayor aliado en adelante.

2019-2020

Intel (Comet Lake-S)

AMD (Zen 2)

I9-10900K

Ryzen 9 3950X y Ryzen 9 3900XT

I9-10900KF

I9-10900

Ryzen 9 3900X

I9-10850K

I7-10700K

Ryzen 7 3800XT y 3800X

I7-10700KF

I7-10700

Ryzen 7 3700X

I5-10600K

Ryzen 5 3600XT y 3600X

I5-10600KF

I5-10600

Ryzen 5 3600

I5-10500

I5-10400

I3-10320

Ryzen 3 3300X
I3-10300

Ryzen 3 3100

I3-10100

Poco tiene que ver, pero decir que, simultáneamente, AMD asumía el reto de competir con las NVIDIA RTX 2000 (Turing) en sus RX 5000 con arquitectura RDNA.

Intel Comet Lake-S fue una gran generación, aunque la llegada del socket LGA1200 causó una gran polémica por lo siguiente:

  • Las medidas eran prácticamente idénticas a LGA1151.
  • LGA1200 solo daría vida a 2 generaciones: Comet Lake-S y Rocket Lake-S.
  • Las placas base Z490 soportaban PCIe 4.0, pero Comet Lake-S no; habría que esperar a Rocket Lake-S.

Pat Gelsinger se postulaba como el próximo CEO de Intel, y no era para menos porque Bob Swan hizo varias cosas mal en el tramo final de su mandato:

  • Intel fracasó con la hoja de ruta expuesta para avanzar de litografía.
  • Coffee Lake, Comet Lake-S y Rocket Lake-S fueron 3 generaciones seguidas con 14 nm.
  • Se acomodó ante el buen rendimiento de los chips monolíticos de Intel.
  • Subestimó los planes de AMD, viéndose finalmente superados.

A pesar de que AMD hubiese subido los precios de sus Ryzen 3000, seguían siendo mejor opción calidad-precio que los Intel Core de 10ª generación, por no hablar de que los chipsets mainstream B450 eran más que rentables. Al final, el usuario veía que con la plataforma AM4 tenía un gran rendimiento y salía más barato optar por ella.

No nos gustaría pasar a 2020, sin mencionar lo increíble que fue el Ryzen 5 3600: un procesador que ganaba al i5-10600K, a varios i7 anteriores y que costaba solo 180-190€, ¡el mejor procesador AMD! La otra CPU más vendida de dicha generación fue el Ryzen 7 3800X, que se enfrentó de forma sólida al i7-10700K.

2020-2021, Intel Rocket Lake-S es derrotada por AMD Zen 3

Primero, son los AMD Ryzen 5000 los primeros en llegar al mercado a finales de 2020, en un año manchado por el COVID-19, la escasez de componentes y de tarjetas gráficas. TSMC se encargaba de fabricarlos a un proceso de 7 nm «mejorado», y es cierto que mejoraba el rendimiento respecto a los Ryzen 3000 (que ya es decir).

El equipo rojo aprovechó el tirón de Zen 2 para subir bastante los precios de Zen 3: entre 30 y 60 euros de diferencia de una generación a otra. Comprar un Ryzen 5 a 200-250€ era cosa del pasado, por lo que tendríamos que irnos a los 290€ como mínimo.

No lo hemos dicho, pero en AMD tienen 2 equipos de diseñadores de arquitecturas compitiendo entre sí: el que mejor arquitectura diseñe, se lleva el gato al agua. Pues Zen 3 es una arquitectura prácticamente nueva en la que vimos los siguientes avances:

  • Aumentos de IPC.
  • Frecuencia de hasta 5.0 GHz en Ryzen 9.
  • Más caché por CPU (especialmente el acceso a la misma) y un cambio de diseño.
  • Aumento de FPS.

Por otro lado, tenemos a Intel Rocket Lake-S como la última generación de procesadores en LGA1200, caracterizados por soportar PCIe 4.0 de forma nativa. Decimos que es una derrota porque el único chip salvable de esa generación fue el i9-11900K, ya que todos los demás fueron superados por los rivales Ryzen. Eso sí, fue «capado» con 8 núcleos y 16 hilos.

