Reviews

ViewSonic Elite XG270 Review en Español (Análisis completo)

Además de analizar la versión Nano IPS 2K, también nos hemos propuesto pasar por laboratorio este ViewSonic Elite XG270. Un monitor que en estética es igual a la versión Elite pero que está aún más enfocado a gaming si cabe, un gaming competitivo apto para prácticamente cualquier GPU por ser Full HD y 27 pulgadas.

ViewSonic ha montado un panel IPS que nos entrega 240 Hz de frecuencia de refresco a solo 1 ms de respuesta con certificación Nvidia G-Sync. Incluso incluye certificación Blur Busters para demostrar que no tiene desenfoque en la imagen ni ghosting.

Comenzamos no sin antes agradecer a ViewSonic la cesión de este monitor para poder hacer nuestro análisis.

ViewSonic Elite XG270 características técnicas

Unboxing

Comenzamos esta review sin nunca olvidarnos del Unboxing del ViewSonic Elite XG270, ya que necesitamos ver qué incluye y cómo viene este monitor gaming. Y para ello se ha utilizado una presentación idéntica a toda la serie Elite, es decir, una caja de cartón grueso con recubrimiento tipo vinilo para dejar ver una foto del monitor sobre fondo negro. Así mismo tenemos una tabla en varios idiomas con las especificaciones del producto.

La abrimos, y nos encontramos un panel de tipo sándwich construido en poliestireno expandido (corcho blanco) que se encarga de almacenar todos los elementos que componen en monitor. Lo sacamos por una de las caras superiores y retiramos la banda de plástico que se encarga de evitar que el molde se abra.

El bundle en este caso cuenta con los siguientes elementos:

  • Monitor ViewSonic Elite XG270
  • Brazo de soporte variante de VESA 100×100 mm
  • Patas en forma de T
  • 2x viseras laterales para pantalla
  • DisplayPort
  • Cable de datos USB Type-B – Type-A
  • Conectores para alimentación europeo y británico
  • Fuente de alimentación externa
  • Manual de usuario

Ya que somos españoles y no británicos, en lugar de encontrar un enchufe de este tipo, nos hubiera venido mejor tener un cable HDMI para casos de usuarios que no tengan DisplayPort, que sinceramente serán muy muy pocos.

Diseño del soporte

Empezamos el análisis del diseño del ViewSonic Elite XG270 encargándonos del soporte o base del mismo. En esta ocasión tenemos una compuesta por dos piezas, cuyo montaje es tan sencillo como acoplar el soporte en la base y apretar con los dedos el tornillo ubicado en la parte inferior. Ambas piezas están construidas en metal, pintado de negro mate. Tan solo se utiliza plástico en el embellecedor del sistema hidráulico de subida y bajada.

El diseño de este soporte es igual a su hermano mayor con panel IPS, y en general a toda la familia Elite, lo cierto es que nos ha gustado bastante en lo que a estabilidad se refiere, aunque también a su diseño, aunque esa base en forma de T podría ser algo más estilizada. Como elementos de interés en el diseño, tenemos un extremo superior con un hueco y curvado para que podamos trasportarlo de forma más cómodo. En la parte central encontramos también un hueco para pasar por ahí los cables y enrutarlos.

Es un soporte bastante esbelto para asegurar una altura del monitor suficiente como para poder girarlo. Tiene una ligera curvatura en el brazo de soporte para asegurar que la pantalla quede más adelantada que las patas pero en su medida justas. La profundidad que necesita este monitor es de entre 28 a 30 cm, por lo que ocupa bastante sitio. La base en sí no es extensa, ya que en ella tenemos una estructura de T bastante más compacta que las típicas pasa en V. Lo mejor es la gran estabilidad que le da al conjunto.

Ahora pasamos a ver la parte superior en donde está el mecanismo de soporte, y es que tiene todos los grados de libertad necesarios para el movimiento o posicionamiento del ViewSonic Elite XG270. Es muy robusto y evita el tambaleo de la pantalla en superficies poco estables con resultados magníficos. En él se ha instalada un sistema de sujeción de tipo VESA 100 x 100 mm pero personalizada con instalación rápida. El acople y desacople del monitor se hace con un sistema de pestañas y un clic desbloqueable mediante botón desde atrás.

Diseño de la pantalla

Continuamos ahora con la pantalla del ViewSonic Elite XG270, en la que también han hecho un buen trabajo de diseño.