Se reducía la diferencia del rendimiento mono-hilo tan característico de Intel, incluso era menor que el de AMD en ciertas circunstancias. Digamos que Zen 3 fue la última asestada a Intel para dejar claro quién mandaba en el mercado de escritorio, ya que Intel seguía dominando en portátiles y servidores.

Decir que Intel presentó Rocket Lake-S en 2021, mientras que AMD presentó sus Ryzen 5000 en 2020. En este sentido, Intel se salvó en que AMD dependía de TSMC, un fabricante que veía mermada su capacidad de producción ante tantos pedidos. Por el contrario, Intel no tenía problemas de precio o stock porque fabricaban ellos mismos sus chips en Arizona.

2020-2021

Intel (Rocket Lake-S)

AMD (Zen 3)

I9-11900K

Ryzen 9 5950X
I9-11900KF

Ryzen 9 5900X

I9-11900

Ryzen 7 5800X

I7-11700K

I7-11700KF

I7-11700

Ryzen 7 5700G
I5-11600K

Ryzen 5 5600X

I5-11600KF

I5-11600

Ryzen 5 5600G

I5-11500

I5-11400 e i5-11400F

N/A

Ryzen 3 5300G

Era la primera vez que AMD lanzaba tan pocos Ryzen al mercado, no sabemos si por estrategia comercial, ahorro de costes o porque TSMC no podía asumir tantos pedidos al mismo tiempo. El fabricante taiwanés sufrió un revés por el COVID-19, además de que las solicitudes de pedidos por parte de marcas como Apple, Qualcomm, etc., subieron estrepitosamente, ¡no da a basto!

Las tornas se cambian en esta lucha porque Intel ofrecía precios más baratos que los de AMD, ¡rarísimo! Por un lado, no podían exigir más porque Rocket Lake-S seguía siendo de 14 nm y con pocas novedades relevantes al respecto.

¿Por qué más baratos? Para empezar, los Intel Core i9 habían pasado de llevar 10 núcleos y 20 hilos a llevar 8 núcleos y 16 hilos. El rendimiento gaming era top, pero el problema está en que estás colocando un chip por 500-600 euros que lleva menos hardware que el de Comet Lake-S. Encima, no presentaron ningún Intel Core i3, dejando abandonados a quienes apostaban por ellos.

Con Pat Gelsinger en el mando, se aceleraban muchos planes de diseño de CPUs en Intel, asomando la patita de Alder Lake-S. La buena noticia para los usuarios es que Intel iba a volver más fuerte que nunca, y tanto que lo hizo.

2021-2022, el Intel vs AMD se pone interesante con Alder Lake-S

Intel ataca primero con la presentación de Intel Alder Lake-S en noviembre de 2021, una 12ª generación cargada de novedades, innovación y mejoras por todos lados:

  • Arquitectura de núcleos híbridos. Tienen núcleos pequeños y eficientes (Gracemont o E-Cores), como núcleos grandes y potentes (Golden Cove o P-Cores).
  • En consecuencia de ello, más núcleos e hilos en prácticamente todos los chips.
  • Intel 7 como proceso de fabricación: 10 nm.
  • Soporte de memoria RAM DDR5 y PCI-Express 5.0.
  • Socket LGA1700.
  • Intel Thread Director con Windows 11.
  • Dynamic Memory Boost para hacer overclock a la RAM desde Windows a tiempo real.
  • XMP 3.0.

Los Intel Core i5-12600K e i9-12900K se postulan como los mejores procesadores de todo Alder Lake-S, así como los reyes de 2021: batieron los récords de nuestras bases de datos. Se colaron como los procesadores más potentes en términos de rendimiento gaming.

2021-2022

Intel (Alder Lake-S)

AMD (Zen 3 y Zen 4)

I9-12900K

?

I9-12900KF

I9-12900

I7-12700K

Ryzen 7 5800X3D
I7-12700KF

?

I7-12700

I5-12600K

?

I5-12600KF

I5-12600

I5-12500

I5-12400

I3-12300

?

I3-12100

Solo los Ryzen 9 5900X y 5950X aguantaban a estas bestias en los benchmarks sintéticos, pero en gaming Zen 3 parecía una anécdota, ¡las diferencias eran abismales!

¿Qué hizo AMD? En el CES 2022, presentó el Ryzen 7 5800X3D, equipado con la nueva tecnología 3D V-Cache de AMD. Esta tecnología trae consigo un diseño de chiplet 3D por el que se apila memoria caché L3, siendo interconectada por un TSV para aumentar el ancho de banda. El beneficio directo sería más FPS en videojuegos, según AMD 12% más de FPS.

Respecto a Zen 4, sabemos que es una generación marcada por un proceso de fabricación de 5 nm a cargo de TSMC. No creemos que sean baratos cara al consumidor, pero sí que hay muchas esperanzas puestas en los Ryzen 7000.

Estrenarán plataforma AM5 con soporte único DDR5, PCIe 4.0 y 5.0, así como 3D V-Cache en su interior. Existen rumores de que traerán iGPU o gráficos integrados, desapareciendo así las APU tan famosas. De todos modos, todavía quedará ver si esto es así o no.

Rendimiento

Lo primero de todo, deciros que en Profesional Review hacemos comparativas constantemente de todos los procesadores y GPUs que salen al mercado. El rendimiento AMD vs Intel en gaming es crucial, y como prueba de ello:

Para resumir todo lo que veréis en dichas comparativas, será lo siguiente:

  • Ryzen 1000 (Zen) ofrece una relación calidad-precio brutal, pero en gaming los Intel análogos son superiores.
  • Ryzen 2000 (Zen+) es bastante descafeinada, siendo claramente superior Intel.
  • Ryzen 3000 (Zen 2) da un golpe en la mesa, siendo el chip más interesante el Ryzen 5 3600, superando al i5-10600K en muchos juegos, así como a la par del i5-11600K. En gama alta, el Ryzen 7 3800X es muy buena opción y es preferible al i7-10700K. Sin embargo, me decanto por el i9-10900K frente al Ryzen 9 3900X.
  • Ryzen 5000 (Zen 3), mejoran a los Intel Rocket Lake-S en cuestiones de FPS y rendimiento, pero son más caros. Los ideales son el Ryzen 9 5900X, el 5800X y el 5600X, pero no es para nada mala opción el i5-11600K a bajo precio o el i9-11900K para gaming.
  • Intel Alder Lake-S, a pesar de la subida de precio son la mejor opción ahora mismo, siendo muy superiores a los Ryzen 5000. Las mejores opciones son el i9-12900K y el i5-12600K.

No os dejéis llevar por los 5.0 GHz que promete Intel porque son difíciles de llegar a ellos, no suelen ponerse en dicha frecuencia todos los núcleos y no por mucho tiempo. De fijaros en una frecuencia determinada, comprobad que sea la que se refiera a todos los núcleos.

Gráficos integrados (IGP)

Hablemos de gráficos integrados, los cuales han avanzado muchísimo desde la entrada de Ryzen en el mercado. Dicho esto, ningún Ryzen de escritorio estándar lleva iGPU, sino que AMD decidió diversificar el producto y lanzar sus APU: Accelerated Processing Unit. Esto quiere decir que también se libraba un Intel vs AMD en gráficos integrados.

Intel no introducía nada relevante desde Kaby Lake hasta Comet Lake-S en términos de iGPU, mientras que AMD ofrecía unos Ryzen especiales que llevaban gráficos integrados Vega. Lo cierto es que eran mejores que los de Intel, obligando a ésta a mejorar y lanzar la famosa arquitectura Intel Xe.