Ya sabemos que es un panel con diagonal de 27 pulgadas y sin curvatura alguna, y en él se han optimizado en gran medida los marcos. Tanto la zona superior como laterales cuenta con diseño ultradelgado con los marcos necesarios para sujetar el panel, de unos 3 mm de grosor. Solo encontramos marco físico de plástico en la zona inferior, que sí es de unos 2 cm de grosor. El resto de ellos, están directamente integrados en el panel de imagen, siendo de 7 mm de grosor. Esto es una gran ventaja si queremos construir un setup de más monitores para simulador.

El acabado anti-glare del panel es muy bueno, lo cual se demuestra en las imágenes tomadas al no apreciar ningún tipo de reflejo en él incluso teniendo iluminación incidente. En la zona central inferior es donde se sitúa el control del firmware, gracias a un acertado joystick que nos permite moverlos por los menús y seleccionar opciones. Junto a él tenemos un botón para ir hacia atrás y otro para encender y apagar el ViewSonic Elite XG270.

La parte de atrás está íntegramente fabricada en una carcasa de plástico de buena calidad en el que vamos rejillas laterales para facilitar la refrigeración. Así como dos inferiores por donde saldrá el sonido del excelente conjunto de 4x2W que tiene el equipo. Pero lo que más destaca es el sistema de iluminación, formado por una zona hexagonal alrededor de mecanismo de soporte, y dos bandas inferiores que más adelante veremos en acción.

Atrás también tenemos un soporte metálico de gran calidad para colocar cables o los auriculares, y un embellecedor que se encargará de tapar el panel de puertos que luego analizaremos. De hecho no solamente es una tapa, ya que en laca lateral tenemos una especie de pinza de goma para nos permitirá sujetar estos cables.

Ergonomía 4D

Todavía nos queda por repasar la ergonomía del ViewSonic Elite XG270 un monitor que ofrece gran versatilidad en este aspecto.

Al ser un monitor de 27 pulgadas con una base bastante alta, tenemos la posibilidad de girarlo sobre su eje para colocarlo de forma vertical o modo lectura. Además, esto se puede hacer tanto a derecha como izquierda. La longitud del brazo nos asegura no rozar con su base o mesa en donde esté instalado.

El brazo tiene un sistema hidráulico para moverse, el cual nos permite el movimiento vertical en un rango de 120 mm desde la posición más baja a la más elevada. No es la más alta, ya que otros permiten hasta 130 mm, pero más que de sobra para la diagonal que tenemos.

La rotula de sujeción ubicada directamente en el soporte, nos permite el movimiento en los dos ejes que nos faltan para posicionar la orientación de la pantalla. El primero de ellos corresponde a la posibilidad de orientar frontalmente el panel, el cual podremos girar hacia abajo -5⁰ o hacia arriba unos 20⁰. El segundo es el movimiento en el eje Z (hacia los lados) en un rango de 70⁰, 35 a la derecha y 35 a la izquierda. En las especificaciones pone que son 90⁰, pero nosotros no vemos tal rango en las pruebas.

Conectividad

Continuamos ahora con la conectividad, paso previo a dedicarnos ya a la pantalla y calibración del ViewSonic Elite XG270. En esta ocasión tenemos un panel bastante completo, aunque una vez más recordamos que no se incluye cable HDMI.

Esto es lo que encontramos:

  • 3x USB 3.1 Gen1 Type-A
  • USB 3.1 Gen1 Type-B (para datos y configuración)
  • 1x Display Port 1.2
  • 2x HDMI 2.0
  • 1x Mini Jack de 3,5 mm para salida de sonido
  • Ranura Kensington para candado universal
  • Conector de alimentación tipo Jack

En esta ocasión ambos puertos nos van a entregar la máxima capacidad del enlace de vídeo. DisplayPort no tiene problema alguno, y HDMI soporta precisamente 1920×1080@240 Hz, así que en lo que a prestaciones se refiere no habría problema. Recomendamos no obstante DisplayPort en caso de utilizar HDR y FreeSync.

Sistema de iluminación y software de gestión

Como ya hemos adelantado en las características del diseño, este ViewSonic Elite XG270 implementa un buen sistema de iluminación RGB que además podemos gestionar por software.

El sistema se compone de dos zonas de iluminación RGB. La primera zona está situada en la parte trasera, alrededor del mecanismo de soporte del monitor. Ésta consiste en una tira en forma hexagonal compatible con efectos y animaciones que se incluirán en el software Display Controller. Este elemento no ofrece una gran potencia, pero sí la suficiente como para dar ese efecto retroiluminación ambiental útil para habitaciones muy oscuras.