Como detalle, las APU de AMD facilitan el overclock de las memorias RAM, funcionando a una frecuencia más alta que en un Ryzen normal. Hay que decir que son 2 conceptos distintos:

  • Intel incorporaba una GPU integrada en la CPU para dotar a ésta de gráficos y salida de vídeo.
  • AMD integraba unos gráficos integrados más avanzados para no solo dotar a la CPU de gráficos, sino también para un rendimiento más que decente en este apartado.

Es sabido que los Ryzen necesitan estar acompañados de memorias RAM con buena frecuencia, y en este sentido las APU se benefician bastante de ello usando su iGPU: al meter módulos con una frecuencia más alta, la GPU se beneficia.

Entonces, ¿es una CPU o un SoC? Digamos que es una CPU con una iGPU más potente de lo normal, pero no descartemos el concepto SoC para escritorio porque con la llegada de Intel Alder Lake-S, es un término que ha acuñado el equipo azul en sus presentaciones.

En definitiva, AMD gana por goleada en este aspecto, pero vamos a enumerar en una tabla todas las APU que AMD ha lanzado hasta el momento.

2018

2019 2020 2021
Ryzen 3 2200G

(comparativa entre Ryzen 3 2200G y Ryzen 5 2400G)

Ryzen 3 3200G Ryzen 3 4300G

Ryzen 3 5300G

Ryzen 5 2400G

Ryzen 5 3400G Ryzen 5 4600G Ryzen 5 5600G
N/A Ryzen 7 4700G

Ryzen 7 5700G

Queremos destacar que tanto los Ryzen 4000G, como los Ryzen 5000G han dado problemas de stock y no había mucho surtido de producto en el mercado. Es irónico que siendo las 2 familias con más chips (inclusión del Ryzen 7) tengan más problemas de stock.

Al principio, AMD no vendía tantas APUs, pero luego sí que hemos visto un aumento de ventas tremendo. Como prueba de ello, podéis ver los informes de MindFactory (tienda alemana) sobre las ventas de AMD vs Intel (fijaros en el Ryzen 7 5700G)

¿Y qué hay de Intel? Bueno, Intel estuvo mejorando sus famosas Intel UHD, algo que vimos desde Profesional Review y también hicimos comparativas sobre ellas:

La lucha entre AMD vs Intel no se ha visto en este apartado, pero no por los Ryzen convencionales, sino por las APUs. Luego, comentaremos detenidamente el precio de estos procesadores, pero no eran muy superiores a los normales, por lo que seguían siendo una gran opción.

Eso sí, no dejan de ser un medio camino entre una dGPU o GPU dedicada y una iGPU convencional. Si estás construyendo un PC para juegos, deberías estar usando una tarjeta gráfica discreta o GPU (unidad de procesamiento gráfico), en lugar de confiar en los gráficos integrados de una CPU para ejecutar juegos exigentes.

Aún así, es posible ejecutar juegos menos intensos desde el punto de vista gráfico en una GPU integrada si el procesador dispone de ella. En esta área, AMD es el claro ganador por ahora, considerando que las APUs son brutales; sin APU de por medio, elegiría Intel sin dudarlo al carecer de iGPU los Ryzen normales.

En la alta gama, como en los casos en los que combinarás tu CPU con una potente GPU AMD o NVIDIA, los procesadores de Intel suelen ser mejores para los juegos debido a su mayor base y a las altas velocidades de reloj. Al mismo tiempo, sin embargo, AMD proporciona mejores CPUs para multitarea como resultado de su mayor número de núcleos y número de hilos.

AMD ha mejorado mucho su ecosistema Ryzen-Radeon, ofreciendo Smart Access Memory para incentivar a los consumidores a apostar por una plataforma AMD: placa, CPU y GPU AMD. No queremos hablar de GPUs en este post, pero sí queremos destacar que las RX 6000 fueron magníficas a la par de inexistentes en el mercado. Esto provocó que los usuarios compraran RTX 3000 antes que la opción de AMD por sobreprecio y stock, aún estando igual de ausentes las NVIDIA.