Algo más potente es la configuración de doble tira situada bajo el marco inferior de la pantalla, la cual incide sobre la superficie en donde esté colocado para complementarse con la parte de atrás. Y así mejorar la experiencia de uso.

El sistema se puede gestionar mediante el software antes comentado, pero solo si tenemos el equipo conectado al nuestro PC mediante el USB Type-B que se incluye. Lo podremos descargar directamente desde la página oficial, aunque aún está en versión beta, y dispone de muy pocas opciones para el control del monitor. De hecho tan solo podremos modificar la iluminación y seleccionar un modo de imagen de los que ya vienen predefinidos en el propio panel OSD. Esperamos que en sucesivas actualizaciones esta interacción sea más completa.

Tengamos en cuenta que a través del panel OSD solamente podremos activar o desactivar la iluminación, pero no modificar el color.

Pantalla IPS preparada para e-Sport

Llegamos finalmente al apartado de especificaciones del ViewSonic Elite XG270 en donde veremos más en detalle las prestaciones y especialmente la calibración y color de esta pantalla. Lo que más nos va a interesar en este monitor son sus prestaciones gaming, más que la calidad del color y su cobertura, aunque igualmente la analizaremos en detalle.

Para este modelo se ha instalado un panel con tecnología IPS de 27 pulgadas que entrega una resolución Full HD a 1920 x 1080p de forma nativa. El brillo máximo es de 400 nits (cd/m2) y es compatible con DisplayHDR 400, por lo que debería de ofrecer esos 400 nits de forma sostenida en el panel. El ratio de contraste es el estándar de un IPS, es decir, 1000:1 típico y 120M:1 dinámico gracias al HDR. El fabricante ofrece también información acerca de la vida útil de la retroiluminación LED blanca que usa este panel siendo como mínimo de 30.000 horas.

Pero centrémonos en las características gaming, porque finalmente ha llegado a los monitores IPS esta brutal tasa de refresco de 240 Hz. Muchos portátiles de nueva generación ya contaban en su IPS con esta frecuencia, pero aún no había analizado ningún monitor de este tamaño. Esto se complementa con una velocidad de respuesta de 1 ms (GTG) y sincronización adaptativa de refresco FreeSync compatible con Nvidia G-Sync. Con estas prestaciones estamos llegando a niveles propios de un panel TN con las ventajas que nos da un IPS en lo que a fidelidad de color se refiere.

En lo que se refiere a los típicos problemas de rendimiento como ghosting, flickering o bleeding, parece ser que ViewSonic lo tiene bastante controlado, ya que no hemos experimentado problema alguno. En el siguiente apartado lo veremos mas en detalle, pero incluso cuenta con certificación Blur Busters que asegura una imagen en movimiento sin desenfoque.

De hecho sus características de color consisten en una profundidad estándar de 8 bits a 16,7 millones de colores, y una cobertura máxima del 99% sRGB. En este caso no contamos con rueda de interpolación para alcanzar los 10 bits, aunque sí unos excelentes ángulos de visión que aseguran esos 180o en horizontal y vertical como podemos ver en las imágenes mostradas. Así mismo, no encontramos ningún tipo de certificación Pantone de calibración, algo perfectamente normal en un e-sport como éste. Pero sí que tenemos filtro de luz azul, algo necesario si pensamos estar muchas horas delante de la pantalla.

Desde el panel OSD podremos seleccionar entre bastantes modos de imagen ya predefinidos o en su caso personalizar hasta tres nuevas configuraciones customizadas. De igual forma, es posible seleccionar un punto de mira para usarlo en juegos en primera persona.

Otro detalle que nos ha dejado muy buenas sensaciones es el sistema de sonido, compuesto por 4 altavoces de 2W instalados en la parte trasera del ViewSonic Elite XG270 y agrupados en dos. Está prácticamente al nivel de las televisiones comunes, es decir, tenemos una buena potencia en volumen e incluso la presencia de graves y buen equilibrio en el resto de frecuencias para usarlos sin problemas en contenido multimedia.

Calibración y pruebas de rendimiento

Vamos a analizar las características de calibración del ViewSonic Elite XG270, verificando que se cumplen los parámetros técnicos del fabricante. Para ello utilizaremos el colorímetro X-Rite Colormunki Display junto al software DisplayCAL 3 y HCFR para la calibración y el perfilado, verificando estas propiedades con el espacio de color sRGB y también DCI-P3.