Overclocking

Cuando compras un equipo nuevo o incluso una CPU, normalmente esta se bloquea a una velocidad de reloj específica como se indica en la caja. Os adelantamos que el Intel vs AMD en overclock se pone muy interesante tras las últimas generaciones de Ryzen.

Algunos procesadores envían desbloqueadores, lo que permite velocidades de reloj más altas que las recomendadas por el fabricante, lo que da a los usuarios un mayor control sobre la forma en que utilizan sus componentes.

Intel es normalmente más generoso que AMD en este aspecto porque se vieron capacidades de overclocking con el Intel Core 8600K ó 8700K de 300-400 MHz de plus. Sin embargo, Intel solo permite overclock en sus modelos «K», mientras que AMD permite overclock en todos sus chips Ryzen.

No solo eso, Intel te obliga a comprar una placa base entusiasta con chipset «Z» para este fin, mientras que todos los chipsets de AM4 permiten overclock. Es más atractivo para hacer overclock AMD, ¿verdad? Cuidado con esto porque los fabricantes lo han puesto difícil.

Antes, veíamos 300-500 MHz adicionales a través de overclock en nuestros procesadores, incluso más si teníamos la suerte del silicio. Con el paso del tiempo, AMD e Intel han «apretado» más sus procesadores, dificultando esta práctica, por lo que el overclock no siempre es el que esperamos.

De antemano, el silicio marcará la diferencia, pero sí que es cierto que hasta la llegada de los Ryzen 5000, AMD no ha podido subir mucho sus frecuencias (5.0 GHz o más), variando entre 4.2 y 4.5 GHz. Recordad que se busca máximo rendimiento con estabilidad, así que eso era mucho más complicado. De igual manera, incluso en Zen 3 es complicado funcionar a 5.0 GHz estable.

La cosa cambia en Intel, la cual ha sido capaz de traer i9-10900K o i9-11900K que funcionan a 5.0 GHz sin pestañear, beneficiándose en gaming (concretamente por su mono-hilo). Si a esto le añadimos una buena refrigeración líquida, tenemos un rendimiento súper interesante.

Ambas compañías anularán tu garantía si dañas tu procesador como resultado del overclocking, por lo que es importante tener cuidado con eso. Se pueden generar cantidades excesivas de calor si no se tiene cuidado, neutralizando la CPU como resultado.

Por último, ¿qué hay del delidding? Era una práctica habitual dentro del mundo overclocking consistente en quitar el IHS para cambiar la pasta térmica del interior de la CPU por otra de alto rendimiento. Intel y AMD siempre ahorran costes poniendo una pasta que no sea TOP, pero tampoco que sea mala (aunque Intel se ha columpiado en varias generaciones provocando sobrecalentamientos).

Los fabricantes sellan el IHS, lo que dificulta muchísimo hacer delidding y lograr las máximas frecuencias posibles. Así que, el mundo overclock se ha visto muy limitado en este aspecto.

Disponibilidad y soporte

AMD dio un golpe en la mesa con AM4, un socket con una vida útil larguísima que ha albergado hasta 4 generaciones de chips distintas. Por el contrario, Intel ha ido cambiando de socket cada 2 generaciones aproximadamente, lo que supone un coste adicional a la hora de actualizar componentes.

Al principio, AM4 tuvo problemas para tener disipadores compatibles, pero ya es una plataforma asentada, muy vendida y que tiene el mismo catálogo que Intel. De hecho, nos atrevemos a decir que hay más catálogo en AMD que en Intel, fruto de tener que cambiar de socket cada 2-3 años.

Además, AMD no ha limitado mucho el soporte de CPUs entre chipsets, ya que hemos visto Ryzen 5000 funcionando en chipsets de la serie 300 (la primera de todas). No obstante, Intel sí que limita bastante esta posibilidad, por lo que la batalla de soporte entre Intel vs AMD… se la lleva indudablemente AMD.