Además hemos utilizado los test de Flickering y Ghosting de la página Testufo para verificar que el monitor no cuenta con este tipo problemas, así como pruebas jugando y realizando benchmarks.

Flickering, Ghosting y Glow IPS

Mediante una grabación efectuada directamente a la pantalla con el test de ghosting y blur hemos analizado las imágenes en busca de estos artefactos. En la captura obtenida de un frame del vídeo, podemos ver que la imagen se ve bastante nítida a pesar de que está moviéndose a 960 FPS. Alrededor de ella se ven los píxeles apagándose y encendiéndose, pero en ningún momento aparece se halo blanquecino o negro típico del ghosting que vemos en dos capturas genéricas como referencia. Podemos determinar entonces que no tenemos ninguno de estos dos problemas en el ViewSonic Elite XG270.

Esto también se refuerza con las capturas de otro vídeo realizadas durante un benchmark a Metro Exodus. Obviando la pérdida de calidad propia de un vídeo al grabar una pantalla, preciamos cómo las figuras están perfectamente definidas y con gran nitidez. No observamos ningún ghosting en las que tienen mayor contraste como el árbol o el fuego. De igual forma no hemos obtenido flickering alguno con esta enorme tasa de refresco de 240 Hz que por supuesto tenemos activada para la prueba.

Finalmente utilizamos una nueva fotografía a la pantalla con el brillo al máximo y un fondo gris oscuro con el que detectar glow ips y bleeding. Una vez más vemos un panel realmente uniforme con las esquinas en perfecta sintonía con el resto de la superficie y sin bleeding. El brillo también es bastante uniforme, demostrando así la buena calidad de este IPS. Gran trabajo en este sentido.

Contraste y brillo

Para las pruebas de brillo hemos utilizado el 100% de capacidad del mismo y en HDR automático.

Medidas Contraste Valor Gamma Temperatura de color Nivel de negros
@100% brillo 1126:1 2,16 5895K 0,5121 cd/m2

Con el efecto del HDR vemos que el ratio de contraste es algo superior a lo que muestran las especificaciones, con algo más del 1100:1 que no está nada mal. El valor gamma medio también es bastante bueno, aunque luego lo veremos mejor con la distribución en la escala de grises para los distintos espacios de color. Y al igual que ocurría con el ViewSonic Elite XG270QG, la temperatura de color tiende a estar bastante por debajo del punto D65, mostrando así unos colores algo más cálidos. Debido también a no tener tecnología Nano IPS y un mayor brillo, tenemos un nivel de negros que supera los 0,5 nits, algo asumible y normal superando los 400 nits.

De hecho en lo que a brillo se refiere, se cumplen las especificaciones más que de sobra, ya que los picos observados llegan hasta los 473 nits en la zona central del panel. Tan solo en la esquina superior estamos ligeramente por debajo de los 400, mientras que en el resto se superan sin problemas los 440, lo cual es muy positivo y demuestra la calidad de esta retroiluminación LED utilizada.

Espacio de color sRGB

En vista a los resultados obtenidos en este espacio, el ViewSonic Elite XG270 parece que está calibrado en base a este espacio. Esto se nota especialmente en el Delta E medio de 2,35 que tenemos para el espacio, algo mejor que el de DCI-P3. Además aquí confirmamos que la cobertura en este espacio es de prácticamente el 100% sRGB, coincidiendo con ese 99% que se aseguraba.

En cuanto a las gráficas de color, también vemos un muy buen ajuste en luminancia, gamma y niveles de blancos. Aunque se queda un poco atrás en negros y vemos que el tono azul está bastante por debajo de rojo y verde. Esto indica que la calibración de la temperatura de color no es óptima, motivo por el cual estamos por debajo de los 6500K. Tan solo entrando al panel OSD y elevado el azul o disminuyendo verde y rojo tendremos el equilibrio corregido.

Espacio de color DCI-P3

Pasamos a ver el espacio DCI-P3, del cual se ha arrojado una cobertura del 80,3%, significativamente por debajo del panel Nano IPS de la versión XG270QG que es lo normal en este caso. En cualquier caso es muy buena cobertura para un panel enfocado en gaming, y a buen seguro se podría mejorar con un retoque al perfilado.

Esto paneles siempre tienen un buen ajuste a los negros y blancos en este espacio, algo que no es un secreto. Por lo demás estamos en las mismas condiciones que en el espacio anterior. El Delta E medio obtenido aquí ha sido de 2,76.

Calibración

La calibración del ViewSonic Elite XG270 la hemos llevado a cabo con DisplayCAL en el perfil estándar del monitor con un brillo a unos 300 nits. En este caso solo ha sido necesario tocar el nivel de verdes en el perfilado para así ajustar los tres tonos RGB y corregir el bajo nivel de azules que traía de fábrica en esta configuración.

Los resultados en el Delta E para cada espacio son los que siguen:

Vemos una notable mejora sobre todo en el espacio sRGB, disminuyendo el Delta E medio a tan solo 0,29 lo que sería buenas noticias para una fidelidad de color máxima. En el caso de DCI-P3 parece que le cuesta más trabajo, y se ha quedado en 1,46, aunque vemos que el ajuste de la escala de grises es casi perfecto con valores idénticos a la referencia.

continuación, os dejamos el fichero de calibración ICC para cargarlo en vuestro equipo si tenéis este monitor.

Panel OSD

El panel OSD del ViewSonic Elite XG270 se controlará a través del joystick que tenemos situado en la zona inferior central del marco de la pantalla. A pesar de tener un segundo botón para ir hacia atrás o salir, no es a priori necesario porque el joystick ofrece esta misma funcionalidad. En las direcciones del espacio solamente tenemos un menú rápido con el que poder modificar el filtro de luz azul. El overclocking, y el modo de imagen PureXP, están desactivados por ser un panel que ya de fábrica trae esos 240 Hz, y en el otro caso porque no implementa dicha tecnología de imagen.

El OSD general tiene 6 apartados de los cuales uno de ellos no es accesible en este modelo. En el primer menú encontramos básicamente los distintos modos de imagen preconfigurados sobre todo orientados a gaming. Tenemos disponibles tres perfiles personalizados en los que poner la configuración que más nos guste.

El segundo menú se encarga del grueso de la configuración de la pantalla, algunas opciones la tendremos desactivadas bien porque no las soporta o bien porque ya están activas de fábrica como el overclocking de 240 Hz. Desde aquí podremos activar el HDR automático o desactivarlo.

El segundo menú se encarga de seleccionar la entrada de vídeo, que en este caso no se selecciona de forma automática. El tercer menú lo usaremos para controlar el volumen de sonido. Por último tenemos las opciones genéricas, como son la configuración del OSD, selección de punto de mira (crosshair) y apagar o encender la iluminación Elite RGB.

Experiencia de uso

Antes de terminar, nos gusta comentar nuestra experiencia de uso con este ViewSonic Elite XG270 para ver cuáles son sus bondades y carencias.

Los 240 Hz llegan también a monitores IPS de sobremesa

Hasta hace poco, solamente era posible alcanzar dichas tasas de refresco en paneles TN con una calidad de imagen bastante mejorable. Ahora lo tenemos también en los monitores IPS, primero llegaron a los portátiles gaming en paneles de escasa diagonal, y ahora también en monitores de sobremesa.

En este caso tenemos la combinación perfecta para gaming competitivo. 27 pulgadas que se ajusta bien a nuestro campo de visión a corta distancia en donde todo lo podemos tener controlado sin necesidad de mover el cuello. Resolución Full HD en la que la gran mayoría de tarjeta gráficas son capaces de mover un juego por encima de los 100 FPS, especialmente las que usan en e-sports de gran capacidad llegando al límite de los propios juegos. Además el FreeSync es una gran ventaja para evitar el flickering y aquí realmente es donde mas partido se le saca.

A esto le sumamos una excelente respuesta de 1 ms que en la práctica es un poco más según el cable que utilicemos para conectar el monitor y el juego en cuestión. En todo caso nos asegura una imagen perfecta sin ghosting, flickering y desenfoque en escenas con gran cantidad de detalle en y vertiginosas animaciones de acción. La experiencia en este sentido es fantástica, siempre y cuando vayamos a utilizar sus capacidades al máximo, ya que no tendría sentido comprarnos un Ferrari para conducir a 50 Km/h.