Respecto a la disponibilidad, los procesadores AMD gozaban de una buena disponibilidad desde 2017 a 2019, hasta que llegó el COVID-19 en 2020 y se prolongó hasta 2022. Estos 2 años fueron críticos para AMD, viendo sobreprecios en sus CPUs y GPUs, así como un bajo stock inicial en la serie Ryzen 5000.

Una de las ventajas de fabricar tus propios chips, es que no te suelen hacer muchos pedidos otras marcas y logras mantener una buena capacidad de producción. Este es el método de Intel con sus fábricas en Arizona: no tendrán el mejor nodo, pero nunca faltan chips en el mercado.

Sí que nos hemos fijado que ambas marcas siempre han tenido problemas para el stock de los chips más entusiastas, como era el i9-11900K o el Ryzen 9 5950X. Aun así, AMD ha sido la que más problemas ha tenido de stock entre 2020 y 2022, gran parte de la responsabilidad la tiene TSMC.

No estamos culpando a TSMC, pero es un fabricante externo que ha asumido tantos proyectos que la capacidad de producción se ha reducido bastante. Y es que AMD no demanda procesadores corrientes, sino que son complejos de fabricar y requieren las últimas tecnologías, cosa que las CPUs Intel no.

Por tanto, la lucha de disponibilidad entre Intel vs AMD se la lleva el equipo azul.

Precio

Para los compradores de productos baratos al acecho, solía existir la errónea creencia de que los procesadores de AMD eran más baratos que los de Intel, pero eso fue solo porque AMD hizo su mejor trabajo en el nivel de los productos de media gama.

Desde los inicios de Ryzen, vimos mejor calidad-precio en los chips AMD si los comparábamos con Intel, pero hay que recalcar que el equipo rojo ha ido subiendo los precios progresivamente conforme llegaban nuevas generaciones.

La cúspide se alcanza con la llegada de Zen 3 y los Ryzen 5000, siendo mejor opción calidad-precio los Intel Alder Lake-S de 12ª generación. Os mostramos las pruebas de ello:

Esta lucha de precios entre AMD vs Intel, deja claro que AMD ha hecho muy bien las cosas entre Zen y Zen 2, pero lo cierto es que Zen 3 fue mucho más cara que lo que se ve en la última imagen. Fueron muy buenos procesadores los Ryzen 5000, pero lo cierto es que sufrieron de sobreprecio y la diferencia con Intel Rocket Lake-S tampoco era tan grande como para justificar el precio.

Intel: pros y contras

Se puede decir que Intel ofrece un rendimiento gaming asegurado en las gamas «K», pero en las gamas bajas tiene un problema llamado Ryzen 3: es mucho mejor opción que los Core i3. Intel es una marca que raramente falla, otorgando cierta fiabilidad al respecto, exceptuando modelos muy concretos de gamas altas y de generaciones anteriores.

En cuanto a seguridad o vulnerabilidades, ya sabéis que el Intel vs AMD tendrá sus cosas, pero sí que es cierto que lógicamente saldrán más vulnerabilidades en CPUs más vendidas que en aquellas que no. Es cuestión de probabilidad y de presencia en el mercado, siendo más boyante en portátiles y servidores.

Hay que decir que en escritorio han perdido el dominio, aunque con la salida de Alder Lake-S es una situación que tiene pinta de cambiar. Tenemos que felicitar a Intel por esta 12ª generación porque es realmente buena y al equipo de Profesional Review le sorprendió bastante por su rendimiento gaming. Digamos que en frecuencias máximas lideran frente a sus rivales.

Intel siempre consigue dar un rendimiento gaming brutal, pero hay ciertas contras que debemos contemplar:

  • Solo se puede hacer overclock en procesadores «K».
  • Para ello, se requiere un chipset «Z», exceptuando el overclock a memorias RAM de algunos chipsets «B» (B560 o B660).
  • Las placas base entusiastas (Z) suelen tener un precio muy elevado.
  • Cambian de socket cada 2-3 generaciones, por lo que las plataformas no son longevas y nos empuja a gastar más dinero.
  • A lo largo de estos últimos 5 años, no han sido nada competitivos en precios; incluso, Rocket Lake-S siendo más barata que la opción AMD, no convenció.
  • El consumo de los procesadores de alta gama es disparatado, incluso teniendo 10 nm SuperFin en escritorio.