Buen sonido integrado, para multimedia pero no es opción de diseño

Para el consumo multimedia también es una gran opción, ya que nos ofrece buenos destellos de calidad como es el sistema de sonido integrado, el cual nos ha sorprendido bastante por su buena calidad. Su capacidad HDR no es demasiado destacable, es cierto que cumple en cuanto a viveza del color y contraste, aunque tampoco es espectacular. En todo caso se demuestra la gran calidad del panel al superar holgadamente esos 400 nits prometidos y subirlos hasta casi 500.

No es un monitor para diseño, esto queda más que claro, ya que su calibración es normalita, y no tiene la suficiente cobertura como para alcanzar espacios exigentes como DCI-P3 o Adobe RGB. Para esto sí es mejor una opción como el ViewSonic Elite XG270QG que ha dado excelentes resultados en calidad de color.

Palabras finales y conclusión acerca de ViewSonic Elite XG270

Llegamos al final de este análisis de uno de los mejores monitores gaming que tiene ViewSonic. La familia Elite se ha ampliado este 2019 con equipos como estos, en los que el panel TN es historia gracias a IPS de gran potencia como este de 240 Hz con FreeSync compatible con G-Sync, 1 ms y resolución Full HD ideal para e-sports.

Es justamente el pack completo para gaming competitivo y llevado hasta un nivel muy bueno, ya que ofrece picos de hasta 470 nits de brillo y una muy buena calidad de imagen en lo que a fidelidad se refiere si le hacemos un buen perfilado. Tenemos excelentes ángulos de visión, y la total ausencia de fenómenos como bleeding, ghosting, flickering o blur, del cual el fabricante nos certifica mediante blur busters.

Ciertamente no es un monitor orientado a diseño, esto es evidente, porque carecería de utilidad su hardware. La calibración de fábrica es bastante buena para las necesidades del usuario, con imagen algo más cálida de lo habitual para cansaremos la vista y filtro de luz azul. Lo bueno de estos paneles es que con un leve perfilado y calibración tendremos Deltas E muy buenos.

Visita nuestra guía actualizada de los mejores monitores para PC del mercado

Su diseño está orientado a poder utilizarlo con más pantallas de forma simultánea, con marcos físicos muy pequeños, 27 pulgadas y compatibilidad con montajes VESA 100×100 mm. Además incluye un buen sistema de retroiluminación atrás y abajo, que es útil para entornos oscuros, y gestionable desde software.

Incluye bastantes puertos de vídeo y para periféricos USB, como unidades flash o incluso ratón y teclado que viajarán por un segundo cable USB-B que debemos conectar. Nos hubiera gustado mayor variedad de opciones en el software Display Controller, aunque está en versión beta y esperamos mucho más de él en el futuro. El sistema de sonido integrado debemos decir que es muy bueno para ser un monitor.

Finalmente el monitor ViewSonic Elite XG270 no tendremos disponible pronto en el mercado por un PVP de 499 euros. Puede ser un poco elevado sin consideramos que la resolución es Full HD, pero es uno de los pocos IPS de 240 Hz que tenemos ahora mismo para sobremesa. Además su calidad y prestaciones han cumplidos las exigencias sobradamente.

VENTAJAS

INCONVENIENTES

+ CONSTRUIDO PARA E-SPORTS POCAS OPCIONES GAMING EN DISPLAY CONTROLLER
+ 240 HZ, 1 MS, FREESYNC Y FULL HD HDR MEJORABLE EN CONTRASTE

+ BONDADES EN CALIDAD DE COLOR AL SER UN IPS

+ RETROILUMINACIÓN ÚTIL Y BUEN NIVEL DE SONIDO INTEGRADO
+ BUEN BRILLO Y CALIBRACIÓN ACEPTABLE

El equipo de Profesional Review le otorga la medalla de oro:

ViewSonic Elite XG270

DISEÑO - 93%
PANEL - 90%
CALIBRACIÓN - 85%
PEANA - 87%
MENU OSD - 86%
JUEGOS - 99%
PRECIO - 84%

89%

Recent Posts

  • Tutoriales

Cómo encontrar el mejor chasis para gamers – Guía completa

En la búsqueda del mejor chasis para gamers hay muchos factores a tener en cuenta,…

7 horas atrás
  • Memorias

Memoria de un ordenador: ¿Cuáles existen?

La memoria de un ordenador, pese a que está en boca de todos los usuarios,…

8 horas atrás
  • Tutoriales

Plataformas de streaming: la guía más detallada de Twitch vs YouTube

Aquí tienes la guía más completa hasta la fecha que compara las plataformas de streaming…

9 horas atrás