AMD: pros y contras

AMD tiene sus ventajas y desventajas, pero han mejorado mucho desde su famosa plataforma AM3 o AM2+, cuyos protagonistas eran llamados «tostadoras». Con la llegada de la plataforma AM4, PCI-Express 4.0, Ryzen, arquitecturas Zen… AMD ha mejorado una barbaridad su propuesta en portátiles, escritorio y servidores.

Todavía tiene la tarea pendiente de convencer en portátiles y servidores, siendo 2 mercados dominados por Intel, pero lo cierto es que ha dado la vuelta al panorama en escritorio: sus chips y plataformas son las más vendidas a día 20 de enero de 2022.

Como pros, encontramos los siguientes:

  • Podemos overclockear cualquier CPU en cualquier placa base AM4.
  • Mucha libertad a la hora de hacer overclock en memorias RAM.
  • PCI-Express 4.0 en el chipset B550, que no deja de ser mainstream y tiene muy buenos precios.
  • Rendimiento gaming parejo al de Intel, pero en multitarea supera a su rival con creces.
  • Chips anteriores a Zen 3 más baratos que Intel, además de ver modelos más potentes a menor precio.
  • Temperaturas muy decentes y un consumo contenido para lo que ofrecen a cambio.

Por el contrario, podemos encontrar las siguientes desventajas:

  • No es nada fácil encontrar un Ryzen tope de gama que llegue a los 5.0 GHz de forma estable, siendo su máximo 4.8 GHz normalmente. Esto le merma algo en gaming, aunque no tanto como lo que quiere hacer ver Intel.
  • Sobreprecio injustificado en Ryzen 5000, siendo más caros que la competencia, mientras que Alder Lake-S al ser contemporáneos son ligeramente más caros, pero en rendimiento les aplasta.
  • Poca disponibilidad de algunos modelos debido a la dependencia extrema con TSMC, como es el caso de los Ryzen 9.
  • Ciertas APUs son inexistentes, a pesar de que parecen existir según la web oficial de AMD.
  • Ausencia de Ryzen 3 en Zen 3, a menos que lancen algo en 2022.

Conclusión sobre procesadores Intel vs AMD

Como se puede ver, Intel y AMD tienen ventajas y desventajas, y solo el usuario podrá decidir cuál es la solución más apropiada al tipo de uso que hace del ordenador. Si te preguntas qué es mejor Intel o AMD, no es una pregunta con respuesta sencilla.

Este Intel vs AMD no ha sido fácil de medir o analizar, pero estamos seguros de que ha sido muy objetivo, destacando los puntos fuertes y débiles de cada marca o plataforma. A falta de la presentación de los Ryzen 7000, podemos decir que los chips más potentes del mercado son los Alder Lake-S, aunque deberemos de pagar un consumo alto por ello.

AMD no ha conseguido «aplastar» a Intel de forma clarividente en ninguna de las generaciones (en gaming), mientras que en el pasado Intel sí fue contundente. Digamos que AMD ha vuelto a la posición natural y a competir de tú a tú por ofrecer al consumidor una convicción sobre el cambio.

Creemos haber hecho un buen trabajo con todas las comparativas que os hemos ido surtiendo a  lo largo de los años, y que os hemos enlazado arriba. No hay mejor forma de elegir correctamente que con información objetiva del rendimiento que ofrece cada CPU con un banco de pruebas lo más similar posible.

Veréis que hay comparativas entre procesadores Intel vs AMD en las que ganan los del equipo azul, como otras en las que ganan los del equipo rojo. Esto no se trata de equipos, sino de modelos concretos, por lo que recordad que lo más inteligente es elegir el más idóneo en relación a nuestras necesidades y presupuesto.

Te recomendamos los mejores procesadores del mercado

¿Qué marca es tu favorita de este Intel vs AMD?